La naturaleza como escuela

naturaleza-bienestar3Uno de los pilares del escultismo concebido por BP fue su intento de llevar a los chicos de su época (Eduardiana) de regreso a la naturaleza. La revolución industrial y el crecimiento desmesurado de las grandes urbes habían dejado a muchos chavales en un entorno de ladrillo y mortero deprimentes para el ánimo y la salud.

BP vivió en durante su juventud en armonía con el mundo rural, y fue durante aquellos años cuando forjó su carácter y aprendió muchos de los recursos que le serían útiles a lo largo de su vida.

Los campamentos con sus hermanos, en los que surcaron gran parte del país con ayuda de una barca, o las escapadas al bosquecillo de Charterhouse le marcarían más que todos los años de clases. Y por ello llegó a la conclusión de que para que los chicos crecieran sanos y vigorosos, y para lograr formar su carácter, era imprescindible desarrollar su juego, su programa, en dicho entorno.

El contacto con el mismo no sólo les proporcionaría lo buscado sino que también contribuiría en gran medida a concienciar a los muchachos de la grandiosidad del universo y a encontrarse cara a cara con su propia dimensión espiritual. Pensaba que los chicos podrían aprender más de Dios observando su obra que con cientos de mañanas en la escuela dominical.bpoutlook02

Así pues, un verdadero programa escultista no puede prescindir de este pilar maestro.

Porque, entre tanto cemento y tanta tecnología, tendemos a vernos a nosotros mismos como a seres separados de la naturaleza, y olvidamos que en realidad somos parte de ella. Como BP, creo que todos necesitamos redescubrir nuestra relación con las cosas que de verdad importan.

Conforme nos vamos integrando más en la naturaleza, cuanto más tiempo pasamos en sus parajes, empezamos a ver el mundo con una perspectiva diferente. Aprendemos a ver con la mirada de nuestros ancestros.

Cuanto más entendemos los caminos que utiliza la naturaleza más los apreciamos, y sin darnos cuenta comenzamos a asemejarnos a aquellos pueblos indígenas que vivían en armonía y equilibrio con ella. Aprendemos a usar los recursos sin dañarla. Y cuando aprendemos a vivir de ese modo sencillo, utilizando nuestra inteligencia,  adquirimos confianza y experimentamos una profunda satisfacción, tal y como le ocurrió al propio fundador.

creedNuestros antepasados usaron su inteligencia para adaptarse progresivamente al medio, y adquirieron habilidades que pasaron de padres a hijos con el fin de facilitar dicha adaptación. Usaron ese sentido común al observar cómo los animales utilizaban los recursos de la naturaleza, y probablemente los imitaron dentro de sus posibilidades. De esa manera aprendieron probablemente el arte del acecho de la caza, o la pesca con arpón (quizá al ver cómo pescaba una garza). La observación es el medio que nos permite iniciar el aprendizaje, y eso funciona tanto en el escultismo como en cualquier ámbito de la vida. Porque siempre hay algo que aprender del mundo natural, aunque la realidad de nuestros días se haya esforzado en apartarnos de él. Por ello el fundador hacía tanto hincapié en los juegos que desarrollan tanto la observación como la asociación de ideas que permiten sacar conclusiones lógicas de la misma.scouts-stalking350x231

El medio urbano nos ha alejado tanto de nuestra esencia que hemos acabado viendo lo natural como “lo salvaje”, como peligroso, caótico o amenazante. Y sin embargo nuestras ciudades son bastante más peligrosas (como le ocurría al Tarzán de aquella película clásica en la que lo llevaban a Nueva York), aunque nosotros hemos aprendido a andar por ellas y no nos lo parece.

Hoy día pocos de nosotros podríamos sobrevivir sólo con lo que la naturaleza nos ofrece. Nos hemos vuelto demasiado dependientes de nuestra tecnología. Ella nos permite mantenernos vivos. Cazamos  y recolectamos en los supermercados. Y a pesar de todo, nuestra dependencia del mundo natural sigue siendo absoluta.

naturaleza-fantastica

Sin embargo, al  retroceder y volver a hacer las cosas a la vieja usanza se aprende que la naturaleza sigue facilitándonos lo necesario para hacerlo. Al utilizar el sentido de observación y nuestra inteligencia adquirimos unos recursos necesarios para sobrevivir y no sólo en el medio salvaje. Son estos mismos recursos los que ayudarán a los chicos en la vida. Esa es la escuela que utiliza el escultismo verdadero.

Por supuesto que en el camino las cosas no siempre saldrán bien. Surgirán dificultades que superar pero al hacerlo aprenderemos, y ahí es precisamente donde radica su valor.

Como siempre digo: juguemos bien el juego.

 

 

 

 

 

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “La naturaleza como escuela”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario