¿Tenemos a nuestros scouts entre algodones?

kid-in-cotton-wool-e1367657522727Os hablaba el pasado día acerca de la resiliencia, y cómo se desarrolla con el paso de los años. Os conté también que las nuevas generaciones disfrutan en general de una vida más cómoda y más protegida, tanto desde el punto de vista social como familiar.

Algunos dirían que tenemos a los chavales entre algodones (aunque esa frase se repite de generación en generación, como ya os conté en este artículo de “Cualquier tiempo pasado…”.

Hoy os traigo una reflexión sobre este tema que leí hace tiempo y creo que bien merece la pena. Se titula :

Educando en la dureza

“El lema scout de “estad preparados” es algo bastante más importante de lo que muchos scouts y scouters creen. No sólo es esencial para la formación de la capacidad de liderazgo sino que también es la clave para una vida de éxito.

Todos nos hemos dado cuenta de que es necesaria la preparación para poder realizar cualquier tarea adecuadamente.
Todos sabemos que es imposible aprobar los exámenes finales sin “empollar”, que no se puede ser un corredor de élite sin entrenar duro, o que no se puede ser piloto ni capitán sin mucho conocimiento y experiencia. Y aun así muchos parecen pensar que guiar a los demás a través del montón de dificultades que antes o después encontrará, es algo que se puede dejar al azar, y que cualquier entrenamiento o preparación sistemática para enfrentarse a los problemas es completamente innecesario.

El mundo no es un lugar fácil para vivir, pero a pesar de ello mucha de la educación que se imparte en las escuelas tiende a “ablandar” en lugar de “endurecer” a los niños.

Reflexionemos en cómo protegemos las vidas de muchos de nuestros chavales y todo lo que reciben sin el más mínimo esfuerzo. Creo que será más sencillo hacer una lista para poder hacer después una comparativa:

  1. Se levanta normalmente más tarde de lo que debería, y utiliza el cuarto de baño sin pensar en ello.
  2. Se toma el desayuno que le ha preparado su madre y normalmente lleva mucha prisa como para agradecerlo o para apreciar los esfuerzos de ésta.
  3. Va a la escuela, a menudo en autobús o tranvía a pesar de la escasa distancia.
  4. Se le enseña en la escuela, cuyas tasas son pagadas por sus padres o por el Estado.
  5. Juega los juegos que se organizan para ellos y con materiales que se les facilitan gratuitamente.
  6. Espera encontrar su comida esperándole cada vez que vuelve a su casa.
  7. original-decoracion-de-cuartos-infantiles

  8. Espera paz y tranquilidad para hacer sus deberes.
  9. Su tiempo libre suele usarlo para:
    • Ir al cine
    • Escuchar la radio
    • Asistir a grupos o actividades extraescolares, normalmente desarrolladas por profesores o monitores mayores.
    • Asistir a las reuniones de su tropa scout, convocadas por su scouter.

Estoy seguro que podríais seguir completando la lista sobre este asunto pero creo que he dado suficientes ejemplos que muestran todo lo que obtienen nuestros chicos con poco o ningún esfuerzo, y creo que esta es la raíz de la falta de consideración, vagancia, egoísmo y rudeza que en mayor o menor medida, justa o injustamente, recaen sobre nuestros hombros sin darnos cuenta.

Personalmente me inclino más a culpar a la carencia de educación y disciplina en los hogares de los chicos y a los métodos sobreprotectores empleados en muchas escuelas y organizaciones juveniles incluyendo el escultismo.

¿Cómo podemos corregirlo?

Nos llevaría mucho entrar en detalle pero estoy seguro de que el escultismo tiene una de las respuestas, y que examinar un día normal en un campamento scout ordinario desarrollado conforme a las indicaciones de BP y compararlo con el listado anterior nos dará algunas líneas precisas en las que basar la solución.

En un campamento scout:

  1. Los chavales se levantan a la hora convenida (de lo contrario dejará en mal lugar a su patrulla) y antes de poder lavarse debe ir a buscar agua, y aquí no existe el grifo de agua caliente. Incluso puede que llueva y que al viento le guste azotar al cuerpo humano.
  2. Antes de poder comer él y su patrulla deben cocinar y podéis apostar vuestro último dólar a que se las arreglará para que el desayuno que ha tenido que preparar no se desperdicie sino que se disfrute. También deberá compartir las tareas de la fregaza y otras obligaciones de “servicio”.
  3. No habrá autobús ni tranvía que le lleve a sus actividades diarias. Donde quiera que deba ir tendrá que hacerlo caminando.55(c)BoyScouts
  4. Su educación en camping y escultismo se logrará mediante la observación y participación en lugar de por una escucha pasiva.Actividades de campamento, juegos y excursiones no tienen lugar a menos que alguien los organice. Esto deben hacerlo los scouts mismos. El material necesario debe ser inventado o improvisado.
  5. Los grupos de excursión, los grupos de baño, y demás, deben volver al campamento a tiempo, de lo contrario no habrá merienda y eso nunca ocurre.
  6. Las actividades de la tarde son siempre variadas y normalmente más tranquilas. Pobre del chico que crea que todo el programa sea sólo para sus gustos.
  7. Un scout de campamento debe saber entretenerse solo, y además se vanagloria de ello. Su capacidad de invención e imaginación son puestas a prueba. Alrededor de la hoguera de campamento tiene la oportunidad de mostrar sus habilidades y su individualidad, bien sea mediante su voz, la guitarra, etc. También aquí se expresan su arte dramático, capacidad de canto, capacidad de elocución de un modo natural y maravilloso.

Todo lo anterior normalmente lo encontramos en el escultismo.

En el escultismo formamos a los chicos para tener confianza en sí mismos, para que sepan cuidar de ellos y de los demás en los continuos problemas que nos plantea la vida. Cuando los chavales buscan formas difíciles de hacer las cosas en realidad se están poniendo a prueba. Aprenden que las dificultades pueden superarse con esfuerzo y constancia y que sorprendentemente todos tenemos una gran capacidad de resistencia y determinación en nuestro interior.

En definitiva, dejémoslos que busquen, se enfrenten y superen las dificultades antes de que las dificultades les superen a ellos.

resolving-scouting-problems

Una de las mayores artes en la vida es la de convertir la adversidad en ventaja, la decepción en oportunidad y los problemas en éxitos (Ummmm…esto me suena). El escultismo permite innumerables oportunidades de ejercer dicha habilidad y todo scouter busca aprovechar todas las circunstancias posibles para formar el carácter de sus muchachos.
A menudo las pequeñas cosas conducen a otras mayores.

Por ejemplo: el coste de los desplazamientos es a veces un problema. Sin embargo podemos resolverlo fácilmente caminando más. Unas patrullas caminando con alegría durante 8 kilómetros (evidentemente distancias mayores no serían apropiadas) son una prueba de eficiencia y puede llegar a convertirse en un factor de prestigio y tradición de la Tropa. Si es grande puede caminar dividida en dos grupos.

12065591_989059171114374_2222473880996982113_nSé que muchos dirán que así queda menos tiempo para hacer actividades, pero durante la marcha se pueden aprender muchas cosas, desde observación a rastreo, desde orientación hasta alzamiento de planos. Es cuestión de plantear las cosas con habilidad y revistiéndolo de aventura. Y a la misma vez trabajamos la resistencia de los chicos (algo que chirría en muchos de ellos, incapaces de andar dos kilómetros sin quejarse, aunque curiosamente luego se apuntan a carreras maratonianas sin mayor pega…y pagando).

Haced del ingreso a vuestra tropa un proceso selecto y un verdadero privilegio. Que el periodo de prueba de los chicos sea un verdadero reto. Haced ver a los interesados que nuestro nivel es alto y que ellos mismos deseen aceptar dicho reto. Si aprecian esa exigencia en lugar de entretenimiento corriente sin orden ni concierto…vendrán desde lejos para inscribirse en vuestro grupo.

Lo mismo ocurre con las pequeñas cosas. Por ejemplo la climatología. Existe la tendencia a huir de todo problema, en lugar de aprovechar las circunstancias adversas para educar. Con sentido común, claro, es estúpido organizar una marcha o una escalada durante una tormenta (de esto nos hablaba Darzee en este otro artículo).12928376_10208942440508565_3851840669252878235_n

Sin embargo el afrontar la naturaleza proporciona una increíble sensación de coraje y, si se plantea del modo adecuado (con historias de exploradores o navegantes) no suponen mayor problema. Empaparse de vez en cuando no hace daño a nadie si se hacen las cosas bien después. Ni tampoco llevar las rodillas al aire (es más, la humedad del suelo no rezuma pantalón arriba cuando llueve si se viste pantalón corto).

Debemos, por ejemplo, animar a que sepan encender un fuego y cocinar en dichas condiciones.
El enfrentarse juntos a tales adversidades da a los chicos una sensación plena de compañerismo y saca el máximo partido a sus recursos, su capacidad de vivir intensamente la vida y nuestro programa.
LA NATURALEZA ES LA QUE REALIZA LA PRINCIPAL LABOR DE FORMACIÓN DEL CARÁCTER DE LOS CHICOS, nosotros sólo tenemos que señalar el camino.

No huyamos de las nubes, enfrentémoslas. Llevemos a nuestros chavales a su través y comprobaremos que nunca podrán con su amistad, camaradería y su buen ánimo.

La naturaleza también reta al hombre mediante terrenos difíciles de explorar o recorrer. Existe algo en nuestro ser que nos impulsa a echar un vistazo al otro lado de ese risco o a alcanzar el pico más alto, y los chavales también lo poseen. Ese camino hacia la cumbre puede ser inesperadamente largo y extenuante. Llegar a ella a menudo exige BoyScoutsfuerza y resistencia, por no hablar de la voluntad. Allí el scout siente realmente que está logrando algo, y si el terreno es lo suficientemente inhóspito y desierto no puede dejar de pensar que su labor no es para chicos normales. De ese modo invade su pecho una creciente sensación de “poder”, de capacidad. Y no sólo su pecho sino también su mente y su espíritu.

En las montañas lo duro y la grandiosidad siempre van de la mano. Una montaña puede ser bellísima en un momento y al instante siguiente ser terrible. El camino hacia su cumbre puede ser complicado pero el esplendor de las vistas desde lo alto sobrepasa todas las expectativas.

Los rigores de pernoctar en lo alto deben evaluarse, pero la maravilla de sus atardeceres bien puede valer la pena. Lo difícil y lo grandioso a menudo van de la mano, tanto en la naturaleza como en la vida.
Por lo tanto sacad a vuestros muchachos a la naturaleza. No los miméis en exceso. Dadles la posibilidad de afrontar retos calculados y usad el sentido común, porque sobrepasar los límites conseguirá exactamente lo contrario: el abandono.”

¿Qué os ha parecido?

A mi me parece un RESUMEN PERFECTO DE CONOCIMIENTO DEL MÉTODO SCOUT.

Todos y cada uno de los scouters del movimiento deberían tener estos conceptos clarísimos, aunque mi experiencia me dice que no es así. En todo caso nunca es tarde para darse cuenta de ello. Como dijo el viejo Jefe “puedes haberte equivocado en el pasado, pero no hay ninguna Ley que te impida hacerlo bien en el futuro”.

Por cierto, el artículo mencionado está sacado de una selección de artículos titulada “The Scouter Digest” y publicados hace más de 75 años por Rex Hazlewood. Hay cosas en la vida que nunca se pasan…

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter8Print this pageEmail this to someone

5 Respuestas a “¿Tenemos a nuestros scouts entre algodones?”


  • Tigre Perseverante ARGENTINA

    Hola! Tendrías el articulo en idioma original…amo las traducciones del material que haces, pero quería el original para traducirlo a español argentino 🙂

  • Genial. Nada para agregar. Esto es justamente lo que necesita nuestra juventud, y no tanto cigarrillo, consola de juegos y camas mullidas. Yo todavía sigo durmiendo con la ventana abierta, tal como BP lo indicara en Escultismo para muchachos. Muchas gracias por este tipo de notas. Abrazo desde Argentina

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Hermano Tigre, tengo el libro en formato pasta dura pero si te interesa puedo escanear las páginas del artículo y enviártelas a la dirección de e-mail que me indiques.
    Un apretón de zurda

  • Hace unos años, muchos, jejeje, en una asamblea de mi grupo, un padre propuso elevar el coste de los campamentos para poder disponer de mejores autobuses ya que los que alquilábamos habitualmente no le parecían suficientemente cómodos para los niños. Mi jefe de grupo le contestó que la compañía de autobuses elegida cumplía con la legislación vigente y que era utilizada por numerosos colegios, citó incluso un colegio privado con fama de exclusivo. Que la finalidad del escultismo no era promover mejores viajes sino ser accesible a todos (otro tema de debate) y allí zanjó el tema.

    Creo que muchas veces esta comodidad se debe más a los gustos de los responsables (y peticiones de padres) que a la de los niños. Mi época de jefe escultas di prioridad a la autonomía de los chicos, un poco en la línea de tu artículo, y fue un éxito. Los escultas encantados y conseguimos hacer actividades increíbles yendo a prácticamente todos lados caminando. . Te puedo decir que no echaron de menos los viajes en coche a todos lados.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Eso nos dice a las claras que FALTA INFORMACIÓN a los padres sobre todo lo que el método scout puede conseguir y cómo lo hace. Que no se trata de transformar a los chicos en espartanos pero sí de ponerlos en situaciones que les supongan un reto, porque al superarlo es como de verdad se adquiere esa confianza en sí mismos. Así es como se saca lo mejor de los jóvenes.

Añade un Comentario