Los manuales scout

bscompanionDesde siempre se han elaborado manuales que sirviesen de guía a aquellos que comienzan su andadura en cualquier materia y por supuesto también en el escultismo.

Y uno de los primeros indicadores de su evolución está precisamente en los manuales y guías editados.
Cada vez que hay un cambio de perspectiva se refleja en la literatura destinada a los scouters y por supuesto a los muchachos. El estudio de los mismos proporciona una información muy valiosa, nos amplía nuestra visión del pasado y enseña errores y aciertos cometidos.

Y sin embargo tendemos a relegarlos al cajón del olvido e ignorarlos.
En mi vida, sin embargo, supusieron un gran impacto.
Mi llegada al escultismo se produjo precisamente por la fascinación que generaban aquellos manuales.

Tendría los 10 años recién cumplidos cuando empecé a leer aquellos Don Miki, unos tebeos de los personajes Disney, en los que los sobrinos de Donald pertenecían a un club llamado “Los Jóvenes Castores”. Llevaban siempre encima un libro extraordinario “El manual de los Jóvenes Castores” donde venía un montón de información sobre cualquier cosa que pudiesen necesitar para ganar a sus oponentes en las historietas.

Leía aquellas historias y soñaba con pertenecer al mismo club que los sobrinos y tener aquel precioso manual. Hasta llegué a confeccionarme un gorro casero como el de los castores.

jovenes castores

Unos meses más adelante, la misma editorial publicó un libro con ese título. Me costó 200 pesetas y lo consideraba mi posesión más preciada. Lo leí y releí, aunque nunca me pareció tan genial como el de los tebeos.

879d813fea8560815bbc6bf6f7805338Poco después me tropecé con un episodio de la serie de televisión “Con ocho basta”, en el que descubrí a los scouts. Ellos también tenían un manual que te daban nada más entrar, o por lo menos eso pasaba con Nicholas, el protagonista.

Así que cuando unos vecinos en Zaragoza me dijeron que ellos iban a un grupo scout se me encendió todo por dentro y me apunté en cuanto comenzó el nuevo curso. Sin embargo no había ni rastro de manual alguno…hasta que en una de las reuniones de los sábados, el jefe de tropa se trajo “Escultismo para muchachos”. Mientras los demás estaban jugando a algo yo me puse a ojearlo. Aquellos dibujos e historias me atrajeron irremisiblemente y en cuanto tuve algún ahorro me fui a la tienda scout y me hice con un ejemplar. Me lo leí de arriba a abajo hasta que me lo supe casi de memoria.

Fue entonces cuando me pusieron mi primer mote en la tropa, “Imarchi”, que era el robot que tenía todos los datos sobre el fútbol (corría el año 82, el del mundial de fútbol de España, con el Naranjito)…y yo a ojos de mis compañeros parecía saberlo todo sobre el escultismo.

Luego empecé con otros textos clásicos, Pistas, Manos hábiles, Manual del Scout, del Lobato, del Guía de patrulla
En este país se usan menos (la cantidad de libros editados por los BSA es bárbara, unos 40 millones de copias hasta 2012 solo de su manual para muchachos) que en otros, argumentando que a la mayoría de chavales no les atrae, y en eso discrepo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sobre todo porque mi experiencia así lo demuestra. A mí nunca me gustó leer de pequeño más allá de algún tebeo y sin embargo cuando se me motivó adecuadamente (la “carnaza” adecuada que diría BP) me lancé a ello con avidez. Yo y muchos más, porque de aquel “Manual de los Jóvenes Castores” salieron a la luz un montón de secuelas. Yo llegué a comprarme hasta el 5º pero creo que publicaron hasta el 9º, lo que habla bien a las claras de que era negocio, había muchos más chicos como yo (llegó hasta publicarse una “biblioteca de los jóvenes castores”!!!).

guiadirigentescout-500x500El paso del tiempo me apartó de la senda scout hasta que hace unos años me volvió a enganchar el gusanillo.
Empecé a leer entonces todo lo que podía. La versión original de Escultismo para muchachos de 1908, los manuales de los BSA de Seton , los de Hillcourt, los Libros de Campo de los BSA, los de los Canadienses, Irlandeses, Mexicanos, Ecuatorianos, Chilenos…todo lo que se ponía a tiro.

Y en ellos aprendí lo que cambia el mundo y lo que cambian las personas en su forma de pensar. Y también que hay cosas atemporales que a menudo queremos cambiar sin necesidad. Porque son eso, atemporales. Se adaptan a cualquier circunstancia porque se basan en la esencia del muchacho.

Aprendí cómo el mismo BP era capaz de mejorar su idea original, abriendo su mente, incorporando a las muchachas, prescindiendo de ideas típicamente británicas, empezando a formar una hermandad mundial.
También cómo en los años 30 los muchachos contaban con un montón de nuevas diversiones que dejaron al escultismo en un nuevo plano.

Con los años el método se perfecciona, se escriben multitud de libros para ayudar a los scouters a enganchar a los muchachos, dándoles armas para estimular permanentemente su imaginación y dejándolos en condiciones de lidiar con la competencia de todo ese nuevo mundo de posibilidades que ahora tienen los chicos.
Sin embargo se mantiene la esencia. El programa básico. Las tradiciones. Lo genuino.

bshb8aEs curioso como en España se tiene la idea de que los norteamericanos son extraordinariamente conservadores. Sin embargo su manual del 72 pone de manifiesto que ellos ya tuvieron una revolución.

Un cambio que se manifestó en el nombre mismo de su famoso manual. En esta ocasión, en su 8ª edición, el libro se titula simplemente “Manual Scout” (la primera y única vez que se dejó de usar en los BSA la palabra “Boy”), dejando claro que algo había cambiado. Dieron entrada a un “programa mejorado” destinado en principio a hacerlo más llamativo para los nuevos chicos del campo y la ciudad.

Las materias clásicas de aprendizaje de señalización, realización de mapas, rastreo, pistas, orientación sin brújula, manejo de barcas y canoas, amarres o el hasta entonces buque insignia de sus habilidades, el fuego de fricción con arco y taladro, quedaron eliminadas de este nuevo libro. En su lugar se añade un montón de información sobre el abuso de drogas, cuidado de menores, problemas de la comunidad, finanzas familiares, conservación del vecindario y de las áreas naturales…(vamos, una especie de “educación para la ciudadanía” en plan académico, la antítesis del escultismo).

El plan de progresión fue revisado hasta el punto de que un scout podía obtener su Primera Clase sin nunca haber ido de excursión, acampado o cocinado en una hoguera.

bshb9bLos scouters se sentían incómodos porque no habían conocido ese escultismo. Ellos sabían jugar a otro juego. Y los scouts debieron pensar lo mismo porque al cabo de 6 años, para 1978, el número de miembros había decrecido de manera drástica y progresiva. Y eso a pesar de cambios en la portada y en su contenido que lo hacían parecer más tradicional.

La salida al embrollo vino de la mano de Bill Hillcourt, a quien encargaron la edición de un nuevo manual. La novena edición del Boy Scout Handbook de 1979 supuso el regreso a las antiguas premisas y un nuevo repunte del escultismo norteamericano.

bill

Y vengo a contar todo esto porque a veces nos empeñamos en cambiar por cambiar. Con la excusa de la “mejora”, de la “adaptación a la nueva realidad de los chicos”…y la imaginación es algo universal y que precisa de poco. Sólo de saber las reglas del juego y la habilidad para contar la historia de modo que les atraiga.

Como decía BP, los chicos huirán como de la peste de aquello que huela a santidad.
El lenguaje de los chicos no es el de los pedagogos. Ni el de los scouters tampoco debe serlo. Debe ser sencillo y llamativo. “Senda de la colaboración” o “del compromiso” ¿a qué demonios suena eso?
Si le digo a mi sobrino de 10 años que le voy a dar una insignia (una chapa, como le llamábamos nosotros) con ese nombre me mira con ojos de “¿qué me estas contando?

Pero sin embargo todo el mundo entiende lo que es un “algo” de 1ª clase, sea un conductor, un futbolista o un scout. ¿O no?

Pues eso. Que no pretendamos saber e innovar más que nadie porque como decía mi padre “todo está inventao”.

No hagamos de los scouts una ONG o Asociación de Tiempo Libre más. No pretendamos que los chicos aprendan los valores de manera directa, sino indirecta. Ellos querrán venir por otra cosa, por diversión, y nosotros les educamos en lo que necesitan de ese modo.

bednarskiJim Bednarski escribió un libro titulado “Escultismo para muchachos, la edición del Centenario”, donde habla de su experiencia en los BSA y de la llave del éxito de la Organización. Y lo analiza con la mirada de un hombre de Marketing.
Su conclusión es clara: los padres quieren que sus hijos vayan a los scouts por los valores que les enseñan y los niños por una sola cosa: la diversión en forma de aventura.

Los chicos norteamericanos son como todos los demás, aman la aventura. Les fascina. Y dentro del mundo de los scouts Bednarski encuentra las 3 que más les gustan: el acampar fuera de su casa, el manejo del fuego, y el uso de herramientas como el cuchillo o el hacha (bueno en los BSA también existe la posibilidad de que te enseñen el manejo de un arma, pero eso es otro cantar). Lo novedoso, el peligro, lo excitante.

Y todo eso se puede seguir haciendo. Siguiendo escrupulosamente las reglas, en los lugares adecuados y teniendo siempre en mente que el objetivo final será el vestir esas actividades de modo que les enseñemos cooperación, destreza, recursos…CARÁCTER. Y sobre todo les estimulemos a aprender más, porque salga de ellos, desde sus adentros.

manual portadaY es sencillo. Grupos pequeños. Trato individualizado. Comunicación con chicos y padres. Amor por lo que hacemos. Conocimiento del juego. Imaginación. Esfuerzo por aprender los trucos para enseñar mejor. Actividades con un objetivo claro pero con un aire eminentemente scout. Naturaleza, mucha naturaleza. Y por supuesto seguridad.

Yo así lo creo.

PD. A lo largo de estos años de lectura he ido recopilando mucha de esa información hasta llegar a elaborar un pequeño “manual de los exploradores”, un intento de manual de campo con información contrastada y comprobada en la mayoría de los casos. Os dejo aquí el enlace por si os puede ser de utilidad en vuestra labor. Podéis modificarlo a voluntad, quitando lo que no os guste y añadiendo lo que consideréis necesario.

Es todo vuestro:http://issuu.com/juanjoseperezmartinez/docs/manual_de_los_exploradores

 

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “Los manuales scout”


  • gato legendario SPAIN

    Me han preguntado si se puede bajar. Para ello dadle a leer y cuando salga la pantalla en miniatura vais al símbolo de ampliar pantalla. Al mismo tiempo que aparece la imagen más grande vereis que sale un símbolo nuevo abajo como una flecha que sale de un cajón. Pulsad ahí y se abre un menú donde da la opción de descargar.

Añade un Comentario