¿Por qué se van nuestros scouts? 11. Conclusiones

Programa2Bueno, pues por fin hemos llegado al último de los artículos de esta serie.

Y creo que, una vez analizadas las causas por las que nuestros chavales dejan el movimiento, ha llegado la hora de hacer un resumen de las conclusiones (sacadas principalmente del ya mencionado estudio de Liam Morland):

  • Enfoquémonos en la “cultura scout”. Los programas scouts tendrán éxito si se centran en aquello que los diferencia del resto de opciones.
  • Centrémonos en la calidad, no en la cantidad. Los scouters deberían centrar su atención en ayudar a las tropas a crecer, en lugar de mantener abiertas tropas pequeñas. Las tropas pequeñas deberían asociarse para formar otras mayores, con mayores recursos. En la mayoría de los casos pasar a los scouts de la tropa a la unidad siguiente tras tres años, en lugar de esperar cuatro.
  • Reconsiderar la formación. La orientación deberá ser el principal método de formación. Los cursos deberían centrarse en enseñar a usar el Método Scout. Los scouters necesitan aprender cómo crear una cultura scout por encima de técnicas específicas.
  • scouters bsaRealizar más actividades, incluyendo las de verano. Las tropas scout deberían realizar una acampada o actividad al aire libre todos los meses. Deberían realizarse al menos seis acampadas por ciclo, incluyendo un campamento de verano.
  • Dar a los scouts más autonomía. Los scouts deberían ser responsables de organizar y cocinar sus propias comidas durante las acampadas. Se debería dar oportunidad a los scouts de realizar actividades por sí mismos y sin scouters, utilizando a los Guías de modo que se saque todo el partido del Sistema de Patrullas. La Corte de Honor debería usarse de modo adecuado, en especial en lo referente a la planificación del programa.
  • Usa el uniforme. Haced del uniforme una parte completa de la experiencia scout, en lugar de algo que sólo se usa para ceremonias.
  • Utiliza las insignias scout. Haced de la obtención de insignias una parte importante del programa. Los scouts deberían obtener algunas insignias con la tropa y tener la oportunidad y el apoyo para ganar insignias propias también.

la clave

Un scouter de los BSA hacía la siguiente apreciación al respecto de ese “espíritu” tan necesario a la hora de que los chicos se sientan implicados y motivados:

DSC_3147Se trata de hacerles sentir que de verdad forman parte de una organización inmensa y muy antigua, con el fin de que desarrollen ese espíritu, ese orgullo que sólo se adquiere al enfrentarse con la historia.

Así, la apreciación del uniforme llega con el conocimiento de su origen. El respeto por el sistema de progresión se adquiere cuando entienden cuál es la finalidad. La reverencia por la organización llega cuando compartimos las historias de 100 años de escultismo. Todas estas lecciones, desde luego, llevan tiempo.

La clave está en aprender divirtiéndose, que debe ser nuestra meta, por encima del “orgullo”. Cuando una tropa es activa, se divierte y aprende…no hay problema en conseguir ese espíritu, ese orgullo”.

En definitiva, y aunque en muchos países la falta de retención ocasiona un estancamiento (cuando no un declive) en las cifras globales, hemos de ser conscientes de que todo ello tiene una causa principal: un programa deficiente que no se ajusta a las necesidades de los chicos. Y evidentemente ello no incide sólo en la retención, sino también en la captación de nuevos miembros.

¿Por qué es tan importante la retención?

Pues porque tratamos de ayudar a formar el carácter de los chicos, hacer de ellos hombres y mujeres de recursos, con confianza en sus posibilidades y espíritu de colaboración y servicio a los demás. Mejores ciudadanos que en el futuro participen activamente en la construcción de una sociedad mejor.

tirolina-larga-1Pero eso no ocurre de la noche al día, se necesita tiempo y por ello es necesario que los chicos disfruten de su estancia en nuestros grupos hasta adquirir los hábitos de modo encubierto. Y digo bien, porque es imprescindible hacerlo de de modo lúdico y entretenido, lejos de peroratas infumables o de actividades que les huelan a santidad o a escuela.

De los estudios comentados se deduce que no se trata de llevar al programa scout hacia actividades y planteamientos extraños con el fin de hacerlo “guay” o relevante en el mundo de hoy. Podemos tomar algunos elementos puntualmente como complemento, pero sin perder nuestro marco exclusivo que es lo que nos diferencia.

Simplemente actuar en algunas de los aspectos sugeridos pueden hacer que las cifras varíen de modo positivo. Y la prueba de ello es que existen grupos que,  a pesar de los cambios sociales o la competencia de las nuevas tendencias de entretenimiento, siguen creciendo.

ill-00Aún así hemos de tener clara una cosa: el hacer muy bien las cosas puede hacer que lleguemos a más chicos y a que permanezcan más tiempo en el escultismo, pero los propios cambios que experimentan hará nacer en ellos nuevas necesidades y un afán por ampliar sus campos y su mundo. Es ley de vida. Por ello siempre existirá en mayor o menor medida ese final anticipado.

En todo caso resulta evidente la necesidad de que nuestros grupos se tomen en serio la labor de llevar un control riguroso a nivel estadístico, reuniendo la información más completa posible, de modo que en un futuro estos estudios puedan ser más precisos y sus conclusiones mejores.

CHECKLIST-SCRIPT-585X443Mejores datos nos permitirán decisiones más adecuadas.

Hemos de tener en cuenta que incluso aspectos menos relevantes, como las características del local, pueden tener su influencia. Por ejemplo si éste cuenta con espacio suficiente, con zona de juegos en exterior o con una decoración llamativa.

Porque existen multitud de variables que merecería la pena analizar. Por ejemplo, se ha especulado con que la nueva rama de Castores podría suponer un perjuicio no previsto, en cuanto los chavales han pasado tanto tiempo en el escultismo que acaban un tanto hartos. Es decir, llegan chicos más jóvenes pero a la larga quizá se queden menos, y además abandonan en momentos críticos de su desarrollo, cuando más beneficiosa pudiera ser nuestra labor.

Y con estas conclusiones concluyo esta serie. Espero que haya contribuído a que reflexionemos sobre algunos aspectos que puedan hacer que el escultismo que ofrecemos sea aún mejor.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

4 Respuestas a “¿Por qué se van nuestros scouts? 11. Conclusiones”


  • plas, plas, plas. Me ha encantado. Gran trabajo, Gato.

  • Victor Ocampo MEXICO

    Esta genial el trabajo, solamente un comentario sobre la rama de los castores, en ella se maneja el compartir algo que si no se tiene desde esa edad (de 4 a 7 años) cuando llegan a la manada es una dificultad enorme en fomentarla ya más grande por lo se debe adecuar programa de la sección a la edad que tienen lo muchachos (hablando de niños y jóvenes) por ejemplo subirlos a una escalada, el rapel o excursionismo de medio o alto nivel a la larga eso es una de las causas que contribuyen a la deserción de los muchachos en las siguientes secciones consecutivas con que cuenta el grupo scout por eso se dice “que todo tiene su tiempo”, y aparte de que los scouters estén capacitados y que se siga una progresión en cada actividad que se realiza en su sección y que la continuidad en las siguiente se ha progresiva y desafiante para los muchachos y no quieran inventar el hilo negro del escultismo. gracias por trasmitir conocimiento, me comprometo a saberlo utilizar.

  • si me gustaría comentar dentro de sus análisis se ha mencionado casi todo en base a lo que se vive en el movimiento pero el mayor secreto es el adulto que invitamos pensando que cumplirán con la mayor preparación y experiencia que se le diera cosa que no hacemos y si solo pudiéramos conjuntar las ideas y re trabajar al adulto por periodos cortos como una maestría practica (mentoring) donde realmente veamos si sirve o no el scouter y anexando la edad inferior a 7 años deberían de revalorarla para el interior de la asociación gracias

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Gracias por tu comentario Víctor.
    Como expongo en los primeros artículos de esta serie el estudio se refiere principalmente a los chicos de Tropa scout, aunque se hace referencia en muchos casos a Manada.
    Estoy completamente de acuerdo en la importancia de trabajar cada cosa a su tiempo y en educar a los scouters para ello.
    En cuanto a la rama castores…la cuestión es más compleja de lo que parece.
    Porque por un lado es cierto que se pueden trabajar muchos aspectos en estos niños, pero por otra parte muchos alegan que dichos aspectos se trabajan ya habitualmente en la escuela y en sus hogares por lo que nuestra labor no sería tan determinante. Sin embargo la independencia, la responsabilidad, el carácter…son claramente un déficit académico ordinario por lo que el programa scout sería mucho más importante y algunas personas argumentan que infantilizando en exceso el movimiento se podrían producir efectos adversos: la imagen excesivamente infantil que quizá alejara a los más mayores,y el hastío del programa scout en los chicos que han empezado de muy jóvenes.
    Son cuestiones que hay que discutir y analizar en profundidad.
    Un apreton de zurda

Añade un Comentario