Fernando Ramos, un scout en el escenario

gemelos

Fernando Ramos (izda) interpretando a Marco I en Los Gemelos, de Plauto.

Hace unas semanas comenzamos un ciclo de entrevistas  a personas que han pasado por el movimiento scout o guía y que, de una forma u otra, han destacado en su trabajo, en concreto relacionado con el mundo del arte o espectáculo.

En esta ocasión hemos hablado con Fernando Ramos, actor extremeño de largo recorrido, que entre otras cosas, posee un premio Ceres (Festival de Teatro Clásico de Mérida) y quien, en la edición 2014, fue uno de los encargados de entregar los premios (minuto 37:00) de esta última edición. Así mismo, es fundador de la compañía Verbo Producciones, de la cual es también productor.

1. Fernando, sabemos que fuiste miembro del Grupo Scout La Granada 402 de Llerena (Badajoz) en los años 80. ¿Cómo se vivía el ambiente scout en un pueblo en mitad de Extremadura?

Pues recuerdo con mucho cariño casi toda mi etapa Scout. Empezamos en lo que se llamaba MSC (Movimiento Scout Católico) para luego pasar a ser Scouts de España.

scouts-la-granada402

Grupo Scout La Granada 402 (Llerena, Badajoz) Fernando aparece en la segunda fila comenzando desde abajo, el sexto por la derecha. Delante suya (uniforme de lobato, borlas amarilla) Jorge Moreno

Era muy pequeño y las actividades que hacíamos nos aportaban mucho. Estábamos deseando que llegaran los sábados por la tarde y recuerdo muy intensamente nuestro primer campamento en “Las Jallonas”. Estuve varios años y pasé de lobato a tropa y un  pequeño tiempo como esculta.

2. En tu periodo en el escultismo, ¿recuerdas haber participado en actividades con otros grupos? ¿Qué destacas de esas actividades?

Sobre todo en los San Jorges. Hubo uno que se celebró en Llerena.  Todos nos alojábamos en el Palacio Episcopal que entonces era nuestra sede. Compartíamos actividades con los entonces pocos grupos que había en Extremadura y con alguno de la OJE que eran invitados. Manteníamos el contacto por cartas con muchos compañeros de otras localidades y te gustaba reconocerlos cuando había algún encuentro.

3. Nos preguntamos si los fuegos de campamento y veladas fueron el “caldo de cultivo” en el que sentiste el “gusanillo” del escenario, ¿es así?

img100

Fernando, sentado con pañoleta, en primer plano.

Bueno, realmente no. Ya llevaba en el escenario desde preescolar. Pero si puedo decir que ellos fueron caldo de cultivo de mucho de lo que vino después. Era como mi centro de experimentación. Pasábamos las noches preparando las animaciones y luego las puestas en escena. Me saqué la especialidad de animador, pero nunca tuve la insignia.

4. ¿Existían antecedentes familiares en el mundo del espectáculo? ¿Qué le pareció a tu familia el que quisieras dedicarte profesionalmente a la interpretación?

No, no existían antecedentes en mi familia, pero siempre me dejaron hacer. Nunca pusieron en tela de juicio el que yo dejara mi trabajo más o menos estable y bien remunerado para dedicarme al Teatro. Han sido un gran apoyo y han sabido darle la importancia justa, que en este mundo, es lo difícil

5. Con algunos miembros del Grupo Scout La Granada 402 formaste parte de un grupo musical. ¿Qué recuerdos tienes de esas actividades?

img101

Fernando, segundo por la derecha.

Jajajaja, hablas de Jorge (Moreno). Teníamos un grupo de música que se llamaba Deja Vu y hacíamos versiones. Fue el germen de un gran grupo que hay hoy en Llerena que se llama Mohevian y del que todos oiremos hablar muy pronto si no lo hemos hecho ya. Lo pasábamos muy bien. Con quien también tocaba era con su padre. En la foto estamos en un concurso de villancicos que hicimos los Scouts en Villanueva de la Serena y que ganamos, jeje.

6. ¿Piensas que tu orientación laboral podría haber sido distinta de no haber pasado por un grupo scout?

No, creo que mi trabajo hubiera sido este en cualquier circunstancia. Ahora no me imagino otra cosa…

barataria

Fernando en el centro, detrás, en la obra Barataria.

7. Tus primeros pasos encima de un escenario se remontan a 1984, con la obra “Y Zeus hizo llover sobre el camino” ¿Qué se siente al estar por primera vez encima de un escenario con una creación propia?

Ahí casi que no me daba cuenta. Tenía tan sólo 13 años y vivía en una Llerena que bullía cultura e inquietud por todos los costados. Era un niño muy curioso, me metía en todas las actividades que pudieras imaginar. Fue con “Paraíso de Thlaloc”, que empezaba entonces, y que fue una de las pioneras del Teatro extremeño. Se convirtieron en un referente en los primeros años de los 80. Luego, y fruto de la unión de estos con Nuestra Natacha, nació la compañía que hoy es mi familia, Teatro de Papel con la que seguimos en el tajo.

gemelos

Fernando (dcha) junto a Pepa Gracia en Los Gemelos de Plauto.

8. Son más de 50 las obras en las que has participado como actor, desde clásicos como El sueño de una noche de verano, Edipo Rey, Fuenteovejuna, La Posadera, etc. hasta monólogos, como en el caso de la 57º Edición del Festival de Mérida , a lo que compaginas trabajos en televisión, cortometrajes y largometrajes (a destacar tu papel en El hombre de arena, con Hugo Silva, entre otros) De todos estas áreas,¿en cual te sientes más cómodo? ¿Tienes alguna “espinita” clavada, algún proyecto que aún no has podido llevar a cabo?

Sin duda donde más cómodo me siento es en el Teatro. Es mi medio natural, donde me he criado y donde quiero seguir toda mi vida. Poder vivir y morir de esto, sería mi ilusión. En cuanto a ese proyecto que no he podido llevar aún a cabo, es sin duda el próximo. Siempre es el próximo el que me tiene ocupado y me quita el sueño.

como

Fernando en Cómo no dejar vivir a un muerto

9. Desde 2013 formas parte del elenco de “Los gemelos”, una revisión ácida y actualizada de la obra cĺasica de Plauto. ¿Qué se siente al recibir un premio Ceres del público?

Scouts

Fernando aparece sentado con pañoleta durante un Festival de la Canción Scout junto al padre de Jorge Moreno.

Me hizo muy feliz. Creo que ese premio puso negro sobre blanco lo que había pasado a lo largo de todas nuestras representaciones en el Festival de Mérida de ese año. El público asistía en masa, pusimos el cartel de no hay entradas y todos salían muy satisfechos por la obra que habían visto. Ese era sin duda el mayor premio. Ese, y toda la gira que nos ha venido luego. Hemos hecho un gran equipo. Todos, actores y técnicos, lo pasamos genial en cada representación. Eso se transmite en el escenario y el público nos premia cada día.

10. Imagina que estás con un grupo de scouts, de entre 11 y 14 años, que quieren comenzar a trabajar técnicas teatrales ¿Qué pasos les recomendarías dar?

Creo que el Teatro sería una de las materias que se tendrían que impartir en los colegios. Lo que el Teatro puede aportar a los chavales de esas edades es impresionante. Sólo hay que ver el resultado de los talleres que impartimos y el nivel de participación que hay. Invitaría a todos a acercarse sin miedo y con mucha curiosidad a algún taller de Teatro.

11. La última pregunta siempre la dejamos a libre disposición del entrevistado. Cuéntanos los que desees.

Que sepas que esta es la más difícil de todas… Os deseo lo mejor y me gustaría invitaros a que os acerquéis al mundo del Teatro con toda la inocencia que podáis para dejaros llevar por las historias que otros seres vivos, que respiran igual que tú, en la misma sala, a esa misma hora, te están contando y sintiendo…

Gracias por hacer un hueco a algo tan grande como es el Teatro.

Damos las gracias a Fernando por dedicarnos este rato, y esperamos que todos esos proyectos e ilusiones se hagan realidad. Como se dice en el mundo del teatro: Fernando, ¡mucha mi****!

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Fernando Ramos, un scout en el escenario”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario