Juego, trabajo y diversión en las distintas ramas

taller vitrofusion

En artículos anteriores decíamos que el “aprender – haciendo” que conviene al escultismo no es el que se promueve desde las teorías de la educación que dan sustento a las escuelas, sencillamente porque las mismas parten de la construcción del dispositivo escolar que previamente dividió la educación, el trabajo y el juego.
Para entender a qué nos referimos debemos preguntarnos qué es un dispositivo. En su definición más sencilla lo podemos definir como un mecanismo dispuesto de determinada manera para producir un resultado. Fue Foucault quien lo rescata de la física para decirnos que los dispositivos son productores de subjetividad por lo que el resultado de cada uno de ellos implica un cierto tipo de sujeto. Este sujeto no se produce de cualquier manera, sino que para que ello suceda se manipularán ciertas fuerzas para desarrollarlas, bloquearlas o estabilizarlas por lo que se afirma que el dispositivo siempre se encuentra en un juego de poder que produce un cierto saber ligado a su propia legitimación condicionándolo y reforzándolo. El dispositivo determina prácticas discursivas en donde se relacionan instituciones, espacios, leyes, proposiciones morales y filosóficas, enunciados científicos, etc.

Si lo primero es el dispositivo, despues vienen las teorías que surgen del dispositivo y lo justifican. Ejemplo de ello es la salud mental. Primero se encerró a la gente en los manicomios (surgimiento del dispositivo manicomial), despues se la clasificó, despues aparecieron distintas ciencias y especialidades para que la gente siga en el manicomio, finalmente en muchos lugares la desmanicomializacion se trató de mandar a los que estaban encerrados a hogares que funcionan como pequeños manicomios. Los avances de la ciencia surgen como condicion del manicomio creándose muchas profesiones con relacion al tratamiento: psiquiatria, enfermería, psicologia, laborterapia, servicio social, etc… profesiones que aunque parezca que se opongan al dispositivo, lo sostienen. El trabajo en los pacientes del manicomio es algo que es visto como una especie de rehabilitación y de recreación, pero no puede tener la dignidad de un trabajo ya que sus presupuestos son distintos, partiendo de que dificilmente con lo que alguien haga en un psiquiatrico pueda trabajar o rehabilitarse… el sentido es otro aunque en el discurso se pretenda mostrar como “rehabilitador”.
De igual manera sucede en la escuela. El dispositivo escolar se funda escindiendo el trabajo, el juego y la educación. El trabajo y el juego quedan por fuera del dispositivo. Se trata de educar al niño para que en el futuro ingrese a la universidad o al mundo del trabajo que cada vez necesita personas con mayor calificación (siglo XIX y XX). En la escuela se estudia y se forma el cuerpo (gimnasia); por esto último en algunos países de América latina ingresa el escultismo, no es el caso de Argentina donde triunfan las ideas higienistas de principios del sighlo XX.
La escuela tiene como misión producir determinada subjetividad ligada a las necesidades del poder. Por medio de sus programas busca moldear los cuerpos y las almas de los alumnos hacia determinado funcionamiento social… y por supuesto, tambien moldea a los docentes, que se convierten en instrumentos privilegiados para la aplicación de los Programas y junto con ellos, inscribir el discurso del poder en sus alumnos. La evolución del dispositivo escolar, obedece la misma lógica del manicomio, se producen especialidades y discursos que justifican el dispositivo, por lo que si ingresa el juego o el trabajo a la manera del taller, no se trata en sí de una renuncia al control o de un retorno a un antes del dispositivo para crear uno nuevo; se trata de reordenar la red de elementos que previamente se entienden como escindidos para “incluirlos” desde la perspectiva ahora “educacional” con “objetivos” claramente especificados.
La perspectiva “educacional” posiblemente se cuela ante la necesidad de legitimaciòn que consideraban necesaria quienes ocupaban cargos jerarquicos en la Organización Scout. Si en el manicomio y en la escuela surgen distintos especialistas, en el movimiento scout surgen en las areas de formación y programa los comisionados y formadores… pero la diferencia es que al no tener cuadros profesionales y de investigación sobre el metodo scout, se comienza a recurrir a material “foráneo” y no del propio discurso del movimiento, de hecho es algo que aún hoy ocurre cuando no idóneos opinan livianamente de teorias que desconocen y se constituyen en sus mas fervientes defensores llegando a ocupar cargos muy importantes en las organizaciones solo por reproducir el discurso del poder. Los lugares del Programa y la Formación entendidos piramidalmente, se constituyen en el marco Teórico Ideologico del Programa, y en los espacios desde donde se vigila y se castiga las prácticas de distintos modos. Junto con la “profesionalización” del movimiento comienza la transversalización de la pedagogia escolar y con ella de sus fines en el seno del metodo scout horadando poco a poco el dispositivo mucho antes de la crisis del 60´.
De lo que podria haber sido una reactualización progresiva acorde a las distintas épocas desde el surgimiento del movimiento scout, se fue provocando una fragmentación siendo atravesado el dispositivo scout transversalmente por el discurso pedagógico escolar. Varias son las consecuencias de ello, entre las que podemos nombrar la desestimación del trabajo como parte del aprender – haciendo, la desligitimación de la autoridad del dirigente como aquel que interviene transmitiendo saberes técnicos y grupales; la vanalización de la democracia suponiendo que esta se trata solamente de opiniones y que los niños y jóvenes no estan atravesados por cuestiones socioculturales por las que pueden ejercer violencia simbólica los unos sobre los otros; la instalación del paraiso autoritario del consenso aleccionador de los cuerpos y de las almas ya que no alcanza con que quien piensa distinto se sume al proyecto de la mayoría, ya que tiene que renunciar a la singularidad de su pensamiento para ser parte del pensamiento homogéneo; la negación de la técnica como transmisión del saber hacer acumulado por distintas generaciones… y mas aún.. Pero conviene dejar aca para no perder el eje del artículo.
El dispositivo scout pretende generar una subjetividad donde la igualdad entre los sujetos es compatible con el ocupar distintos roles diferenciales pudiendo compararse a lo que hoy se denomina “liderazgo situacional”. En el movimiento scout la formación de lideres fue entendida como formación de los guias de patrullla que serán los lideres del mañana, esto se debe una interpretación que le dan quienes así lo han entendido ya que ese modelo estaba dentro de su cabeza antes de ser scouts; si uno lo entiende de otro modo mas que eliminar las patrulas de guías (cintas blancas), se ocupa de que cada responsabilidad tenga su espacio de formación porque se trata del espacio de liderazgo que momentáneamente ocupa cada chico. La eliminación de estos espacio homogeniza a la manera de la escuela, encontrando su justificación en los discursos pedagógicos que se eligen para ello.
Con la pedagogizacion del movimiento y el discurso que va en desmedro de las artes scouts que determinan conocimientos transmisibles culturalmente de generación en generación, mas el impulso de la función facilitadora del dirigente se pierde el espacio de transmisión – y de autoridad  entendida de la buena manera , aquella que se corresponde con un saber diferencial a transmitir- generandose una actividad vaciada de contenidos típicos y complejos pareciendose cada vez mas a la dinámica de un pequeño grupo de escolares de la materia “construcción ciudadana”. Si el trabajo es retomado en el movimiento, no lo es en su relación inicial con el juego y la educación… se juega mas a juegos variados y libres, el trabajo es casi algo ajeno, en especial si su objetivo es recaudar dinero.

Una etica del hacer

En el movimiento scout existe una etica del trabajo, una etica del hacer que está presente de entrada y que es parte del Gran Juego. Son los adultos quienes muchas veces impiden el desarrollo de esta ética que no tiene palabras y que se caracteriza simplemente por aprender – haciendo y saber – hacer. Son los adultos los que dicen “No perdamos tiempos en construcciones porque tenemos tres dias”•, “la cocina es una perdida de tiempo, mejor que cocinen los padres y nosotros hacemos actividades scouts”, “para que vamos a caminar 10 kms para subir el cerro, si el objetivo educativo es subir el cerro hagamos 10 kms en colectivo, lo subimos, lo bajamos y volvemos en el colectivo”, “no hagamos juegos técnicos, mejor hagamos actividades mas creativas” (suponiendo que un juego tecnico tiene que ser aburrido o poco creativo).
A partir de la revalorización social del mundo artesanal, algunas ramas se han animado a incorporar como “actividad variable” de una empresa -por ejemplo- el aprender a hacer velas. De igual manera aparecen los trabajos en madera y toda la gama del art and crafts que ha retornado fuertemente en la cultura y que se objetiva en Argentina con la crisis de comienzos del 2000 en los clubes del trueke y en la actualidad en las ferias de diseño. Paradójicamente el trabajo escindido del programa scout retorna como “actividad” y los que hoy hacen esas tareas son puestos como ejemplos de el aggiornamiento del escultismo a la cultura actual… aunque debemos tener en cuenta que ya no ingresa al dispositivo como trabajo integrado al juego y a la educación, sino como “fabricacion de velas” que obeceden a determinados “objetivos educativos” en los que probablemente la venta de las misma pueda no considerarse como un logro, ya que el aprender a hacerlas si lo sería… todo un tema.
Esta etica del hacer en los scouts es abandonada por gran parte de los dirigentes que se despreocupan al momento de que las patrullas/ ramas deben recaudar dinero para su actividad, un campamento o sus gastos. Aquí nos encontramos con que el dirigente les pide que consigan el dinero y no interviene mas, escudandose en que en el sistema de patrulla los chicos deben solucionar sus cosas entre ellos, una manera muy particular de entender el rol del dirigente y el método scout. En su no intervención se repiten los modos culturales de los miembros de la patrulla, que son aquellos valores que muchas veces quiere orientarse de otra manera, entonces aparece que quien es designado como enfermero se ocupa del botiquin y todo lo que lleva dentro, haciendose cargo del gasto. Cuando la patrulla necesita dinero se le pide a cada uno una “donacion forzada” de tortas para vender, no considerando la inversión como un dinero a recuperar y devolver sino como un aporte obligatorio a la rama. Todo esto ocurre porque quienes en primer lugar tienen escindido el trabajo de la actividad son los dirigentes, y sin querer repiten en el seno del grupo aquello que se apunta a cambiar de las relaciones que se establecen en el pequeño grupo que para ser patrulla necesita de la intervención del dirigente (sino es un grupo informal).
En la no intervencion del dirigente formando y regulando las condiciones del juego y el trabajo, aparece lo que cada chico trae de su lugar y la violencia simbólica de quien tiene mas recursos sobre quien tienen menos recursos, entonces si el escultismo intenta quitar las diferencias sociales por la puerta diciendo “acá somos todos iguales”, las ingresa por la ventana favoreciendo que quien tiene otro tipo de posibilidades económicas y culturales haga uso de un poder de clase del que no es conciente, repitiendo en la patrulla aquello que desde los valores scouts se quiere evitar… para pensar bien donde está la “aristocracia scout”, si formando los guias para que esto no ocurra o abandonando a los guias para que esto siga ocurriendo, como en los distintos ámbitos de la vida. Cuando esto ocurre el dispositivo scout deja de producir el sujeto al que se dirige desde su Ideal en un punto que no es menor: las relaciones de produccion entre las personas y las relaciones de poder que se establecen a partir del dinero, de quien lo posee, del cómo se produce y del uso que se le da.
Quienes deben formar a los chicos para que elaboren costos y calculen los precios de venta, trabajen en forma asociada y cooperativa son los dirigentes. La inversión debe ser un gasto a recuperar o un dinero que debe disponer la patrulla para que cuando realiza los proyectos. El considerar que trabajo, juego y educación están integrados y actuar en funcion de ello, disminuye de hecho las diferencias sociales existentes en el grupo, y como beneficio secundario disminuye la carga de dinero que cuesta a las familias enviar a sus hijos al grupo scouts, cuestión que muchos dirigentes jóvenes no tienen en cuenta.
Cuando los grupos presionan con el dinero a las familias, con rifas estrambóticas de valores invendibles, con compras obligadas de lo que hace la comision de padres o venta obligada de rifas… los chicos de las ramas menores comienzan a abandonar el grupo (lobatos scouts) encontrandonos que a veces se cambian a otro grupo donde la presion del dinero no es tanta. Por supuesto que es muy dificil que los padres digan “no puedo pagarlo”, simplemente por cuestiones de dignidad, entonces aparecera las excusas de la escuela, de que no le gusta, de que es muy chico, del por ahora no…pero como padre uno se entera en la escuela o en el barrio que ese es el motivo, que se ha hecho muy caro, que no puede vender las rifas ni comprar las empanadas, menos aparte de la cuota donar todos los meses cosas para la patrulla o pagar campamentos con un 300% de diferencia del valor del campamento anterior… como vemos el tema de la escición del trabajo de la actividad scout en general no es un tema menor, atraviesa la patrulla, la rama y el grupo scout que muchas veces lamentablemente se piensa como centro del mundo perdiendo la perspectiva de que a las familias que concurren le cuesta mucho poder sostener a sus hijos en el grupo.
Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Juego, trabajo y diversión en las distintas ramas”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario