Soy Scout y no vendo galletas, lástima, ¿no creéis?

humor scout ;-)

humor scout 😉

Leo en el Planeta de La Roca un artículo sobre extrajobs, bastante interesante por cierto, y vuelve a salir el tópico de “Soy Scout y no vendo galletas”. Lástima, ¿no creéis?

Como mencionaba en el artículo de la semana pasada, las famosas cookies de las Girl Scouts generaron 714 millones de dólares solo en el año 2012. Una cifra que se aleja bastante de los ingresos de nuestros mejores extrajobs.

Si, pero ellas son millones…

Dos millones. Para ser mas concretos 2.282.817 jovencitas eran GirlScouts of The United States of America en 2011.

Ahora solo es necesario hacer una simple operacion aritmética para llegar a una conclusion demoledora: Cada chica scout norteamericana recaudó 312 dolares para la organización.

Las comparaciones pueden ser odiosas, si. Por ejemplo:

Los Pioneros de mi grupo realizaron un extrajob de tartas hace unas semanas. Fue un éxito pero si lo comparo con las cifras de la Operation Cookies me da que entre todos recaudaron menos que una sola GirlScout y sus paquetes de galletas.

¿Como para deprimirse? Pues no, por supuesto que no, nuestros Scouts hicieron su análisis de la realidad y sabían perfectamente cuanto iban a recuperar. Y asi nos pasa a todos los que alguna vez hemos hecho un extrajob. Pero yo no puedo dejar de sentir cierta envidia por esa fabulosa campaña de marketing que hace que todos los años las GirlScouts llenen las arcas de su asociación y el enorme abanico de posibilidades que abre un extrajob tan exitoso.

Porque seamos realistas, la finalidad de un extrajob no es hacer lindas pulseras sino venderlas. No es sacar la camiseta mas chula sino la que mejor se venda, y quien no lo haya entendido asi lleva todas las de perder.

¿Conoceis alguna asociación scout y/o guía que tenga un extrajob tan bien organizado y exitoso como las Cookies de las GSUSA?

Los comentarios son vuestros, os escucho.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

6 Respuestas a “Soy Scout y no vendo galletas, lástima, ¿no creéis?”


  • A mi siempre me ha extrañado que se pueda vender cualquier cosa excepto galletitas. Más allá de los números que las girl scouts de USA consigan. Por que vender churros, llaveros, camisetas, … o incluso mecheros … o incluso poner cubatas en un chiringuito (yo aquí tengo mis reservas) nos parece bien pero no las galletas?

    Entiendo que es un cliché del estilo americano del escultismo, pero no es el que a mi más me molesta precisamente.

  • gato legendario SPAIN

    Siempre que alguien quiere “defender el honor del ‘nuevo escultismo'” suelta las mismas cosas: ya no somos paramilitares (¿cuando lo hemos sido?), ya no somos boy scouts (como si eso fuese malo en sí, la sociedad de cada época es la que manda, no podemos juzgar con los ojos del hoy) y que tampoco “vendemos galletitas”. ¡Hay que fastidiarse! ¿Dónde está la aberración de venderlas? ¿Qué hay de malo en implicar a un grupo de chicos en un empresa para aprender lo que supone el trabajo, el contacto con la comunidad, conocer a sus vecinos, a expresarse en público, a perder la vergüenza y ganar autoconfianza…? Me gustaría que alguien me lo explicase…

  • Mantis Servicial SPAIN

    El otro dia mis lobatos vendieron unas riquisimas galletitas y la verdad que muy bien. Yo creo que el problema no es vender galletas o el no ser boy scouts, el problema es el decirle a la sociedad nosotros no somos vendedores de galletitas, si no que nos dedicamos a la educacion en valores, o nosotros aunque conservamos el mismo espiritu y perseguimos el mismo objetivo, ya no somos boy scouts, somos scouts, hemos evolucionado y hacemos un escultismo del siglo XXI, ya que somos un movimiento.

  • Aunque he sido Scout desde los 7 años en España donde nací y viví hasta los 23 años ahora y desde hace ya muchos vivo en USA. Cunado mi hija empezó el colegio busque un grupo de Girl Scouts y la apunte.Un poco recelosa al principio y para hacer la historia corta, me convertí en jefe de grupo y ahora tras 4 años en esto de las Girl Scouts le encuentro mucho sentido al programa de las galletas. Esto de vender galletas esta dentro del programa de enseñanza de las niñas no solo de interacción con el mundo pero con la planificación de su año, actividades y el manejo del dinero en todos los sentidos, desde un presupuesto hasta perdiciones de ventas. La época de venta de galletas dura aproximadamente 3 meses y si bien es verdad no se gana mucho por el lado financiero, solo 65 centavos por caja, las niñas crecen y se desarrollan para ser mujeres independientes capaces de fijar una meta y conseguirla, desarrollan cualidades útiles en el mundo laboral y relaciones comunitarias que podrán servirles durante sus vidas de Scouts y como adulto. Otra cosa que consigue esto de las galletas es una buena imagen en la comunidad, no solo de reconocimiento de la organización sino que en las mesas de venta las niñas les hablan a sus clientes de los proyectos a ejecutar o ya ejecutados con el dinero recaudado. Se echan de menos algunas cosas de Scouts como con los que yo crecí (BP) pero el año pasado mis 14 niñas pudieron financiarse 2 salidas y el campamento con lo de las galletas, y eso como padre no tiene precio!

  • Muchas gracias por dar tu punto de vista. Los estereotipos, que desde España, se reciben de la forma del escultismo y guidismo en USA, hace que algunos se queden en eso.
    Al igual que los proyectos de palomitas, el de galletas es un medio para autofinanciación, y sobre todo, como bien dices, para crecimiento personal de los miembros de la unidad.

  • Gracias Ilona por compartir tu experiencia en La Roca.

Añade un Comentario