El programa de prevención de abusos en los BSA. 1ª parte

shutterstock_2654670Como he venido haciendo de vez en cuando, continúo trayendo al blog algunos aspectos interesantes acerca de los scouts norteamericanos.

Es evidente que la mayoría de las ocasiones en las que salen en nuestras conversaciones es para recriminarlos, criticarlos o ridiculizarlos, como si nosotros fuésemos los ejemplos vivientes de la perfección.

Y siempre salen los mismos temas, a saber, el injustificable veto a los homosexuales, la educación diferenciada, el uniforme y las insignias, la especialidad de tiro y el gran escándalo de los abusos.

Por ello me he propuesto ir vertiendo luz en este foro sobre algunos aspectos que puedan ayudarnos a entender ciertas cosas y a aprovechar algunas otras. Y sobre todo intentar hacer ver que no son más que una organización humana, que comete errores como todas y que trata de corregirlos y avanzar en el camino de la mejor educación de sus muchachos, como nosotros, y que no me cabe duda de que con el tiempo irá puliendo y modificando aquellos aspectos que son evidentemente inaceptables.

Yo prefiero mirar las cosas positivas y de las que extraer enseñanzas y por ese motivo las iré publicando de modo ocasional.images (1)
Y comenzaré por uno de los temas más escabrosos: los abusos a menores.

En octubre del año 2012 los BSA se vieron obligados a sacar a la luz pública una serie de informes con más de 1.200 casos de notificaciones de abusos acaecidos en el seno de la organización (entre 1959 y 1985). Abusos que en algunos casos (un tercio aproximadamente) se saldaron con la mera expulsión pero sin notificación a la autoridad policial (aunque para ser precisos junto a casos probados también habrían alegaciones sin confirmar), con el riesgo de que los abusadores pudieran seguir campando a sus anchas.

120917013806-exp-point-jason-felch-00002001-story-bodyLa publicación de sus archivos privados se realizó con la intención de dar transparencia y “democratizar” la información que antes estaba disponible únicamente a los abogados y los scouts.

La gran cantidad de casos puso el punto de mira en las políticas de reclutamiento de monitores, así como en la necesaria transparencia con el fin de que se puedan tomar las medidas oportunas con mayor celeridad.

La imagen de los scouts norteamericanos se vio muy dañada pero sería injusto decir que desde sus altos estamentos no se ha tratado históricamente de poner los recursos necesarios para que no haya más casos como los publicados.

No son tontos y saben que para cualquier organización juvenil es imprescindible tratar de garantizar al máximo la seguridad de sus miembros en todos los planos. De lo contrario se condenarían a la desaparición.

Su gran error fue el tratar de llevar el asunto con una malentendida discreción, con el fin de no afectar la imagen de la organización y ello pudo suponer que muchos culpables quedaran impunes y pudiesen seguir con sus fechorías en otro sitio.

70_his-safety-youth-protection-banner

La organización ya había respondido a la evidencia creciente de los abusos sexuales en la sociedad a finales de los años 80, creando el programa “Youth Protection” junto con la colaboración de los cuerpos de seguridad y de expertos psiquiátricos en la materia, todo dentro de una amplia estrategia  (la Scouting Safely) bien planificada y orientada a conseguir un escultismo más seguro
Pero además, y con el fin de reforzar la protección, desde el año 2003 se solicitan informes criminales a todos los nuevos líderes, y desde el 2008 se piden también para los líderes que formaban parte de los BSA antes de dicho 2003.bshb12_ins

En otro de los esfuerzos realizados en este campo, los BSA publicaron (en inglés y español) en 2005 un pequeño folleto informativo dirigido a los padres y los muchachos, titulado “Como proteger a sus hijos del abuso infantil”. Dicha información está disponible en su página web y además se incorporó de forma adicional en su último “Manual de Boy Scout” publicado con motivo de su centenario en 2010.
En el mismo se facilita información a los padres sobre los tipos de abuso que pueden sufrir los muchachos, desde la negligencia en su cuidado por parte de sus padres o tutores, a los abusos físicos, abuso emocional, abuso sexual o el acoso sexual (la tercera parte de los cuales son a manos de otros compañeros). Les enseña a reconocer los signos de que un menor está sufriendo abusos y recursos para prevenirlos, entre otra información útil.

Y no sólo a los padres. También a los propios chicos, pues la protección empieza por ellos mismos, con la información adecuada.

nb-03

Sus esfuerzos no quedan ahí. La página web de la organización  cuenta con un apartado específico referente a este asunto, denominado Protección de los jóvenes y liderazgo adulto, pues se concede la mayor importancia a crear el entorno más seguro posible para sus jóvenes miembros.

Se insta a TODAS las personas a informar a las autoridades locales cuando exista una sospecha fundada de la existencia de algún tipo de abuso.

Y se detallan una serie de puntos con la intención de eliminar cualquier posibilidad de abuso y que repasaré en el próximo artículo.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “El programa de prevención de abusos en los BSA. 1ª parte”


  • Excelente este tema. Buenisimo que puedas poner todo esto en español.

    La falta de screening de los potenciales monitores / dirigentes es un gran falla en la mayoria de las asociaciones.

    Y un peligro latente.

  • gato legendario SPAIN

    Gracias Nacho.
    Sé que a muchos se les ponen los pelos de punta cuando se nombra a los BSA, como si no fuesen el fiel reflejo de su sociedad, y lo cierto es que tienen muchísimas cosas buenas en las que fijarnos.

Añade un Comentario