El programa de prevención de abusos en los BSA. 2ª parte.


YouthProtection
Como os comentaba en el primer artículo, los BSA diseñaron un esquema específico de “Protección de jóvenes y liderazgo adulto”, cuyas líneas principales se basan en eliminar cualquier oportunidad de abuso en el desarrollo de su programa y que son las siguientes:

1. La formación de todos sus líderes acreditados, en un programa sobre protección juvenil (Youth Protection  Training) antes de poder ejercer como tales. Además deben repetir el programa cada dos años.

2. Selección adecuada de los líderes (scouters).

El adulto debe facilitar necesariamente cierta información particular (por ejemplo sobre su experiencia anterior en trabajos con jóvenes) que será contrastada por el grupo o por una organización privada elegida para ello, teniendo claro que no existe ninguna técnica que pueda garantizar la identificación de un abusador potencial, pero sí se puede reducir el riesgo. Se trata de poner las barreras de seguridad necesarias para minimizarlo.

youthprotection (1)3. Establecimiento de una serie de “barreras” dentro de las actividades.

Se han adoptado las siguientes políticas para tratar de garantizar la seguridad tanto de los jóvenes como de los adultos (que también pueden ser acusados en falso por chicos con mala fe):

  • Presencia de al menos 2 líderes en toda salida o viaje. Uno de ellos mayor de 21 años.
  • Prohibidos los contactos individuales entre adultos y los chicos
  • Acomodación separada entre adultos y chicos, durante las acampadas, salvo que sea el padre o tutor de alguno de ellos.
  • Respeto de la privacidad de los jóvenes, en momentos como los cambios de ropa o las duchas.
  • Prohibido el uso inapropiado de cámaras o artefactos digitales capaces de captar imágenes.
  • Prohibida la existencia de organizaciones ni clubes secretos.
  • Prohibidas las novatadas ni las vejaciones en ninguna circunstancia.
  • Prohibido el acoso. Verbal, físico o cibernético.
  • Control de los adultos sobre los jóvenes líderes, para garantizar que se aplica la política de la organización.
  • Disciplina constructiva, reflejando los valores del escultismo. Los castigos corporales están totalmente prohibidos.
  • Vestimenta adecuada para todas las actividades, especialmente en trajes de baño.
  • Actuación de acuerdo con la Ley y promesa scouts.
  • Las unidades son responsables de hacer cumplir las políticas de protección.

training leadersUn solo caso de abuso es inaceptable. No sólo para los BSA: para cualquier organización. Pero la realidad nos muestra que es imposible detectar a todos los abusadores. No llevan un cartel en la cara. Son personas aparentemente cordiales y correctas, y pasan desapercibidos. Los ha habido siempre y siempre los habrá en todo tipo de asociaciones que trabajen con jóvenes.

El número de casos en los BSA puede parecer disparatadamente alto, pero hemos de tener en cuenta que desde 1959 hasta 1985 (fecha de los casos publicados), el número de scouts que había pasado por la organización rondaba ¡¡¡los 42 millones!!!

Aún así, es evidente que hubo una gran negligencia por parte de los líderes de la asociación. Ahora sólo resta poner toda la información a disposición de las autoridades y hacer un firme propósito de desterrar esa lacra desde ya.

symposium

Y con ese motivo los BSA están organizando una serie de simposios a nivel nacional, como el celebrado durante el mes de octubre en Texas.

El Nacional Youth Protection Symposium (Simposio Nacional para la protección de la juventud) acogió durante dos días, además de los propios BSA, a otras 23 organizaciones cuya actividad implica esencialmente a los jóvenes (entre todas ellas, a unos 20 millones de chicos).vieth

El objetivo del simposio era claro: evitar que a los chicos se les pueda hacer ningún daño. Para ello se contaba con algunos de los mayores expertos en el tema, como Victor Vieth (en la foto a la derecha), quien hizo especial hincapié en la labor de los adultos a la hora de detectar los abusos. Teniendo en cuenta que la mayoría de los casos ocurren dentro de los hogares de los chicos, por parte de alguien a quien los muchachos conocen.

En otras palabras, debemos desechar el estereotipo del solitario desconocido y prestar más atención a las señales de abuso físico o emocional de nuestros chavales. Desde moratones a cambios de comportamiento, y debemos tratar de constatar los hechos y por supuesto dar parte inmediatamente a las autoridades en caso de ser necesario.

YP-Scouting's_CommitmentAdemás de prestarles ese tipo de ayuda, las organizaciones se encuentran en una estupenda posición de apoyo a los afectados, ayudándolos a sobreponerse y recuperarse.

El pasado ya no puede cambiarse pero los scouts norteamericanos están decididos a poner todos sus esfuerzos con el fin de erradicar el abuso de su país, con la colaboración de todos. Y una de las claves está en lo que cada uno de nosotros puede hacer, evitando el “alguien debería hacer algo” y pensando que “tú eres ese alguien”. Todos debemos implicarnos, desde profesionales a voluntarios, pasando por padres o tutores.

Como bien reza el folleto informativo de la izquierda: “La  protección de los jóvenes comienza contigo”.

Todos debemos estar alerta y estar dispuestos a tomar las medidas que contribuyan a hacer un entorno más sano y seguro para nuestros jóvenes.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “El programa de prevención de abusos en los BSA. 2ª parte.”


Añade un Comentario