El malvado Baden-Powell 4. ¿Amigo de los nazis?

ImageServer4) BP mantuvo contactos con las autoridades nazis, era un admirador de Hitler y Mussolini.

Otra de las afirmaciones dañinas es la de que BP simpatizó con los autoridades nazis y que admiraba a Hitler y a Mussolini. Que creía que el libro de Hitler “Mi lucha” era una gran obra y que usó la Svástica.

Una vez más se habla por hablar, tratando con maldad de buscar un resquicio que ponga en tela de juicio al fundador y por añadidura al movimiento, para tacharlo de tal o cual cosa. Y además se hace con malicia y tergiversando los hechos.

Empezaremos con el uso de la Svástica, que BP usó durante los primeros años del escultismo (muchísimo antes de que fuera la imagen del nacionalsocialismo alemán) y cuyo origen se encuentra en tiempos muy remotos. El propio fundador escribe:

De cualquier modo, cualquiera que haya sido el origen, la Svástica ahora representa la Insignia de Compañerismo entre scouts por todo el mundo, y cuando alguien ha hecho una gentileza a un scout es su privilegio el galardonarlo, o galardonarla, con esta insignia de gratitud, que lo hace una especie de miembro de la Hermandad, y le da el derecho de ayudar a cualquier otro scout en cualquier lugar y tiempo.

Quiero recordar especialmente a los scouts que mantengan la vista atenta y nunca fallen al identificar a cualquiera que vista esta insignia. Es su deber ir a esa persona, hacer el Saludo Scout, y preguntarle si pueden ser de alguna ayuda para el portador.” (BP- “Lo que pueden hacer los scouts”,1921)

SVASTICAYa en 1912 había usado dicho símbolo con la flor de lis sobre ella como galardón, y solía enviar felicitaciones usándola. Cuando los nazis la adoptaron no quiso dejar de hacerlo puesto que su símbolo era muy anterior pero finalmente y ante la avalancha de peticiones y los problemas que debieron soportar aquellos que portaban la insignia hubo de dar su brazo a torcer y se dejó de usar en 1935 (bastante antes de la guerra).

A aquellos interesados en ampliar información sobre este asunto les recomiendo encarecidamente que lean el fantástico trabajo de Esteve Puigpinos que reprodujo “La Roca”.

En cuanto a sus relaciones con los líderes fascistas han sido bien estudiadas por Tim Jeal, quien rebate claramente a Rosenthal (al amigo Rosenthal se ve que no lo aceptaron en algún grupo cuando era niño porque se obsesiona en buscar todo aquello negativo en BP).

En su biografía del fundador, Jeal lo expone con bastante claridad por lo que a continuación haré un resumen de la misma.

Los contactos que mantuvo con las autoridades nazis iban encaminados a fomentar la hermandad mundial entre los británicos y los muchachos alemanes e italianos.

En el Jamboree de Inglaterra en 1929 tanto los alemanes como los italianos habían acampado juntos en hermandad, pero para el de Hungría en 1933, y Holanda en 1937, dejaron de acudir tanto unos como los otros (aunque en ninguno de los dos países había una asociación reconocida por la Oficina Internacional).

The Italian Balilla and Vanguards- fascist Italy boys corps1927-28En ambos países el movimiento scout estaba siendo absorbido por los nuevos movimientos patrióticos de las “juventudes hitlerianas” en Alemania y los “balilla” en Italia (éste aún antes, a partir de 1927).

BP se entrevistó con el Duce en 1933, cuando visitaba Italia para hablar con el Papa Pio XI sobre los Scouts Católicos de Canadá. Lo encontró bastante humano y se vio impresionado por la tremenda movilización juvenil que según Mussolini era bajo los ideales y las bases de los scouts. Ese gran despliegue y la cantidad de recursos que manejaban dejó perplejo a Baden-Powell quien veía las enormes posibilidades de formación que tenía aquello y así lo escribió.

Pero también tenía algunas pegas: los veía como cadetes puros y duros, no usaban el arte del conocimiento del bosque y sobretodo no eran voluntarios.

Esto coincidió con la llegada de Hitler al poder en Alemania.
En un principio la reacción del fundador fue la de considerar a ambos dictadores beneficiosos. Habían conseguido hacer que sus países se recuperasen de una situación de hiper-inflación y de pre-guerra civil.
Sin embargo dos años más tarde criticó sus miras con respecto a los movimientos juveniles por tratar de “atenazar el espíritu y suprimir la individualidad” ya que los scouts creen más bien en “fomentar el deseo desde el interior en lugar de imponerlo desde fuera” frente a los nuevos movimientos totalitarios que “reprimen las ideas individuales, lo que conduce a un sentido de unidad superficial, pues los individuos no lo creen en su interior”.

8E2D4376BNo obstante hizo lo que él y sus asesores (como Mark Kerr o Katherin Furse) creyeron más conveniente: tratar de influir en el pensamiento de dichas asociaciones manteniendo el contacto con ellas en lugar de dejarlas a su suerte, que es lo que aconsejaba Hubert Martin, del Comité Internacional (quien veía con espanto cómo se utilizaba a los chicos con el fin de convertirlos en los oficiales del mañana).

Asistieron a invitaciones de los alemanes, es cierto, y también los invitaron a Inglaterra para que vieran el modo de funcionar de los demás, a pesar de que ya se apreciaba un marcado antisemitismo. Pero es que creyeron de verdad que era un error condenar a los muchachos por los pecados de los padres y que iba en contra de lo que se predicaba en cuanto a tratar de lograr la hermandad mundial.

Sin embargo “la noche de los cristales rotos”, el 9 de noviembre de 1938, donde las juventudes hitlerianas tuvieron su participación en la persecución contra los judíos, marcaron el fin de aquella estrategia. En adelante no se volvió a oír ni una sola palabra a favor de los movimientos juveniles nazis.

Por cierto, que también fue tachado de antisemita…aunque suena extraño ya que su Doctor era judío. Lo que sí es cierto es que en aquella época los estereotipos sobre los judíos eran la norma y BP posiblemente los aceptara como el resto (me refiero a que “los judíos sólo se preocupaban de ascender socialmente y de hacer dinero”).

Es curioso cómo a BP se le culpa por mantener una posición de preparación y beligerancia antes de la Primera Guerra Mundial…y también por no hacerlo antes de la Segunda.

Evidentemente las asociaciones juveniles alemana e italiana compartían cosas con los Boy Scouts: el énfasis en el deber para con la patria, la disciplina y el autosacrificio buscando el bien común, la autoconfianza, la mejora de la condición física…eran muy atractivas para los gobiernos totalitaristas y por tanto no es extraño que se fijasen en ello para crear sus propios movimientos, pero desde luego eso no era culpa de Baden-Powell, quien escribió su “escultismo para muchachos20 años antes de su entrada en escena.

mi-lucha-hitlerQue BP hubiese leído “Mi lucha”, de Adolf Hitler, y hubiese encontrado cosas positivas en él referentes a educación, salud, propaganda y organización no es nada raro puesto que en gran medida compartía algunas de sus propias ideas en estas materias.
Por ejemplo si nosotros leemos:

La educación estaba establecida como un sistema de una sola dirección, con la vista puesta en el mero conocimiento y muy pocas miras en conseguir una capacidad práctica. Y aún menos en la formación del carácter, en alentar el placer de la responsabilidad y ninguna en el poder de la voluntad y la decisión

Perfectamente podría estar sacado de un escrito de Baden-Powell, y sin embargo es de “Mi lucha”.

Que alguien comparta determinados puntos de vista con otra persona no le hace igual a dicha persona, faltaría más.
El que manifestara sentir admiración por ambos personajes antes del desarrollo de los hechos no tiene nada de extraño, no fue el único.
Debemos recordar que la Europa occidental renegaba de la sangrienta revolución bolchevique y que por ejemplo la llegada de Mussolini al poder había despertado grandes simpatías en todo el mundo, pues supuso un freno a la expansión del comunismo ( y no es de extrañar que BP no viera bien el comunismo puesto que éstos enseñaban que la bandera británica era un símbolo de la opresión y la tiranía, además de sustituir a los scouts por los “pioneros rojos” (podéis encontrar más información en éste par de artículos del foro), con su lema “Preparados para la lucha de gandhi1la clase obrera”).

Tanto Winston Churchill como Chamberlain, Mahatma Gandhi o Thomas Edison lo calificaron como un “genio”, “el gigante de Europa” o “a quien yo votaría si fuese italiano”.

Quiero decir que todos sabemos acertar una quiniela después de que el partido se haya jugado pero ANTES era absolutamente imposible adivinar el devenir de las cosas.

En definitiva que tratar de buscar simpatías hacia los nazis en BP no parece sino otra argucia forzada con la intención de desacreditar a los scouts, o por lo menos así me lo parece a mi.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “El malvado Baden-Powell 4. ¿Amigo de los nazis?”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario