La cartilla de caminantes Interamericana.

DSC_0513

Aclaración conveniente: Antes de editar las cartillas la OSI envió copia a los países miembros para hacer llegar críticas o correcciones. El presente texto es un resumen del trabajo que realice en ese momento para cumplir con los requerimientos,  que llegó en tiempo y forma a quienes lo requerían, y que publiqué con posterioridad a la presentación oficial de la cartilla en la ciudad de Quito.

Algunas apreciaciones sobre el Cap. I de la Cartilla Caminantes

En la Conferencia Scout Interamericana de Quito, luego de una demora importante respecto de los tiempos pautados para el desarrollo del nuevo programa de la región, se habría presentado la Cartilla de Caminantes.

Recordemos que lo primero en la construcción del programa OSI fue el “Proyecto Educativo” donde se declara el “Scout Modelo” conocido como “objetivos terminales” de la malla, para luego, a partir de un entrecruzamiento entre psicología constructivista (estadios de la inteligencia) y  psicología comportamental construir el conjunto de objetivos de cada uno de los grupos de edades. Podríamos decir sin equivocarnos que “al principio era la malla.

Si la Malla de Objetivos es el verdadero punto de partida, el  discurso  sobre el programa que se articula con posterioridad es a los efectos de legitimarla, lo que ubica a las teorías utilizadas como instumentales, y en este punto podríamos considerar que las referencias se seleccionan a efectos de que el “producto terminado” cierre más allá de que el “protocolo” en sí, en tanto arbitrario, no tiene que justificarse.  Extrañamente pocos han prestado atención suficiente a la cantidad de objetivos  que son de actitudes o comportamientos (mas de 90 en los caminantes) constituyéndose de esta manera en el protocolo comportamental más extenso que conozco.[1]

En esta serie de textos que inauguramos sobre la Cartilla Caminantes, realizaremos un análisis de los presupuestos teóricos que se utilizan para legitimar la malla, aclarando que esto no es un tema de buenos y malos sino de posiciones teóricas, educativas, filosóficas, epistemológicas, que evidentemente impactan en la practica cotidiana, porque los dirigentes somos instrumentos de la repetición de dichas posiciones aunque no las conozcamos.

Identidad versus sujeto

Uno de los ejes centrales de la cartilla es el concepto de Identidad tomado especialmente del psiquiatra norteamericano Erikson, quien hacia 1950 – 51 publica un libro que titula “Infancia y sociedad” donde postula la existencia de “ocho edades” en el hombre, correspondientes a distintos momentos donde crisis vitales deben resolverse.

Erikson podría ser ubicado dentro del grupo de psicoanalistas que en esa época buscaban construir puentes entre el psicoanálisis americano y la cultura, por eso algunos denominan a su teoría como psicosocial. Quizás por ello y dado que permite armar una especie de “psicología evolutiva” complementaria al sistema áulico, es utilizada por los pedagogos como  referencia, aunque sus conceptos pueden ser considerados en la actualidad de escaso uso dentro del ambiente Psi especialmente por el cambio cultural vivido en los últimos 30 años, donde la vigencia de las “edades” planteadas se convierte en dudosa, de la misma manera que los criterios de “normalidad” que se utilizan. Cuando hace más de 50 años Erikson desarrolló sus ideas realizó una contribución muy importante para la comprensión de los fenómenos psicosociales que comenzaban a ocurrir en su tiempo, pero no solo la sociedad ha cambiado sino también las formas de pensar y entender los distintos tiempos de desarrollo de un sujeto.

De lo expresado se desprende lo central al leer a Erikson es ubicar el contexto de su producción teórica como coincidente con el contexto histórico y social en el que comienza a producirse una demora entre la pubertad y la asunción de roles adultos, etapa de la vida del hombre contemporáneo que conocemos con el nombre de adolescencia y que no se encuentra presente en todas las culturas, y que incluso en un mismo país adquiere características diversas de acuerdo a los grupos sociales de que se trate.

Las circunstancias que colaboraron con la aparición del grupo de edad llamado adolescencia, y su posterior extensión como grupo  cultural al menos en los países centrales y en vías de desarrollo, fueron distintos hechos histórico-sociales:

  • La prolongación de la duración de la vida que implicó un aumento de los individuos en condiciones de trabajar lo que provocó un acceso tardío de los más jóvenes al mundo del trabajo
  • El progreso tecnológico que exigió una mayor formación, produciéndose  una extensión en  la edad escolar en muchos países de occidente. Pensemos que en la actualidad la educación general básica es de 9 años y con ella es inaccesible el mundo del trabajo, en cambio en la década del 50 con 6to grado se accedía a trabajos que hoy exigen como mínimo el polimodal (12 años de estudio).
  • Las luchas sociales que lograron mejores condiciones de vida, por lo que los ingresos familiares mejoraron desplazándose de esta manera el trabajo de menores.

En ese contexto – el de la naciente adolescencia – Erikson elabora sus conceptos y postula como problemática central dentro del grupo de la edad que corresponde a los Caminantes la crisis que denomina Identidad vrs. confusión de rol; donde el individuo debía  decidir su destino dentro de la cultura en la que vivía que era mucho más compacta que la actual, ya que lo esperable era que:

  • Una persona ingresara a un trabajo para desarrollarse en él, y luego de cumplir los años de servicio se jubilara. No era muy común la rotación del empleo ni la alternancia entre períodos de empleo-desempleo. Si tomamos como ejemplo nuestro país, hace 30 años atrás aún eran comunes las generaciones de familias con un mismo empleo, donde el trabajo del padre muchas veces lo “heredaba” el hijo, tanto en las empresas públicas (Ferrocarril, Gas del Estado, YPF, SEGB, Aguas Corrientes, etc) como en las privadas (distintas fábricas), de hecho en la actual legislación laboral en algunos sectores quedan resabios de esa época, por ejemplo si un portero se jubila por derecho alguno de sus hijos puede ocupar su puesto de trabajo. Esto generaba verdaderas identidad de grupo como “los ferroviarios”, “los porteros”, “los docentes” etc; identidades que tenían su correlato en el poder de los sindicatos en el momento de las negociaciones colectivas.
  • Una persona se casaba joven (entre los 18 y los 25 en el caso de los varones, y entre los 15 y 23 en el caso de las mujeres)), y generalmente mantenía su pareja durante toda la vida; ser “hijo de padres separados” era un verdadero estigma, y las cuestiones de género eran entendidas como “patológicas”. En la actualidad esto no ocurre, y es un dato de la realidad que las parejas se divorcian, que los hijos deben aprender a convivir en nuevos y distintos formatos de familia, y en una serie de situaciones que los profesionales del 50 considerarían patológicas.
  • Las nociones de bien y del mal eran mas sencillas, era común que las personas construyeran su Proyecto de vida en coincidencia con determinados Ideales; cosa que hoy no ocurre en virtud de la caída de los ideales y del ascenso del hedonismo con la infinita cantidad de objetos de placer legales e ilegales que el mercado ofrece.

La época de Erikson permitía pensar en la noción de Identidad como una construcción del sí – mismo , de la conciencia de sí que se esperaba estable durante toda la vida. Si esto no ocurría así y el individuo –por ejemplo- cambiaba de trabajo en repetidas ocasiones, esto era entendido como indicador de que una persona tenía dificultades para su estabilidad emocional y afectiva.

Para re-pensar en la actualidad la conveniencia del uso del término “Identidad” hagamos un simple ejercicio: Si una persona de 50 años toma el álbum de fotos de toda su vida, seguramente podrá ubicar que ese bebito que no es semejante a la imagen de él en esta época es él cuando era bebe, de la misma manera el niño jugando a los autitos, la foto del término de su primaria, la de aquel campamento en la montaña y así sucesivamente. Podríamos decir que cada foto del álbum es una identificación determinada que constituye su “yo”; mientras que  lo que provoca que pueda sentirse “idéntico” o mejor dicho con “continuidad histórica” no figura en la foto porque es una instancia simbólica que está mas allá de las identificaciones,  en la que podemos ubicar al sujeto.

Para la Escuela americana la Identidad se relaciona con la conciencia de sí mismo y con una especie de integral de las identificaciones que dan la idea de totalidad, por ello la utilización de dicho término “cierra” con la malla MACPRO en donde no hay distancia entre el yo y el Ideal.  Debemos tener en cuenta que “identidad” es “yo soy eso”, y no confundirla con el Ideal que significa “yo quiero ser eso, apunto a …” lo que implica una tensión entre el yo (en la conformación que sea) y el Ideal. La noción de sujeto  se relaciona con una instancia simbólica, mientras que la noción de Identidad es Imaginaria, es una ilusión que actúa como tapón del sujeto simbólico.

Para pensar en la validez de determinados conceptos es muy importante para un mejor entendimiento de lo que se plantea comprender mejor la época en que este tema es planteado por Erikson, y debemos ubicarla en los albores de la adolescencia, donde aún no habían surgido los fenómenos culturales del rock y posteriormente la beatlemanía que marcarían de forma especial la extensión de la adolescencia en la cultura occidental. Las “edades” que plantea para el hombre responden a un patrón cultural de su época siendo hoy de dudoso uso ya que podemos darnos cuenta que nuestra realidad cultural es distinta, que no es común que una persona ingrese al mundo del trabajo y pueda llegar a jubilarse en el mismo lugar, que es esperable que aumente la gente que no consiga empleo o que alterne períodos de empleo con períodos de desempleo; por ello consideramos que en nuestra época no es adecuado hablar de Identidad Vocacional (vocación se origina en la idea de “llamado”, en el sentido de una Misión singular que Dios le adjudica a un individuo) siendo más conveniente el uso del término Identidad/es Ocupacional/es porque es mucho más útil dada  la variabilidad existente en el empleo y la formación permanente que esto implica. Hablar de identidad vocacional es introducir el problema teológico del “trabajo intramundano” en un espacio en el que debiera ser abordado desde una perspectiva amplia. Si partimos de la idea de “Identidad Vocacional” como la Misión encomendada por Dios, esta visión unívoca nos conduce  a dos cuestiones que no son menores:

a)      Plantear el descubrimiento de la “vocación laboral” en términos de éxito o fracaso respecto de  la elección de una ocupación.

b)      Dejar por fuera toda una serie de cuestiones que son importantísimas para el desarrollo de un individuo como sus hobbies, gustos, actividades no laborales (como por ejemplo aquellos que están contentos con su trabajo en una fábrica, pero disfrutan el voluntariado en un grupo scout), el disfrute que proporciona el escultismo[2]; generándose en nuestro caso una confusión que no es menor;  el pensar que las especialidades sólo tienen sentido si se orientan al descubrimiento de la “vocación laboral”

Retomando las diferencias culturales de la época de  Erikson y de nuestro tiempo, no debemos dejar de señalar que la familia y sus formatos ya no son los mismos, y la adolescencia como dicen muchos se ha prolongado bastante en el tiempo lo que implicaría como mínimo un “estiramiento” en muchas  de las cuestiones en juego en la “edades” planteadas por Erikson (o directamente la pérdida de vigencia).

Lo que para Erickson era anormal, en nuestra cultura es parte de la vida cotidiana, y nadie podría asegurar que lo que se juega en la adolescencia es la Identidad en el sentido de totalidad que se planteaba en esa época. En la actualidad cuando se usa el término “Identidad” se vincula más con “identificaciones” no tan articuladas, que podemos objetivar por ejemplo en la gran cantidad de grupos contraculturales que forman el mundo adolescente de nuestras ciudades. Nadie en su sano juicio podría afirmar que un chico o chica de 17 o 18 años (ya fuera de la edad caminante) que se identifica como “Punk” o “Dark” va a serlo toda su vida… Por ello consideramos que la idea de sujeto o de subjetividad como instancia simbólica es mucho más apropiada en nuestro tiempo en la que ya no es posible pensar en un todo articulado sino en un sujeto que debe saber-hacer con identificaciones variadas que van mutando y cambiando. Erikson supone – en esa época era válido pensarlo- que se daría una identidad yoica que sería mas que la suma de las identificaciones (hipótesis de la escuela norteamericana de psicoanálisis del yo). Hoy cuando utilizamos el concepto de “identidad” generalmente lo hacemos en relación a identificaciones, a no ser que se trate de grupos poco permeables a la cultura globalizada como pueden ser poblaciones originarias o el ambiente rural en donde no hay tanta opción de identificaciones como en la ciudad.

En la cartilla siguiendo los lineamientos de Erikson se ubica en la “adolescencia final” (Intimidad vrs aislamiento) la idea de “fusión” con el otro sexo, una especie de “madurez sexual” o “madurez del amor” más cercana a una concepción moral de la década del 50, que a un dato de la realidad. Afirmar que al final de este período (los 21 o 22 años) el sujeto está preparado para una relación íntima estable es simplemente repetir conceptos de Erikson (los encuentran en el libro) que corresponden a otra época, obturando la posibilidad de pensar qué sucede en nuestra actualidad cuando los semblantes e ideales del amor han caído, donde la sexualidad es vivida de otra manera, y la participación en el fetichismo del consumo ha impactado de lleno en las relaciones interhumanas generando dificultades en el lazo social.

Como ejemplo del impacto del consumo por sobre los ideales, existe hoy en nuestro medio una propaganda de un banco en el que un muchacho sueña continuamente con una guitarra, en un estado de aislamiento con el mundo ve la guitarra en todos lados, hasta que puede adquirirla; una vez que la tiene ingresa en la habitación un amigo con un visor virtual, el muchacho mira su guitarra, la deja de lado, y sale desesperado a conseguir su visor virtual. El objeto tecnológico ofrece placer pero es continuamente caduco lo que lanza a la cultura a un consumo de objetos continuo que impacta sobre el lazo social generándose falsas comunidades que se unifican en función de lo que consumen y no en función del Ideal. De allí que la utilización de la cita del texto del Psiquiatra chileno Ramón Florenzano, utilizadas en la cartilla (que son una repetición del esquema de la década del 50 de Erikson) deban ser puestas entre comillas porque no es segura su validez en el contexto actual. Existen abundantes trabajos sobre el tema..

En la actualidad la adolescencia y la juventud tal cual lo planteaba Erickson (y sus seguidores) con el concepto de “Identidad vrs confusión de rol” ha cambiado, en especial a partir de la caída del muro de Berlín, donde se desarrolla otro fenómeno cultural que es la sociedad globalizada que hace trizas la posibilidad de pensar la Identidad tal como era planteada en esa época. Hoy los libros de psicología evolutiva quedan obsoletos porque los fenómenos de la cultura hipermoderna son mucho más fragmentarios; estamos en una época en que el Otro social no tiene la misma consistencia que hace 30 años, siendo un dato de la vida cotidiana la caída de los Ideales sociales, o su vuelta al peor estilo kantiano de imperativo categórico[3]. En el apogeo de de lo que es llamado la caída no por muerte sino por multiplicación de las Ideologías, religiones;  reemplazadas por los consumos de los distintos objetos de mercado (legales o ilegales, sin importar condición social). La noción de sujeto, de subjetividad de la época, de identidades (en el sentido de identificación) parciales y fragmentarias – incluyendo algunas identidades típicas como pueden ser la de universos culturales mas estables como suelen ser los rurales o las poblaciones originarias-  reciben un fuerte impulso en los últimos años, en donde como contraparte se ofrece un acrecentamiento de lecturas mecanicistas y biologistas del hombre por parte de lo que se denomina comúnmente el Orden Médico, incluyéndose en el mismo centro del discurso las teorías comportamentales (como la utilizada en la Malla del Macpro) que plantean soluciones universales para problemas singulares, siendo el fármaco aquello que debe ocuparse de lo que no funciona según lo que se pretende.

Los conceptos teóricos que se plantean en este primer capítulo son utilizados para definir el programa teniendo como base la Identidad como centro de la problemática adolescente esencial del adolescente, convirtiéndose en un concepto central para todo los desarrollos que seguirán en la cartilla… por lo que si el concepto no es adecuado, lo que sigue tampoco lo es. Llama la atención como contrapelo de lo que se escribe como psicología de la edad se proponen grupos  homogéneos en edad y equipos mixtos tal como funciona el modelo aúlico.[4] Abiertamente en disonancia con el “sistema de patrullas” como método[5]

La identidad en el contexto social

El la propia cartilla de los caminantes, podemos observar que el concepto de Identidad no es tan operativo cuando se trata de abordar la problemática actual ¿por qué?

  • El concepto de identidad se relaciona con lo social, y el mundo es muy cambiante (lo que impacta en la misma idea de identidad)
  • “Los cambios actuales han influido la concepción de la vida, la visión del mundo, los sistemas de significación y los valores que guían la conducta de cada cual” Esto impacta a su vez sobre las concepciones psicológico-culturales, porque también se tratan de concepciones de la vida y visiones del mundo, como la de Erikson.
  • Si bien no lo dice explícitamente, el cambio de las relaciones por la globalización ha producido vínculos de consumo y no vínculos con los ideales (que formaría parte de las identificaciones de lo que denomina identidad)
  • Cambia los concepto de bueno, malo , bello y se necesitan cada vez conocimientos más diversificados (lo que atenta con la noción de identidad, ya que lo normal durante toda la vida sería la difusión de la identidad)
  • No lo dice directamente, pero la cantidad de jóvenes que quedan excluidos del proceso del trabajo (en argentina cerca de un 70%) obliga repensar la adecuación del concepto de Identidad basado históricamente en la idea del trabajo como anclaje de la persona.
  • Los jóvenes no demandan más educación, es el sistema sociopolítico el que le demanda a los jóvenes más educación aunque no se incrementan los puestos laborales sino se contraen, y esto no es lo mismo, en este punto conviene blanquear que la lectura se hace en función de las “necesidades del mercado” y no de las necesidades de los jóvenes. Los jóvenes ante el panorama actual  opinan, mas bien ¿para qué estudiar?
  • Se habla de paradigma de movilidad social pero se utiliza el concepto de Identidad como continuum, congelamiento.
  • Se hace referencia a adquirir “otras identidades” confundiendo el término identidad con identificación
  • Lo que denomina “desideologización” tambien atenta contra el concepto de Identidad, ya que como Erikson lo define la ideología ocupa un lugar importante en la Identidad.
  • Las actitudes hedonistas son favorecidas no solo por la ausencia de futuro laboral, sino básicamente por el modelo capitalista que vincula a las personas con los objetos de consumo y no con otras personas, ofreciendo en dichos objetos soluciones para el malestar cultural (sean objetos legales o ilegales)
  • Los modelos de configuración de familia obedecen a la caída de los ideales y  la lógica del mercado, son un dato mas, por lo que tambien el concepto de identidad es puesto en fuerte cuestionamiento.
  • Puede leerse crisis como “crisis familiar”, o como transformación de los modelos familiares, lo que no es lo mismo, ya que esto último implica una lectura de la realidad y un replanteo de la función de la educación ante esta realidad
  • Es la carencia de autoridad (ante su caída como reguladora de las relaciones sociales) la que produce desorientación, esto es básico, ante esta carencia por parte de los adultos los adolescentes instituyen modelos de vínculos y lazo que llegan a ser muy crueles, en donde los liderazgos suelen ser muy fuertes.
  • Nuevamente habla de “identidades sustitutivas” cuando lo correcto sería decir “identificaciones”
  • Lo que denomina “nueva estabilidad basada en la flexibilidad” justamente hace referencia a que lo “normal” (si se puede decir así) es la difusión de identidad, o la confusión de identidad.

La perlita: una encuesta muy extraña:

Aquellos que trabajamos en investigación decimos que existen dos mentiras: las mentiras comunes, y las mentiras estadísticas. Llama poderosamente la atención la lectura que quienes diseñaron la Guía realizan de una estadística realizada en Estados Unidos.

En la cartilla se afirmaría y se ubica como titulo que La adolescencia es un período de crecimiento personal sin alteraciones severas generalizadas” Luego se agrega que. “Es probable que en la literatura sobre los adolescentes esta imagen se haya generalizado debido a las múltiples descripciones hechas por psicoanalistas, cuya experiencia ha sido fundamentalmente clínica, estudiando adolescentes consultantes”. No es casual que desde la OSI se cuestione al Psicoanálisis, ya que es desde el Psicoanálisis que se puede poner en tela de juicio los desarrollos que la propia OSI realiza. La opinión que realizan sobre el psicoanálisis y su exclusiva relación con la clínica es una muestra de ignorancia, ya que por ejemplo en Argentina (uno de los tres países mas importantes en desarrollos psicoanalíticos) el psicoanálisis no se reduce a una práctica “clínica” elitista de consultorio; sino que se encuentra muy presente en áreas como la educación, promoción humana, redes sociales, derechos humanos, derechos de la infancia; y participa activamente en la investigación de los nuevos fenómenos sociales y en los debates culturales ante las nuevos desafíos de época, cuestiones en las que otras corrientes psicológicas como las comportamentales directamente no participan.

En el texto para legitimar el que la adolescencia no tendría alteraciones severas generalizadas (verdad de Perogrullo) se hace referencia a un estudio realizado por Offer en el que se demostraría ¡lo que todos conocemos desde hace tiempo!. El problema es cuando realizan la interpretación de la estadística de Offer en donde se dice que “la mayoría de los adolescentes atraviesa y supera las tareas de manera exitosa”; teniendo en cuenta que se trata de una cartilla para la edad Caminante invita a pensar que la mayoría de nuestros adolescentes no tendrían grandes inconvenientes, cosa que es cierto si lo consideramos desde el final de la adolescencia… es un dato de la realidad que chicos que tienen una adolescencia con complicaciones se estabilizan cuando van creciendo; pero no es menos cierto que es una forma muy particular de puntuar los resultados de una encuesta (que el 20% de sus resultados son “inclasificables” lo que de por sí pone en duda la investigación), porque según el propio Offer solo el 21% de los adolescentes transitan la adolescencia con lo que podríamos llamar “continuidad”, sin sobresaltos, y eso no es la mayoría. El 35 % presentaron saltos o disrupciones lo que implica  inconvenientes, dado que aparece la discontinuidad. Desde la perspectiva de la adolescencia media (rama caminante) implica un dato que no es menor. Desde la perspectiva del final de la adolescencia el 56% (mayoría simple) lograría “adaptarse”), pero si leemos en función de la adolescencia media, SÓLO EL 21 % de los adolecentes la transitan con continuidad, lo que claramente es una MINORÍA; la MAYORIA que es el 59 % sin contar el 20 % de inclasificables tienen disrupciones, discontinuidades… en fin, problemas. Teniendo en cuenta que de lo que se trata esta cartilla es de un manual para la rama caminantes no quedan dudas que es inadecuado el uso de la interpretación estadística que se realiza y ello no es sin consecuencias, porque los dirigentes de acuerdo a lo afirmado en la cartilla tenderán a pensar que mas de la mitad de sus chicos no debieran tener inconvenientes, cuando es una minoría la que no presentaría inconvenientes; y esto no es sin efectos ya que no es lo mismo diseñar un programa para una lectura de la realidad o para otra… evidentemente si la mayoría no tienen dificultades esto es conveniente para legitimar la Malla de Objetivos… aunque no para los niños y jóvenes que quedan en el lugar de aquellos a los que el escultismo probablemente no pueda ayudarlos porque “tienen problemas” lo que puede convertirse en mecanismo de segregación. Difícilmente los niños y adolescentes de los barrios complicados de Liverpool en la época de Roland Phillipps estaban dentro del 21 % de esta encuesta…

 


[1] leer en Apuntad Alto! “Educación por protocolos”, en la sección Educación

[2] Se recomienda leer en Apuntad Alto “Sobre la Técnica scout” en la sección Educación

[3] Se recomienda leer en Apuntad Alto el art. “Educar en valores: desafío en el siglo de la caída de los ideales” Seción Educación

[4] Se recomienda leer en Apuntad Alto! “Conceptos básicos del escultismo” en la sección Educación

[5] Se recomienda leer en Apuntad Alto! “Conceptos básicos del escultismo” en la sección Educación

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “La cartilla de caminantes Interamericana.”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario