Efectos de torsión en los conceptos básicos del escultismo (III) Escultismo y ciudadanía

memoria

Más scouts ¿mejores ciudadanos?

Cuando disfrutaba del escultismo como beneficiario y en mis primeros tiempos de dirigente, ni se me habría ocurrido plantear en una discusión entre pares el concepto de “ciudadanía” como central en la Misión del movimiento scout. Esto ocurría porque además de los juegos y la técnica, era muy común en el grupo scout que los que en ese tiempo eran Raiders o Rovers- además de su participación en el movimiento scout, participaramos en centros de estudiantes- otras ONGs, partidos políticos, etc.; por lo que no existía una escisión entre escultismo y ciudadanía, sino todo lo contrario, existía una relación profunda que así era entendida por nosotros y nuestros dirigentes. A la hora del debate, de la charla, o simplemente de un mate cocido compartido el tema que surgía siempre es que no se podía ser scout los sábados y el resto de la semana hacer cosas diferentes a lo que decíamos ser, por eso todos veíamos muy bien cuando los beneficiarios e incluso lo propios dirigentes se comprometían en lo social y lo político.

Uno cree que el mundo es igual a la pequeña comunidad en la que le toca vivir, pero cuando crece un poco se da cuenta que no es tan así; pasado el tiempo los de mi generación nos dimos cuenta que nuestra Parroquia era una de las pocas excepciones de lo que era la Iglesia Argentina en la época de la Dictadura Militar, lo mismo que nuestro grupo scout respecto de otros grupos católicos y heterogéneos.

Al conocer de forma más amplia el movimiento scout nos entramos a preguntar mas cosas y a releer los fundamentos, especialmente cuando caemos en la cuenta que pareciera que el escultismo se ha convertido solamente en un juego, perdiendo el eje de uno de sus fines más importantes: la ciudadanía activa. Podrán decir que los scouts hacemos colectas, colaboramos durante inundaciones, y ¡es cierto! pero bien sabemos que la base de este tipo de acciones se encuentra ligada a cuestiones religiosas (caridad) que si bien forman parte de la ciudadanía, no la abarcan. Aparte de dar el pescado hay que enseñar a pescar, y en un país pasan muchas mas cosas…

A vuelo de pájaro podríamos decir que a excepción del Proyecto “Gota a gota el agua se agota” con su claro impacto político no-partidario, no es muy común encontrar a los scouts (en especial los Rovers) trabajando en proyectos colectivos que supongan que por su realización se obtendrá un impacto en la vida socioeconómica de las personas, a favor de los Derechos Humanos, a favor del medioambiente. ¿Esto tiene algo que ver con el escultismo? Veamos.

En el escrito “efectos de torsión en algunos conceptos fundamentales del escultismo”señalábamos como una de las fuentes de las concepciones de Baden Powell al pensamiento aristotélico; si a esto le sumamos la filosofía política predominante en Inglaterra, nos damos cuenta como se relacionan íntimamente tres conceptos: Formación del carácter, ciudadanía (señalados en el artículo) y Felicidad. No es el objetivo de este trabajo hacer historiografía, sino simplemente señalar algunos puntos que pueden ayudar a precisar mejor los conceptos en juego en el escultismo.

En la Inglaterra del siglo XVIII el “republicanismo clásico” sentaba sus bases en “La política” de Aristóteles entendiendo a la comunidad como un cuerpo, por lo que el ciudadano se encuentra subordinado a la comunidad de igual manera que la mano se subordina al cuerpo, por lo que la felicidad del ciudadano depende de la felicidad común y resulta inseparable de ésta; sobre final de siglo y principios del XIX las concepciones filosóficas de Bentham ejercen una enorme influencia política en el siglo XIX en la constitución de las democracias; influencia que se extiende a otros países como Argentina. El utilitarismo rompe con la idea de “felicidad común” a la manera de que la comunidad es un solo alma, reemplazándola por la idea de que la felicidad de la comunidad es la suma de las felicidades de los individuos, por lo tanto el interés de la comunidad (y por ende del ciudadano que forma parte), pasa a ser que el mayor número de personas posibles sean felices. Para que el mayor número de personas sean felices es necesario que la legislación y los gobernantes en sus decisiones políticas, beneficien al mayor número de personas posible. Sea que se entienda a la comunidad en un sentido republicano clásico o en un sentido utilitarista, la idea de felicidad no es ajena a la política.

Ciudadanía – Formacion del Carácter – Felicidad

Con Baden Powell podríamos plantear una especie de nudo donde los conceptos de Ciudadanía, Formación del Carácter y Felicidad se hallan íntimamente ligados:

Formación del Carácter – Felicidad1.

La ciudadanía activa propuesta por BP se encuentra por un lado en el reino de los fines, ya que en GPJT, libro escrito para los dirigentes y no para los beneficiarios, se plantea el escultismo como un método que apunta a “mejorar la calidad del ciudadano” entendiendo que “Un mal ciudadano es aquél que sólo ve su provecho; el buen ciudadano es aquél que está listo para tender la mano a la comunidad en cualquier momento”.

En palabras de BP “El propósito de la instrucción o adiestramiento de scouts es mejorar la calidad del ciudadano futuro, particularmente en lo que se refiere al carácter y a la salud; sustituir el Yo por Rendir Servicios; hacer de los mozalbetes individuos eficientes, moral y materialmente, con el objeto de que esa eficiencia pueda ser aprovechada en servicios al prójimo” … “La ciudadanía o civismo ha sido definida en pocas palabras así: ‘Lealtad activa a la comunidad.’ En un país libre es cosa fácil, y nada fuera de lo común, considerarse uno como buen ciudadano con sólo acatar las leyes, ser trabajador y expresar opiniones sobre política, los deportes o actividades de índole general, y dejando que otros se preocupen del bienestar nacional. Esto se llama ciudadanía pasiva; mas esta clase de ciudadanía no es suficiente para mantener en alto, en el mundo, las virtudes de libertad, justicia y honor. Únicamente la ciudadanía activa puede conseguirlo”.

Podemos notar claramente que no alcanza con acatar las leyes, opinar de política o de deporte; la ciudadanía activa se relaciona directamente con ocuparse del bienestar nacional promoviendo la libertad, la justicia y el honor. Resulta difícil de entender la resistencia que muchos dirigentes ofrecen a la palabra “polítca”, afirmando la misma nada tiene que ver con los scouts ¿cómo podemos decir que lo que hacemos es escultismo cuando ni siquiera la ciudadanía pasiva es un tema que se aborde con nuestros jóvenes?

La ciudadanía activa no sólo es un fin sino que también un medio, que se va desarrollando en forma progresiva bajo las formas de hacer un favor a alguien todo los días, la Buena Acción personal y el Servicio Rover.

2. La Formación del carácter tiene como objetivo la formación del ciudadano en su singularidad. Si el objetivo de la instrucción scout es “mejorar la calidad del ciudadano futuro” el “adiestramiento para la ciudadanía” (GPJT) se caracteriza por un programa progresivo dividido en distintas áreas que sirve para jugar lo que denominamos “Gran Juego”. No está demás recordar la cita que BP realiza de Henry Schackleton “la vida es el mas grande de los juegos; pero se corre el peligro de tratarla como un juego trivial”.

3. La felicidad es el tercer elemento que se liga; entre las definiciones que nos da BP encontramos “La felicidad me parece en parte pasiva, pero principalmente activa. Es la actividad de hacer el bien lo que cuenta”,” Si logras hacer felices a otros, serás feliz tú también.”, “Si queremos que nuestros muchachos sean felices en la vida, debemos imbuirles la costumbre de hacer el bien al prójimo, además de enseñarles a apreciar las bellezas de la Naturaleza” por lo que podríamos decir que no es posible ser feliz plenamente si no trabajamos por la felicidad de la comunidad.

¿”Guía para el Jefe de Tropa” o “Roverismo hacia el éxito”?

Les llamará la atención el por qué de la pregunta con la que titulo este apartado, pero lo que encontramos en el primero de los textos no parece estar muy presente en el segundo, y esto creo tiene relación con los destinatarios de los mismos y con los momentos históricos en que cada uno de ellos es escrito.

“Guía para el Jefe de Tropa” es un texto destinado a los dirigentes, en donde Baden Powell se ocupa de los objetivos del movimiento scout, fue editado en 1919, el mismo año en el que por medio del Tratado de Versalles se da por finalizada la primera guerra mundial. “Roverismo hacia el éxito” es un texto destinado a los muchachos y fue escrito en 1922 mientras ocurrían importantes crisis en el mundo. En Octubre de 1917 la revolución rusa conmueve el planeta; el comunismo tardará un tiempo en instalarse definitivamente, dado que luego de la revolución de Octubre se sucede una revolución civil que comienza en 1918, y culmina en 1921 con la asunción de Lenin al poder. Entre 1919 y 1922 la “Internacional comunista” decide promover los soviets y realizar un frente único que avanzaría sobre algunas alianzas con socialdemócratas y con la clase trabajadora a partir de los sindicatos, que en Inglaterra en muy pocos años habían duplicado sus afiliados. El propio Lenin se refiere a la situación de Inglaterra hacia 1920: “En Inglaterra no existe todavía Partido Comunista, pero entre los obreros se advierte un movimiento comunista joven, pero extenso, poderoso, que crece rápidamente y autoriza las más radiantes esperanzas. Hay algunos partidos y organizaciones políticas (‘Partido Socialista Británico’[20], ‘Partido Socialista Obrero’, ‘Sociedad Socialista del Sur de Gales¡, `Federación Socialista Obrera’[21]) que desean crear el Partido Comunista y llevan ya a cabo negociaciones entre sí con este objeto. En el periódico ‘El Dreadnought de los obreros’ (t. VI, núm. 48 del 21. II. 1920), órgano semanal de la última de las organizaciones mencionadas, dirigido por la camarada Sylvia Pankhurst, aparece un artículo de esta última titulado: ‘Hacia el Partido Comunista’. Se expone en él la marcha de las negociaciones entre las cuatro organizaciones citadas para la formación de un Partido Comunista unificado, sobre la base de la adhesión a la III Internacional, del reconocimiento del sistema soviético en vez del parlamentarismo y del reconocimiento de la dictadura del proletariado.”

La situación de Inglaterra en 1922 tenía sus complejidades, y dentro de ellas el avance del comunismo en especial entre los jóvenes se daba de bruces con la monarquìa parlamentaria y las ideas políticas de BP, un verdadero “caballero del imperio”. Consideramos que no es casual que Baden Powell en su libro para los Rovers ponga mucho énfasis en los “charlatanes y presuntuosos” y en la “irreligión” . Si leemos detenidamente los escollos, podremos notar que se hace una clara referencia a los fenómenos de época. A manera de síntesis podemos recordar algunos títulos:

Charlatanes y presuntuosos:
El orador populachero (idea del orador político que embauca a la juventud inexperta)
El balancín (el riesgo de caer en posturas políticas extremas)
El creador de huelgas en la industria
Evolución y revolución (la idea de evolución en oposición a la revolución política)
El pedante extremista
La autoeducación es la salvaguarda contra el charlatanismo
Irreligión
Rescate de lo religioso ante la avanzada de asociaciones ateas (incluyendose en ellas el comunismo)

Teniendo en cuenta el contexto político de la época, podemos especular el por qué encontramos algunas diferencias no poco importantes entre “Guía para el Jefe de Tropa” y “Roverismo hacia el éxito”. Cuando en GJT hay un claro direccionamiento donde postula la ciudadanía activa como fin del escultismo afirmando que la ciudadanía pasiva no alcanza sino que lo esperable es que los scouts trabajemos por la libertad, la justicia y el honor; alentando desde el Programa: el altruismo, los deberes cívicos, el patriotismo, el humanitarismo, el respeto por los derechos de los demás; en RE se centra en alertar a los Rovers sobre cuestiones del contexto de la época influenciado por el temor al avance del comunismo entre los jóvenes ingleses, perdiendo fuerza los señalamientos en relación a la ciudadanía activa.

Si bien no podemos afirmar que los dos textos planteen posturas diferentes, es claro que RE como única referencia y sin tener en cuenta el contexto en el que fue escrito, permite hacer una lectura en donde lo político quede cuestionado orientando al Rover hacia la lectura, los viajes y la naturaleza ya que estos, a decir de BP son los antídotos contra la charlatanería. Probablemente también por el contexto de la época, plantea que “en las escuelas públicas, las universidades, y los clubes de jóvenes, existen sociedades de debate con el objeto de formar jóvenes políticos. Pero el peligro consiste en lo que algunas veces forman, son pedantes, ya que sus miembros son sólo una imitación de politicos que hablan de lo que han leído u oido de otros y no como resultado de su propio saber” sugiriendo la política para la edad adulta y no para la juventud. El servicio lo denomina de dos formas, aquel que se orienta al bien del prójimo y la comunidad; en sus formas más sencillas y aquel que se relaciona “con algo mas elevado y grande que esto” que es el servicio como ciudadano al propio país”.

Los dirigentes scouts seguramente acordaremos en la relación del escultismo con el servicio bajo la forma de la caridad y la cortesía; el problema lo encontramos a la hora de definir qué entendemos cuando BP nos dice que quiere “algo más elevado y grande que esto”, es allí donde se diferencian las distintas formas que asume “El Gran Juego” en las distintas instituciones y dentro de cada una de ellas, las orientaciones educativas de una Organización Scout, las posiciones que los dirigentes ocupan ante las preguntas de los chicos cada sábado (no diciendo nada tambien se comunica, tanto como diciendo que hablen el tema en otro lugar), aquello del escultismo que es distinto y se suma a la orientación de las distintas confesiones religiosas.

Bibliografia:

Buho Terco “Efectos de torsión en algunos conceptos básicos del escultismo” Sección educación http://ar.geocities.com/apuntad_alto/
Miguel Martínez “Educación y ciudadanía activa

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Efectos de torsión en los conceptos básicos del escultismo (III) Escultismo y ciudadanía”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario