Scouts unidos por una misma afición: Jerry Da Silva

jerry

Jerry Da Silva con uniforme de ACS – WFIS

  1. Háblanos un poco de ti, de tu vida scout así como de lo que desees a título personal. Mi totem es Kanguro de Fáciles Palabras, pero como lo hicieron tan largo, siempre me han conocido más como Jerry. Comencé mis andaduras scouts en un grupo de minyons escoltes como lobato, del que no guardo muy gratos recuerdos y fue una etapa que pasó sin pena ni gloria, desde luego si llega a ser por ellos mi visión del escultismo sería nefasta. Mi verdadero bautismo fue en el grupo 228 de ASDE, que llevaba poco tiempo incorporado y procedía también de minyons pero sus scouters eran de la vieja escuela; a mi me molaba mucho que fuesen las patrullas y los guías quienes cortaban el bacalao y los jefes de tropa solo supervisaban las tareas de las patrullas, que tenían plena autonomía de actividades. Eran patrullas verticales, el guía solía tener unos 16-17 años y hacía como de hermano mayor de los más chiquitos, fue la otra cara de la moneda y que disfruté con pasión. Aprendí mucho y me enamoré del movimiento scout. He pasado por todas las etapas y he desempeñado varios cargos de responsabilidad. Quizás mi mejor etapa fue como jefe de tropa del grupo 506 Sant Francesc Xavier, cuando dedicaba casi todo mi tiempo libre a la tropa… llegué a tener más de 40 scouts y todos super ilusionados y esa es la mejor recompensa. A título personal, pues ya supero el medio siglo (aunque no lo parezca), y tras introducir la federación WFIS en España y estar unos pocos años trabajando en pro de un escultismo tradicional, oficialmente inexistente en las asociaciones OMMS, me vi forzado por la mal`ita crisis a pasar el testigo y dedicarme plenamente a solucionar mis asuntos pendientes con bancos que, hasta hace bien poco, no he salido del hoyo. Todavía hay algún fleco, pero es testimonial y sujeto a una firma con abogados. Estar limpio y sin deudas en estos tiempos, es una lotería. Fui co-fundador del Club Tejones de España y editor de la revista TEJONES durante más de 10 años.
  2. ¿Sale caro ser coleccionista? ¿Cuanto dinero gastas, de media, al año, en compras de artículos, viajes a exposiciones y otras gestiones? Ser coleccionista no debe ser caro, pero ser apasionado del coleccionismo sí lo es. Si pretendes conseguir rarezas, evidentemente no lo vas a conseguir haciendo un intercambio, a no ser que tengas rarezas similares que ofrecer a cambio. Hay un mercado allá fuera donde se mueve muchísimo dinero y hasta se falsifican insignias históricas que, por ejemplo, recientemente en EE.UU. se arrestó a un scouter durante un jamboree nacional por pretender dar gato por liebre y no sé como acabó la historia, pero como el monto estafado superaba el límite legal, seguro que hubo juicio, sentencia y pena de cárcel. Con eso lo digo todo. Si solo se quiere coleccionar para tener un poco de aquí o allá y se valora la amistad y los viajes para conocer las caras de tus contactos, es más una inversión que un gasto, pues se fomenta la hermandad mundial.
  1. ¿Cuándo comenzaste a coleccionar? ¿Por qué? Fue por casualidad. Tenía una prima que vivía en Caracas y un amigo suyo era scout, y quería insignias españolas, y esas fueron las primeras que me llegaron. La verdad es que eran mucho más bonitas que las nuestras y así empezó todo mi mundo.
  2. ¿Cuál fue la primera pieza de tu colección? ¿Aún la conservas? Tuve que malvender mis colecciones, pues nunca compensa una venta, ni los años dedicados y algunas piezas que nunca volverás a ver en tus manos. Ahora solo colecciono insignias de scouts aéreos y sobre todo insignias de los BSA, en parte como inversión, y en parte porque es un escultismo que aunque no es tan “tradicional” si es un movimiento emblemático y un ejemplo de organización juvenil institucionalizada, amparada y protegida por el Estado. Algo que ni siquiera Gran Bretaña logró siendo fundadora. Tengo piezas que algún yankee mataría por ellas, jaja.
  3. ¿Cuál de las piezas de tu colección tiene más valor para ti? Y no hablamos solo del valor económico.Guardo con mucho cariño algunas insignias metálicas de los Exploradores de España que me regaló Enrique Genovés antes de morir. No son de mi colección, pero son especialmente entrañables. Si hablamos de colección, pues la progresión de aéreos BSA que no es fácil de conseguir o la insignia de NATIONAL HONORARY PRESIDENT, reservada para el uso del presidente de los EE.UU., en el caso que alguna vez usase el uniforme en público, caso que nunca se ha dado. La conseguí visitando webs y por accidente… me costó 150 dólares… mucho menos de lo que pensaba y no lo dudé ni un segundo.
  4. ¿Cuántas personas has conocido a través del coleccionismo scout? ¿A cuántas has llegado a conocer en persona? Uffff, a docenas… algunos son los mejores amigos que he tenido, quizás ahora se ha ralentizado el contacto. Entre los mejores Pascal Poumailloux de Francia, y Angel López de Barcelona que empezó con poco y en tiempo record ya me daba caza jaja. Otros han muerto, como mi mentor Bill Starace, quien me metió en el Badgers Club y a quien le tenía muchísimo cariño, yo era un pimpollo y él un viejo lobo que me enseñó a apreciar cada tipo de insignias.
  5. ¿Cómo es el ambiente entre los coleccionistas? ¿Prevalece la colaboración y compartir, o es un mundo competitivo? Cuando no había Internet, había más amistad internacional y ganas de abrir el buzón y encontrar ilusionado esa carta abultadita con insignias. Esa ilusión creo que escasea mucho hoy día, pues todo se limita a ver y comprar, o cambiar y si te he visto no me acuerdo. Pero eso es un mal endémico de la sociedad cambiante, que ha hecho mucho daño a los valores en general. La globalización también nos ha traído la figura del jeta, el pispas, el que se aprovecha de ti y no responde como tu deseas y lo peor es que encima no le pasa nada y le importa bien poco lo que piensen de él. Desgraciadamente hoy casi igualan los que “están en los scouts” a los que “son scouts”. Es una realidad.
  6. ¿Has tenido algún problema intercambiando, en persona o por correo postal? Tuve problemas, si, y muy gordos, pero nada que no se solucione aplicando el artículo 11 de la ley scout: “El Scout no es tonto”.
  7. ¿Qué pieza te gustaría conseguir para tu colección que aún no has podido? Me faltan muchas, hablar de una sola pieza es como decirte que tienes un solo deseo a cumplir, decidas lo que decidas, te quedas cojo. Nunca acabas de coleccionar, el coleccionismo siempre tiene un principio pero jamás fin. Me faltan algunas de marinos BSA de los años 40, progreso de los años 1910-20, no sé… por decir algunas… pero tengo paciencia… mucha paciencia…
  8. ¿Qué sistema usas para colocar tu colección? ¿Y para catalogarla? ¿Sueles exponer? Uso clasificadores para billetes de banco y hojas de plástico tamaño folio, en álbumes de anillas; son mucho más prácticas para exponer en el caso que surja la oportunidad. Expuse en el pasado, pero lo pasas mal, porque casi siempre ha habido “incidentes” y “desapariciones”, y no quieres ser protagonista de un mal trago de ese calibre.
  9. ¿Muestras tu colección en internet? ¿Tienes web propia o muestras tu colección a través de algún medio en internet? No. Tengo algo colgado en photobucket, pero siempre estoy alterando las hojas si me llegan novedades, así que probablemente estarán desfasados.
  10. Existen webs de subastas online, en donde es fácil encontrar material scout de coleccionismo, ¿qué opinas sobre ellas? ¿Piensas que hay precios excesivamente altos para algunos de los objetos que se subastan? Una insignia vale lo que tú quieras pagar por ella. Estoy a favor de las subastas si cumplen con tus expectativas y colmas tus ganas de completar una serie incompleta. El handicap… que estamos perdiendo la hermandad internacional por mirarnos el ombligo y limitarnos a las subastas, pero en el caso de coleccionistas de muchos años, a veces es la única salida que tenemos. Yo no pagaría los 40.000 dólares que se pagaron por una insignia de subcampo del Jamboree Mundial de 1947, pero si alguien puede, oye… muy bien… le solucionaron la vida a quien la vendió y acartonó los calzones del gustazo a quien la compró, supongo.
  11. ¿Qué recomendarías a las personas que comienzan esta afición? Muchas ganas, paciencia y jugar limpio. Yo me centraría en un tipo de insignias en concreto, o distritos, o progreso, o jamborees, porque coleccionar de todo llega un punto que te satura y te quemas.
  12. Como sabrás, existen diversos clubs de coleccionistas, a nivel nacional e internacional, qué opinión tienes de estos clubs? ¿eres miembro de alguno de ellos? He sido miembro de muchos clubs, pero he dejado de pertenecer a todos, aunque sigo en contacto con TEJONES en Facebook, ya que no hay boletín activo. En general los clubs en cada país se centran en su propia historia y evolución en el escultismo, a mi me gusta mucho leer y aprender, no lo hacía por el coleccionismo en sí, mi visión del tema va mucho más allá. Para argumentar la validez del método de B.-P., tras cien años desde su fundación, hay que tener respaldo histórico.
  13. Y por último, háblanos de lo que desees Pues que gracias al escultismo y el coleccionismo scout he descubierto mi pasión por la historia y conocido a gente y agrupaciones ajenas al movimiento scout que tienen también un papel muy importante en la sociedad.

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

5 Respuestas a “Scouts unidos por una misma afición: Jerry Da Silva”


  • ALEJANDRO MIGUEL SANCHEZ SPAIN

    Solo un apunte: Cuando dices “escultismo tradicional, oficialmente inexistente en las asociaciones OMMS” ¿Pensaste en los BSA? ¿En los Scouts de Irlanda? ¿En casi todas las asociaciones sudamericanas de Scouts? Pregunto.

  • En España, obvio.

  • Y por cierto, no voy a seguir discutiendo lo que durante mucho tiempo estuvimos defendiendo para no abandonar ASDE (en el caso catalán). Ya gastamos demasiada saliva, lágrimas y enfrentamientos. El resultado está a la vista, unos a gusto en un flanco y otros también en el otro. Todos felices en su corral y no nos estorbamos. Nunca he dicho, ni diré, que unos sean mejores que otros, simplemente me limito a las palabras de Don Enrique Genovés, “lo que hagan otros, puede atraer más gente, puede ser hasta más divertido, se puede parecer a lo que entendemos como escultismo, PERO NO ES LO NUESTRO”. El que quiera entender que entienda.

  • ¿Cómo se puede ser al mismo tiempo scout y nazi, como eres tú?

  • Hola Antifa, la respuesta es evidente, con imbéciles como tú debe haber alguien que os meta un paquete en el juzgado de guardia. Anda, valiente, dame tus datos personales o nos vamos juntos al juzgado por difamación, ¿ah, no? Claro, claro… la valentía no es lo tuyo, como todos los de tu calaña.

Añade un Comentario