Educacion por indicios… escrituras (3)

En los textos anteriores trabajamos sobre la “metáfora del cazador” ubicando al indicio como punto de orientación para llegar a la presa, que puede ser leída como meta. Luego de ubicar la importancia del indicio hicimos un breve análisis del escultismo a partir de entenderlo como una comunidad de ser y de haceres que se ofrece para que un niño o joven al participar del Gran Juego vaya orientándose de lo general a lo más propio que se cristaliza en las especialidades como el punto personal que lo liga a la comunidad estableciendo un lazo social inédito que potencia su propio rasgo y le permite, a veces, construir una vida.

paradigma indicial 4

Escultismo y discapacidad o el escultismo al revés

En la discapacidad mental, sea del tipo que fuere, el niño y el joven tienen afectada entre otras cosas: Su relación con el Otro y los otros. Esto implica una dificultad para la integración social (de allí que muchas veces son objeto de Bulliyng). A diferencia de los llamados “normales” (criterio puramente estadístico) el Gran Juego se les dificulta por los inconvenientes de participar en el marco común.

Si entendemos la palabra o el lenguaje como maderitas de distintos tamaños, quienes no tienen dificultades disponen de una gran cantidad de ellas para hacer la construcción que quieran, mientras que quien tiene una discapacidad la cantidad de maderas se reduce en algunos casos mucho, lo que impacta directamente sobre la construcción a realizar. No está mal recordar que con poco  a veces se pueden hacer construcciones maravillosas, y que toda construcción implica el uso del cuerpo y del lenguaje en tanto posibilidad de simbolización.

La presencia de pocas maderas implica dificultades en la comunicación con los demás y como toda manifestación de lo que llamamos conducta depende del capital simbólico, generalmente encontraremos un repertorio acotado de las mismas, algunas veces repetitivo especialmente con relación al lenguaje, uso del cuerpo y modo de relación con distintos  los objetos. A veces la literalidad del lenguaje es fuente de dificultades en la relación interpersonal. El dispositivo educativo del escultismo funcionará al revés. Si en la “normalidad” partimos de la comunidad para dirigirnos a lo más propio, en discapacidad lo haremos desde el indicio hacia la comunidad… veremos como.

Haciendo mapas

Cuando los padres de Juan solicitaron su inscripción en la comunidad scout, preguntaron a los dirigentes si se aceptaban “chicos especiales” ya que su hijo era “autista” pero estaba incluido en una escuela común en la que participaba bajo supervisión, pero sin necesidad de acompañamiento terapéutico. Juan presentaba dificultades en la comunicación verbal y cierta torpeza motora que no era grave, pero que merecía se le prestara atención especialmente por los riesgos que implican algunas de las actividades scouts. No era necesario un tratamiento farmacológico y nunca había tenido conductas agresivas para con otros chicos, sino más bien había sufrido de este tipo de conductas por parte de compañeros de la escuela. La idea de inscribirlo en los scouts había surgido a partir de un amigo de la familia que era dirigente. Se decide incluirlo “a prueba” en las actividades generales y evaluar si podría participar en campamentos por cuestiones de seguridad.

Juan ingresa a una de las patrullas del grupo. Se notaba  cierto torpor corporal, hablaba poco y era evidente cierta desconexión con las actividades en general lo que hizo pensar al equipo de educadores si se podría beneficiar o no de la práctica del escultismo especialmente porque comenzaba a tener problemas con su patrulla la que si bien lo aceptaba, por momentos lo consideraba un lastre ya que no sumaba en las actividades. Cuando hablaba utilizaba ejemplos de su serie que favorita, “Prision break”, en la que uno de sus protagonistas (Michael Scofield) tenía una capacidad especial para ubicarse en el espacio pudiendo memoriza los planos de la cárcel y a partir de allí podría realizar toda una serie de cálculos.

Juan no prestaba gran atención a las cosas que para los demás eran importantes, como el marco simbólico, las competencias, en síntesis lo que hace a la conformación de una comunidad de valores y de haceres. Un hecho contingente permitió encontrar el indicio que iba a permitir que Juan se encontrara con sus compañeros a partir de un detalle propio, particular. Al culminar las actividades comúnmente se dirigía a su casa en colectivo, un sábado no llega a tomarlo y en vez de esperar el próximo se dirige a su casa caminando. Al sábado siguiente los padres comentan que van a empezarlo a ir a buscar por lo que había pasado y cuando el dirigente conversa con Juan sobre lo sucedido, éste comienza a relatarle –a la manera del protagonista de su serie favorita- el cómo había llegado a su casa, describiendo no solo el recorrido sino calle por calle sin errores… Juan tenía una excelente memoria para los mapas, dato que fue una sorpresa y permitió.

Pasaron dos sábados para que los dirigentes sean sorprendidos por segunda vez con este “detalle” de Juan, ya que al realizar un juego de pistas en la ciudad pudo conectarse de otra manera con sus compañeros porque el ¡conocía todas las calles y caminos del barrio!. Ese día la patrulla estuvo feliz, y Juan también porque su conocimiento le aportó al grupo la posibilidad de ganar el juego. A partir de esto Juan comenzó a desarrollar una especialidad en “mapas” encontrando un punto de encuentro con los otros y un punto de partida para aprender distintas cosas que le interesaban, a partir de los mapas

No es que Juan dejara de ser quien es, simplemente comenzó a jugar el juego scout aportando algo propio al conjunto… ya los mapas no eran algo que nacía y quedaba en el sino la posibilidad de establecer un lazo con los demás compañeros, demás está decir que los dirigentes en las actividades tenían en cuenta esta característica singular de Juan para la hora de elegir algunas actividades.

En discapacidad el escultismo funciona al revés, ya que lo propio de cada uno no está velado por tantas identificaciones grupales, solo hay que tener las ganas y la suerte de poder cazar el detalle para que él alguien pueda hacer lazo con otros y desarrolle sus potencialidades. Es la comunidad la que aporta el marco para que esto sea posible.

                Seguiremos en esta línea, pensando en cómo construir actividades inclusivas.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Educacion por indicios… escrituras (3)”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario