No son Scouts

Antes que nada, si eres una persona especialmente sensible a las opiniones que no son como la tuya, si eres de los que cree tener la razón por encima de todo, si desdeñas las posturas que cuestionan lo que haces o si a esas características sumas no formar parte (o haber formado parte), me permito recomendarte que te saltes la lectura de este artículo y vayas directamente a dejar comentarios ofensivos, insultantes y despreciativos. Porque no te va a gustar.

insignia omms

Yo no digo ni que sea mejor o peor… que no pudiera haber sido de otra manera o que no vaya a cambiar en el futuro. Pero a día de hoy para ser Scout -SCOUT- sólo hay una vía. Sólo un camino. Formar parte de la Organización Mundial del Movimiento Scout (OMMS).

Pondré un ejemplo sencillo; yo no digo que el yogur marca blanca del Mercadona no esté rico. Es más, puede estar delicioso, puede gustarte más incluso que cualquier otro. Puede ser el yogur de mayor calidad del mundo. Sano, macrobiótico, cremoso… Pero no es un yogur Danone. No se si me explico.

Puede ser que a ojos cerrados casi nadie… ¡Qué digo, nadie! sea capaz de distinguir el yogur marca blanca del yogur con marca. Pero eso no hace que al quitarnos la venda de los ojos podamos decir que el yogur que no tiene marca si la tiene. Lo mismo pasa con el escultismo.

No pongo en duda que hay grupos de la OMMS que lo hagan peor que grupos que no forman parte de esta organización internacional. No pondré en duda tampoco que las organizaciones de la OMMS (en España, que es lo que mejor conozco) lo puedan hacer bien, mal, regular o mediopensionista. No cuestiono que haya organizaciones de tiempo libre y educación no formal que hagan las cosas de manera fantástica -conozco alguna-. Que sean una copia incluso mejor que el original… Pero eso no les convierte en Grupos Scouts.

Formar parte de la OMMS es la única manera de ser Scout. Lo otro puede ser fabuloso, pero no es ser Scout. Nuestra sociedad se rige por una serie de normas, algunas escritas, otras no, entre ellas las de la identificación, las de la legitimidad, las de la tradición (e incluso las del derecho consuetudinario), que hacen que sea importante la referencia global. La identificación. La marca.

Yo mismo podría crear una organización de niños y jóvenes, que llevasen camisa banca y pañuelo rojo al cuello, cuyos fines fuesen inculcar en los muchachos el interés por el estudio, el amor por la patria y los pueblos del mundo o desarrollar actividades deportivas, culturales y recreativas y promover cualidades morales pero sobre todo inculcar el comunismo. Pero por mucho que lo hiciese no serían un grupo de Pioneros José Martí (a no ser que me lo autorizase la propia organización). Incluso aunque lo hiciese mejor que ellos mismos, no lo sería.

Formar parte de un grupo Scout de la OMMS ofrece (al menos en el marco teórico) a la sociedad, las familias de los muchachos, las entidades patrocinadoras (parroquias, colegios…), los educadores, etc… la garantía de que se sigue un método concreto. De que hay una formación reglada. De que hay unos estándares mínimos de calidad educativa (incluso cuando no siempre se cumplan o se vigile mal, que es otro tema). Ofrece un paraguas de fiabilidad. Un lugar al que recurrir en caso de fallo o desviación. Un seguro, como mínimo inicial, de que lo que buscan en el escultismo, lo pueden encontrar. Es como cuando alguien compra yogures Danone, que supuestamente sabe lo que se lleva a casa.

Hay más razones, de ámbito “político” -ojo, no confundir político con partidista ni con politiqueo- o estratégico que podríamos tratar en otro artículo. Como por ejemplo, la importancia para un movimiento como el  Movimiento Scout de la unidad, la fortaleza institucional, la comunicación eficaz, etc… Pero ni siquiera a eso me refiero en este artículo.

Reitero que estoy convencido de que hay organizaciones de las que se hacen llamar scouts (independientes, federaciones regionales, grupos que van por libre…) que ofrecen una sana alternativa educativa. De calidad y con voluntarios que no tienen nada que envidiar a los Scouts. Alternativas que seguro que a muchos grupos de la OMMS podrían darle lecciones. Muchas de estas asociaciones han sido scouts previamente cuando si formaban parte de la OMMS. Pero si no están en organizaciones reconocidas, lo lamento, no lo son.

No soy yo nadie para dar “carnets” a quien sí es scout. Para eso están las organizaciones reconocidas. Quizá ni siquiera sea el modelo que a mi personalmente más me guste. Pero es lo que hay.

Ojo, que para ser scout hay una manera muy sencilla. Basta con solicitar -en España al menos- el ingreso en alguna de las organizaciones reconocidas (ASDE, MSC o FCEG). Dudo que estas organizaciones vayan a denegar de manera gratuita y arbitraria la entrada a nadie que esté dispuesto a asumir las -por otro lado básicas- reglas del juego. Y digo más, os estamos esperando con los brazos abiertos. (A quienes segregan por sexos no. Que esos ni son scouts ni son nada).

Ah, que si hablamos de que ‘yo’ quiero tener legitimidad, reconocimiento, ventajas… y al mismo tiempo hacer lo que me place en todos los ámbitos, estamos hablando de otra cosa. Pero estando dispuesto a aceptar 4 o 5 cuestiones básicas (uniformidad, método, tema económico -este quizá sea, desgraciadamente, uno de los más importantes, cosa que habrá que tratar de cambiar- y funcionamiento interno de las federaciones/asociaciones/organizaciones) no encuentro motivo alguno para que aquellos que hoy día se hacen llamar “Scouts”, no puedan serlo. Pero de verdad.

No creo que mi grupo sea mejor o peor que otros grupos de educación no formal en el ocio y el tiempo libre, que otros que no forman parte de la OMMS por el simple hecho de sí formar parte. Pero somos Scouts. SCOUTS. De la misma manera que cuando compro yogures Hacendado no estoy comprando yogures Danone. Por mucho que a mí me puedan gustar más los de la marca blanca de Mercadona. Por mucho que haya algún grupo al que admiro, respeto y quiero, y a día de hoy no sea Scout simplemente por no estar en la OMMS (ojo, que no es lo mismo que no hacer escultismo mejor que muchos).

Al menos así se ve desde lo alto del Baobab.

PD.

A quienes vayáis a comentar/criticar, ahorraos los argumentos del tipo “nos fuimos por motivos políticos”. Las cosas, de verdad, se cambian desde dentro. Yo mismo sé que nada es perfecto. También quienes vayáis a decir eso de “se puede hacer igual de bien o mejor sin ser miembro”. Eso lo sé. Estamos hablando de otra cosa.

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “No son Scouts”


  • Madre mía, queridos… Con este artículo habéis patinado pero bien. Un intento ridículo de enaltecer a la OMMS y una manera absurda de intentar unificar en un sólo saco organizativo a todo aquel que es Scout, a todo aquel que siente y practica el Escultismo en su ciudad, en su barrio, en su entorno.

    Un artículo lleno de simplicidades y contradicciones, que lejos de ayudar al Escultismo a caminar y a crecer, le pone zancadillas, le venda los ojos y le ata las manos con afirmaciones llenas de exclusividad y sabelotodismo.

    Si eso que aparece reflejado en el artículo es la línea educativa y reflexiva dentro de “TU movimiento Scout”… ¡Qué alegría seguir un camino propio!

    Afortunados somos quienes exploramos juntos y aprendemos colectivamente para transformar y mejorar el mundo. Afortunados somos quienes compartimos ideas y experiencias, sin encerrar la cabeza en nuestra realidad particular. Afortunados todos los SCOUTS, independientemente de las siglas que nos respalden o nos hayan respaldado

    Buena Caza
    Y largas lunas

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Estimada Alicia:
    Sólo comentarte que en “La Roca” se publican artículos de muchas personas y con todo tipo de opiniones, algunos un tanto provocadores, pero generadores de un debate que se encuentra en el mundo real (como puede verse con opiniones a favor y en contra).
    Así, referente a éste “No son scouts” puedes encontrar al día siguiente un artículo con el título “¿Existe Escultismo fuera de la OMMS?” con otra opinión diferente.
    En todo caso, la administración de La Roca del Consejo presentó este otro aclarando el por qué de su política de publicaciones: https://blog.larocadelconsejo.net/2015/01/buscando-la-delgada-linea-roja-entre-libertad-de-expresion-y-respeto/
    Un fuerte apretón de zurda

Añade un Comentario