“Leones scouts” en los BSA: ¿estamos “infantilizando” el movimiento?

eaa8dcf33c1829384a17339d3792a35fHace ya algunos meses os conté en este artículo cómo se estructuraba el programa de Lobatos en los scouts norteamericanos. Os contaba que inician su andadura un poco antes que los nuestros, al llegar a primaria, como Tigres (Tiger scouts) y progresan desde ahí a Lobos, Osos y Webelos antes de pasar a la Tropa.

En realidad el rango de Tigre se inició al margen de la Unidad de Manada, allá por los años 80, y se dirigía a los chicos de 7 años. Con el tiempo, hacia el 2001, acabarían integrándose en el programa de Cub Scouts (Lobatos) y se bajaría la edad hasta admitir a los chicos de 1º curso de Primaria. Es decir, que los lobatos norteamericanos acceden a una edad más temprana, y englobarían lo que aquí consideramos “Castores”.

41SgRf5KOUL._SY344_BO1,204,203,200_También os comenté que desde 2009 existía en algún Consejo un programa piloto denominado “Leones” (Lions, que ya existieron en los años 50 pero que entonces eran el último escalón de la manada antes de pasar a Tropa) dirigido a niños de último curso de Educación Infantil (5-6 años).

Pues bien, los BSA han decidido ampliar el programa piloto de los Lions y lo va a poner en marcha en otoño con la idea de que forme parte de su programa oficial en un futuro próximo.

¡¡5 años!!

GetImgVlt1Por supuesto que este hecho ha generado un lógico debate con posiciones a favor y en contra. Debate que por otra parte ya tuvo lugar en el pasado, tanto con la aparición de la rama Lobatos (y fijaos si ha llovido desde entonces, ni más ni menos que 100 años!!!) como de Castores (y que sigue levantando reticencias en algunos).

Pero ¿por qué esas reticencias? ¿Es simple inmovilismo?

Bien, analicemos un poquito esas posiciones encontradas en el seno de los scouts de EEUU, pero que pueden ser igualmente válidas en otras partes.

Entre los argumentos a favor tenemos:

  • Los buenos resultados de las unidades piloto que han desarrollado el programa hasta la fecha. Por una parte los chicos se muestran deseosos de ingresar en los scouts a edades más tempranas. Y además a esos 4-5 años los chicos experimentan un desarrollo significativo, un periodo en el que el escultismo podría ejercer una influencia importante. Contarían con un programa de actividades genuino, adaptado a su edad y dirigidas a resaltar la importancia de la familia y la comunidad.

2011-06-04 Wolf Graduation1

  • Los padres lo ven con buenos ojos pues el programa proporciona a los chicos conceptos y valores de una manera apropiada y divertida, y les anima a explorar el mundo con sus amigos, desarrollando la chispa de la imaginación y la creatividad.
  • Permitirá que el programa scout pueda competir con otras actividades deportivas que los admiten antes, cosa muy importante en países como Estados Unidos en los que el deporte tiene un peso enorme.
  • Las Girl Scouts ya lo han estado experimentando en la rama pre-Kindergarten-Daisies. Y también otras asociaciones pertenecientes a WFIS como los BPSA (la Baden Powell Service Association, recordemos que el apelativo “scout” en los EEUU sólo puede utilizarlo la BSA) trabajan con chicos a edades tempranas. Otras Asociaciones con programas similares al scout (como los Camp Fire que os conté en este otro artículo) admiten chicos a partir de esa edad e incluso más temprano con buenos resultados.

ap-scouting-other-options-4_3

¿Y cuáles son las razones en contra? ¿Qué “pero” se puede poner a esos argumentos tan interesantes?

Bien, como decía BP, miremos las dos caras de la moneda antes de hacernos una opinión.
En realidad existen múltiples razones, entre las que podemos destacar:

  • La “infantilización” clara del movimiento, pues cerca del 60% de los chicos están por debajo de los 11 años y eso puede tener consecuencias en la imagen general del mismo. El temor es que la gente pase a ver el escultismo como una actividad extra-escolar más pero dirigida a NIÑOS (en el mejor de los casos, porque lewi-the-lionotros lo ven más bien como una guardería a bajo costo). También puede hacer que chicos más mayores no quieran verse relacionados con ese mundo, a excepción de los que ya empezaron en el programa desde abajo.
  • Algunos argumentan que a esas edades no es bueno que los niños tengan horarios tan estructurados como para que también incluya el tiempo de ocio y que supone un esfuerzo extra que no compensa los beneficios.
  • A edades tempranas el programa demanda un esfuerzo importante de tiempo y dedicación a los padres. Esto ya ocurre en el programa norteamericano de Lobatos, donde su implicación es esencial, en especial en la etapa de Tigres. Aumentar ese esfuerzo desde edades aún más bajas puede pasarles factura o que prefieran otra actividad para ellos.
  • Y los responsables ¿estarán preparados? Evidentemente a esa edad se exige un esfuerzo a los responsables que puede conducir a que terminen “quemados” antes de tiempo. Ese esfuerzo no es sólo por tener que manejar a chicos muy jóvenes sino también por la necesidad de prepararse específicamente para ello. Aquellos que trabajan en educación infantil saben perfectamente a lo que me refiero.
  • Eso mismo puede pasar con los mismos chicos, tal y como vimos en algún artículo de la serie “¿Por qué se van nuestros scouts?“…demasiado tiempo en los scouts puede hacer que se cansen y abandonen antes, quizá justo en el periodo en el que nuestra influencia es más importante.
  • Es costoso encontrar responsables adultos que se involucren de manera voluntaria y altruista. Si abrimos nuevas ramas, en las que además es más necesaria una vigilancia y un mayor número de adultos por cada niño ¿no estaremos de algún modo dividiendo fuerzas? ¿no estaremos utilizando recursos humanos que ya hacen falta en el resto de unidades?
  • Si seguimos esta dinámica…¿dónde terminamos? ¿a los 2 años, a los 3? A todas las edades existen necesidades propias que un programa educativo puede abordar, pero ¿debe ser el escultismo?, ¿no estará perdiendo su esencia?

Cub_Scout_4Desde luego que son muchas cuestiones que dan que pensar.  Hasta el punto de hacer creer a algunos que en realidad sólo se trata de maquillar “la hemorragia” de miembros que están sufriendo los BSA (debido principalmente a cuestiones sociales y culturales) ampliando la edad a la que pueden acceder los chicos.

En todo caso sería muy interesante analizar en profundidad y de manera seria la importancia del escultismo en las diversas edades. La idea básica del mismo fue la de formar el carácter de los muchachos en aquellas edades más críticas, pues era un aspecto que la educación convencional no llenaba.

Sin embargo tengo la impresión de que en los niños pequeños los aspectos señalados ya se trabajan en la educación formal. ¿No se trabaja ya en clase la socialización? La creatividad y la habilidad manual…¿no forman parte del programa de educación infantil de las escuelas? ¿No la llevan a cabo profesores con mayor preparación y más capacitados a la hora de buscar y conseguir esos objetivos a esas edades? ¿No es más importante trabajar etapas más críticas del desarrollo en las que enseñar a resolver problemas, dar responsabilidades y aumentar la confianza en sí mismos? ¿Acaso esos no son aspectos que marcarán su futuro?

El programa está en marcha y será el tiempo el que nos diga si es o no un acierto. Desde luego, a diferencia de los “Tigres” (y de la misma manera que nuestros “Castores”), no tienen la intención de convertirlos en una rama de los Lobatos, sino darle un marco propio. Por ello usarán una camiseta especial y sus propias insignias. El resto de detalles los darán a conocer próximamente.

Y vosotros ¿qué pensáis?

lioncub_header(1)

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

6 Respuestas a ““Leones scouts” en los BSA: ¿estamos “infantilizando” el movimiento?”


  • Jhonn Dayron Patiño COLOMBIA

    en Colombia se intento sin éxito un programa que se llamo cachorros que era antes de los lobatos y partía desde los 5 años y muchos lo vieron como la guardería de los Scouts y la falta de dirigentes y el poco compromiso por parte de los padres hizo fracasar el programa, considero que este tipos de iniciativas pueden ser viables pero con un estudio, programa y preparación adecuados ya que no se puede permitir lo que paso en Colombia con la rama de caminantes donde se vio una gran improvisación y desconocimiento por parte de los dirigentes del programa y su correcta aplicación, y la falta de una continuidad en el programa establecido ya que se cambio en varias ocasiones en cortos periodos de tiempo.

  • Personalmente estoy a favor de los castores. Lo escribí en este blog y no he cambiado de opinión, sin embargo también creo que es cierto que las asociaciones invierten más esfuerzos en las ramas pequeñas que en los jóvenes y eso no es nuevo. Hace 20 años tuve la oportunidad de pasar unos días como intérprete de un alto cargo de la OMMS y me confesó que esa era una tendencia generalizada en el mundo.
    En países tan “scouts” como Bélgica, con diez veces más Scouts por habitante que España, la rama rover desapareció hace tiempo a favor de tener Scouters más jóvenes.

  • Agustín Spallarossa ARGENTINA

    No estoy de acuerdo con los castores. No digo que por sí mismos sean algo malo, pero estoy seguro (y lo veo en Grupos de mi país Argentina) que estamos desviando la atención de nuestro trabajo. Antes de pensar en agregar ramas nuevas a nuestro movimiento yo me preguntaría: Tenemos suficientes dirigentes para hacerse cargo de las ramas scout, raider y rover? Aplicamos el método tal como fue pensado? Nos preocupamos de conocer y estudiar el método y el movimiento? Los castores insumen tiempo, energía y recursos que bien podrían destinarse a los mayores. Pero claro, el número de castores es mayor, los padres de los mismos se acercan mucho más al Grupo y eso nos hace creer que nuestro escultismo va bien, pero no es así.No quiero sonar pesimista porque no lo soy, pero vamos por mal camino si pensamos que incluyendo niños tan pequeños estamos haciendo un bien al escultismo. Casi nadie aplica el Sistema de Patrullas, la progresión y las especialidades prácticamente no existen, los dirigentes no leen un libro ni de casualidad, pero eso sí, los castores inundan nuestros grupos. Abrazo a todos. Y despertemos…

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Los Lions son incluso más jóvenes que los Castores, pues se trata de niños de Educación Infantíl.
    En principio no me parece mal la idea de los Castores. Lo veo una idea interesante…pero hay un refrán castellano que me gusta mucho y que creo que define la situación: “quien mucho abarca, poco aprieta”. Y eso es lo que puede pasar con los pequeños, que por tratar de abarcar un nuevo sector de chicos…acabemos por descuidar a los más mayores. Por desgracia los recursos humanos en el movimiento son limitados y creo que debemos optimizarlos. Sinceramente creo que las áreas educativas en las que podemos incidir desde el escultismo están más cubiertas en los pequeños que en los más mayores. No olvidemos que el escultismo NO es un sistema educativo, sino UN JUEGO que trata de completar la formación de los jóvenes. Creo que nos equivocamos si tratamos de convertirlo en una especie de programa educativo oficial complementario. No tenemos ni los recursos ni la preparación para eso, aunque a muchos les encante ponerse en ese pedestal. Sinceramente creo que deberíamos prestar más atención a las edades para las que se creó dicho juego, tratando de que los responsables tengan mejor conocimiento de los métodos y objetivos y haciendo un escultismo de calidad y equilibrado (por desgracia veo que las actividades más genuinas de nuestro marco van quedando apartadas cada vez más, y eso no me parece bueno). Me da la impresión que el programa de los más pequeños se les hace más sencillo a los responsables actuales porque es más parecido a la educación convencional y a los programas de Tiempo Libre, y eso les exige menos conocimiento que si deben trabajar técnicas de campismo, dominarlas para ganarse a los chavales y saber revestirlas de aventura. Dicho todo esto, es cierto que CADA GRUPO ES UN MUNDO, y que posiblemente existan aquellos en los que puedan permitirse trabajar con edades más tempranas porque tengan la capacidad y los responsables para ello. En esto sí que creo, en la LIBERTAD para que quien pueda hacerlo con garantías…LO LLEVE A CABO.

  • La Rama Castores bien organizada (que es difícil) demuestra que es un buen complemento para la Manad. El problema es más de fondo con Responsables acostumbrados a jugar y realizar manualidades pero con nada de formación en el sistema de patrullas y su aplicación.

  • Efectivamente los recursos humanos son limitados y mal aprovechados; en el caso de México aunque los niños con edades menores a los 7 años, no forman parte del movimiento scout oficial, hay una tendencia al aumento de las llamadas “Colonias de Castores” vinculadas de forma no oficialmente a los Grupos Scouts constituidos.
    Lamentablemente la infantilizacion del movimiento es una situación que en México se ha fomentado al tener un mayor ingreso de adultos en la rama de Lobatos por ser la sección más fácil de llevar al ser la mas parecida a la educación convencional y que no exige mucho de otros conocimientos de Técnica Scout (tal y como lo menciona un comentario anterior), por lo que muchos recursos se destinan a la rama de Lobatos, descuidando otras como son los Caminantes por mencionar alguna. Derivando así por dar un ejemplo, en que los adultos dirigentes de los Lobatos al cambiar a otra sección o rama, prefieran ir con los Castores por ser lo más parecido a lo que hacían.
    Sin duda la situación actual tiende a la incorporación de los llamados Castores lo cual ojalá no represente en el descuido de las otras secciones del movimiento sino que sea una adecuación integral a lo que ya existe.

Añade un Comentario