¿Porqué no hablamos de política en los Scouts?

A Scout is Helpful

A Scout is Helpful

Patria, sociedad, país… Uno de los pilares fundamentales del Método Scout está en la implicación del, de la, Scout o Guía en su entorno. Una implicación que lo involucre en la participación activa en su entorno, en su mejora. Sin embargo, dicho pilar tiende a difuminarse cuando hablamos de responsabilidad política, de participar en la mejora de nuestra sociedad mediante el ejercicio del voto. Pero… ¿Porqué no hablamos de politica en los Scouts?

A lo largo de los años de mi vida como Scout he podido oír varios mantras al respecto: “No debemos politizar los Scouts”, “un scout no debe tomar partido por ninguna opción política”, “No se debe mezclar política y escultismo”… Sin embargo debemos reconocer que es una incongruencia. ¿Como sino vamos a cambiar/mejorar la sociedad?

En las pasadas elecciones europeas la abstención fue la gran ganadora. Millones de personas decidieron no votar y aunque esto es perfectamente aceptable en nuestra sociedad, e incluso protegido por ley en España, lo cierto es que supone un retroceso en la democratización de la sociedad.

gráfica

El scout es útil y servicial

Decía un amigo mío que La Promesa y La Ley le empujaban a salir de esa zona de confort que todos tenemos en la que no tienes ganas de hacer nada ni de moverte por nada. Llega a ser molesto, bromeaba, pues lo más fácil es quedarte en tu casa y cambiar de cadena cuando empiezan los noticiarios de la tele, mirar hacia otro lado cuando alguien en la calle necesita ayuda para bajar unas escaleras o llevar fardos…

Nuestro propósito diario, la famosa B.A., no debería quedarse en acciones puntuales por muy loables y necesarias que sean. Participar políticamente en la sociedad implica el mismo trabajo de fondo que la educación: largo, laborioso y suele dar fruto sólo a medio y largo plazo.

Y entonces regresa la pregunta que encabeza este artículo, ¿porqué no hablamos de política en los Scouts?

Lo primero que se me ocurre mirar es el contexto histórico que hemos vivido los Scouts a lo largo de las últimas décadas: No hay país hispanohablante que no haya pasado por una dictadura en su pasado reciente. Un estado autocrático supone, amén de la falta de derechos humanos que todos sabemos, una sociedad altamente politizada. En una dictadura están “los buenos”, los que gobiernan, y uno puede apoyarles abiertamente. Por otro lado están “los malos”, que es la opción política contraria, normalmente prohibida y perseguida en el país. Mostrarse partidario de esta opción de forma pública o notoria traía consecuencias terribles.

De estas dictaduras han salido democracias más o menos frágiles pero donde sigue existiendo un alto grado de pertenencia a un sentir político u a otro: “Los míos buscan el bien mientras que los otros buscan la destrucción de la patria”.

Y en este contexto social post-dictatorial, dónde hablar abiertamente de política nos fuerza a tomar partido en un sentido u en otro, es en el que el Escultismo subsistió, renació, o se hizo visible porqué no siempre desapareció, y trató de continuar siendo un referente social y no inclinarse hacia una opción política u otra.

La política (del latín politicus y ésta del griego antiguo πολιτικός ‘civil, relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano’) es una rama de la moral que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común.

Pero el hecho de que el Movimiento no tome partido por una facción política determinada o que no se incline hacia el tradicional binomio izquierda-derecha, no debería implicar un silencio de las organizaciones ni de sus miembros en la vida política de la sociedad.

Los Scouts, como ciudadanos responsables, deberíamos implicarnos en la política de nuestros barrios, ciudades, de nuestras regiones y de nuestros países. Deberíamos implicarnos en la política del mundo.

Claro que las organizaciones scouts se expresan en favor de un mundo justo, de una mayor ecología o de una igualdad entre los pueblos. Pero no las oímos cuando Cáritas denuncia que uno de cada tres niños españoles está bajo el umbral de la pobreza. Tampoco cuando abogados y jueces denuncian el fin de la Justicia Universal, cuando asociaciones ecologistas se organizan para defender el mediterráneo o cuando organizaciones internacionales alertan contra la degradación de los Derechos Humanos en España.

Y no lo hacen porque estas acciones, en el sentir popular, les haría posicionarse en el arco político. Sin embargo es necesario si pretendemos continuar siendo un referente por un cambio mejor y para que nuestros educandos, los beneficiarios del Método Scout, comprendan la importancia de la implicación política del ciudadano.

“No temo los gritos de los malvados sino el insoportable silencio de los justos”
Martin Luther King

La abstención representa un gran problema en toda sociedad democrática por cuanto implica que una parte de la ciudadanía no participa en la convivencia colectiva. Y esto choca frontalmente con la principal finalidad del Movimiento Scout: crear ciudadanos responsables y participativos. Pretender crear estos ciudadanos sin educar en la política es probablemente un error. Les estamos diciendo a nuestros jóvenes que “de la política se encargan los políticos”, como si uno llegara a alcalde después de estudiar una licenciatura en alcaldías o se convierte en diputado tras aprobar unas oposiciones de diputología.

Parafraseando a Luther King, el espectacular ascenso de partidos políticos xenófobos y/o fascistas en Europa debería preocuparnos menos que el abandono del juego democrático de buena parte de la sociedad. De la misma forma que fomentamos la participación activa de chicas y chicos en nuestros Grupos Scouts y Guías a todos los niveles, deberíamos ir introduciéndolos también en el juego democrático de la sociedad. Y esto pasa por hablar lisa y llanamente de las opciones políticas, de como funciona nuestra democracia y por implicar políticamente nuestros grupos y nuestras asociaciones.

Para un scout, abstenerse de votar es dejar sus responsabilidades hacia la sociedad. Cada uno es libre de elegir, oimos a menudo. Si, en efecto, pero la libertad no sólo es elegir, es también aceptar las consecuencias de tu decisión. Y no votar, no participar en el juego democrático de tu ciudad, de tu país o de tu mundo, te deja fuera de las decisiones que se toman para resolver los conflictos que atañen a la sociedad. Y por tanto de sus soluciones. Es tan irresponsable como no participar activamente en tu organización scout y luego quejarte del rumbo que toman las cosas.

Que un Scout se abstenga de votar es tan incongruente como cambiar de cadena cuando llegan los noticiarios. Y esto es necesario introducirlo en nuestro programa y hablar con nuestros jóvenes. Cambiar el mantra de “Yo soy del partido tal” por “Yo voto por el partido tal”, una pequeña pero sustancial diferencia. Como Scout, como ciudadano responsable que soy, he decidido ser parte del juego democrático y votar, y/o afiliarme, al partido tal. Lo que no implica que yo deje de ser yo ni me impide cambiar de decisión cuando yo lo decida. Yo, y solo yo, soy responsable de mi voto democrático, que en este momento de mi vida he decidido otorgar a una opción política porque es aquella que más se acerca a mi pensar político actual.

Pensemos que tratamos con niños y jóvenes de una sociedad hiperconectada. Que no nos necesitan para obtener información, como en el siglo XX, pero si para comprenderla y asimilarla a sus vidas. Y en un momento de nuestra Historia como éste, en el que la sociedad se organiza vertical y horizontalmente para tomar decisiones políticas, en el que surjen iniciativas ciudadanas como las Mareas, la PAH, el 15M, en el que partidos políticos como PODEMOS, EQUO o el Partido X demuestran que otra política es posible, una política que regresa a los ciudadanos, se hace necesario que el Movimiento Scout se implique también.

Porque luchar contra la abstención en las organizaciones scouts pasa obligatoriamente por una mayor implicación de las organizaciones y de los dirigentes scouts en la vida política de nuestra sociedad.

Un ejemplo:

Carlos, scout del Grupo Scout Baden Powell de Córdoba.

Carlos viene de una familia de larga tradición scout.

Carlos creyó que como Scout debía luchar por un mundo mejor y se integró en el colectivo 15M de Granada, ciudad en la que estaba estudiando.

Carlos fue detenido por la policia y condenado a tres años de cárcel por participar en un piquete informativo del 15M en la Huelga General del 29 de marzo del 2012. Ni Carlos, ni Carmen, también condenada, ni ningún miembro del piquete, ejerció ninguna acción violenta o ilegal. Carlos hizo lo que cualquier otro Scout haría: hacer cuanto de él dependa por ayudar al prójimo en toda circunstancia.

Carlos entrará en prisión en los próximos días. Miles de personas ya están compartiendo su historia en las redes sociales, entre ellas muchos Scouts. ¿Porqué entre las organizaciones que solicitan su absolución no está la asociación scout a la que pertenece Carlos? ¿Porqué el presidente de Scouts de España o el de Scouts de Andalucía no aparecen ante los medios de comunicación manifestando su apoyo a Carlos? Pues muy sencillo. Porque desde dentro del movimiento no faltaría quien les acusara de politizar los Scouts. Y he ahí el insoportable silencio de los justos al que se refería Martin Luther King.

Hace siete años escribí un artículo acerca de como Internet estaba cambiando nuestro modo de relacionarnos con el mundo y defendía la idea de que los altos dirigentes scouts se manifestaran más a menudo.

No vivimos en el siglo XX, cuando la sociedad era aún vertical y local. Vivimos en un mundo hiperconectado, donde las personas se relacionan entre sí personal y virtualmente lo que hace que nuestro entorno social se haya ampliado enormemente. Un Scout puede estar participando en una actividad a 20.000 kms de aquí, compartirla en las redes y hacerme partícipe de ésta. Yo a mi vez opino y él conoce mi punto de vista inmediatamente, sin necesidad de que un periódico haya publicado la noticia o que nuestras organizaciones scouts hayan establecido previamente una vía de comunicación para ello.

Nuestros grupos scouts, nuestras asociaciones scouts tienen que comprender esto. En el siglo XX una organización scout hacía una declaración institucional tras reunirse en asamblea y tomar una decisión unánime. En el siglo XXI miembros y dirigentes de Greenpeace, Human Right Watch, Cáritas, Amnistía Internacional, Intermon Oxfam, realizan declaraciones contundentes cuando los derechos humanos o la protección de nuestro mundo está en juego.

¿Porqué no oimos a los Scouts? ¿Porqué tendemos a separar lo que decimos como ciudadanos-scouts de lo que decimos como ciudadanos-político-sociales?

El gráfico procede de ElDiario.es, más información sobre el fenómeno de la abstención electoral en España en este Estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona.
Los jóvenes en la era de la hiperactividad” es un libro de Dolores Reig que también puede ser útil a los dirigentes scouts.

Comparte con otros... Share on Facebook32Share on Google+1Tweet about this on Twitter15Print this pageEmail this to someone

13 Respuestas a “¿Porqué no hablamos de política en los Scouts?”


  • gato legendario

    Hombre Darzee. Creo que la respuesta es bastante evidente.
    No se trata de que históricamente fuese de tal o cual manera, sino que en un principio el rango de edad al que se dirigía la formación estaba entre los 8 y los 14 años.
    Es verdad que luego se abrió a rangos mayores, con capacidad de voto (que al principio eran los 21 en muchos sitios), pero siempre han sido muuuuyyy minoritarios en cuanto a números.
    En todo caso siempre se animó a la participación en el sistema. Siempre, incluso desde sus comienzos, se pensó que era desde dentro del mismo como se podían cambiar las cosas. Por eso se trata de educar en valores para el bien común, sin predisponer a ninguna otra cosa, pues sería un gran riesgo que alguien pudiese pensar en que “allí dentro se adoctrina a nuestros hijos”.
    Luego la madurez y la capacidad de tomar decisiones de cada uno debería hacer el resto, y si hemos hecho bien nuestro trabajo…pues no se limitarán a observar. Siempre he dicho que me encanta la frase de BP de “rema tu propia canoa”, no dejes que la corriente te lleve donde quiera. Toma las decisiones y ponte manos a la obra. A eso se refería el Gran Jefe cuando hablaba de que aborrecía que la gente se quedase mirando: “play the game”, toma parte y haz lo mejor para todos, tanto en el juego como en la vida (quizá esa sea la mejor enseñanza de los buenos juegos scouts).
    Por cierto, los manuales norteamericanos para scouts sí dedican una gran cantidad de contenido a hablar de ciudadanía y creo que es un acierto.

  • Me parece una buena reflexión, pero con un titular que no expresa realmente la realidad.

    ¿Por qué no hablamos de política en los scouts?
    Sí que hablamos de política.
    Todos nuestros ámbitos educativos son política.
    Crear un mundo más justo es política.
    Educar una ciudadanía más crítica es política.

    Una cosa es ser político, y otra cosa es ser partidista.
    El sitio donde he aprendido más política en mi vida ha sido en los scouts, analizando injusticias, identificando engaños, mitos, falsas creencias y transformando mi entorno.

    En el Congreso Mundial de educación Scout de Hong Kong se dijo que más de la mitad de los líderes mundiales habían recibido una educación no formal parecida al escultismo: http://www.scoutsclm.org/internacional/cronica-del-congreso-scout-mundial-de-educacion-2013-en-hong-kong/

    Política es mucho más que votar, política es mucho más que partidos.
    El escultismo del sXXI es política a pie de calle, de la que se palpa y de la que se vive.

  • Si, Gato, en Estados Unidos puede, y también aqui en Francia. La revista de este mes habla del activismo politico, por ejemplo. Y hace tres años invitaron a Stephen Hessel a un encuentro con jovenes scouts.

    Pero en el Escultismo hispanohablante nos mostramos muy tibios con todos estos temas. En serio, me gustaria ver a un presidente scout ante una camara decir lo que piensa de los recortes, de los desahucios, de la falta de sanidad para todos, de ese Scout que una interpretacion injusta de la Ley va a meter en la carcel… No creo que sea tan dificil pero si muy necesario para el movimiento actualmente.

  • TIGRE PERSEVERANTE

    Sí sí, Darzee, totalmente de acuerdo con tu último comentario. Pero a mí también me gustaría ver a un presidente de asociación scout ante una cámara diciendo lo que piensa de los millones de euros de los que se han apropiado/desviado ilícitamente los “políticos” miembros/as del partido gobernante en Andaluciía con ERES fraudulentos. Y también desearía saber qué piensa del expolio de los “sindicalistas” de los fondos destinados para la formación de los parados, es decir, en este caso y en las presentes circunstancias de los más necesitados. O qué piensa de los “negocietes” ahora subjudice de ciertas personas próximas o incluso pertenecientes a la Familia Real, embolsándose alegramente con la connivencia y colaboración de esos “políticos” de los que hablamos el dinero que entre todos con tanto esfuerzo damos al Estado y que debería ser destinado a otros menesteres. E incluso qué le parece que la norma básica por la se rige este Estado que se dice social y de derecho, y que consagra entre otros los principios de legalidad y de igualdad, a su vez determine que la Jefatura del Estado es hereditaria y encima discriminatoria con preeminencia del hombre sobre la mujer.

    AH! si mal no recuerdo Jose María Aznar fue scout ¿no?

    ¿Tú ves?…..Ala, ya está liada.

    ¿Ves por qué no hablamos de política en los scouts? o mejor, por qué no “debemos” hablar de política en los scouts. ¿No será porque estos “políticos” han corrompido hasta la acepción y el significado de la palabra política? No será porque no nos hace falta. ¿No piensas que nos basta con enseñar/fomentar/difundir/practicar el civismo, la solidaridad, el esfuerzo, la autocrítica, la no discriminación, el amor a la naturaleza y la defensa del medioambiente, el servicio….vamos los valores en los que creemos los que nos consideramos scouts? ¿No crees suficiente dotar a los muchachos/as de libertad de pensamiento y de los instrumentos necesarios para que sean ellos a través de su implicación/participación/acción, una vez estén preparados, los que sean generadores de ese tan anhelado mundo mejor.

    ¿O es que nos hemos vuelto tan autocomplacientes y nos dedicamos tan solo a mirarnos el ombligo y a publicitar lo maravillosos que somos,lo bien que lo hacemos, lo solidarios e igualitarios que somos…. pero realmente no estamos poniendo el empeño necesario y no estamos formando en esos valores a nuestors/as scouts tan bien como pensamos y/o decimos que hacemos y entonces necesitamos reafirmarnos públicamente ante cámaras y medios de comunicación para autoconvencernos?

    No, no creo que nos haga ninguna falta hablar de política en los scouts. No, no creo que una asociación scout como institución deba decantarse o pronunciarse políticamente. No hace absolutamente ninguna falta, porque eso ya lo haré yo como persona-scout allí donde y con quien me encuentre, que es de lo que se trata al fín y al cabo, de formar verdaderos ciudadanos impelidos por los valores en los que creemos.

    Puede que no piense como tú pero defendería hasta la muerte tu derecho a no pensar como yo.

    OYE Y SI NO PUES NADA….FORMEMOS EL PARTIDO SCOUT Y YA ESTÁ, TODO ARREGLADO.

  • Joan Ninguna (Cormorán Noble) SPAIN

    Consígase hacer autosuficientes a las asociaciones scouts. Vigílese su posible uso como “trampolin” con destino a (…a cualquier otra parte). Elección en base a capacidad (que no mérito) para quienes detenten la representación de sus Asambleas y tal vez unos pequeños reajustes más.., entonces veremos aparatos-nomenklatura SCOUTS “mojándose” de verdad en el ámbito de la política.

    En cuanto a Método: la naturaleza es sabia. Si un kraal no trabaja a caballo de la realidad (incluye política), la realidad (chicos/chicas) demandará cuanto les sea menester.

    Un saludo para todos en el foro

  • Excelente el post Darzee.
    Me preguntaba ¿Será que los scouts no hablamos de política porque estamos atravesados ella? confundir la política con el partidismo es un error, de igual manera que confundir el no partidismo institucional con el silencio.
    Estamos atravesados por la política desde cómo nos constituimos como movimiento hasta el cómo vamos cambiando las políticas institucionales (porque las instituciones políticas), y no solo eso… los marcos valóricos referenciales, como claramente se ve en el post anterior respecto del cambio de la Ley Scout en Inglaterra como modo de “aggiornamiento” del movimiento, donde ya no aparece como parte del SER el respeto al país del otro, a la raza, a la clase social, a la religión. Me preguntaba ¿ese cambio no es político? ¿no incide en cómo un niño y joven articulan su vida en relación a los valores? ¿o acaso vivimos en un mundo donde el extranjero, el distinto, el que está en otra situación social, el que practica una determinada religión son respetados en su diferencia?. La elecciones europeas parecen demostrar lo contrario donde partidos que predican que la inmigración europea se soluciona con tres meses de ébola sacan los primeros puestos…
    ¿Y no es política institucionalmente mostrar como ejemplos de scouts notables a figuras de la nobleza por el hecho de ser simplemente nobles o figuras políticas que poco tienen que ver con los valores básicos que surgen del escultismo? Quizás podríamos preguntarnos ¿notables para quien o quienes? ¿cómo alguien puede considerar como un “scout notable” a George W. Bush y a tantos otros que aparecen en las listas de “scouts famosos”? ¿por qué en esas listas no aparecen los tantos Carlos que deben existir en España en este momento, los scouts asesinados por el terrorismo de Estado en Hispanoamérica?
    La política silenciosa que sábado a sábado atraviesa a cada dirigente es mucho más peligrosa que la que puede conversarse y debatirse, porque sin saberlo y creyéndose instrumento de cambio es instrumentado para que nada cambie… unos buenos campamentos, algún servicio por ahí y los que salen buenos mucha promoción así parece que todos los scouts lo estamos haciendo, alcanzan para el desarrollo al “affectio societatis”… A veces creo que la meta hacia la felicidad que planteaba Baden Powell fue vaciada de su fuerte contenido político, reducida a una sonrisa boba en una buena foto photshopeada para la pagina del grupo o la propaganda de la asociación.
    Los que quieran y para evitar ser reiterativo, lo invito a releer el post https://blog.larocadelconsejo.net/2013/11/efectos-de-torsion-en-los-conceptos-basicos-del-escultismo-iii-escultismo-y-ciudadania/ publicado en la roca hace un tiempo.

  • Puede que tengas razón, Aitor. Lo último que redacto de un artículo es el título. No me resulta fácil encontrar un titular que resuma el texto así que prefiero optar por uno que “abra boca”, un pequeño aperitivo. 😉

  • Gracias Tigre perseverante por tu comentario. En efecto no se trata de opinar todos lo mismo. La diferencia de puntos de vista es fundamental para que el Escultismo avance. Sin esa libertad de pensamiento yo no sería Scout.

    Creo que vivimos en un mundo cada vez más injusto y creo necesario que el Escultismo se posicione al lado de la sociedad, por los niños, por los jóvenes, por las familias, por los que no tienen nada, por los que lo están perdiendo todo…
    No digo que no lo estemos haciendo, solo que me gustaría que fuéramos más proactivos en estos temas.

    Pero sobre todo he escrito este artículo porque esperaba este retorno de opiniones que me ayuda a forjar la mía.

  • Gracias Joan Ninguna, por tu comentario. Tenemos que ser los Scouts los que trazemos la línea entre la política “de verdad” y el politiqueo de favores, puertas giratorias y sobres en mano.
    En estos difíciles momentos en los que unos pocos están gobernando el mundo es preciso que enseñemos a nuestros jóvenes que se puede y se debe participar en los órganos democráticos de la sociedad. Casi 60% de abstención demuestra que algo no va bien… Que el fascismo, la xenofobia y el odio tenga mayor peso es preocupante.

  • Entiendo que la única política que se debe realizar en los grupos scouts es la de arraigo en la comunidad en la que se sitúan, y me estoy refiriendo a la comunidad cercana: pueblo-comarca-autonomía. Esta debe ser transmitida a los niños, de tal manera que se integren e identifiquen con los roles cercanos, lengua, costumbres y gente. No hacerlo solo aporta anorreamiento y desubicación.

  • gato legendario

    Me ha venido a la mente esta frase de Herbert Hoover y no me he podido resistir a ponerla aquí:
    “Las palabras sin acciones son las asesinas del idealismo”
    Claro que también tiene otras que merece la pena leer:
    “La paz no se logra en la mesa del consejo o por los tratados, sino en los corazones de los hombres”.
    Sembremos esas dos semillas en los corazones de nuestros muchachos y dejémoslas germinar solas. Creo que esa es nuestra labor.

  • Creo que el punto de explicar a los niños «lo que» es la participación y la implicación políticas, en esos términos, sí que está denostado en los grupos.

    Soy hermano de Carlos y me gusta que mencionéis su caso.
    https://www.facebook.com/carmenycarlosabsolucion

    Pedro – Quetzal Romeo

  • Águila Observadora ARGENTINA

    Lo que me sorprende no es la actitud del Hno Carlos, ya que es lo que todo scout debiera hacer: comprometerse con la realidad y actuar en consecuencia.

    Lo que me sorprende es lo solo que lo dejaron desde la organización. Eso es lo lamentable del asunto.

    al final, le dieron el indulto? O lo encarcelaron?

Añade un Comentario