Acerca del “aprender haciendo” en el movimiento scout (I)

27740_1404021416902_4817483_n

 

¿Por qué incluir en la serie de preguntas que venimos realizándonos sobre los fundamentos del escultismo el concepto de “aprender haciendo” ? Sencillamente porque no es seguro afirmar que para la llamada “renovación pedagógica” impulsada sobre finales de los 90′ en Sudamérica, cuando se habla de “aprender haciendo” se refiera a lo mismo que aquello que impulsara Baden Powell en sus textos fundantes.

Como una primer cuestión podría decirse que el aprender haciendo privilegia el hacer por sobre el hablar, y esto no es algo casual, ya que en todo arte (y las artes scouts lo son) la palabra no puede describir la acción física de manera perfecta, por eso en el método que profundiza Roland Phillipps se trata de que alguien que ya conoce la técnica muestre y acompañe al novicio en los primeros pasos para la obtención de la habilidad. Lejos está de ello el “descubrimiento de las reglas”, ya que las mismas son producto de generaciones y se transmiten culturalmente de padre a hijo, de maestro a aprendiz, de vecino a vecino… también lejos se encuentra el hacer cualquier cosa, ya que el aprendizaje se liga a la técnica y a la ética que se deriva de ella, cuestión extremadamente presente en las poblaciones de riesgo) ya que si en la actualidad el sujeto está desorientado respecto de una ética de normas y mandamientos (a la manera de leyes a cumplir), es más seguro poder encontrarla y encontrarse por la vía del hacer.

El aprender haciendo entre otras cosas, asienta sus raíces en que no siempre hablando se entiende la gente… de la misma manera que no siempre la palabra alcanza para poder realizar un artefacto… ¿Qué palabras pueden describir perfectamente la tensión de la cuerda, las dificultades en hacer una lazada, la firmeza con que debe ajustarse un amarre cuadrado? En un ejemplo de la vida cotidiana… ¿Quién no ha comprado alguna vez en los negocios transnacionales esos muebles “hágalo en su casa” que tienen las instrucciones para el armado e incluso traen alguna herramienta? ¿Por qué será que las empresas que los venden generalmente mandan a su personal a armarlo? El tema es por demás sencillo: las instrucciones escritas de los folletos- que de por si son muy precisas – no alcanzan, a no ser que el que lo arme tenga alguna experiencia de ello…

Es fundamentalmente en compañía de otros, en esa experiencia de la transmisión práctica de la técnica y la palabra hablada que el novicio aprende a realizar una construcción. “Mostrar, no explicar, es lo que se hace en los talleres cuando el maestro demuestra el procedimiento adecuado mediante la acción” (1). Pero como la mostración solamente no alcanza para aprender, aparecen entre otras cosas lo escrito vinculado a la transmisión, siendo nuestro ejemplo de ello “Escultismo para muchachos”, cuyo mayor desafío fue resolver la enorme dificultad de enseñar técnica “en ausencia” del maestro.

Varias veces para legitimar al escultismo se ha hablado de la vinculación de Baden Powell con el filósofo John Dewey; en escritos anteriores hemos destacado el papel de John Ruskin en la formación de Baden Powell y las influencias de William Morris como quien lleva adelante las ideas de Ruskin en la Inglaterra de fines del siglo XIX. Podemos agregar que Ruskin y Morris fueron socialistas, de igual manera que Dewey quien en “Democracia y educación” escribió lo siguiente: “Tanto el trabajo como el juego son libres y tienen su motivación intrínseca, al margen de las falsas condiciones económicas que tienden a hacer del juego un estímulo ocioso para los sectores pudientes y del trabajo una tarea desagradable para los pobres. Desde el punto de vista psicológico, el trabajo no es más que una actividad que incluye conscientemente la consideración de sus consecuencias como parte de sí mismo; se convierte en trabajo coaccionado cuando sus efectos quedan al margen de la actividad, como un fin para el cual éste solo es un medio. El trabajo que se mantiene impregnado de juego es arte.

Es muy interesante leer profundamente el párrafo de Dewey para preguntarnos si el giro programático (y paradigmático) del programa Scout Regional no ha producido esto que Dewey denuncia: convertirse en un “estímulo ocioso para los sectores pudientes” quedando los más pobres – aquellos que no tienen la misma chance de divertimento y de errar en la vida- abandonados a una mirada donde las nociones clásicas del scout que se esfuerza en lograr su progresión, explora y se anima a varias especialidades es desestimada (incluso ridiculizada por algunos promotores del programa) quitando dignidad a la noción de trabajo en tanto queda reducido a ser “trabajo coaccionado cuando sus efectos quedan al margen de la actividad, como un fin para el cual éste solo es un medio” perdiéndose la potencia y articulación que ofrecen las artes scouts como experiencia compartida en transmisión de conocimientos; aprendizaje por ensayo y error de forma colectiva; base común del sistema propuesto por el trípode de Ruskin, los talleres de Morris, y del sistema pedagógico de Dewey, posibilidad del armado de un verdadero proyecto de vida fundado en la posibilidad del autogobierno y buena ciudadanía que se desprende de la conexión entre el arte-trabajo y el trabajar con otros para la solución de problemas, la reparación de lo que no anda… en fin… el trabajo democrático.

Si el arte-juego de las artes scouts se pierde, difícilmente pueda entenderse la potencia real del método scout en especial para los sectores populares (y populosos de nuestra América latina), insertos en un sistema educativo general donde el aprender haciendo se liga al fracaso escolar y no a la posibilidad de ubicar el errorque permite recorrer el mismo camino de la corrección para aprender, camino del artesano, camino de las artes scouts.

En el próximo escrito, que saldrá publicado el próximo lunes 18, avanzaremos sobre algunas características particulares del aprender haciendo en los scouts. Los invitamos a dejar su opinión respecto del tema, ya que puede orientar mejor la construcción del artículo.

Comparte con otros... Share on Facebook3Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

5 Respuestas a “Acerca del “aprender haciendo” en el movimiento scout (I)”


  • Ruben Walter Naya - Búfalo Obstinado ARGENTINA

    Es significativo como la preparación de los Educadores Scouts cada vez es más superficial en lo que es esencialmente el método Scout, ademas, se postula como eje principal de estos cursos que “el Scout es práctico” dejando de lado mucha de la técnica Scout en segundo plano, los formadores en muchos casos desconocen del tema, entonces, que podemos esperar de los Educadores Scouts formados así? Muchos de ellos llegados al movimiento ya adultos.
    El impacto que esto tiene en la estructura asociativa hace que empecemos a dejar de ser grupos Scouts para ser ONG con uniforme! La perdida de jóvenes que se alejan del movimiento, básicamente, radica en que el atractivo que tiene ser Scout, el aprender haciendo, se desdibuja por esta falta real y comprobable de preparación que tienen quienes, teóricamente, invierten voluntariamente su tiempo en prácticar y vivir como Scouts.
    Les mando un estrechazo de mano izquierda desde Merlo Bs. As. Siempre Listo Búfalo Obstinado

  • gato legendario SPAIN

    Cuando BP se refería al aprender haciendo pensaba en dos cosas:
    Por una parte en los que se dedican a asistir como meros espectadores de la vida sin decidirse a participar en todos los ámbitos de ella, ciudadanos, deportivos…
    Por otro el aprendizaje de la artes scouts enseñadas por los guías y los adiestrados a aquellos que deseaban aprenderlos.
    Qué lejos van quedando los tiempos del trabajo bien hecho y de disfrutar y realizarse al llevarlo a cabo. De todos modos hay que ponerlo todo en la balanza. Los trabajos mecanizados, las cadenas de montaje y demás nos han permitido una rebaja enorme de los costos de producción y el acceso a muchísimos bienes que serían poco menos que impensables. Entre ellos en el campo medico-sanitario. No creo que ahora fuésemos capaces de prescindir de ello. Por contra ha llevado a la deshumanización del trabajo, al trabajar para obtener un salario pero sin apenas gozo por lo realizado y a una sensacion de contínua insatisfacción por lo que adquirimos.

  • gato legendario SPAIN

    Hermano Búfalo: estoy completamente de acuerdo con tu opinión. Como muchas veces he plasmado en este blog, estamos educando buenos ciudadanos pero jugando a otro juego.
    En cierta ocasión escribí un artículo para el foro de La Roca titulado “El gran juego”,donde vine a hacer una comparativa entre el fútbol y el baloncesto que se podría aplicar al escultismo de hoy, pues “el escultismo de hoy se parece tanto al de ayer como el fútbol al baloncesto: los dos son deportes de equipo, fomentan la sana competición, el trabajo en común, los valores del esfuerzo, se juegan con un balón…. pero el fútbol no es basket.”
    Como bien dices me parece que vamos camino de ser una ONG más, perdiendo nuestro carácter genuino y renunciando a nuestra identidad en pos de una educación más formal en la que los nuevos educadores se sienten más cómodos, aunque la disfracen de más moderna, mejor o más atractiva para las nuevas generaciones.
    Un fuerte apretón de zurda.

  • “A los que ni siquiera se les ocurre que es posible estar equivocado no pueden aprender otra cosa que habilidades practicas.” Bateson

    PD: Estaría bueno conocer el nombre del autor del post y no quedarno con un apodo de de pandilla de niños.

  • Silvia.

    Simpático Bateson, pero si existe lo mental es a fin de cuentas siempre débil… Se nota que Bateson hizo poco con sus manos, podría haberse dado cuenta de el alto grado de matematización que tienen muchas artes manuales donde el equivocarse implica poder inventar algo para arreglarlo ¿se le habrá ocurrido que al afirmar algo con tanta contundencia él podría estar equivocado?

    Respecto de mi nombre.

    Buho Terco es mi nombre dentro de la comunidad scout, este Blog es un Blog scout por lo tanto tiene validez social… además dice mucho más de mí que el DNI. En otros ámbitos utilizo el de mi documento… pero no es condición de este Blog escribir con ese nombre, ni con otro…

    La palabra “apodo” es pertinente siempre y cuando se considere que la única posibilidad de adquirir un “nombre propio” es dentro del sistema clasificatorio moderno que poco dice de la subjetividad.

    Este sistema social clasificatorio que se origina en la modernidad es herencia de la revolución francesa. Un sistema altamente determinado que tiene sus reglas y sus normas… El nombre proviene de un catálogo aprobado legalmente, el apellido por vía materna o paterna. Un nombre en este sistema, preexiste al sujeto, no dice nada de él.

    Existen otros sistemas de nominación. Levi-Strauss, un antropólogo y etnólogo eminente, va a oponer a nuestro sistema clasificatorio dos modos distintos que las sociedades tradicionales utilizaban para obtener la individuación. Uno de ellos es en el que hay un sistema de nombres que preexisten al sujeto,atribuyéndosele un nombre al nacer por una condición que para el grupo es significativa.Un ejemplo de ello lo tenemos en los Selk’nam de Tierra del Fuego, en el que existían dentro de la
    propia comunidad los “sabios”, las “madres” (am) y los “padres” (ain) Lailuka, depositarios de la tradición mitológica, que eran encargados de dar a los niños nombres adecuados; eran verdaderos “guardianes de los nombres” como de alguna manera lo es en la actualidad el Registro Civil
    .
    Por medio de éste sistema lógico, se elaboran a partir del cuerpo del sujeto o de las características del animal con el cual se lo relaciona todo un stock de nombres para distribuir entre los distintos miembros siendo actualizado continuamente. Como podemos observar dicho sistema lejos está de ser simple… o un “apodo” de una pandilla de niños.

    El segundo modo es el de los nombres de las relaciones. Estos sistemas son más extraños para nosotros ya que en ellos una persona puede llevar una veintena de nombres a lo largo de su vida en función de distintas posiciones que va ocupando… tampoco es tan simple ni un “apodo”

    Si tenes alguna inquietud podes escribirme a apuntad_alto@yahoo.com.ar, mail de la revista scout que tiene mas de 10 años en la web, ahora bajo el formato de Blog.

Añade un Comentario