¿Por qué se van nuestros scouts? 4. La falta de buenos scouters

scoutmasterEl otro día estuvimos hablando de una de las principales causas por la que los chavales no siguen en el escultismo: un programa deficiente.

Hoy hablaremos de los responsables de organizar y desarrollar ese programa: los scouters. Y es que la carencia de un buen liderazgo va en muchas ocasiones unida al problema anterior.

Hemos comentado en muchas ocasiones que la formación de los responsables es fundamental para conseguir nuestros objetivos. Es el grupo de scouters de cada Unidad el que en definitiva logrará que los chicos se interesen y se formen, independientemente de grupos o asociaciones a las que se pertenezca.

Porque hay algo que debemos tener claro: los scouts se quedan porque encuentran algo más que diversión.

SE QUEDAN PORQUE EL PROGRAMA EN PLENO, incluyendo a los responsables, SATISFACE SUS NECESIDADES.

cartoon-1961-poisonousMe gustaría hacer hincapié en lo que acabo de decir:

Los viajes, las aventuras y la progresión no mantienen por sí solos a los chicos en el escultismo si no se satisfacen sus necesidades de desarrollo, responsabilidad y auto-reconocimiento.

En ese punto la capacidad del scouter para conectar con cada chico, de escucharlo, de preocuparse por él, de animarlo y motivarlo, de darle una palabra de apoyo cuando sea necesario… es imprescindible. Si los muchachos sienten esa preocupación tenemos mucho ganado. Por el contrario, si no aprecias a tu scouter te marchas.

Ya hemos visto que el programa debe ser variado, práctico (nada de clases rutinarias tipo escuela) y los responsables deben estar atentos a la respuesta de los jóvenes en cada momento. Esa flexibilidad es fundamental, porque cada chico es único.

INVITACIONTodos somos conscientes de que, además, los buenos líderes han de ser personas alegres, comprometidas, y contar con la capacidad de liderazgo necesario como para tratar con los chicos. Liderazgo y autoridad que debe saber ganarse con su ejemplo y buen hacer (“a modo de hermano mayor” que diría BP), no levantando la voz o usando repetidamente un silbato. Un responsable que anda gritando a cada momento da una impresión muy negativa y denota una incapacidad a la hora de mantener la disciplina. La máxima del ejemplo y del “alaba en público, critica en privado” debería estar grabada a fuego en la mente de los responsables.

Ese aspecto de la disciplina es muy interesante pues los datos revelan que los grupos donde la disciplina es pobre reflejan un menor éxito. Y es que, aunque los chicos necesitan un poco de autonomía (de la que no gozan en el colegio), precisan también de un cierto orden y unas normas. Es por tanto vital establecer un buen equilibrio para no llegar a lo contrario, que tampoco es adecuado.

Me gustaría reflejar aquí también la importancia de que los scouters se lo pasen bien. Deben disfrutar con lo que hacen pues es la única manera de transmitir su estado de ánimo y fundamentalmente su espíritu scout. Ser scouter NO puede ser como un trabajo.

A este respecto existen dos reflexiones de BP que personalmente considero geniales:

b_p_a_los_78_anos“El escultismo no es una ciencia para ser estudiada solemnemente, tampoco una colección de doctrinas y textos. Es un alegre juego al aire libre, donde hombres-niños y muchachos pueden correr aventuras juntos, como hermanos mayores y menores, adquiriendo salud y felicidad, habilidad manual y espíritu de servicio”. (“The Scouter”, 1931)

“Lo divertido de las nuevas actividades scouts es que son justamente como el nuevo juguete que papá lleva a casa para los chicos: papá es el primero en ponerse a jugar con el juguete. Bueno, eso es precisamente lo que debiera suceder en el escultismo”. (“Gaceta de la Dirección”, 1922).

Los scouters deben sentir el apoyo y el ánimo de los demás, en especial del resto del equipo de responsables y de su jefe de Grupo. La sensación de que a uno lo están juzgando y criticando continuamente supone una carga muy pesada, especialmente cuando uno lo hace de modo altruista.

Y desde luego su capacidad de comunicación, con padres y chicos (y por supuesto con el resto del equipo de educadores) es un requisito fundamental.

dfcde186fe006039a05f16d945b41d5bLa imprescindible formación les ayudará a conseguir los conocimientos, la actitud y las habilidades necesarias para ser eficaces, a saber adaptarse a los cambios que experimentan los chicos. Les permitirá tener un mayor conocimiento de cómo jugar el Gran Juego y ello debe conducir indefectiblemente a que los chicos disfruten más del mismo, y por tanto a incrementar también las tasas de retención.

Sin embargo me gustaría señalar algo, y es que los datos aportados al respecto en el estudio mencionado de Liam Morland nos cuentan algo sorprendente: las cifras de retención no parecen tener conexión con si el scouter ha realizado o no su curso de Insignia de Madera (o Wood Badge), o por lo menos no de manera significativa.

¿Quiere decir eso que la formación IM no sirve?

En absoluto.

Proporciona a los cursantes una serie de conocimientos que les van a ser de utilidad, pero una cosa es tener dichos conocimientos y otra cosa es saber aplicarlos. Aquí influyen muchos factores, desde el entusiasmo del scouter hasta sus habilidades sociales, su capacidad de conectar con los chicos, de saber meterse en su piel y vivir la aventura como ellos para poder motivarlos del modo correcto.

Y desde luego que no todos los cursos son iguales, como no lo son las personas que los imparten y que pueden dar más o menos importancia a aspectos que luego nos resultarán más o menos útiles.

r1931_jpgComo ocurre con muchos aspectos de la vida…la formación, lo que adquieres del exterior, no lo es todo. Existe un talento que puede hacer que personas con poca formación sean capaces de conectar y motivar a los chicos de modo extraordinario.

En todo caso, si a un talento le sumas una buena preparación…el resultado será necesariamente mejor.

Y estamos hablando de formación, pero… ¿y la experiencia del scouter?

Pues aunque la diferencia entre aquellos scouters experimentados y los nuevos es evidente en los primeros años (cuando el nivel de estos últimos es muy bajo), a partir de los tres años entran en juego otros factores y no parece haber distinciones significativas desde el punto de vista retentivo.

¿Por qué?

Pues porque aunque los scouters más experimentados pueden tener más facilidad, más recursos adquiridos, y una mayor capacidad para afinar los programas, también es cierto que tienden a coger rutinas que pueden acabar siendo perniciosas. Bien porque no se adaptan a las exigencias de los chicos nuevos (a veces ni siquiera se percatan de dicho problema), o porque les cuesta salirse de sus recursos. De cualquier modo todo eso puede conducir al abandono por parte de los chavales.

Y creo que por hoy no os canso más.
Os espero el próximo día con otros factores…si estáis dispuestos a seguir aguantándome, je,je.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

5 Respuestas a “¿Por qué se van nuestros scouts? 4. La falta de buenos scouters”


  • En mis tiempos de scouter en España el tema de la formación siempre originaba discusión. Tuvimos una época que los cursos de formación eran malos a reventar (aún recuerdo al tipo que inició un curso diciendo “yo no tengo ni p… idea de estos temas, me han colgado el muerto y además anoche salí de marcha y estoy resacoso”…) pero esto sirvió de excusa para que durante años la gente se negara a adquirir una formación.
    Si a esto le sumamos el coste que tiene y una cierta sensación de “no me va a ser útil” pues el cóctel es explosivo.

  • Mi entero reconocimiento a quien ha escrito estos artículos, todo esto lo he visto y vivido a lo largo de mi ya extensa vida scout. Me precio de haber tenido secciones grandes, y puedo respaldar el hecho de que el adiestramiento es una gran herramienta, más no la solución, se necesita ser muchacho, entregarse a esta labor, ser coherente y honesto con los muchachos, aventurarse disfrutando de la actividad. Los eruditos aburridos con parafernalias teóricas y rebuscadas no tienen cabida en el gran juego, que no es una ciencia, sino eso, un juego.
    En la sencillez está su belleza y ahí mismo su dificultad.
    Un saludo de mano izquierda a todos.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Muchas gracias por tu comentario Lobo.
    En realidad los artículos no son tan novedosos. La mayoría de conclusiones están sacadas de los estudios de Liam Morland y el resto de reflexiones son tan antiguas como el escultismo. Me he limitado a ir analizando información y darle un poco de forma. La idea es precisamente esa: tratar de aclarar la sencillez del escultismo, un juego que en ocasiones acaba sepultado bajo multitud de normas y teorías psico-pedagógicas que no dejan a muchos responsables ver el camino.
    Un fuerte apretón de zurda.

  • Gerardo Alvarez

    He leido tu artículo y me ha parecido interesante. Se ve que tienes experiencia en el Escultismo. Te agradezco las referencias que haz hecho sobre BP, son oportunas y educativas.
    Saludos desde Guatemala.
    Scouter Gerardo Alvarez
    Asociación de Scouts Legendarios de Gilwell (scouts independientes)

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Gracias a ti por seguirnos, hermano Gerardo.
    Un apretón de zurda desde España

Añade un Comentario