¿Scouters o monitores de tiempo libre?

The_Scout_MasterHace poco tiempo, al hablaros de la importancia del trabajo al aire libre en el desarrollo de un programa scout equilibrado, os comentaba algo acerca de la formación del carácter.

Os conté que era fundamental que contribuyésemos a desarrollarlo en nuestros chicos y que el origen del escultismo se hallaba precisamente en las observaciones del fundador con respecto a los jóvenes de su época.

Cuando BP se hizo cargo de sus primeros hombres quedó un poco decepcionado. Reflejaban claramente el tipo de sociedad a la que pertenecían:

“sin personalidad ni carácter, además de sin recursos, iniciativa o agallas para enfrentarse a la aventura”

Es curioso, pero él percibió en su época algunos de los males que encontramos en la actual. Porque… ¿los chicos de hoy tienen menos tendencia a dejarse arrastrar, y seguir masas y modas? ¿No está su personalidad más bien ahogada entre tendencias y convencionalismos?

Y qué decir de los recursos o la iniciativa. Han nacido tan dirigidos, tan regulados en cuanto a normas de seguridad y temores infundados que pocos de ellos son capaces de aventurarse a inventar algo o salirse de lo pre-establecido. Les damos casi todo hecho, y hasta las actividades emocionantes están perfectamente controladas en parques multi-aventura, con sus tirolinas, puentes-mono o rocódromos.

listo

Les cuesta mucho imaginar porque no han tenido necesidad y en cuanto no tienen la guía adulta o el artefacto digital de turno…se aburren.

Mi sobrina de 5 añitos estaba a primeros del año pasado en casa de mi madre (su abuelita) sentada en la alfombra y rodeada de un montón de muñecos y piezas de construcción. Me detuve a mirarla y me di cuenta de que cambiaba constantemente de juguete sin saber muy bien qué hacer, ni parecía demasiado divertida. En cuanto me vio me pidió boceto-nina-jugandoque jugase con ella. Me senté a su lado y empecé a utilizar los bloques de madera para hacer una especie de construcción plana, es decir, “jugar a las casitas” de toda la vida. Comencé a hacer paredes, puertas, sofás, sillones, el cuarto de baño con su inodoro fingido…y enseguida coloqué a sus muñecos en las actividades familiares típicas: viendo la tele, comiendo, durmiendo, etc.

Mi sobrina me miraba con los ojos como platos y empezó a participar construyendo la terraza, la piscina…acababa de descubrir cómo se jugaba a algo que no requería de mucho. Simples palos, piedras, lápices y demás objetos se han usado siempre para jugar a esto mismo: las casitas.

Pero lo mejor es que el fin de semana siguiente estaba de nuevo en casa de mi madre, esta vez con sus primas.

¿Y sabéis qué? Allí estaban las 3 entretenidísimas jugando al mismo juego, cuando cualquier otro día hubiesen estado quitándose juguetes las unas a las otras sin jugar realmente a nada y pidiendo que les pusiesen el DVD de turno. Acababan de descubrir cómo jugar e inventar sus propias historias.

2fd35c7466

Algunos simplemente no se hubieran detenido a enseñarla al verla allí con aquellas piezas “tan antiguas”  o habrían argumentado que “en el siglo XXI los niños tienen otros juguetes y les gustan otras cosas”. Y esa es una gran mentira. Evidentemente los niños aprenden lo que ven y si nadie les enseña a hacer otra cosa por supuesto 100107.nene.aburrido.juguetesque irán a lo fácil. Especialmente si les pones a su disposición mil y un juguetes de esos que miras pero que no dan mucho margen para interactuar con ellos, y mucho menos para hacerlo en compañía de otros amigos (y por desgracia son los que más abundan y los que más anuncian por todas partes).

¿Y por qué nos cuentas esta historia?

Con todo esto pretendo decir que los mismos problemas que vislumbró el viejo Jefe en su día los encontramos en la actualidad, con alguna variación claro está, y que nuestro Gran Juego todavía es perfectamente válido a la hora de educar a los chicos en carácter, recursos, imaginación o iniciativa, además de en valores sociales.

El escultismo nació para tratar de resolver esos problemas y sin embargo, con el tiempo, aquel objetivo quedó oculto tras convencionalismos o una mera imagen. Muchos empezaron a verlo como una simple “escuela de formación de jóvenes”. Otros como una “asociación de campistas” o un “club de tiempo libre en el campo”.
Y sí, son aspectos que forman parte del escultismo…pero no son el todo. Forma parte de un marco mucho más rico y que NO debemos dejar que caiga en el olvido oculto entre normas, reglas, estereotipos, novedades psico-pedagógicas o tradiciones.

eer31-kings-scout111

Debemos formar a nuestros scouters de manera que sean plenamente conscientes de los objetivos del escultismo y de las maneras propias de nuestro método a la hora de afrontar los retos. Deben aprender a “jugar bien el juego”, no a ser simplemente “monitores de tiempo libre” capaces de realizar un montón de actividades lúdicas y dar un paseo por el campo de cuando en cuando.

Deben ser capaces de dar responsabilidad a los chicos, despertar su curiosidad mediante historias apropiadas en el ambiente adecuado, motivarlos de manera sutil, formarse en técnicas para despertar su confianza, poder educar a sus Guías y dar un ejemplo constante de apoyo y servicio a su grupo. Como hermano mayor. Debe saber proponer en el momento justo y echarse a un lado para que sean los propios chicos quienes gobiernen la nave. Debe fomentar el espíritu de orgullo en la unidad, de servicio y de amor a las labores bien hechas. Saber apoyarse en el marco simbólico, el de los exploradores, para sacar el máximo provecho de él, y no limitarse a dejarlo como un vestigio inútil del pasado.

El éxito del programa en el futuro dependerá de ello.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter9Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “¿Scouters o monitores de tiempo libre?”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario