Tu defines el escultismo que reciben tus chavales

Snoopy_learning-the-ropesYa os he contado otras veces que en la actualidad tendemos a pensar que sólo nosotros nos hemos preocupado de dotar al escultismo de una base educativa sólida en la que se tiene en cuenta la psicología y el desarrollo de los chavales.

Eso nos sirve para sentirnos importantes y darnos muchas palmadas en la espalda…pero también os he comentado en otras ocasiones que no es para nada cierto.

Hoy, para ilustrar lo dicho, os traigo algunas de esas ideas básicas tomadas de uno de esos libros que me gusta ojear de vez en cuando: el Manual del Jefe de Tropa de 1959 de los scouts canadienses. Algunas parecen verdades de Perogrullo pero merece la pena volver a reflexionar sobre ellas.

“El scouter es la persona más importante dentro del esquema del escultismo.
El tipo de escultismo que recibe el muchacho depende del scouter que tiene.
El jefe de tropa es la mayor agente individual con influencia en todo el escultismo.
Cuando éste tiene éxito en su labor, todo el programa tiene éxito.
La fuerza motora del Jefe de tropa son su entusiasmo, energía y ejemplo personales.”

example

Esto es algo sobre lo que ya me he extendido en alguna ocasión. Y es que más allá de la Asociación tal o cual, o de si pertenece o no a la OMMS, los que definen el escultismo que reciben los chavales son su grupo de scouters.

“Ser scouter supone una gran responsabilidad que no debe tomarse a la ligera, ya que se tiene la oportunidad de influenciar, para bien o para mal, las vidas de centenares de chicos que pronto serán los hombres y mujeres que regirán la siguiente generación.
Te costará gran cantidad de tiempo y paciencia…y quizá algún dinero.
7451189A cambio recibirás incontables amigos, el espíritu de la eterna juventud, la satisfacción de saber que has ayudado a muchos jóvenes a llevar una vida más plena y la certeza de que habéis tenido un papel importante en el desarrollo de vuestra comunidad y del mundo.”

Algunos parecen llegar a la función en busca de satisfacer su propio ego, u otro tipo de inquietudes, y se olvidan del poder que tienen en sus manos a la hora de orientar el futuro de un montón de chicos y chicas.

También a veces olvidamos qué es el escultismo, escudándonos en complejas teorías psicopedagógicas que, aunque bien intencionadas, acaban ocultando la sencillez y el atractivo de un programa genial que cuenta con más de 100 años de historia.

“El escultismo es un juego para muchachos. Un juego que al jugarse tiene la cualidad de ayudar a educar buenos ciudadanos. No es un simple juego de ganar o perder y luego olvidar, sino un juego que se aprende para luego ponerlo en práctica en la vida real.
Y lo consigue ayudando a los chicos a convertirse en miembros de la comunidad responsables y con recursos.
El hecho de que en este camino se consiga también enseñar habilidades a los muchachos y apartarlos de otros entretenimientos menos saludables es meramente secundario.
Pero para jugar bien a este juego es imprescindible conocer a los muchachos.”

No me cansaré nunca de hacer hincapié en este aspecto.

No se trata de lo que es bueno, ni de los estupendos valores, ni de programas elaboradísimos…se trata de que entusiasme a los chicos.

Scout Pionering“Alguien escribió una vez lo siguiente: “Entre la inocencia de la infancia y la dignidad de la edad adulta, nos encontramos una encantadora criatura llamada muchacho. Los muchachos son de todos los tamaños, pesos y colores, pero todos sin excepción tienen el mismo credo: disfrutar cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día y protestar escandalosamente…”
Un scouter no debe ser un super-psicólogo, pero sí entender algunas de las cosas que los “enganchan”.
Cuando una actividad “pincha” antes de tiempo (los chicos se dispersan, alborotan, no prestan atención), no es que sean unos malvados ni que hayas fallado. Simplemente están siendo normales…y tú no les estás dando lo que necesitan en ese momento.”

“Tenemos que tener claro que NINGÚN CHICO SE INSCRIBE EN LOS SCOUTS (NI EN NINGUNA OTRA COSA) PARA QUE SE HAGA DE ÉL “UN BUEN CIUDADANO”. Se apuntan por diversión y por la aventura que espera encontrar en las excursiones, acampadas, y en las ciento y una cosas que ofrece el escultismo.”

Así es como describe de modo sencillo cómo funciona la mente de los jóvenes y qué es lo que buscan.

ALMKE, GERMANY - JULY 31:  Scouts pose for a photograph in front of their tent at the camp on July 31, 2010 in Almke near Wolfsburg, Germany. About 5000 young scouts from Germany, Russia, Belgium, Suisse, USA and Italy aged 12 to 20 participate in a camp. Since 1973, the German VCP-Christian Guides and Pathfinders organisation, offers an International historic boys and girls scout meeting during the summer holidays. On a 25 hectare field include 1370 tens, a tent church and a tent theater. The Federal camp is held every four years.  (Photo by Andreas Rentz/Getty Images)

“Los chicos quieren ACCIÓN. Pero no la quieren demasiado organizada. Les gusta controlar a ellos y disfrutar haciendo las cosas que sueñan, y no las ideas que los adultos les impongan.

Les gusta la VARIEDAD, pero no son demasiado amantes de los cambios.

Les gusta tener un PILAR donde apoyarse, algo de rutina que les resulte familiar y les haga sentirse “en casa”, pero no aburrida ni excesiva.

Les encanta REIR, y hacer chistes y bromas. Las pequeñas bromas inofensivas contra los adultos son las más divertidas.

Les encantan LOS RETOS, y aventuras en las que puedan identificarse a sí mismos como el héroe de turno.

No les gusta ser DIFERENTES, a no ser que dicha diferencia los equipare a otros que hayan conseguido algún reconocimiento deseable ante los ojos de su grupo.”

O aquello que detestan:

“Igualmente los chicos odian:073_2_-_Copy

  • El favoritismo
  • El sarcasmo dirigido hacia ellos,
  • Que se les ignore,
  • Que no se confíe en ellos,
  • Las injusticias
  • Los sábelo-todo.”

Y es que las reglas básicas son relativamente simples y lógicas:

“Se enorgullecen de pertenecer a algo que funcione bien, responden a los razonamientos bien fundados, son la personificación de la energía cuando algo les encaja y de la desidia cuando algo no les va. Poseen una imaginación desbordante, pueden ver una aventura en un charco de barro, son gregarios pues les gusta seguir a la multitud, malgastan el tiempo, son seres humanos en desarrollo por lo que su estado de ánimo general es muy cambiante. Son adoradores de héroes hasta cierto punto, y te guste o no debes ganarte esa calificación si de veras quieres tener éxito con ellos.”

“A pesar de todo esto, los chavales son tan diferentes como su aspecto y a pesar de que a veces los identifiquemos de algún modo no debes cometer el error de ETIQUETARLOS por su carácter ni cualquier otra característica.”

Como veis el contenido sigue siendo actual hoy en día, más de 55 años después. Y es que, como siempre os digo,…quizá no hayamos cambiado tanto como creemos.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

3 Respuestas a “Tu defines el escultismo que reciben tus chavales”


  • Estoy esencialmente de acuerdo con todo, salvo en el detalle de que los chavales/as odien el sarcasmo. El sarcasmo y la ironía, al menos en estas latitudes, forma parte del acervo popular.

    El humor es una herramienta muy útil, y sarcasmo e ironía es una buena forma de hacer críticas ligeras o simplemente para ejercitarnos en el sano deporte de “tomarnos el pelo”. Eso si, hay que saber manejarlo, saber con quien y cuando puedes emplearlo y asumir que no siempre funcionará e incluso que uno puede equivocarse y “pasarse” alguna que otra vez.

    Yo tengo un sentido del humor que navega con profusión por esas aguas y, salvo algunas excepciones, suele ser generalmente apreciado, y muy especialmente entre los chavales.

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Je,je, me imagino Xulio que los Canadienses no entienden el sarcasmo así. Es verdad que si se tiene arte y se sabe usar puede ser una herramienta humorística genial, pero el hacer una burla con cierta crueldad de alguien puede ser un arma de doble filo que puede sentar muy mal a más de uno.
    Como dices es cuestión de saber con quien te manejas.
    Un saludo

  • Javier Molleda SWEDEN

    La mejor forma de enseñar en valores es con el ejemplo. Muy de acuerdo con el artículo.

Añade un Comentario