Los scouts y el racismo

1º negro scout¿Racismo? ¿En los scouts?

Imposible, si nosotros somos una hermandad mundial y nuestra Ley lo dice bien claro: “sin distinción de credo, raza, nacionalidad o clase social”.

Bueno sí, pero ello no impide que hayamos tenido nuestros “problemillas” con esta cuestión.

El asunto racial no podía ser un problema al principio, esencialmente porque la idea iba dirigida exclusivamente a los muchachos británicos. Por ello, cuando nació el escultismo el cuarto artículo de la Ley no hacía referencia alguna a credos o razas, aunque la esencia era la misma y por ello detallaba:

“el scout es amigo de todos y hermano de cualquier scout sin importar su clase social”
“Un scout nunca debe ser un snob (clasista). Un snob es aquel que mira por encima del hombro a algún otro porque es más pobre, o quien siendo pobre alberga resentimiento hacia el otro por ser más rico. Un scout acepta a los demás como son y da lo mejor de sí”

Sería 10 años después, tras la finalización de la 1ªGuerra Mundial y la expansión internacional del escultismo, cuando se vio el problema y la necesidad de añadir a modo de aclaración:

“sin distinción de país, clase social o credo”.

Porque, como os contaba, las cosas no fueron tan bonitas desde el principio.

Para entenderlo debemos retroceder hasta principios del siglo XX y examinar las sociedades en ese contexto. Y es que, aunque ahora nos parezca aberrante, lo cierto es que en aquellos días el mundo era bastante racista. Baste recordar que la segregación racial estaba presente en los EEUU o Sudáfrica aún bien entrado el siglo pasado.

Black-Troop

El racismo es algo casi innato en el ser humano. El miedo a lo diferente y el proteccionismo “hacia los míos y mi territorio” es algo natural y que se da en todos los animales. Forma parte del instinto de supervivencia y sólo mediante la educación es posible racionalizarlo para que quede como un vestigio inútil del pasado de la especie.

Y por cierto, fluye en ambos sentidos: los blancos despreciaban a los negros…y éstos a su vez a los primeros. Y lo mismo ocurre con el resto de razas.

Vale, pero… ¿Qué pasa con BP y los primeros scouts? ¿Eran o no racistas en los albores de la aventura?

prempeh-168-native-levy-building-a-fortPues en cuanto al fundador…no sé si definirlo exactamente como racismo pero desde luego las ideas con respecto a la superioridad de los británicos son evidentes en sus historias de antes del nacimiento del escultismo y también en algunas de los mismos comienzos.

Y digo que no sé si definirlo así porque, a pesar del tufillo a “orgullo patrio”, lo cierto es que el viejo Jefe era también capaz de ver aquellas cualidades positivas de todos los pueblos y las razas entre las que se movió, y eso de nuevo se refleja en otros muchos de sus relatos. Y desde luego hay que tener siempre en cuenta que, en esos principios, todo estaba orientado a motivar exclusivamente a los chavales del Imperio Británico (toda esta cuestión la abordé en uno de las entradas del foro titulada “El malvado BP ¿racista y colonialista?”, que os aconsejo leer).

El caso es que el devenir del tiempo fue determinando un cambio de concepto y en pocos años la hermandad mundial entró en juego. El mismo fundador reconocía sin reparos que en muchas cuestiones su opinión había evolucionado desde sus tiempos de soldado:

“Hay dos tipos de personas que nunca cambian de opinión, los tontos y los muertos”

decía citando a J.R. Lowell.

Bien, pero ¿había o no racismo en los scouts?

Pues, como ocurre con todas las cosas de la vida, los scouts se vieron (y se ven) condicionados por las políticas y tendencias imperantes en cada sitio y en cada época.

Por eso hubo problemas en este aspecto en muchos lugares, aunque los casos de Sudáfrica, India o Estados Unidos fueron quizá los más relevantes.

899_001En los territorios que nada tenían que ver con los británicos la capacidad de maniobra del Jefe era prácticamente nula. Sin embargo en los territorios del Imperio la cosa parecía diferente. Y digo parecía porque, aunque BP trató siempre de reservarse una capacidad de liderazgo en todos esos territorios, lo cierto es que su influencia se vio muy limitada por los Gobiernos Locales, que eran quienes de verdad podían hacer o deshacer.

En aquellos primeros días el fundador hubo de intervenir personalmente para tratar de resolver problemas importantes que aparecieron en el seno de las organizaciones pertenecientes a Colonias Imperiales.

Así, en 1912, los Comisionados de Barbados y Demerara (eran Colonias Británicas) tomaron decisiones sin su autorización que impedían el acceso de chicos negros a los scouts. En Trinidad se permitía su acceso pero en tropas separadas, y en Sudáfrica todas las tropas eran blancas.

v18n3p14_mapLa situación en Sudáfrica fue muy compleja. Incluso para 1926 los diferentes Comisionados de las Provincias Sudafricanas seguían rechazando la admisión de chicos negros, mestizos o indios.

¿Por qué? Pues porque el Gobierno Sudafricano lo creía conveniente. Argumentaban que si permitían el acceso a estos chicos los padres de los chicos blancos acabarían sacándolos a todos de la organización.

BP hubo de transigir con dicha política porque la realidad era exactamente esa. Otras organizaciones como las Brigadas de Muchachos ya habían hecho ese intento y el resultado había sido desastroso.

Dentro de Sudáfrica cada provincia tenía su propia opinión, creando un caos absoluto. Así en Natal tenían en más consideración a negros e indios e incluso se les permitió a estos últimos organizar sus propias tropas scout. En Transvaal sin embargo se creó un movimiento separado para los negros denominado los Pathfinders y otro para los mestizos, los Paladins, los cuales crecieron con rapidez. Pero siempre hubo muchas discusiones en cuanto a si se les debía prestar apoyo o no desde la organización o si se les dejaba o no llevar un uniforme scout convencional. Desde luego a BP no le gustaba nada la idea de mantener organizaciones completamente separadas, que es lo que estaba ocurriendo.

south-africa-1981-voortrekker-scouts-movement-fine-mint-4935-pPara terminar de enredarlo todo los colonos de origen holandés, los Boers, quisieron organizar un movimiento propio, cosa que BP trató de evitar sin éxito. En 1931 consiguerían introducirlo con el nombre de Voortrekkers (o pioneros holandeses).

BP se pasó la mitad de 1926 en Sudáfrica intentando en vano, entre otras cosas, poner un poco de orden. El peso de las rencillas políticas y de la segregación racial en el país era demasiado grande (y como siempre digo…es imposible cambiar esas cosas de la noche a la mañana, se precisa mucha habilidad y muuucho tiempo).

En todo caso lo que sí pudo es transmitirles su simpatía por la causa a los distintos líderes (cosa que le costó también muchas críticas de los responsables locales) pues el argumento era irrefutable: “si existían boy scouts negros en Uganda o scouts indios en India… ¿cómo no los iba a haber en Sudáfrica?”.

imagesLa política racial, el régimen del apartheid, que permitía conservar el poder a la minoría blanca, no terminaría hasta fines del siglo pasado en Sudáfrica, en 1992). El escultismo sudafricano estuvo dividido en cuatro ramas: una para los blancos, otra para los negros, otra más para lo mestizos y una última para los indios, y se mantuvo así hasta 1977 , año en el que se unieron (a pesar del apartheid y tras las presiones a la OMMS hechas fundamentalmente por los países nórdicos) en los Boy Scouts de Sudáfrica.

Ya en 1995 pasaron a ser la South Africa Scout Association, y en 2008 los Scouts South Africa.

En la India la cuestión racial también sería un quebradero de cabeza.

Los muchachos blancos acogieron el movimiento con júbilo desde el mismo comienzo, pero no se permitía a los indios ingresar. La $T2eC16ZHJIYE9qUcOuhCBRR,SCm2Cw--60_35posición del Gobernador de la Colonia Británica (el Virrey) era contraria a dicho acceso a pesar de que, en 1916, BP se manifestase abiertamente a favor de que los chicos indios pudiesen ser Boy Scouts.

Aquella prohibición daría lugar a que Annie Besant, la educadora, librepensadora y líder espiritual de los teosofistas, amparase la creación de multitud de tropas de scouts indios con un gran éxito. Hasta el punto que para 1920 ya había más de 20.000 chicos nativos en sus filas.

También aparecieron otros grupos, la mayoría potenciados por distintos ideales políticos, como los Seva Samiti Scout Association (de corte pro-independentista), los Boy Scouts de Bengala, o los Nizam’s Scouts de Hyderabad, lo que motivaría el viaje del fundador en 1921 con el fin de tratar de integrar a las diversas organizaciones en la Boy Scouts Association in India, cosa que lograría con excepción de los Seva Samiti. Sin embargo en 1938, tras una oleada nacionalista, muchos grupos decidieron integrarse con estos últimos y formar la India National Scout Association. Finalmente, con la independencia de la India, se unirían las dos grandes asociaciones y pasarían a ser, en 1950, los Scouts y Guías de Bharat, miembro de la OMMS.

indian boy scouts 1920

En los EEUU, cuyos BSA vieron la luz en 1910, la posición oficial de la ejecutiva apostó claramente por la integración. Pero la cuestión racial también supondría un problema, en especial en los estados sureños, donde no se permitió a los negros ser scouts, ni siquiera en tropas segregadas. De hecho incluso rechazaron permitirles participar bajo otros nombres como “los Jóvenes Patriotas Americanos”.

posters-littlescouts-m

Sin embargo en el norte existieron tropas segregadas (exclusivas de chicos de color) desde el mismo comienzo. Durante el viaje que BP realizó a principios de 1912 ya pudo constatar la existencia de dichas tropas compuestas por chicos negros o por chavales de origen chino (tal y como relata en su libro de 1913 “Boy Scouts allende los mares que tuve el placer de traducir). Ello evidencia que la población blanca era reacia a mezclarse con la de color. No obstante la sociedad norteamericana evolucionaría con rapidez y a mediados de los años 30 ya existían tropas completamente integradas en la zona norte del país.

Como ejemplo de ese esfuerzo integrador en los BSA tenemos a Edgar Cunningham, quien en 1926 sería el primer scout negro en lograr ser Eagle Scout (el máximo grado en la progresión scout norteamericana). La integración total llegaría en 1974, aunque el éxito del escultismo entre los chicos de color es bastante relativo. De hecho tanto el número de chicos como el de voluntarios es bastante bajo.

Por cierto que Martin Luther King, el símbolo afro-americano de la lucha por los Derechos Civiles, también fue scout desde los 11 a los 13 años en la tropa 151 de Atlanta.

MLK-Jr-featured-photo

¿Y las chicas?

Pues siguieron esencialmente los pasos de sus hermanos.

Por ejemplo, las Girl Scouts de América se crearon en 1912, siendo también al principio una organización compuesta completamente por chicas blancas. Sólo 5 años después admitió su primera chica de color, lo que conduciría a la integración de más chicas durante los años 50, es decir, ¡¡¡14 años antes del famoso Movimiento por los Derechos Civiles !!!.

girl-scouts

La primera tropa nativo-americana (indios americanos) data de 1921 y la primera de origen mexicano surgió justo después. A finales gloria scottde los años 30 vería la luz la primera tropa de chicas afro-americanas en los estados sureños (la primera foto de un campamento con chicas blancas y negras data de 1941).

Como hemos visto las chicas fueron un paso por delante de la corriente del país, hasta el punto que, en 1969, Dorothy Ferebee llegó a ser la primera vice-presidente de color de las GSUSA, y en 1975 Gloria Scott (a la que podéis ver en la foto adjunta) fue elegida presidente, siendo la primera presidente negra.

Como veis, y a pesar de los ideales del Movimiento, éste ha debido desarrollarse condicionado por las circunstancias de cada tiempo y lugar, como no podía ser de otra manera.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Los scouts y el racismo”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario