De “Scoutmaster” a “Scouter”. La formación práctica en Gilwell

2b27e9142637595e76e2c6d7018f490fEl otro día os conté cómo funcionaba la formación en Gilwell Park y el esquema de la misma que estableció el propio fundador.

Además de dicha preparación, el viejo Jefe tenía muy claro que la relación que debía existir entre educadores y muchachos era crucial en su esquema. Debía ser de tipo fraternal (el “hermano mayor” que aconseja y apoya):

“La posición de los Dirigentes no debería ser la del maestro de escuela, ni la del Oficial al mando, sino la de un hermano mayor entre sus muchachos, no separado o por encima de ellos, sino uniéndose él mismo a ellos en sus actividades y compartiendo su entusiasmo, estando así en posición de conocerlos individualmente, capaz de inspirar sus esfuerzos y de sugerirles nuevas diversiones cuando sus dedos en su pulso le dijese que la atracción de la presente locura estaba decayendo” (Baden-Powell, Lecciones de la Universidad de la Vida)

207_001Esa  fue la causa por la que, en 1922, BP  propuso que el nombre de “Maestro/Maestre Scout” (“Scoutmaster”) pasase a la historia, por ser demasiado frío y académico.

Sugirió usar otro término que ya se utilizaba de modo informal entre los Jefes de Tropa: “Scouter” (el que practica o enseña el “scouting” o “escultismo”, aunque también puede verse como una forma abreviada y coloquial de Scoutmaster). Al año siguiente (tras no pocas reticencias de gran parte de La Dirección del Movimiento, pues el Comité estaba entonces compuesto por personas de considerable edad que no veían la necesidad) conseguiría que se estableciese la nueva denominación.

La “Gaceta de la Dirección” pasó en ese mismo año a cambiar su denominación, haciendo gala de lo que era: un vehículo para compartir y transmitir experiencias entre los adultos del movimiento. Por ello, y hasta su desaparición en 1971 se llamaría “The Scouter” (a partir del 71 cambió a la actual “Scouting”, cuya página enlazo).

7987848682Aun así, en algunos lugares, como en EEUU, aún se sigue usando el término antiguo, y el término “Maestro scout” fue relativamente frecuente en Hispanoamérica (como podéis ver en la portada de este libro argentino de 1946, procedente de una versión francesa de 1932).

También os mostré como la formación práctica, a juicio de BP, debía ser el corazón del programa y por ello se desarrolló un esquema que dotara a los scouters de los conocimientos básicos necesarios para poder enseñar a sus Guías de Patrulla. El corazón del programa scout, a juicio de Baden- Powell debía sostenerse sobre las actividades genuinas de su marco simbólico: la exploración. O como él mismo expresó: “Backwoodsmanship”, o habilidades tradicionales de los hombres del bosques, los pioneros y los exploradores.

El programa incidía en cuatro áreas principales que en la época eran: Carácter e Inteligencia, Salud y fortaleza, Habilidad manual y Servicio y ciudadanía, y que podéis ver en este esquema sacado de la “Guía para el Jefe de Tropa“.

areas formacion

Pero, como podéis observar, para lograrlo se vale de un programa de actividades que giraban de modo ineludible sobre la fantasía y la magia del mundo de los pioneros, de los exploradores y las habilidades para hacer confortable el medio natural valiéndose de ese juego.

1920s Drawings sized

Es en esto último donde aprecio más diferencia con el escultismo actual.

Si tenéis curiosidad por comparar con lo que se hace en la actualidad, aquí tenéis la programación práctica de aquellos cursos tal como
la concibió Francis Gidney y como figura en la “Gaceta de la Dirección” de octubre de 1919:

  • Organización de la Tropa. – Constitución de las Patrullas – Práctica de llamadas, etc. – Ejercicios con bordón – Formación de tropa – Formación de las patrullas durante la marcha (por día y por la noche)- Paso scout – Investidura típica – Coro de “Eengonyama” (famoso canto zulú utilizado por BP en los fuegos de campamento) – Izado de la bandera – Higiene en el campamento – Ejercicios físicos (los seis de “Escultismo para muchachos”).
  • Campismo.- (a) Selección del lugar de acampada – Letrinas y desperdicios – Fogatas – Montar y Levantar el campamento. c1_2(b) Recursos de acampada – Iluminación – Instalación y herramientas de cocina – Camas y elementos para pernoctar – Elementos para la comodidad personal – Pulcritud del campamento – Consejos para las tiendas de campaña – Otros aspectos.
  • Pionerismo.- (a) Manejo del hacha – Talado – Uso de sierras, cuñas y piedra de amolar – Uso y cuidado del cuchillo. (b) Construcciones – Montaje de puentes con cuerda y caballetes sobre el agua. Grúas simples y de balanceo – Uso de aparejos.
  • Conocimientos de la vida en el bosque.- (a) Pájaros y animales – Los de la localidad, hábitos y utilidad – Uso de la libreta de caza en la Naturaleza. (b) Árboles – Cómo identificarlos desde cerca y desde lejos durante las cuatro estaciones – Cómo lograr que los scouts se aficionen en la materia.
  • Habilidades de señalización.- (a) Señalización manual – Con silbato – Señales de humo- Cómo enseñar Semáforo y Morse – Errores a evitar. (b) Rastros en la Naturaleza. (c) Rastreo en arena (impartido por el Jefe Scout)
  • Juegos.-(a) De Exploración.- Descripción y desarrollo real de cada uno de los tipos. (b) De Campamento.- Jugados durante una hora diaria.
  • Trabajo de campo.- (a) Mediciones.- – Medidas personales – Alturas – Áreas – Anchura de los ríos. (b) Mapas.- Cómo clasicasleerlos – Elaboración de bocetos de mapa – Brújula lensática – Dibujo panorámico – Informes.
  • Círculo de Estudio.- (a) Guía para el Jefe de Tropa. (b) Normativas de la Dirección. (c) Normativas para Rovers y Lobatos. (d) Objetivos, Métodos y Necesidades. (e) El scout y el Domingo (en aquella época la asistencia al culto religioso era poco menos que obligatoria y ello acarreaba quebraderos de cabeza a la hora de poder realizar actividades con los muchachos).
  • Exploración.- Envío de patrullas por separado con mensajes sellados desde varios puntos del Bosque de Epping, durante ocho horas. – Recolección de hojas – Informe del viaje – Boceto del área de la marcha – Dibujo panorámico desde un punto dado.

A pesar de las posibles diferencias el objetivo era el mismo de hoy: educar jóvenes saludables, felices y serviciales para lograr que en el futuro fuesen buenas personas, emprendedoras, dueñas de su destino y dispuestas a trabajar por el bien común. En definitiva, buenos ciudadanos, pero ejerciendo una ciudadanía ACTIVA.

Y sí. Había problemas.
Los problemas a los que se enfrentaron los scouters de todo tiempo han sido siempre similares aunque con sus matices propios, pero será el próximo día cuando echemos un vistazo a dichas dificultades.

Os espero.

Comparte con otros... Share on Facebook92Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “De “Scoutmaster” a “Scouter”. La formación práctica en Gilwell”


  • Mira tú! Ya sé porqué nos denominamos Scouters, jejeje. Gracias Gato por ese pedacito más de Historia.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    No hay de qué Darzee. Me parece fundamental que sepamos de dónde venimos. Nos hace sentirnos orgullosos de nuestro pasado y nos ayuda a dar sentido a muchas de las cosas que hacemos.

Añade un Comentario