Los cambios en el escultismo 4. El “black paper”

No. Los cambios nunca son fáciles.black paper imag

Tampoco lo fueron los del APR (Advance Party Report).

Como ya os anticipaba el pasado día, lo cierto es que las ramas mayores no fueron capaces en gran medida de asumir los grandes cambios y optaron por abandonar o dar el salto a la creación de una nueva organización.

¿Qué organización?

Pues los Scouts de Baden Powell. Ellos y otros Independientes con una perspectiva más tradicional surgirían entonces.

Y lo harían tras la presentación en 1970 de lo que se denominaría el “Black Paper”.

¿Qué demonios es eso del Black Paper?

Pues una pequeña publicación de 29 páginas elaborada por el “Grupo scout de acción”, donde se exponían casos y quejas concretos de multitud de grupos a lo largo y ancho del Reino Unido y que trataba de abrir un nuevo debate en el seno de la Asociación Scout con propuestas alternativas.

Frases como:

Los grupos de hoy no deben estar a cargo de un scouter sino de un administrador, un ingeniero, un educador, un naturalista, un pedagogo…y otro buen montón de especialistas. El escultismo de hoy es demasiado complicado e innecesariamente serio

Daban cuenta de que más que empatía y saber hacer con los muchachos se solicitaba especialistas en todas las materias, independientemente de su química con los chicos.

O esta otra:

Parecen haber cometido el imperdonable error de pensar que los miembros de esta exitosa, voluntaria, flexible, semi-democrática y gradualmente evolucionada organización pueden ceñirse a una línea rígida y aceptar normas burocráticas en las que no creen ni entienden.”

Dando cuenta de que éste grupo consideraba que el APR establecía unas reglas demasiado rígidas del juego, y tan estrictas que no permitían excepciones a pesar de que el sentido común dijese lo contrario.140px-Baden-Powell_Scouts'_Association.svg

Por ejemplo, un grupo que funcionaba perfectamente se vio obligado a finalizar su actividad ante la falta de dirigentes que fuesen capaces de hacerse cargo. Y todo porque el máximo responsable, una persona de 65 años, a quien todos respetaban y apreciaban, debía dejar el escultismo por motivos de edad. A esta rigidez normativa se llegó.

Y sólo son algunas de las muchas que ilustran el “Black Paper”.

En cuanto a las propuestas, se solicitaba:

  • Que los conceptos básicos de Baden-Powell continuaran formando parte del “escultismo moderno”. Recordemos que en la práctica se había dejado de lado todo los relacionado con el fundador.
  • Volver a analizar y evaluar en todos los grupos y en la opinión pública los esquemas y los resultados del APR, pues los resultados 4 años después no parecían demasiado alentadores.
  • Presionar a la Dirección para volver a revisar detenidamente el escultismo a partir de octubre de 1970.

Se pidió entre otras cosas que aquellos grupos que lo solicitaran siguieran con el esquema original de BP, pero dicha petición fue rechazada.

La división estaba servida.

¿Y cuáles fueron al final los resultados del APR?

Pues a los 20 años de la gran reforma las cifras totales parecían mostrar una mejora, pero en realidad no dejó de ser un espejismo.

¿Espejismo?be-cl-pos

Sí, porque a partir de 1970 se había empezado a incluir a los ayudantes adultos del movimiento así como a los antiguos scouts, lo cual unido a la inclusión de las chicas en el programa Venture (desde 1976) dio como resultado, como ya os dije en el anterior artículo, una cifra muy maquillada.

Más aún cuando  a partir de 1982 se inician pruebas con la rama de Castores, para los chicos de 6 a 8 años, los cuales se instaurarían oficialmente en 1986. La gran demanda de los pequeños hizo crecer de manera ficticia los números globales.

Tanto que en 1998, el 68% de los miembros… ¡¡eran menores de 11 años!!

La realidad es que el núcleo central del movimiento, siguió en decadencia.

A los campamentos no asistían más chicos que los años anteriores, disminuyó la sana rivalidad entre patrullas y grupos, y la celebración de San Jorge de 1969 fue históricamente una de las menos concurridas.

Los dirigentes esperaban superar el millón de miembros en pocos años desde el APR y lo cierto es que lo único que lograron fue mantenerse. Claro que pronto afirmaron que preferían la calidad a la cantidad.wfis1

Y el caso es que muchos de sus puntos, como el dotar a los scouters de más herramientas o formarlos para la realización de actividades de aventura eran ideas estupendas.

Quizá lo malo del APR fue que estableció un único modo de ver las cosas. Un camino único y sacrosanto donde todo aquel que estuviese en desacuerdo fue ninguneado.

Los autores del  “Black Paper” fueron acusados de ciegos, inmovilistas, anticuados, extremistas de izquierdas y de derechas…pero la verdad es que sólo se trataba de grupos de scouters que pensaban honestamente que ese nuevo camino no era el ideal.

Simplemente se les dijo que “había que cambiar”, aunque ellos no percibiesen dicha necesidad en sus grupos, y punto. Y los miembros del Grupo Scout de Acción tuvieron la sensación de que se había cambiado por el mero hecho de cambiar.

Las variaciones continuarían a lo largo de los años. Por ejemplo, las condiciones para la obtención de las flechas de bronce, plata y oro de la sección de “Cachorros scouts”, duraron sólo 11 años y para 1990 se crearía un nuevo esquema de progresión.

Beaver Scouts 001La progresión scout sobreviviría aún menos, pues en 1983 surgieron los galardones Scout, Pathfinder y Explorer.

Recientemente han seguido los cambios (la mayoría ya los hemos comentado en el foro y en el blog, así que no voy a insistir en ellos).

Sólo comentaros que el nuevo programa se lanzó en 2002 y el nuevo esquema de formación de scouters en 2004.

Se ha creado la rama Explorador Scout, de los 14 a los 18 años, en lugar de  Venture y los Scouts Red, a partir de los 18 y hasta los 24.

Han sido más de 100 años de historia y resulta agradable ver que los jóvenes son fundamentalmente los mismos y disfrutan de los mismos retos, y que lo que BP llamó originariamente “El Juego del Escultismo” sigue manteniendo su relevancia en la actualidad.

Aun así, siempre queda una pregunta en el aire. Viendo la evolución de las cifras… ¿realmente sirvieron para algo los cambios?

En el próximo artículo echaremos un vistazo a algunas opiniones al respecto.

 

Comparte con otros... Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone