Sucedáneos de los scouts: Los Pioneros Rojos – 1

Haciendo rehabilitación.descarga

Así es cómo se inició la conversación que daría lugar a este artículo.

Mientras trataba a uno de mis pacientes más mayores éste comenzó a contarme algunas de sus batallitas de chaval, y no sé por qué motivo acabó afirmando que él sabía dibujar de memoria… ¡la silueta de Stalin!

¿De Stalin?

Me pareció curioso y le pregunté el porqué de esa habilidad.

Entonces me detalló que aprendió a hacerlo allá por el año 1937, en medio de la Guerra Civil Española, cuando uno de los entretenimientos de él y sus compañeros era el asistir a las reuniones de los “Pioneros Rojos”.

Me explicó que la mayoría de los chavales de su colegio, un colegio particular que dirigía D. Agustín Esteban Zárate en Murcia (colegio que se ubicaba en la calle Vitorio y que contaba con un gran prestigio en la época), asistían a aquellos grupos juveniles de “pioneros”, y en aquellas pionerosreuniones que celebraban en el antiguo convento de la calle San Antonio, los chavales jugaban y al mismo tiempo les “adoctrinaban convenientemente” en las “bondades del comunismo y de la revolución de la clase obrera”. Aunque ellos a lo que iban era a pasarlo bien y no les hacían demasiado caso.

Les daban un gorro de miliciano y una camisa azul claro, ambas con una estrella roja, y venga! …a dibujar la silueta de “Papá Stalin”.
Y eso era todo lo que él recordaba. Bueno, eso…y que les daban bien de merendar, cosa de agradecer en aquellos años.

Ya había leído algo al respecto, pero tras esta charla me propuse indagar un poco.

Efectivamente, durante aquellos años en Murcia se habían formado grupos de los denominados Pioneros Rojos, cuya sede establecieron en la antigua Iglesia de San Antolín, junto con Radio Lenin.

D. Agustín Esteban, además de profesor, había estado vinculado con los Exploradores de Murcia como Jefe de Tropa, por lo que pude averiguar de unos recortes de prensa de los diarios “El Porvenir” y “El Tiempo” (de entre 1917 y 1920), en los que se refleja un viaje a Inglaterra y otro a la localidad murciana de Águilas.el tiempo prensa

Imagino que con la llegada de la República aquellos exploradores quedarían relegados a un segundo plano, lo mismo que ha ocurrido siempre que alguien acierta a ver en programas juveniles un gran potencial de adoctrinamiento para las nuevas generaciones.

En Alemania fueron las Juventudes Hitlerianas, en Italia los Balilla, en la Unión Soviética los Pioneros rojos y en la España Franquista sería el Frente de Juventudes. Todos tuvieron en común la necesidad de apartar al escultismo para poder centrar sus esfuerzos del modo que les convenía.

Pero, ¿qué eran realmente aquellos Pioneros Rojos?

Pues una organización infantil creada en la España de 1932 por la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) tras el congreso de Bilbao y que tenía su origen en la Unión Soviética.

Fueron dirigidas por las Juventudes tanto Comunistas como Socialistas y trataban de organizar todo lo relativo a la moral y educación política de los chicos, de formarlos en la ideología comunista. Con ellos iba a manifestaciones, como las del 1º de Mayo, en las que desfilaban uniformados y cantando diversos himnos. Entre ellos destacaba la Canción del Pionero, que decía algo así:

Aunque soy pequeñito no tengo miedo a nadie
La muerte de mi padre la tendré que vengar
Somos Pioneros. Hijos de Obreros
La vanguardia más firme del nuevo mundo
Los Pioneros
Soy Pionero. Hijo de Obrero.
La vanguardia más fuerte del nuevo mundo.
Los mensajeros.
Somos Pioneros. Hijos de Obreros.
La más firme vanguardia de los obreros.
¡Somos pioneros!
Vamos marchando por el nuevo sendero
La firme marcha de los Pioneros.
¡Somos pioneros!ART-F297-427-993-76

Aparecieron incluso tebeos con ese mismo nombre en los que se exaltaba el heroísmo de los trabajadores y la lucha contra los “nacionales”.

Los Pioneros debían

ser fieles a la clase obrera, enemigos de la religión, enemigos de la guerra, del fascismo y siempre dispuestos a dar una mano a todos aquellos influidos por ellos. Deben aprender a ser disciplinados en el trabajo y no deben ser celosos ni servir a nadie, no deben perder el tiempo, deben controlar su estado físico, ser respetuosos y profesores de campesinos y trabajadores. Deben ser limpios y ordenados, perseverantes, duros y valientes y buenos deportistas”.

En muchas cosas se parecían a los scouts, al igual que las otras asociaciones juveniles que os he mencionado. Pero eso sí, en este tipo de asociaciones existía una presión indirecta sobre los padres para que los chicos se uniesen, además de focalizarlo todo hacia anulación de la individualidad del chico, en lugar de fomentarla como hace el programa escultista (como bien reseñaba BP cuando hablaba sobre los Balilla de Mussolini). Los scouts procuran sembrar el espíritu correcto en los chicos y son ellos mismos los que desarrollan sus propios criterios.

En todo caso me parece interesante ver como en España, de un bando y de otro, cada cual pretendía “arrimar el ascua a su sardina”, tratando a los chavales como materia prima sobre la que ejercer su influjo.

El próximo día os invito a echar un vistazo al origen y sentido de estos Pioneros en la antigua Unión Soviética.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Sucedáneos de los scouts: Los Pioneros Rojos – 1”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario