¿Por qué se van nuestros scouts? 5. “No están a la moda o no dan lo que prometen”

1508 ©thestreetfashion5xpro by Stefano Coletti #Clara RaczPues sí.

Otro de los argumentos más utilizados, no sólo a la hora de permanecer sino también de ingresar, es que los scouts no están bien vistos por su grupo social, no están “a la moda”. Esto es especialmente válido en la adolescencia.

Y es que la sociedad actual se mueve al ritmo de la moda y el mercado, es un hecho.

¿Los scouts también?

Pues sí. Cualquier actividad, como cualquier producto, se rige por los mismos principios (tal y como se estudia en Marketing).

Para que tenga aceptación debemos contar con un programa claro, de una calidad contrastada y además debemos ofrecer algo que los demás no tengan (EXCLUSIVIDAD). Esto último me parece de una gran relevancia.

ninos_monitor_aire_libre¿Por qué?

Pues porque en nuestra sociedad existen montones de alternativas de tiempo libre, muchas de ellas basadas en el contacto y actividades en el medio natural (el tema de la competencia lo trataré en otro artículo), y si queremos competir con ellas hemos de ofrecer un factor diferenciador, algo que los demás no tengan y que nos haga ser exclusivos. Ese factor se halla en nuestro marco único, en lo que Liam Morland conviene en llamar “la cultura scout” y de la que también hablaré en otra ocasión.

Luego vienen otros factores a tener en cuenta: que sea accesible (que los chicos tengan facilidad para inscribirse) en cuanto al lugar (que pueda llegar con facilidad al local)…y también en cuanto a su costo.

¿Al costo?

Sí. El precio también tiene relevancia en estos asuntos, aunque en general no estemos hablando de una actividad con gastos elevados, ni en cuotas ni en material.

Es cierto que a veces se argumenta que entre cuotas, seguros, viajes, uniformes y demás…aquellos chicos de zonas menos pudientes pueden tener un problema. Bien, cuando hablamos de los costos siempre me gusta hacer una comparativa histórica, porque me parece que si los chicos de principios del siglo XX, en una sociedad infinitamente menos pudiente que la actual, eran capaces de ingeniárselas para hacer frente a sus gastos…me parece que los de hoy día deberían ser capaces, en general, de encontrar los recursos necesarios.

Un uniforme no tiene por qué ser algo caro, ni por qué comprarse, y muchas veces se puede componer adaptando ropa tal y como hacían aquellos chicos del siglo pasado (cortando pantalones, adaptando y tintando camisas…es cuestión de ingenio y flexibilidad). Se trata de buscar una indumentaria que se adapte al marco simbólico y sea cómoda y accesible.

Por otra parte me hace gracia que cuando los chicos desean algo de verdad, p.ej. un smartphone, se las apañan como sea para conseguirlo. Para uniformes de equipos de fútbol o teléfonos no parece haber problema. Es algo que nos debería hacer reflexionar.

Y llegamos al punto más delicado: la promoción: ¿Qué sabe el público de nuestro producto, de nuestra asociación?, ¿Cómo llegan a esa opinión?

4127915766_304d429eed_oEse ha sido siempre un caballo de batalla del Movimiento, y de hecho el éxito de los Scouts en sus primeros años se debió a la gran capacidad que tenía su fundador de implicar a personajes importantes de su época (o como han hecho los scouts británicos con la imagen de Bear Grylls, “el último superviviente) y hacerles ver la importancia de nuestra tarea.

Sólo con el apoyo de esas personas se dio un gran impulso a la imagen del movimiento en todos los niveles sociales: “si los personajes más importantes los apoyan es que debe ser bueno”, debieron pensar los padres de los chavales de la época. La imagen de un personaje o una personalidad pública con prestigio social puede ayudar mucho a la hora de difundir nuestro mensaje. Quizá no estamos eligiendo bien nuestros líderes o enfocando bien nuestros esfuerzos en este sentido.

Desde luego el que los padres nos conozcan o nos consideren puede ayudar en cierta medida, especialmente en las Unidades de los más pequeños, pero en lo referente a los mayores… quizá suponga todo lo contrario.
Porque desde luego el único argumento que a los chicos no les importa en absoluto es el “te vendrá bien. A ciertas edades no aceptas de buen grado casi nada de lo que tus padres te aconsejan.

Es más bien la aceptación social de su grupo, de los otros chicos, lo que cuenta.
Algunos reflejan la idea de que los scouts cuentan con una imagen desfasada. El estilo de vida moderno y los modelos que los jóvenes obtienen de los medios de comunicación y de su entorno no tienen nada que ver con el modo de vida scout. Definitivamente los scouts no están de moda.

FS-London-Paris-620x437

Y …¿podemos hacer algo al respecto?

Pues yo diría que SÍ, pero desde luego teniendo en cuenta que las circunstancias de nuestro mundo son las que son, y que es imposible que todos se interesen por algo en concreto (ni el fútbol es capaz de eso), por muy bueno o muy “guay” que parezca.

Como decía Michael Foster (y que ya reflejé en otro de mis artículos):

“No importa cuántos informes surjan o cuan fundamentales o cosméticos sean los cambios…el apogeo del Movimiento Scout en cuanto a su concepción original (un movimiento juvenil para niños de 11 a 18 años) ha terminado. Al menos en cuanto al atractivo general que una vez tuvo.

Sin duda los intentos de modificación para adaptarlo a la sociedad siempre serán artificiales y siempre fracasarán pues en una sociedad tan plural es imposible adaptarse a todos y se corre el riesgo de acabar no significando nada para nadie”.

AreYouTougherThanABoyScout-Main_1No obstante podemos ACTUALIZAR nuestra imagen, empezando por la uniformidad, utilizando diseños más atractivos pero sin dejar de lado nuestro marco simbólico (entre otras cosas por el mencionado “factor diferenciador”, aunque sobre este tema volveré en otro de esta misma serie artículos) y potenciándolo con el ejemplo.

Y debemos tener en cuenta siempre que el mejor elemento de promoción es siempre la opinión de los demás miembros de nuestro grupo social, “el boca a boca” (para que nos entendamos). Si un chico habla maravillas y se implica en nuestro juego…lo contará a los otros y siempre habrá alguno de ellos que querrá probar y al que también le guste.

Pero eso sí, es imprescindible que sepamos jugar bien el juego, que nuestros scouters dominen sus fundamentos y sepan motivar y plantear actividades llamativas para los chicos, cosa que no debería resultar demasiado difícil pues el espíritu aventurero y la curiosidad por el mundo natural está en el ADN de todos los muchachos.

Lo que desde luego no podemos hacer es partir de nuestro objetivo final.

No podemos plantear a los jóvenes que “nosotros cambiamos el mundo, y somos los más solidarios, los más tolerantes o los más cívicos del mundo mundial” porque eso, a la gran mayoría, les importa un pimiento (como me hubiese ocurrido a mí mismo en su día). Ese es NUESTRO OBJETIVO implícito, pero debemos lograrlo de modo gradual y solapado. Creando hábitos en sus grupos, mediante el espíritu scout (¡cuánto echo de menos este término en el escultismo actual!). Nosotros debemos ofrecerles aventura, exploración, novedad, amistad, camaradería, sentirse especiales, …preferentemente en un medio que les resulta atractivo y no habitual: el entorno natural.

Y lo peor que puede sucedernos es que los chicos lleguen a nosotros y acaben marchándose por la diferencia entre la “Aventura diaria” que prometemos y lo que en realidad se encuentran que les ofrecemos, como podéis ver en la ilustración sacada de un manual de mediados del siglo pasado.

Sin títuloPOR QUE

Muchas veces porque nuestros voluntarios carecen del tiempo, la formación, o capacidad necesarios. Lo cierto es que esos chicos se acaban encontrando con un programa que les demanda mucho para lo que ofrece a cambio, y aburrido.

Pero no os canso más por hoy. La próxima semana seguiremos analizando otros factores.

Os espero.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “¿Por qué se van nuestros scouts? 5. “No están a la moda o no dan lo que prometen””


  • Agustín (Argentina) ARGENTINA

    Muy de acuerdo con tu comentario. Este último dibujo, donde se plantea lo que el muchacho espera y lo que se encuentra en muchas ocasiones, lo tenemos colgado en nuestro local de Consejo de Grupo. Sintetiza y refleja de forma increíble uno de los grandes males de nuestro escultismo actual. La diferencia entre lo que propone el método scout y la mediocridad que ofrecemos actualmente a nuestros muchachos en nuestros Grupos. Menos teoría y ONG y más vida al aire libre y servicio! Saludos a todos y muchas gracias.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Efectivamente Agustín. Parece que en el escultismo algunos se empeñan en construir la casa por el tejado (y eso ha ocurrido siempre, no es de hoy, tal y como se ve en el dibujo que mencionas) y acabamos mostrando una cara muy poco atractiva para el joven promedio. Es preciso usar el método de forma adecuada y utilizar la observación y el sentido común. Tan sencillo o tan difícil como eso.

Añade un Comentario