¿Jugamos a la casita en el rincón de patrulla?

rincon

(texto escrito en 2007)

Hace dos años un famoso psicoanalista comentaba que cuando un pibe de 9 – 10 años quiere insultar a otro en la escuela le dice ‘maricón, tiene novia’.

Que la frase citada provenga del Psicoanálisis, para cualquier entendido no es una cuestión menor, ya que es el Psicoanálisis el que puso sobre el tapete no solo la sexualidad infantil, sino las cuestiones que hoy debatimos sobre sexo y género; podríamos afirmar que en relación a la sexualidad el Psicoanálisis siempre ha sido vanguardia en su estudio entendiéndola en sentido amplio, como aquello que hace a los hombres y a las mujeres.

¿Qué encontramos en el modelo cognitivo- comportamental de la OSI?. En el anexo explicativo al MACPRO donde se profundiza sobre los distintos tipos de objetivos se nos dice lo siguiente: “Hay otros, en cambio, que contienen un desafío y que están formulados en sentido inverso a los anteriores, esto es,estimulan una conducta deseable que no representa un comportamiento esperable en el respectivo grado de desarrollo. Esto con el propósito de incentivar el vencimiento de una tendencia que si bien es propia a la edad, debe ser detectada, asumida y superada” . Tomémoslo muy en cuenta porque no es una cuestión menor.

La base del “sistema de Patrullas” creado por Baden Powell es el respeto por el tipo de agrupamientos que tienen los chicos en la vida cotidiana, lo que comúnmente llamamos “grupos informales” para soportar en ellos el “Sistema de patrullas”. Lo fantástico de dicho Sistema es que produce un montaje institucional sobre una comunidad de niños y jóvenes en funcionamiento, entendiendo al agrupamiento natural como una pequeña comunidad que se caracteriza por relaciones de amistad, aceptación de la diferencia, fidelidad entre sus miembros.

Si bien la comunidad ideal no existe, cuando se produce un “montaje institucional” se genera un primer “traumatismo” (entendido como golpe) generado por la inclusión de los Ideales institucionales, normas, pautas, sistema de trabajo. Si lo que se introduce institucionalmente es “montado” a contrapelo de las condiciones de los grupos informales, el “traumatismo” es mayor, por lo tanto la posibilidad de abandono de los grupos institucionalizados aumenta considerablemente.

¿Cómo son hoy los grupos informales? Basta ir a una escuela o simplemente mirar la vida cotidiana: Los nenes con los nenes, las nenas con las nenas, y a veces nenes y nenas juntos. En la escuela en el aula están todos juntos, pero en el patio se agrupan naturalmente. El escultismo es un movimiento de educación NO Formal, justamente podemos ubicarlo del lado de lo informal – sistemático, ya que posee un sistema educativo que le es propio.

Los invito a que observen las relaciones que establecen niños y jóvenes en la realidad cotidiana, y que a partir de ello piensen lo formal y lo no formal. Por ejemplo:

  • Mi hijo de 5 años, en el Jardín prefiere jugar con los nenes y no con las nenas, si bien en el Jardín juegan todos juntos cuando salen al patio se agrupan generalmente de forma homogénea por sexo.
  • Mi hijo de 10 años no juega con nenas, excepto en la manada mixta de su grupo scout, quejándose siempre de todo lo que no puede jugar por el tema de las nenas. En la escuela en el recreo juegan al futbol, al counter, a las carreras de autitos y demás con otros nenes, las nenas tienen otros juegos. En los scouts el mejor momento es cuando terminan las actividades, porque se juntan los lobatos a jugar a la pelota y demás (un dato que no es menor). Es interesante observar en el grupo la evolución de la membrecía a lo largo del año, cómo los varones que inician uno a uno van dejando las actividades quedando solo unos pocos, bastante tranquilos de por sí, que si bien están a disgusto hacen lo posible para divertirse por fuera del espacio formal del grupo.
  • Mi sobrino de 16 años se reúne en la puerta de la casa con adolescentes de su edad, de vez en cuando aparecen algunas chicas, pero generalmente prefieren ir a jugar Básquet, salir, jugar al fútbol y hacer otras actividades con adolescentes del mismo género; la diversión con las chicas se plantea de otra manera, más ligada a la sexualidad (en sentido amplio) lo mismo ocurre con las adolescentes.
  • Los adultos también hacen lo mismo, se juntan entre varones para jugar al fútbol 5, salir a tomar algo, ir al gimnasio, etc; y las mujeres hacen o mismo con sus grupos informales. En la actualidad (a diferencia de otras épocas) es muy común los momentos de “salir juntos” y los de “salir con mis amigos / amigas, podría decirse que es un fenómeno cultural de “liberación” de los sexos, ya que la salida “solos” no se realiza de forma oculta sino que es pautada por la pareja.

 

Es muy importante tener en cuenta que por una cuestión de género, a las mujeres les cuesta mucho menos el adaptarse a realizar actividades con los chicos, que a los chicos hacer actividades con las chicas, y no es una cuestión cultural: Esto se ve en las ramas mixtas; generalmente los que se van son los varones, para las chicas no hay tanto problema. La actividad en el rincón de patrulla puede más rápido de lo que algunos piensan convertirse en un versión del juego de “la casita”.

En este contexto, el movimiento Scout que se funda en los grupos informales, utilizando históricamente la carnada que el pez necesita para a partir de ello contribuir a la educación en valores de niños y jóvenes; en función de un Ideal que pretende ser “progresista” pero corresponde a la época victoriana en donde se niega la diferencia sexual (no es de extrañar ya que los adultos prefieren negar que los niños tienen sexualidad, aún en pleno siglo XXI),  impacta duramente sobre los modos de agrupamiento natural de niños y jóvenes, aumentando el traumatismo de pertenecer a un grupo institucionalizado, y esto se objetiva en primer lugar en la membrecía y en los desequilibrios que se producen al momento de realizar las actividades. Claramente el trabajo mixto es un “objetivo desafío”, el tema es si por éste objetivo se está dispuesto a renunciar a una mayor llegada del movimiento a niños y jóvenes y a una propuesta que los entusiasme.

Co educar no significa negar lo heterogéneo de la sexualidad en función de una visión homogeneizante de la niñez y de la juventud. He conocido y visitado grupos scouts en donde sus dirigentes son fervientes defensores del trabajo mixto, algunos de ellos referentes nacionales, y ver que sus manadas tienen una seisena de cada sexo, su unidad una patrulla de cada sexo, un equipo de 6 caminantes y dos Rovers, estando dichos grupos ubicados en una zona altamente poblada  siendo los únicos Scout del lugar. ¿De qué sirve trabajar en contracorriente de los modos de agrupamiento de niños y jóvenes? O mejor dicho ¿a cuántos les sirve? ¿Cuántos quedan afuera?. ¿Cuántos juegan a “la casita” en el rincón de patrulla?

Siempre es recomendable salir a la calle y abrir los ojos, mirar los recreos en el patio de una escuela, o la salida de los chicos… respirar un poco de aire, y observar cómo se agrupan de manera no-forzada los niños, los preadolescentes, los adolescentes y los jóvenes. Luego de hacer esto es bueno compararlo con los modos de agrupamiento que hemos instituido en los scouts (edades, género). Este punto no es menor, porque la base de la patrulla es el pequeño grupo que se institucionaliza en los scouts. No respetar el modo de agrupamiento es atentar contra una de las vértebras que conforman la columna  del movimiento: los modos de asociación no- forzada de niños y jóvenes. El escultismo actual ¿respeta los modos de agrupamiento? Abran los ojos, miren, saquen sus conclusiones.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “¿Jugamos a la casita en el rincón de patrulla?”


  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Muy interesante el artículo, Búho (como siempre).
    Me gusta mucho la frase “Co educar no significa negar lo heterogéneo de la sexualidad en función de una visión homogeneizante de la niñez y de la juventud”, debería ser analizada por todos con un poco de detenimiento. Es curioso como a veces los adultos establecemos las reglas forzando la naturalidad sin pensar que no hace falta una convivencia profunda para educar en el respeto al otro y el reconocimiento de la igualdad en derechos y deberes.
    Negar que los niños y las niñas son diferentes es negar la biología. El cerebro de ambos se desarrolla de modo distinto debido a la concentración de testosterona, por no hablar de las diferencias de inquietudes y de desarrollo físico y mental entre los sexos.
    Tanto la posición de la coeducación como la de educación diferenciada TIENEN PROS Y CONTRAS. Lo que no me gusta es que se establezca un único camino sacrosanto como si fuese la panacea universal, porque NO LO ES. Y me gusta aún menos que señalemos con el dedo “a los retrógrados estos que fíjate tú, no utilizan la educación mixta”.
    Cada grupo es un mundo y debería existir un tratamiento particular de cada caso, SIN IMPOSICIONES de base. Es mi opinión

  • Gracias por la opinión Gato Legendario. Siempre he pensado que el escultismo debiera tener múltiples formatos que permitiesen dar respuesta a distintas realidades, y a cada chico en particular… Abrazo!

Añade un Comentario