¿Cualquier tiempo pasado…? 8 y último (menos mal, je, je)

abueloBueno,  pues por fin llegamos al último capítulo de esta serie que espero no se os haya hecho demasiado pesada.

Sé que a veces me enrollo mucho y parezco el abuelo cebolleta con sus batallitas, pero es que me encanta curiosear por la historia para extraer conclusiones ¿qué queréis que le haga?

En fin, que como ya sabéis estamos repasando cómo era en realidad el escultismo de hace cerca de 80 años para que veamos que distaba mucho de ser perfecto.

Por ejemplo, tendemos a pensar que sólo en los últimos años han sobrevenido dificultades a nivel administrativo o medioambiental, que hemos tenido mala suerte y que todo eso dificulta mucho el escultismo que podemos desarrollar hoy.

Y como viene siendo habitual os traigo un extracto de la situación en 1936…para que veáis que ya entonces se enfrentaban con problemas.

Bajo el Acta de Salud Pública de 1936 las autoridades locales adquirieron la capacidad de hacer regulaciones propias en materia de control de acampadas.

IP1 003Mientras el proyecto de ley estaba en discusión, la Asociación de Scouts luchó y consiguió que se
contemplase un tratamiento especial para los Scouts. Lograron un certificado de exención de tales regulaciones en 1937, lo que implicaba que los campamentos de los scouts debían ser sanitariamente impecables e hizo recaer la gran responsabilidad en todo el Movimiento de mantener ese alto nivel. Los lugares permanentes de acampada ganaron un valor adicional como centros de formación.

Con la extensión del pasatiempo del camping entre el público general y las crecientes demandas de dinero de los propietarios y granjeros por el alquiler de los terrenos, surgió la necesidad de conseguir lugares permanentes de acampada que permitiesen desarrollar campamentos adecuados a las necesidades del programa scout.

Los campamentos familiares y los centros vacacionales comerciales tenían poca o ninguna similitud con los de los scouts. La esencia del campamento scout estriba en que en el mismo debe imperar la llamada de la iniciativa y de la independencia. Cuanto más agreste sea el sitio mejor posibilidades ofrece para la formación y a la vez mejores oportunidades para el conocimiento de la naturaleza.

gilwell-visit-6

Debemos hacer mención a las serias dificultades que existen de proporcionar un escultismo práctico al aire libre a las tropas de las grandes ciudades. Los costos de desplazamiento a menudo son prohibitivos. Por ello surgieron multitud de centros como Gilwell, cerca de las urbes y donde poder llevar a cabo el desarrollo del programa.”

¡Vaya por Dios!

Ahora resulta que entonces ya existían limitaciones medioambientales y que nuestros hermanos tuvieron que usar toda su influencia y capacidad de persuasión para capear el temporal.

No sólo eso.

2f911c5217c50bcb56e7c19f89bf241cTambién nos creemos que es en la actualidad cuando los avances tecnológicos han generado un debate entre los scouters y resto de dirigentes sobre si se debe o no incorporar medios modernos a nuestro marco.

Como podéis ver en este breve extracto…¡eso ya ocurrió hace muuuucho tiempo!

El promedio de equipamiento de los norteamericanos es alto. Esto ya se vio durante el Jamboree de 1929 en el que muchos scouts se quedaban con los ojos como platos al ver cómo los scouts de los BSA contaban con todo tipo de artículos de acampada comerciales.

Esta pérdida de simplicidad es una debilidad grave y deben hacerse los esfuerzos necesarios para corregirla. Porque aparte del hecho de que la esencia del escultismo práctico es aprender a hacer mucho con poco, los chicos menos pudientes se ven desplazados o incluso no pueden llegar a ser scouts.”

scoutmovement2Estos dos extractos, sacados del libro “The Scout movement” de E.E.Reynolds, nos han permitido darnos cuenta de lo que os he venido contando a lo largo de toda la serie:

Siempre ha habido dificultades y diversos enfoques a la hora de aplicar el método y los scouters han ido trabajando y tratando de buscar lo mejor para los chicos y para el movimiento.

Hemos dado muchos bandazos y en ocasiones nos hemos complicado mucho la vida tratando de mejorar la sencillez del método genuino. Muchas veces se han equivocado, y lo seguirán haciendo, pero siempre con la esperanza de formar generaciones de personas felices y dispuestas a que este mundo que habitamos sea un poco mejor.

Al final lo único cierto, tal y como decían Les Luthiers, es que…

…”Cualquier tiempo pasado…fue anterior”.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

3 Respuestas a “¿Cualquier tiempo pasado…? 8 y último (menos mal, je, je)”


  • Excelente artículo, como toda la serie

    Muchísimas gracias Gato. Esperemos que haya segunda parte 🙂

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Gracias Mario,pero me da la impresión que si continúo me mandan a picar piedra por pesao…como poco, je, je.

  • Esta pérdida de simplicidad es una debilidad grave y deben hacerse los esfuerzos necesarios para corregirla. Porque aparte del hecho de que la esencia del escultismo práctico es aprender a hacer mucho con poco, los chicos menos pudientes se ven desplazados o incluso no pueden llegar a ser scouts.

    VIVA EL ESCULTISMO TRADICIO…UPSSSS!! ^_^

    gracias Gato por estas bocanadas de realidad histórica!!

Añade un Comentario