La formación de los scouters 2. El nacimiento de los cursos.

529941_10150788626413651_1698004005_nOs contaba en el pasado artículo cómo BP pensó que los primeros formadores debían cumplir unos requisitos para poder obtener su certificado y cómo la principal fuente de información sobre actividades y dificultades que iban surgiendo la constituía la Gaceta de la Dirección.

Bien, y entonces… ¿Cuándo se impartieron los primeros cursos? ¿Una vez creado Gilwell?

Pues no.

Gilwell surgiría algo más tarde y la necesidad de formación de los scouters ya apremiaba.

Fue a partir de 1910 cuando se organizaron los primeros Campamentos de Formación, en Londres (1910) y Yorkshire (1911), supervisados por el mismo BP.

También en 1911 se impartió por vez primera lo que podría considerarse el primer curso teórico.

Consistió en una serie de tres conferencias por semana, durante tres semanas, dirigidas específicamente a la preparación de 32 responsables.

A finales de 1913 el crecimiento del movimiento era tan notable que se evidenció la necesidad de dotar al movimiento de una estructura más sólida, de una serie de reglas claras, y por supuesto de unificar la preparación de los adultos responsables.

En ese sentido el fundador tenía muy claro dos cosas (tal y como plasma EE Reynolds en su biografía de BP):

  1. il_570xN.696047998_ftjuDeseaba que la formación fuese lo más práctica posible, es decir, por medio de campamentos, pues ello proporcionaba a los adultos una idea clara sobre cómo debería gestionarse.
  2. Su prioridad era que se enseñasen los puntos esenciales, los desarrollados en “Escultismo para muchachos”, por lo que el programa formativo debía basarse en dicho manual. Además, la enseñanza de los principios debía realizarse fundamentalmente mediante la práctica de las técnicas clásicas de campismo y pionerismo (lo que denominaban “Backwoodsmanship” , o “Habilidades de los habitantes del bosque”, con los que se pretendía enseñarles Carácter, Salud y vigor, y Habilidad manual), a los que se añadía la preparación en Primeros Auxilios (como principal exponente de la educación en el servicio al prójimo).

Ese mismo año ya estableció cómo debían llevarse a cabo los campamentos formativos, reflejando la necesidad de que los “scoutmasters” se organizasen en patrullas, en su propia tienda, como si de sus muchachos se tratase.

backwoodViendo el punto de vista del fundador, me sorprende que en muchos ámbitos se preste ahora tan poca atención a las actividades en el campo y a estas técnicas que fueron el principio básico e irrenunciable del marco simbólico del juego. El Juego de los Exploradores.

En 1914, Baden-Powell empezó a publicar a través de “La Gaceta de la Dirección” una serie de artículos sobre “Escultismo para Scoutmasters” con el fin de ayudarles. Aquellos artículos acabarían constituyendo la base teórica del Curso de Insignia de Madera (prácticamente hasta nuestros días).

En cada número de la revista se consideraba un tema determinado y se estableció una especie de cuestionario para ser contestado y dirigido por vía postal a la Oficina Central de los Boy Scouts, donde eran minuciosamente analizados.

scoutmovement2Los temas que se trataron en dicho “curso por correspondencia” (según cuenta E.E. Reynolds en el libro “The Scout Movement”, 1950) fueron:

  • Formación del carácter.
  • Preparación para la futura carrera profesional.
  • Salud y desarrollo físico.
  • El servicio a los demás como base de toda religión.
  • Métodos educativos de los muchachos y su importancia para el País.
  • Ciudadanía.

Acompañando a estas pruebas escritas, para complementar la formación con la práctica, se programaron también acampadas de fin de semana.

También Eileen K. Wade nos detalla en su libro “21 years of scouting” los temas abordados en la gran conferencia de aquel año en Manchester, y que ilustran las principales inquietudes:21yrs

  • “Escultismo y Educación”
  • “Scouts adultos” (en referencia a la necesidad de dar una salida a los muchachos de más de 16 años que iban dejando las tropas)
  • “El sistema de Patrullas”
  • “La Corte de Honor”
  • “Bases religiosas y morales”
  • “El sistema de insignias” y
  • “Scoutmasters, cómo incorporarlos y formarlos”.

La necesidad de regulación conllevaría también la aparición, en aquel 1914, de la primera edición del POR, Principios, Organización y Reglas, y también nacería el esquema de la rama de Lobatos.

El movimiento iba a toda vela…hasta que ese mismo año la 1ªGuerra Mundial dio al traste con todo el esfuerzo formativo e implicó que no pudiese expedirse Certificado alguno a ninguno de los adultos que siguieron el esquema formativo propuesto desde la Gaceta.

Para entonces el escultismo ya se había expandido por todo el globo, y por supuesto que lejos de la cuna del movimiento también precisaban herramientas para formar a sus responsables.

Pero no quiero extenderme demasiado, así que el próximo día continuaremos echando un vistazo a la evolución histórica de los acontecimientos hasta llegar a la adquisición del Gilwell Park.

Os espero.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “La formación de los scouters 2. El nacimiento de los cursos.”


  • ¿Pueden o no las asociaciones de scouts auténticos usar o no el Esquema de la Insignia de Madera?

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    ¿Scouts auténticos? Sólo existe un escultismo: el de todos los que cumplen con los elementos esenciales, aunque algunos presten atención a algunos de esos elementos más que a otros, o lo hagan con mayor o menor acierto.

Añade un Comentario