¿Por qué se van nuestros scouts? – Introducción

bpbrothHace algún tiempo nuestro amigo Darzee examinaba algunos datos referentes a la cantidad de personas que habían pertenecido al movimiento scout y que las cifras estiman en ¡¡¡más de 500 millones!!!

¡Cómo nos gusta vanagloriarnos de este tipo de cosas!

Nos jactamos de que en la actualidad la cantidad de miembros en la Organización Mundial es muy grande… pero si observamos con detalle nos damos cuenta de que sólo Indonesia, India, Filipinas, Tailandia, Bangladesh y EEUU manejan un número elevado de miembros (unos 32 millones entre los 6).
94965-004-A0D9C33F El resto de los países (salvo algunas excepciones como el Reino Unido, Pakistán, Tanzania o Kenia, con otros 2 millones entre los cuatro) cuenta más bien con una representación bastante limitada.

Hombre, limitada, limitada…

Pues sí.

Si tenemos en cuenta que la población global se ha triplicado desde 1950, que ahora contamos con ramas de niños más pequeños (castores), que las chicas han pasado a formar parte del programa scout (antes debían formar parte del movimiento Guía y castorespor tanto no contaban en las cifras), y que ahora los adultos computan en las cifras globales (cosa que tampoco ocurría antiguamente), no me parece que las cifras sean “para tirar cohetes”.

Pero una cosa es la cantidad que en un momento determinado optan por acercarse a los scouts y otra muy distinta los que permanecen el tiempo necesario para adquirir el espíritu y los valores scouts, progresando en el camino. Y no nos engañemos, ahí las cifras NO son las que desearíamos.

Muchos de los chicos, en especial los más jóvenes, llegan a un grupo no tanto por convencimiento propio como por inducción de los padres y ese suele ser un mal comienzo (ya sabéis “esto es bueno para ti”, “lo pasarás bien”, “harás amigos y además verás cosas en la naturaleza”).

_MG_8399_AOtros llegan verdaderamente animados por amigos que pertenecen a algún grupo pero no encuentran lo que buscaban (emoción y aventura). Sea como fuere, lo cierto es que tras unos meses de pertenencia (lo suficiente como para justificar su buena disposición ante los padres o para darse cuenta de que se aburren) algunos de los chicos acaban por marcharse.

Por supuesto no completan progresión alguna y la experiencia que puedan sacar es muy limitada en todos los sentidos.

Y el ciclo se completa con muchos otros chicos que se inscriben mientras otros salen, dando la sensación de que se maneja un volumen alto de jóvenes cuando la verdad es que…de dicha cantidad muchos no progresan.

Morland

En esta serie de artículos voy a tratar de analizar algunos de los motivos por los que estos chicos no cuajan en el escultismo, basándome en datos de algunos de los estudios que se han publicado en estos últimos años, como el de Liam Morland (Scouts de Canadá) acerca de la retención en la tropa scout y expuestos en el Congreso Internacional de 2007, la “Encuesta sobre retención de los jóvenes en el escultismo” realizada por la OMMS- Región Europea (2011) o las conclusiones del Great Trail Council de los Boy Scouts de América en 2006 (quizá la Asociación que más atención pone en todo el trabajo estadístico) o las recomendaciones de los Scouts británicos (que siempre son una referencia) al respecto.

documentEn todo caso es conveniente tener en cuenta que para poder realizar un estudio serio referente a este aspecto hay que contar con datos claros, lo que supone llevar un control estadístico riguroso, con cuestionarios a cada una de las personas que pasan por nuestro Movimiento. Y eso, por supuesto, es algo que no se hace en la mayoría de grupos, de modo que las conclusiones de los estudios y encuestas realizados son limitadas, aunque sí que nos sirven para darnos claves, hacernos una idea del global y dar unas respuestas bastante aproximadas si queremos mejorar en este aspecto.

También quisiera dejar constancia de que éste problema no es nuevo. Ha existido a lo largo de la historia desde los primeros comienzos (como ejemplo os invito a leer la serie de artículos publicados sobre “Los cambios en el escultismo”). El escultismo ha avanzado aprendiendo de la experiencia y corrigiendo aquellos aspectos que fuesen mejorables.

Os emplazo por tanto a echar una ojeada si queréis comprobar la percepción que tienen muchos scouters sobre el problema y sobre las posibles soluciones.
Hasta la semana que viene.

Comparte con otros... Share on Facebook22Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

8 Respuestas a “¿Por qué se van nuestros scouts? – Introducción”


  • Lo primero darte las gracias Juan por otra serie de artículos que públicas en la Roca

    Creó que al menos en España cada día tenemos menos claro como aplicar el método

    Nos hemos cargado (generalizando mucho) las actividades en la naturaleza y de esta forma entrando en competencia con múltiples entidades de ocio urbano que por razones obvias (presupuesto, medios, publicidad…) nos ganan por la mano

    ¿Porque el Reino Unido tiene mejores cifras que el resto de Europa?

    Vale que algo tendrá que ver ser la nación que vio nacer el escultismo pero la imagen de Bear Gryls ( de acuerdo que algunos no le tragan) junto con propuestas como el Pioner Activity Badge ( patrocinada por Discovery Chanel) y otras similares da un carácter aventurero a los scouts que atrae

    Sin embargo aquí pensamos que cuanto más estemos en el local debatiendo mejor cambiaremos el mundo, y claro… El escultismo de salón resulta que es muy aburrido…

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    No hay de qué Ea1ihz.
    Como hemos comentado en más de una ocasión yo también tengo la impresión de que algunos han perdido algo por el camino: la manera de jugar al juego.
    A los chicos no se les puede vender que “vamos a cambiar el mundo”, ni “somos los más tolerantes y los más integradores”, ni “los mejores ciudadanos”. No. Eso para ellos huele a “rollo” y a “buenismo” (que NO son precisamente lo que sus mentes anhelan). Ya lo decía BP “si lo hubiésemos llamado ‘sociedad para la propagación de los atributos morales’ no hubiésemos atraído a ningún chico”.
    Esos valores vienen de MANERA SOLAPADA con el desarrollo del juego, el cual tiene un sistema y un marco simbólico diseñados para atraer a algunos de ellos (he dicho bien: algunos, porque es imposible que a todos les guste lo mismo. Habrá chavales a los que no les vayan los scouts como también los hay que odian el fútbol, así que no nos empeñemos inútilmente en tratar de cambiar nosotros para adaptarnos a todos porque es una tarea inútil que puede acabar diluyendo el concepto original para nada). Lo que nosotros podemos ofrecerles es un mundo EXCLUSIVO, de aventura, de actividades en la naturaleza distintas, que les suponen un reto y que están basadas en la vida de los exploradores, pioneros y hombres del bosque. Personas de recursos que pueden apañárselas con lo que obtienen del medio, los “Mc Guiver de la naturaleza” que decía alguien por ahí.
    Si sabemos ofrecer eso seguro que tendremos mucho ganado, aparte de conseguir formar su carácter como ningún otro método ha logrado hasta la fecha.
    Los métodos de salón huelen a escuela convencional y desde luego,en mi opinión, nunca van a conseguir ese salto cualitativo.
    Un apretón de zurda.

  • Jhonn Dayron Patiño COLOMBIA

    Desde mi perspectiva en Colombia como país en desarrollo y yo que pertenezco a un grupo Scout en una población pequeña y con problemas económicos e sido testigo de primera mano como una tropa pasa de ser de 25 patrulleros a 5, y lo que e podido analizar de esto es que hay un factor económico en la deserción de los jóvenes y adicional que estamos en una especie de competencia con la nuevas tecnologías que le ofrecen al joven un marco de diversión relajado y sin mayor esfuerzo, tenemos que empezar a cuestionar si la forma en que le llegamos a los jóvenes es la correcta, uno puede tener un buen programa de vida en el campo pero también tenemos que aceptar y a mi parecer incluir de manera mas vivas lo que le gusta a los jóvenes para que tengan una manera de compartir la vida scout mas amplia mente.

  • Cuando llevaba cuatro años como scouter de manada decidí empezar un archivo histórico de mi sección. Descubrí con sorpresa que en esos cuatro años habían pasado casi trescientos lobatos por mi manada. Menos de la mitad seguían en el grupo…

  • Es importante que nuestra propuesta sea atractiva a los jóvenes. Pero no olvidemos que los chicos\as en la mayoría de los casos no conocen más que las propuestas que se les ofrecen a través de los medios de comunicación

    Es nuestra labor ampliarles el espectro de actividades lúdicas, no ofrecerles lo mismo

    Si ponemos a los chicos\as delante de un ordenador lo más normal es que para eso se queden en casa

    Si hacemos lo mismo que la ludoteca municipal lo normal es que se vayan a esta que estará subvencionada al 100% y con más presupuesto

    El diferenciarnos del resto de propuestas para el tiempo libre mediante la aplicación del metodo Scout puede no ser la panacea, pero al menos tendremos una propuesta coherente y educaremos a los chicos\as en el escultismo

  • Agustín (Argentina) ARGENTINA

    Gente de la Roca. Muy buenos todos sus artículos, en especial estos destinados al análisis de por que se van nuestros muchachos. Ademas de los temas planteados cada semana me gustaría agregar uno, que no se si piensan tratarlo más adelante, pero yo al menos siento que es un factor importante, y que lo he observado en la realidad de nuestro Grupo . (uno del interior de la provincia de Buenos Aires, en Argentina). Y el tema es este: La presencia de los padres de los chicos a nuestro cargo en la vida del Grupo.
    A lo largo de los años, he visto que en general los chicos que permanecen más tiempo en el escultismo son aquellos cuyos padres han participado activamente en la vida del Grupo, ya sea como miembros del Comité de padres o como dirigentes eventualmente.
    Pienso que el éxito de nuestro trabajo depende y mucho de que los padres entiendan que es lo que ocurre cada sábado en las reuniones de rama y de cuales son nuestros objetivos, cosa que a menudo no ocurre. Y esto por dos motivos: ellos no se acercan, nosotros no los incluimos.
    Como vamos a pretender influir en la vida de los jóvenes con dos o tres horas a la semana que están a nuestro cargo? Los padres nos tienen que ayudar en esta tarea. Ya que en definitiva, se trata de la educación de sus hijos.
    No quiero ser extenso. A lo mejor tienen pensado hablar de esto más adelante.
    Los saludo con un Siempre Listo y gracias por lo que hacen por difundir el Movimiento.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Hola Agustín, y gracias de nuevo por tus palabras.
    Efectivamente el tema de los padres es muy importante. Sobre todo en las unidades de chicos más pequeños, esto es, castores y lobatos. En ellas la implicación de los padres puede resultar fundamental, hasta el punto que los scouts norteamericanos potencian multitud de actividades en las que participen, llámese acampadas, juegos, reuniones…o construcción de coches para participar en sus famosas “pinewood” o las “soapbox races” de las que os hablé en estos artículos de La Roca dedicados a los coches: https://blog.larocadelconsejo.net/2013/09/los-scouts-y-el-mundo-de-los-coches-1-las-soapbox-races-y-las-especialidades/
    En todo caso es muy importante el contacto de los scouters con los padres. Decía BP que era conveniente que cada responsable fuese a visitar a los padres en su domicilio con el fin de conocer más a los chicos y el ambiente en el que se desarrollan, y ya de paso conversar francamente con ellos sobre nuestros objetivos (aunque él no era partidario de que el scouter fuese allí para “ponerse medallas” alardeando de lo estupendos que somos, je,je).
    Ahora bien, mi opinión en relación a los padres en la edad de Tropa scout es que deben tener su lugar pero mucho más discreto.
    ¿Por qué?
    Pues por la propia definición de escultismo: una escuela de ciudadanía a través de la formación del carácter y usando para ello las habilidades de los hombres del bosque.
    Es decir, que pretendemos formar el carácter de los muchachos, para que sean resolutivos, emprendedores, con recursos, responsables, tengan confianza en sí mismos, sepan trabajar en equipo…
    Y para eso no me parece bueno que tengan siempre detrás a sus “papis”. Por esa misma razón, que aprendan a desconectar y a confiar en sí, no me gustan los teléfonos móviles más allá de lo razonable (el de los responsables) durante las salidas, excursiones y campamentos. No me parece lógico querer educar personas independientes y de carácter…y a la vez tratarlos como niños pequeños desamparados sin la vista y protección paternas.
    Todo ello no quiere decir que no se organicen actividades puntuales donde se les haga partícipes: día de padres, alguna reunión y por supuesto todas las ceremonias de progresión o transición de unidades.
    En los estudios que he recopilado y que os estoy presentando no aparece este tema, aunque ya os comenté que se refiere principalmente a Tropa, por lo que entiendo que estadísticamente no resultó relevante (aunque sí es verdad que en foros norteamericanos se plantea el asunto con cierta asiduidad).
    En todo caso es algo sobre que sería interesante abrir un debate.
    Un apretón de zurda.

Añade un Comentario