Complicando lo simple.

complicated-drawingOs contaba la semana pasada cómo Enoch Heise, un joven scout, había creado un blog en el que relata cómo re-descubrió las herramientas básicas del juego del escultismo y las aplicó a su propia patrulla con mucho éxito. Y también que a su juicio muchas de esas ideas habían dejado de usarse porque habían quedado escondidas entre muchas otras ideas modernas más complejas, tradiciones, costumbres o comodidades.

Y es que debemos pararnos a pensar un poco y entender que el escultismo es ESENCIALMENTE UN JUEGO.

SÍ, un juego. Aunque históricamente a muchos les haya encantado darle vueltas y más vueltas, buscando mil y un aspectos en los que desmenuzarlo con la sana intención de que así se fuese a jugar mejor.

Me gusta poner un símil que creo bastante acertado. Cuando hablamos todos construimos las frases de modo innato, sin pararnos a analizar palabra por palabra o si estamos utilizando una “oración subordinada” o un “complemento indirecto”, o si esto es una conjunción o una preposición. Simplemente nos expresamos utilizando nuestro sentido común. Es más que suficiente. Si hubiésemos de ser todos lingüistas…íbamos apañados.

slide_30

¿Y qué tiene esto que ver con los scouts?

Pues que veo que mucha de la literatura actual dirigida a la formación de los responsables se detiene en análisis pormenorizados de la psicología y pedagogía infantiles, se desmenuza todo en multitud de etapas, con multitud de objetivos a cubrir en cada una de dichas etapas, detallando objetivos y micro-planificaciones que debe conllevar cada juego o actividad, estableciendo protocolos para tal o cual cosa…al más puro estilo académico/empresarial.

Todo debe ser cuantificado, evaluado una y mil veces en busca de la eficiencia. Es como si así fuésemos a jugar mejor (como Benítez y el Real Madrid, je, je).

Todo ello responde a una buena intención: tratar de aprovechar al máximo las posibilidades educativas del escultismo, y por supuesto se aplican las corrientes pedagógicas predominantes en el momento y que a veces acaban desvirtuando el juego, especialmente cuando se pretende renovarlo en lugar de actualizarlo. Si queréis profundizar en esta última afirmación os aconsejo leer algunos de los artículos de nuestro hermano Búho Terco, como este “100% de bueno“.

Pero con dichos planteamientos consiguen tres cosas conmigo:

  • Hacer que me aburra muuuucho, cuando debería ser muy diferente:Bebito-aburrido

“Lo divertido de las nuevas actividades scouts es que son justamente como el nuevo juguete que papá lleva a casa para los chicos: papá es el primero en ponerse a jugar con el juguete. Bueno, eso es precisamente lo que debiera suceder en el escultismo. (BP -“Gaceta de la dirección”, 1922).

  • Hacer que piense que esto es demasiado complicado y requiere demasiado esfuerzo.

No me malinterpretéis. Eso no quiere decir que no esté convencido de la necesidad de que los scouters den lo mejor de sí y traten de formarse y conocer bien los aspectos básicos del método, adquirir conocimientos básicos de la legislación actual, o las etapas a grandes rasgos del desarrollo de la mente y el cuerpo de los chavales. Simplemente quiero decir que tenemos que entender que hablamos de una actividad VOLUNTARIA. La mayoría de responsables NO son profesores ni pedagogos por lo que planteamientos excesivamente académicos acaban enfriando a más de un entusiasta inicial.

  • Enmarañarlo todo hasta que uno acaba por olvidar los aspectos básicos del método, que en realidad es bastante simple, y que pierda la frescura que nos debería caracterizar. Podemos acabar centrando nuestra atención en tanta teoría que dejemos desatendidos esos otros aspectos que le dan un mayor sentido, interés y motivación al Gran Juego.

complicado

Es lo que el viejo Jefe denominó como “escultismo sintético”:

“Por ‘escultismo sintético’ me refiero a un escultismo obscurecido, que disfraza su forma natural y espontánea con reglas y literatura instructiva excesivas, tendiendo a hacer de él una ciencia para el Scouter y un plan académico para los muchachos, alejándolo de lo que originalmente era y DEBE SEGUIR SIENDO”. (“The Scouter”, 1936)

complicarComo me considero una persona de una inteligencia y preparación medias, imagino que esto mismo le ocurre a muchos como yo. Por eso me gustaría reivindicar por un momento la sencillez del método.

Y para ello sólo os pido que leáis este pequeño extracto sacado del Prefacio que escribió BP en algunas ediciones de “Escultismo para Muchachos”:

“Más de un entusiasta ha descrito al Escultismo como una revolución del sistema educativo.
BIEN, PUES NO LO ES.
Se trata simplemente de una sugerencia acerca de una agradable actividad recreativa al aire libre, y que ha demostrado ser también una ayuda práctica en la educación.
Puede tomarse como una activad complementaria a la escolar, capaz de abordar ciertos aspectos que el currículum escolar ordinario pasa por alto. En pocas palabras, se trata de una escuela de ciudadanía a través del conocimiento de la naturaleza.
Los aspectos que se trabajan para completar los déficits mencionados son: el carácter, la salud, las habilidades manuales y la ciudadanía mediante el servicio a los demás.

Creo que es un comentario sencillo y sublime.
Porque a muchos les gusta jugar a ser GRANDES EDUCADORES y grandes pedagogos al servicio de la juventud. Pretenden abordar, con la mejor de las intenciones, mil y un aspectos educativos en todas las áreas posibles. De verdad que me parecen interesantes muchas de sus sugerencias, pero me gusta poner las cosas en su sitio. Y para eso a veces hemos de bajar al lugar donde todo empezó, de modo que entendamos de qué va todo esto.

16820c079109f5455590a2b7cfb74575

Porque el escultismo es un juego. Un juego que nació porque era (y es) evidente que la educación académica formal no lo es todo.

El fundador se dio cuenta, como nos la damos nosotros también, de que existen muchas personas que triunfan en la vida teniendo menor formación que sus compañeros. De hecho las personas más inteligentes rara vez son las que cambian el mundo, sino que acaban en algún rincón de alguna gran empresa trabajando para alguien que no lo es tanto, pero con otras capacidades en las que los superan con creces.

ESCUELA DE LA VIDA smallLa capacidad de liderazgo, de dirigir a un equipo, el carácter, la confianza infinita en sus posibilidades, su autoestima, su capacidad de comunicar ideas a los demás y de trabajar en conjunto, de esforzarse al máximo cuando las circunstancias lo requieren, de ganarse la confianza del resto, de ser capaz de inventar salidas cuando las cosas se ponen difíciles, la creatividad….TODO ESTO NO SE APRENDE EN LA ESCUELA NI LA UNIVERSIDAD, sino más bien en los juegos y relaciones que mantenemos con los demás, en la vida misma.

Fue en ese aspecto en el que BP pensó que valía la pena incidir. En el CARÁCTER de los chicos. Ese carácter que le da a uno autoconfianza, capacidad de lucha para afrontar la adversidad sin descanso y que lleva a las personas a ser lo que ellas quieran ser en gran medida, a remar su propia canoa, a ser las dueñas de su vida y su destino.

BP cogió un esquema de trabajo muy motivador que había aplicado con sus hombres en el ejército con muy buen resultado. Y con él ideó un sistema que resultara igualmente atractivo a los chicos en la edad en que más lo necesitan (por eso no estoy seguro de que sea buena idea tratar de abarcar a chicos más pequeños, porque me parece que debemos dirigir los recursos, que son LIMITADOS, donde más se precisa).

USrogersRangerPor supuesto usó aquello que subyace en el interior de cada chaval: el deseo de aventura, la vida emocionante de los grandes exploradores del siglo, de los pioneros del nuevo mundo, individuos capaces de valerse por sí mismos y que descubrían territorios desconocidos. Y lo hizo a modo de juego, porque es la forma más natural de aprendizaje (todos los cachorros de todas las especies lo hacen así).

Propuso un juego emocionante, enfrentándolos a los pequeños retos que supone la convivencia en la naturaleza, lejos de la seguridad del hogar y los padres.

Jugar a este juego del escultismo debía ser divertido, pero NO SOLO ESO. Debe encender el ESPÍRITU CORRECTO en los muchachos y para eso es fundamental revestirlo del aura mágica del MARCO SIMBÓLICO. De esa manera se crean los hábitos que luego pasarán a formar parte de cada persona, modulados por la razón. Y dentro de esos hábitos el más importante: el servicio a los demás como fuente de felicidad personal.

Con ejemplos de los héroes de la época (por supuesto que ahora debemos ser capaces de encontrar los modelos modernos adecuados) y de la historia encendió su imaginación y les proporcionó una serie de valores positivos:

  • El honor ( suena desfasado pero todos buscamos alguien en que confiar y ESO ES EL HONOR, SER FIABLE).
  • La lealtad (saber que podemos contar con alguien en la adversidad), la caballerosidad y el servicio a los demás (hacer la vida agradable a los demás)
  • La amistad y el compañerismo, el trabajo en equipo
  • Anteponer el bien del grupo al de uno mismo (la autodisciplina).
  • Encarar las dificultades con ánimo y sin temor…

…todos conllevan algo positivo para el individuo y para el bien común que es lo que en última instancia se pretende con la educación.

cubscout-mainEl Gran Juego está tan bien estructurado que no sólo es divertido para los chicos sino también para los responsables, quienes deben sentirse como los hermanos mayores que participan en el juego.

Es conveniente tener esto en cuenta para entender por qué jugamos y cómo vamos a hacerlo. En los próximos artículos hablaremos un poco de los elementos básicos esenciales que no debemos dejar de lado si queremos sacar el máximo partido al método.

Como he dicho, la base del juego no se debe sustentar en complejidades teóricas…PERO TAMPOCO en la repetición de esquemas y actividades, de tradiciones y costumbres. Hacer las cosas “porque siempre se han hecho así”, sin entenderlas, es otro absurdo.

En el escultismo todo tiene un propósito, sin él todo lo demás es parafernalia vacía. Y la clave está en entender cuál es ese propósito sencillo que subyace en cada uno de los juegos y actividades, teniendo cuidado de no ahogarlo en un exceso de protocolos y cuantificaciones. El sentido común nos indica que necesitamos EQUILIBRIO, un balance entre organización y espontaneidad. Y capacidad de adaptación a las características singulares de cada sitio y cada grupo.

Sí, muchos responsables a lo largo de los años vieron las mismas cosas a potenciar. Y también personas jóvenes como Enoch Heise se han dado cuenta de que usar los recursos atemporales del método nos ayudará a darle un sentido mágico a todo el juego.

No perdamos la perspectiva. No despreciemos lo que ha demostrado funcionar sólo porque sea “antiguo”. Porque:

“el escultismo es una cuestión sencilla, pero lo hemos hecho un asunto complicado en muchas cuestiones. Es posible la simplificación, incluso en estos modernos y complicados días, y la principal contribución que puede hacer el escultismo hoy es demostrar el valor de las cosas simples. (More Gilcraft Gleanings, 1938).

La próxima semana  hablaré precisamente de eso, de “la maldición de lo antiguo”.

Os espero.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

4 Respuestas a “Complicando lo simple.”


  • El escultismo es una praxis… y cuando lo sacamos de alli generamos problemas. Cuando en Scouts de Argentina adopto el programa OSI desde los “intelectuales” del movimiento (aunque para ser realista, hay pocos “intelectuales” en el movimiento… si es que los hay) se desbasto cada cosa de los programas anteriores. Me considero un tipo formado (asi lo hacen tambien quienes me contratan) y nunca busque que los dirigentes a los que formara fueran “pedagogos” o “iluminados” de la educacion… sino simplemente que puedan hacer bien su tarea de la manera mas sencilla… que el tipo que maneja el colectivo pudiera ser un buen dirigente. De un momento a otro me encontre me encontre con un cuerpo de paradigmas que poco tenian que ver con el escultismo, y que encima iba construyendo un sistema de formacion irracional donde gente no experta hablaba como experta en el tema, abandonando lo que si podía transmitir como experta que era el escultismo. Es muy loco… pero asi sucede… pinta muy bien la serie de articulos!!

  • Gracias Gato. Te felicito. Esperamos ansiosos la continuación de esta serie de artículos. Abrazo grande.

  • Interesante reflexión, pero a esto le agregaría algo… a todo le falta trabajar en el sentido de pertenencia. He notado que los nuevos scouts les gusta los juegos y todo lo relacionado al escultismo pero no se sienten que pertenecen a este movimiento solo es la diversión. No es pertenecer a un grupo, es pertenecer a una hermandad, sus simbolos que formen parte de su identidad. Ya ni el uniforme ni su pañoleta usan.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Gracias Búho. Sí, es muy curioso como se desprecia en muchos casos la experiencia de aquellos que conocen el escultismo desde dentro. Por mi parte trataré de hacer cuanto esté en mi mano por mostrar los argumentos básicos y sencillos que ofrece el Gran Juego.
    Gracias también a tí por seguirnos, Patagus. Espero responder a las expectativas.
    Completamente de acuerdo Baloo. Creo que es muy necesario incidir en ese sentido de pertenencia. El marco simbólico y las tradiciones tienen un papel muy relevante en este aspecto. A veces no nos damos cuenta de que el método funciona mejor cuanto SE TRABAJA GLOBALMENTE, en todos estos pequeños aspectos que le dan un sentido especial. En los próximos artículos incidiremos en ello.

Añade un Comentario