Escultismo para muchachas 2. La lucha de poderes.

51uURlxRKzL._SY300_Os hablaba el otro día acerca del origen del guidismo y cómo los primeros pasos de su estructuración recayeron sobre Agnes Baden-Powell con la ayuda de su hermano.

Sin embargo, según contrasta Tim Jeal en su biografía del fundador, la relación entre ambos distó mucho de ser idílica, en gran parte por culpa de la lucha de poder entre Agnes y Olave, la esposa del Jefe.

Agnes se reveló como una persona muy hábil a la hora de equilibrar la balanza entre la presión de la sociedad conservadora de la época y las nuevas corrientes que clamaban por los derechos femeninos. A pesar de ser una mujer de educación victoriana gustaba bastante de la actividad física y actividades de riesgo (montar en globo y jugar al polo en bicicleta eran sus favoritos) y fue capaz de dar luz a un programa que fuese socialmente aceptado pero que mantuviese un atractivo de aventura para las chicas. Incluso era una persona con capacidades artísticas y diseñó algunas de las primeras insignias para las Guías.

NPG x129933; Olave St Clair Baden-Powell (nÈe Soames), Lady Baden-Powell by VandykAdemás supo rodearse de personas influyentes y consiguió que el crecimiento del movimiento fuese arrollador.
Adoptó la presidencia del mismo pero sin embargo no supo tener la misma habilidad con respecto a Olave. La entonces joven y reciente esposa de BP tenía el entusiasmo y energía propios de su edad y un gran deseo de tomar parte en el desarrollo de la rama femenina de los scouts. Se entrevistó con el Comité de las Guías en 1914, pero la Presidenta del Comité, Lumley Holland, le echó un buen jarro de agua fría al decirle que “todo iba muy bien y no necesitaban ninguna ayuda extra”.agnes

Aquella falta de tacto y de apoyo por parte de Agnes y su Comité despertó un gran rencor en Olave, que siempre sintió que a la hermana de BP no le resultaba grata, ni en su vida privada ni en la pública.
Fuera como fuese el hecho no gustó nada al Jefe, y decidió tomar cartas en el asunto y pedir la renuncia de la Sra Holland. Pero ésta no sólo se negó sino que lo chantajeó, amenazándolo con hacer públicas ciertas conductas inapropiadas por parte de su hermana. Como ejemplo le aseguró que Agnes se había quedado con parte de una donación de 100 libras hecha a las guías, de las cuales sólo llegaron 10. Y le dijo que tenía información mucho más grave.
Aquello dejó atónito a Baden-Powell quien más tarde contrastaría la información con su hermana y la encontró culpable de un desliz imperdonable, aunque nunca supo qué otra información era la que se guardaba.
abp with ggDesde aquella fecha centró sus esfuerzos en apartar a Lumley Holland y a su hermana del movimiento. La tarea se reveló compleja en el caso de la Sra. Holland pero al fin renunció de manera voluntaria en 1916. Sin embargo la lucha por apartar a Agnes resultó bastante más cruel y compleja. Agnes había vivido siempre a la sombra de sus hermanos y su madre, en una vida monótona y aburrida y la empresa de levantar el Movimiento Guía le supuso un incentivo extraordinario en el que volcó todos sus esfuerzos y le dio notoriedad y relaciones sociales. Pero BP, inducido por su esposa, no tuvo piedad a la hora de mover todos sus cables con el fin de apartarla en 1920 de la presidencia y dejarla con un cargo honorífico pero nada relevante, por mucho que figurase como Vice-presidenta honoraria. Más tarde, en 1924, consiguieron echarla del Comité y ya no tuvo ninguna capacidad de decisión.

Agnes se rebelaría contra aquello y siguió manteniendo reuniones con responsables de grupos, a los que se quejaba amargamente de que la estaban intentando apartar de su obra. Incluso organizó una gira por Norteamérica de modo no autorizado en la que seguía presentándose como la máxima responsable, aunque su hermano ya hubiese enviado una lluvia de avisos informando de que no tenía ninguna autoridad.
Aunque los tiempos hubiesen cambiado lo suficiente como para precisar de un punto de vista menos victoriano y más moderno, con savia nueva, y a pesar de la validez de las acusaciones contra ella, lo que desde luego llama la atención es el hecho de que, dada la importancia que tuvo Agnes en los albores del guidismo, no hubiese un poco de comprensión como para dejarla en un cargo menos relevante pero siempre dentro del Comité, con por lo menos voz y voto. Hubiese sido quizá una maniobra más hábil.

Olave_St_Clair_SoamesEn cuanto a Olave, su carrera dentro del movimiento empezó en 1916, cuando a instancias de su marido fue designada como directiva del condado de Sussex, al sur de Inglaterra. Su capacidad de trabajo y su entusiasmo sorprendió a todos, y su simpatía y jovialidad contagiaron a los líderes de los grupos de la zona, quienes la adoraban. En pocos meses estableció una eficaz administración y nombró a los comisionados y secretarios locales. Impactó tanto a los comisionados durante una conferencia que la nombraron Comisionada Jefe, un puesto de gran importancia con capacidad para elegir a los comisionados locales. Su ascenso fue meteórico y en 1918 ya la habían nombrado Guía Jefe. Enseguida cambió la perspectiva del escultismo femenino, adaptándose a los nuevos tiempos y modernizándose (para ayudar a ello se escribió un nuevo manual, pues el anterior de Agnes quedaba muy desfasado y BP se encargaría de escribirlo:” Girl Guiding, el manual oficial”).mNQFyFhoxrrtF5H7dnS-eiA

De ahí en adelante hizo gala de un autoritarismo fuera de lo común hasta el punto de prescindir de toda persona que hubiese tenido algún tipo de relación con el antiguo equipo de dirección.
No sólo eso sino que cualquiera que contradecía sus puntos de vista acababa irremisiblemente fuera del movimiento, incluso amistades íntimas y colaboradores que perdían el favor de un día para otro a capricho de Lady Olave, a quien se comparó con “la Reina de Corazones de Alicia en el país de las maravillas”, por su adicción a “cortar cabezas”.

La dirección acabó convertida en un sistema donde los Powell ejercían de “Rey y Reina” del mismo y donde todo emanaba de ellos. SNF-682_863378aSólo con el paso de los años, en 1932, acabarían perdiendo dicho poder en favor del Comité Mundial, aunque BP siempre argumentó que su pretensión era evitar la excesiva burocratización e institucionalización, pues pensaba (y quizá con razón) que el movimiento perdería toda la jovialidad e informalidad que le caracterizaba.
Como vemos las rencillas personales y los enfrentamientos no son sólo cosa del presente. Siempre los hubo y siempre los habrá donde quiera que haya grupos humanos. Ya desde el mismo comienzo surgieron grupos que se disgregaron de la fuente original dando lugar a distintas organizaciones scouts. Incluso en la mismísima Gran Bretaña y en los Estados Unidos, pero ese probablemente será tema de otra de mis batallitas en este blog.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Escultismo para muchachas 2. La lucha de poderes.”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario