Escultismo de salón. 2- El arte de los bosques

41BcxukhndL._SL500_SY344_BO1,204,203,200_¿Arte de los Bosques?, ¿qué demonios es eso?

Seguro que algunos de vosotros esa expresión os sonará a chino. Ese “arte de los bosques” es como se ha traducido en ocasiones la palabra inglesa “woodcraft”, y me gustaría que os quedarais con ella porque es verdaderamente importante.

¿Importante? Si hasta ahora no he oído hablar de ello…no será para tanto…

Bueno, vamos por partes.

Os hablé el otro día de la necesidad de jugar bien el juego del escultismo, y para ello os invitaba a desarrollarlo al máximo en el medio para el que fue concebido: el campo y la montaña.
Por supuesto que no siempre será posible hacerlo y que además un buen programa debe completarse con todo tipo de actividades que podemos llevar a cabo en nuestros locales (o en nuestras ciudades), pero siempre evitando el hacer un “escultismo de salón”, porque en ese medio no colocamos a los chicos en la posición en la que dan lo mejor de sí.51ABJ7K997L._SX298_BO1,204,203,200_

Esto no es una ocurrencia mía. La Organización Mundial  establece que una de las características esenciales que definen el escultismo es:

“Las actividades en la naturaleza, como marco ideal de la acción educativa”.

De hecho, el escultismo se basó en este elemento esencial desde su mismo origen, junto con el marco simbólico de los exploradores, para motivar y educar a los jóvenes.

¿No me creéis? Hagamos algo de memoria histórica (aunque sé que a muchos no os gustan demasiado las batallitas):

“Se entiende por el término ‘Escultismo’, la labor y los atributos de los montañeses, exploradores, cazadores, marinos, aviadores, pioneros y colonizadores” (‘Guía para el Jefe de Tropa’)

Y desde luego no tenía nada que ver con la milicia. Tampoco en los primeros años. El marco simplemente se estableció así por ser atractivo y despertar la imaginación de los chicos:

“Nuestro objetivo es hacer jóvenes pioneros de los muchachos, no una imitación de soldados“ (‘Escultismo para muchachos’).

Pero sobre todo fijaros en estas otras frases:

“El escultismo es una escuela de ciudadanía a través del conocimiento práctico de la vida en los bosques” (Prefacio de ‘Escultismo para Muchachos’)

“La vida al aire libre es el verdadero objetivo del Escultismo, y la clave para su éxito” (‘Guía para el Jefe de Tropa’)

atardecer scout

Como veis el marco simbólico y el contexto en el que desarrollar el juego están bien definidos. Ese “conocimiento práctico de la vida en los bosques” es precisamente el “woodcraft” o “arte de los bosques”.

Esa es la manera de motivar, de crear el espíritu adecuado que hace que los chicos quieran participar, porque:

“El espíritu es todo. Una vez que se desarrolla todo se hace más fácil. Sin él, el éxito en la formación de los muchachos es prácticamente imposible” (‘La Gaceta de la Dirección’, 1913)

“La llave que libera el espíritu del Movimiento es el romance (la magia) del conocimiento práctico de la asi es como quiero vivirvida en los bosques y de la Ciencia de la Naturaleza” (‘Guía para el Jefe de Tropa’).

¿Y dónde quedan la Ley y la Promesa? ¿No son ellas la base?

Pues como diría el fundador, “la aplicación inteligente del conocimiento del bosque y de la naturaleza proporcionan la motivación y la herramienta, mientras que la Promesa y la Ley son la fuerza que guía”.

Pero también hemos de tener claro que eso es sólo el medio para la educación de los chavales:

“No dejes que lo técnico supero lo moral. La eficiencia en campamento, la habilidad para vivir en los bosques, el campamento, la excursión, las buenas acciones, la camaradería de los ‘Jamborees’… son todos medios, no fines.
El fin es el carácter, carácter con un propósito. Y ese propósito es que la próxima generación sea sana, a pesar de vivir en un mundo insano, y desarrolle la realización más alta de Servicio, el servicio activo de Amor y Deber, para con Dios y el prójimo” (‘The Scouter’, 1939)

La palabra clave es “carácter”. El fundador se dio cuenta de que muchos jóvenes de su época (y me atrevo a decir que de toda época) estaban bien preparados académicamente, y sin embargo no tenían ni la determinación ni los recursos para triunfar en la vida. Y también que personas con escaso currículum eran capaces de hacerlo cuando tenían responsabilidad, afán de colaboración, mirada positiva, espíritu jovial, confianza en sí mismos o capacidad de trabajo.one-legged-fire-crane

Como él diría:

“El conocimiento sin carácter es un simple trozo de pastel”. (Jamboree, 1921)

Y además esa formación no se impartía en las escuelas ni universidades:

“El carácter se forma más por el medio ambiente fuera de las paredes del colegio que por la instrucción que se otorga dentro de ellas. Ese medio ambiente puede ser para bien y, al mismo tiempo, podría transformarse fácilmente en una influencia negativa” (‘Manual de Guías’)

“El carácter no puede enseñarse en una clase. Debe ser, necesariamente, desarrollado en el individuo, y en gran medida mediante el esfuerzo por parte del alumno mismo” (‘Lecciones de la Universidad de la Vida’)

Pero para que los chicos adquiriesen esa capacidad había que trabajarla de modo subliminal, mediante un juego atractivo y emocionante para sus mentes en desarrollo:

“Creo firmemente en hacer de la formación algo interesante para los hombres, de modo que se vean estimulados a aprender por ellos mismos sin contar con sus propios deseos, y de esta forma, el trabajo se convierte en una forma de autoeducación, en lugar de tener que aprender duramente la instrucción que se les imponga.”

k2765414Mucho más allá de teorías pedagógicas y programas desmenuzados en todos sus pormenores. Era todo mucho más sencillo usando el sentido común, teniendo claros los objetivos y jugando el juego desde el atractivo punto de vista de los chicos.

“El escultismo no es una ciencia para ser estudiada solemnemente, tampoco es una colección de doctrinas y textos. Tampoco es, nuevamente, un código militar para inculcar disciplina en los muchachos e inhibir su individualidad e iniciativa. No, es un alegre juego al aire libre, donde hombres-niños y muchachos pueden correr aventuras juntos, como hermanos mayores y menores, adquiriendo salud y felicidad, habilidad manual y espíritu de servicio” (‘The Scouter’ , 1931)

Lo cual no quiere decir que no usemos toda nuestra capacidad para adquirir conocimiento que nos permita desarrollar el juego mejor. Ni tampoco que hagamos las cosas improvisando, porque por supuesto que para llegar a cualquier objetivo en la vida es imprescindible planificarlo correctamente. Simplemente no compliquemos las cosas en demasía, que el método es sencillo.

Y para terminar hoy os dejo un extracto de un libro de Stanley White titulado “Llevando una tropa”. En él se dirige a los scouters de los años 40 y procura dejar claros estos mismos conceptos básicos:

8353El escultismo es una escuela de ciudadanía a través del conocimiento práctico de la vida en los bosques.
Todo el patrón de la vida scout sólo puede lograrse desarrollando el tejido del woodcraft guiado por la promesa y la ley.

Sin la base del trabajo al aire libre el escultismo no es sino una pantomima. Existen montones de chiquillos disfrazados como scouts quienes nunca han realizado ninguna tarea fuera de su local, para quienes el acampar es un libro cerrado. Las actividades en la naturaleza son siempre necesarias, y si pretendemos ser una agrupación de exploradores de campo necesitamos entrar en contacto íntimo con todo ese mundo que vemos a nuestro alrededor.

Existe una tendencia a asociar el “”woodcraft” con aventuras de tipo salvaje e incivilizado, vestidos con ropas igualmente salvajes. Eso es ir demasiado lejos. Para otros se trata simplemente del estudio de la naturaleza, lo cual se asemeja en sus mentes a las clases de botánica. Eso es quedarse muy corto.

9780486493084-us-300Tened en vuestra mente la definición de woodcraft, que sencillamente consiste en vivir en armonía con el mundo natural. Esta relación exige ciertas demandas y requiere la voluntad y deseo de entenderlo. Del mismo modo que hacemos con nuestros amigos humanos, debemos observarlos, tratar de ver su punto de vista y en ocasiones dejarlos en paz.

Lo mismo puede aplicarse con un pájaro o un árbol. Se necesita conocerlos para aprender a respetarlos y llegar a considerarlos como amigos.

Casi todas nuestras actividades scouts demandan conocimiento del mundo natural y es mediante esas actividades como podemos alimentar el deseo de saber más. El acecho enseñará a los chicos más sobre los hábitos de las criaturas salvajes que un montón de conferencias. El rastreo abre un mundo nuevo ante él.
Ese es el camino. Proporcionad a los chavales mucho escultismo normal al aire libre y esa será su introducción al woodcraft, al arte de los bosques.

325_Completed_Bird_House_Pack_502_Mechanicsville,_Va

No podemos enseñar esa materia porque la madre naturaleza es la única que puede atrapar la curiosidad de los chicos, la única que puede enseñarles. Nuestra humilde misión es la de llevar al muchacho a la escuela adecuada.

No temáis no saber responder. Admitidlo con franqueza y buscad la respuesta para el próximo día. Los muchachos lo respetarán.

woodcraftMoveros en grupos pequeños cuando vayáis de excursión, de lo contrario no veréis nada. Desplazaos en silencio, llamando la atención de vuestros compañeros sobre el solitario cuervo que nos sobrevuela, la abeja que liba, la piel que una serpiente ha cambiado en el terreno, o los pequeños habitantes del arroyo o los setos. Los chicos se sienten atraídos por las criaturas vivientes”.

Así pues el “woodcraft” o “arte de los bosques” no significa vestirse como indios, sino que es la actividad clave del verdadero escultismo (‘The scouter’, 1920), y para ello es necesario acampar con frecuencia, navegar y excursionar. Es algo mucho más profundo, es la capacidad común de todos los pueblos aborígenes de leer en el libro de la naturaleza, y de establecer sus líneas educativas a través de medios primitivos pero naturales que nosotros hemos perdido en nuestro mundo artificial.

Como siempre repito: buscad el equilibrio en vuestras actividades. Usad el sentido común y jugad bien el juego.

Comparte con otros... Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “Escultismo de salón. 2- El arte de los bosques”


  • Genial. Los felicito. Aunque sea una obviedad, es necesario que esto se diga una y otra vez. Siempre listo

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Muchas gracias de nuevo, Agustín.
    Es cierto que a veces puedo parecer pesado o repetitivo, pero es que considero crucial jugar el juego bien…y con equilibrio. Un apretón de zurda.

Añade un Comentario