A “Lobo Juicioso”. In memoriam.

jesus“Lobo Juicioso”.

Tal era su tótem, aunque él siempre advirtió que quizá durante su vida no había demostrado el juicio como para ello.

La semana pasada falleció (demasiado pronto, como suele ocurrir) un amigo y hermano scout con el que tuve el privilegio de compartir algunos de los mejores momentos de mi vida dentro del movimiento: Jesús Martínez Fabón.jesus joven

Conocí a Jesús allá por 1985, cuando era Jefe de Tropa (y después de Grupo) del 161 “Cid Campeador” de Zaragoza.

Trabajador infatigable, había comenzado su andadura a principios de los 60 co-fundando el grupo Santa María de Alcañiz, del que siempre andaba contando batallitas sobre los duros comienzos. Tiempos de austeridad donde los uniformes o las banderas eran confeccionados por las voluntariosas madres y las pañoletas aún eran un paño cuadrado.

Jesús tenía historias para ilustrar cualquier actividad y una vocación de servicio fuera de lo común. No tenía problema alguno en dedicar todo su tiempo al bien de los muchachos.

18Compartía afición con Baden-Powell a la hora de elaborar él mismo recordatorios y felicitaciones para los miembros del Kraal, cosa que hacía con entusiasmo. Precisamente uno de mis tesoros personales es el que me dedicó con motivo de mi investidura como Ayudante de Jefe de Tropa.

Otro de los aspectos que llamó mi atención acerca de su personalidad fue la falta de vanidad en cuanto a su papel dentro del grupo. Recuerdo que sus conocimientos sobre psicología del muchacho, sobre dinámicas de grupo o sobre técnicas scouts eran enciclopédicos y sin embargo jamás alardeaba y siempre rehuyó de los reconocimientos públicos.

Nunca obtuvo la Insignia de Madera. Decía que no necesitaba ningún colgante ni ningún certificado. Que lo que sabía…lo sabía.41 aos

Y era tan cierto que el mismo Comisario de Zona vino un día de modo informal a una actividad del grupo y le impuso un colgante a modo de cuentas de madera, aunque de forma esférica. Él lo llamaba de modo jovial: “su imposición de pelotas” y se reía con picardía al hacerlo.

Podría contar montones de anécdotas vividas en el transcurso de aquel tiempo pero no viene al caso. Mi única intención con estas palabras no ha sido sino hacerle un pequeño recordatorio a modo de homenaje.

Querido Lobo: ¡Buena Senda!

Nos volveremos a ver. La próxima vez será mejor.

investidura

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “A “Lobo Juicioso”. In memoriam.”


  • El Scout no debe esperar recompensa pero debe ser agradecido. A menudo olvidamos dar las gracias a nuestros hermanos mayores, a los que nos han “pasado” el gusanillo, a los que nos aprendieron. Gracias Gato por recordar hoy a uno de estos pilares.

Añade un Comentario