La maldición de lo antiguo

silver-beaver0002¡Antiguo, que eres un antiguo!

Estas últimas semanas os estoy contando que responsables de todas las edades han visto la posibilidad de dar más sentido, interés y motivación al juego del escultismo mediante la utilización de recursos originales y que han ido quedando relegados a un segundo plano ante la llegada de novedades de todo tipo.

Eso puede parecer retrógrado a algunos así que, antes de seguir avanzando en mi exposición acerca de la utilización de estos recursos y argumentos clásicos, creo que es necesario romper una lanza por muchos dirigentes cuya opinión se ningunea por el simple hecho de haber nacido hace cierto tiempo.

Y es que cuando desde algún blog o foro alguien solicita “una mirada a los orígenes” del escultismo siempre aparecen aquellos que lo consideran como una gran amenaza a su labor. Me pregunto por qué. Especialmente cuando la solicitud de echar la vista atrás viene bien argumentada y no pretende otra cosa que la de aprovechar una amplia experiencia para beneficio de las nuevas generaciones.

Sin embargo me parece apreciar un cierto desdén o desprecio a “tan peregrina idea”, cuando no se tacha al osado de “iluminado“, “arcaico“, “antiguo“, “reencarnación de BP“, “vieja gloria” y muchos otros calificativos con una clara connotación despectiva.

A vece incluso se escuchan acusaciones más graves, del estilo:

Estás intentando tomar una posición en el escultismo porque habrá algo en tu vida personal que no te llena”.

Lo cual, sinceramente, me parece rastrero. No digo que no haya casos (en todos los ámbitos, grupos y asociaciones) en los que existan personas que traten de tomar del escultismo en lugar de ofrecer, pero me niego a creer que sea la norma.

r1931_jpgProponer hacer algo de una manera que ha demostrado eficacia no es excusa para tachar a alguien de retrógrado ni de aprovechado.

Además, TODOS OBTENEMOS ALGO A CAMBIO. Por muy altruista que pretenda ser nuestra actividad siempre obtenemos reconocimiento, autoestima, sentimiento de trabajo bien hecho, de haber ayudado a los demás, cariño de chicos y padres…es otro de los beneficios que también ofrece el escultismo, en este caso a los adultos responsables.

Lo malo de esta tendencia a descalificar es que si tratas de rebatirles…es poco menos que una afrenta a la inteligencia y al avance de los tiempos.

Así que a riesgo de que me obsequien con toda esa retahíla de adjetivos voy a exponer mi punto de vista.

Siempre me he considerado una persona de mente abierta y que utiliza el sentido común, por lo que me agradan las ideas nuevas tanto como cualquier sugerencia que me demuestre que mejora un sistema. Creo en la libertad, en la capacidad de mejora, y en la adaptación a las peculiaridades y singularidades de cada grupo, pero lo que nunca he aguantado es tener que hacer las cosas de forma distinta sin la demostración palpable de su bonanza y sin ofrecer la posibilidad de probar nuevos argumentos de manera paulatina y libre, como si sólo existiese una manera sacrosanta de hacer las cosas. A estas alturas de mi vida estoy para pocos actos de fe.

1941764487Me desagrada que el personal tenga el atrevimiento de desautorizar a otros argumentando “¡su excesiva experiencia!” ¿Estamos locos o qué? ¿Qué pasó con aquello de “del viejo el consejo“, o “más sabe el diablo por viejo que por diablo“? ¿Cómo se puede despreciar la mayor formación que existe y que no es otra que “la escuela de la vida”, la experiencia real? ¿Acaso el ideólogo de este maravilloso juego no fue un señor de 50 años?

No me entendáis mal, NO se trata de dar la razón a todo el que luzca unas canas en su cabello. Evidentemente habrá que contrastar sus ideas para ver la solidez de su base… pero de ahí a catalogarlas de “antiguas” sin más, media un abismo. Y desde luego creo que se merecen que se les trate como a hermanos mayores, con un respeto que casi con seguridad se han ganado. Las posiciones soberbias con ellos ME SOBRAN.

Cuando muchas de estas personas abogan por ese “mirar a los orígenes” es porque aprecian algún tipo de carencia en el desarrollo actual, y además lo hacen con un punto de vista QUE SÓLO ELLOS PUEDEN TENER, PORQUE LOS JÓVENES NO LO HAN VIVIDO. Ellos pueden COMPARAR, y por tanto tienen un plus de conocimiento.

Esto no es nuevo, ha ocurrido permanentemente a lo largo de toda la historia tal y como ya os conté en los artículos de “cualquier tiempo pasado…“. Siempre se han dado bandazos a uno y otro lado tratando de buscar un equilibrio y eso mismo es lo que debemos vigilar siempre.

Es cierto que el ímpetu y las ideas y gustos de las nuevas generaciones son fundamentales para el avance del movimiento, eso no lo niega nadie, pero siempre debería existir un EQUILIBRIO. Especialmente cuando muchos de los que llegan no tienen experiencia alguna en el escultismo y precisan de ese apoyo que les ayude a guiar el barco por la senda que ya ha demostrado (a lo largo de muuuuchos años de historia) con creces su validez.

ToughScout

Algunos se apoyan en que los chicos de hoy viven en un mundo diferente, con un gran desarrollo tecnológico, para dejar a un lado la opinión de los mayores. Como si estos últimos no formaran parte del presente y hubiesen caído en él directamente desde un tiempo remoto, como en una película de ciencia ficción. Pues sí, ellos también viven en este mundo hiperconectado, y manejan tabletas, smartphones u ordenadores. Y además no proceden del medievo. Por ejemplo, en mi juventud también existían la televisión, los grupos musicales, los conciertos, la MTV, los vídeos, los ordenadores (aunque fuesen más rudimentarios), las consolas, los juegos, las máquinas recreativas o las legislaciones medioambientales. Y teníamos nuestros héroes, nuestros ases del deporte y nuestros actores y cantantes favoritos a los que admirar. También hemos vivido periodos de grandes cambios, tenemos esa experiencia que otros no.

keystones11Lo que pretendo contaros con estos artículos es que, aunque en general jugamos bien el juego y seguimos teniendo nuestra Ley y nuestra Promesa como guías fundamentales del mismo, aprecio (en algunas partes) un cierto alejamiento de la idea de conjunto, de la optimización de todas las posibilidades que ofrece nuestro marco.

Porque en lugar de utilizar lo que funciona, adaptándolo en TODO LO QUE SEA NECESARIO  y añadiendo recursos nuevos para hacerlo más atractivo…algunos se enfrascan en discusiones estériles que poco aportan al juego.

Se nos llena la boca con el “trabajo fenomenalmente con la Ley y la Promesa” y sin embargo prestamos poca atención a revestir dicho trabajo de forma interesante. Trabajarlas a secas, con mucho escultismo urbano y labores sociales,  es (por experiencia) un tostón para muchos chicos. Se precisa de una motivación y un reto que lo disfrace (la píldora edulcorada que decía el viejo). Por eso es tan importante el trabajo del marco simbólico y crear un ESPÍRITU DE CUERPO. Ese espíritu que les hace sentir especiales e identificados con su grupo. Por eso es tan importante que vivan la aventura y crear los hábitos poco a poco.

1920-wj1-old-young1Me da pena que no se preste más atención a ambientar el juego, que se obvie la utilización una herramienta tan poderosa para estimular la imaginación de los chavales. Porque los saludos secretos, los silbidos que sólo conocen los que pertenecen a mi grupo, los mensajes cifrados, mi uniforme especial, mi tótem…todo eso son aspectos que bien contados llaman muchiiiísimo la atención. Eso sí, si no conozco los detalles y no me los creo yo, como scouter…difícilmente los voy a poder utilizar de modo convincente.

Tengo la impresión de que no acabamos de sacar todo el partido que podemos a nuestros recursos únicos, porque hemos ido dejando de lado muchos de ellos. Y lo hemos hecho porque nosotros, los adultos, hemos sido incapaces de recordar cuando éramos chicos y meter de lleno a los chavales de hoy en el juego, amparándonos en supuestos cambios generacionales y mejoras pedagógicas.

Una vez más lo repito: NO se trata de obviar lo nuevo, sino de saber aprovechar también lo antiguo y tener claros los conceptos que hicieron del Gran Juego un enorme movimiento juvenil de gran éxito.

La próxima semana veremos si “los chicos han cambiado” tanto como se dice…
Hasta entonces.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

4 Respuestas a “La maldición de lo antiguo”


  • A mi lo que me llama la atención de algunas asociaciones es que no se le da importancia a la experiencia. Hoy por hoy tiene igual importancia un dirigente de 24 años que se formo pero nunca fue scout; que un dirigente de 45 años que fue scout desde los 9 años.

  • Respondiendo a Bruno, y al articulo, decir que hay mucha gente que puede ocupar cargos en federaciones, asociaciones o en grupos que pueden ser grandes gestores pero pésimos scouters.
    Grupos donde la oración scout no se usa porque eso es religioso, scouter que ni siquiera conocen la ley pero se permiten darte lecciones de escultismo “moderno” o incluso scouters que niegan uniforme, simbología y demas cosas.
    El refranero español es amplio, y ya dicen que sabe mas el diablo por viejo que por diablo.

    Personalmente mi experiencia me ha demostrado que las reglas del juego ya están puestas, solo hay que saber explicarlas con un lenguaje moderno. Aprovechar las nuevas tecnologías, claro. Pero sin olvidarnos de la experiencia de los que las crearon no??

  • No sé, más que un tema de edad creo que es más bien una cuestión de poder. En los Scouts tienes más posibilidades de quedar relegado de las estructuras de poder si eres una persona con iniciativa que si eres un incompetente.
    He visto tantos líderes rodearse de gente capacitada como líderes rodearse de palmeros, seguros de que ninguno llegaría nunca a hacerle sombra. Las asociaciones presentan como iconos a personajes de la realeza porque lucen una pañoleta en un momento dado cuando la realidad es que nuestros muchachos tienen que buscar sus modelos fuera del Escultismo porque ya no nos quedan héroes. Las numerosas medallas y homenajes que celebramos de puerta para adentro sirve en buena medida para recompensar a adultos por su recorrido en el seno de sus organizaciones sin que éstas puedan tomarse nunca como una muestra de “El Scout que todos nuestros muchachos querrían ser”.

    He estado muchos años involucrado en las estructuras asociativas y hay un lugar por donde nuestra política de recursos humanos adultos hace aguas y nadie corrige: los grupos. No es una problema de arriba, no es algo que pueda solucionarse con un manifiesto o una asamblea. Es un problema de base que a menudo nace en los grupos scouts donde el Scouter que más aguanta no es el más válido sino el que tiene más tiempo libre. En las escuelas de formación, donde lo único que se necesita para medrar es asistir y así llegamos a tener educadores “muy formados” que son auténticos inútiles mientras que otros carecen de diploma porque no tienen tiempo para formarse. Y así llegan a las estructuras verdaderos cretinos (gracias a los dioses también llega gente capacitada) cuyo único valor es que disponen de tiempo.

  • La experiencia es la experiencia y esa no se puede quitar del conocimiento adquirido por la escuela de la vida, el pretender que las personas de más de 40 años se actualicen por actualizarse sin cuestionar los concepto dizques nuevos (hay que leer más sobre los pedagogos)y que se esta en algunos aspectos pedagógicos retrocediendo al oscurantismo educacional y haciendo a los muchachos unos atenidos a que les hagan las cosas.

Añade un Comentario