Los desfiles

A finales del mes de septiembre se publicó en La Roca un estupendo artículo acerca de la utilidad del uniforme scout.

desfileEn alguno de los comentarios al respecto se hacía referencia a la costumbre de desfilar, en el pasado, con aire marcial y de uniforme riguroso. Bordón y sombrero incluidos.

Evidentemente una imagen así en la actualidad estaría fuera de lugar…pero no solamente en la actualidad.

Muchos creen que los desfiles son consustanciales al escultismo primitivo, y lo cierto es que (como ya expuse en el blog en “Todo está inventado…”) algunos de los scouters de la época los usaban en demasía. Pero sólo porque muchos eran militares en la reserva (que eran las personas con tiempo para ello) o no tenían más capacidad.

Por supuesto que caminar en fila de a uno no es a lo que llamamos “desfilar” (aunque se vaya de uniforme), es andar de modo ordenado para molestar lo menos posible y es signo de educación, no de milicia, y esto sí que se ha fomentado desde siempre.

Pero lo cierto es que en el esquema del escultismo, incluso en los primeros años, el desfilar nunca tuvo demasiado sentido.

¿Queréis una prueba de ello?

scoutingPues aquí tenéis la traducción literal de un artículo sacado de la revista norteamericana “Scouting”, que era (y sigue siendo en la actualidad, como se puede ver en su edición digital) el medio de comunicación e información para los scouters y voluntarios en los BSA.

Evitad los desfiles

Cuando se aproxima la celebración del Memorial Day (el Día de los Caídos en combate en Norteamérica), llamamos la atención de los Jefes de Tropa en referencia al artículo editado en el “Boletín de los Jefes de Tropa Nº5”  y publicado la pasada primavera.

El artículo se titula “evitad los desfiles”, y contiene las siguientes recomendaciones:

“Es desaconsejable que los scouts tomen parte como tales en desfiles callejeros o demostraciones de otras organizaciones.

De hecho, no se deberían fomentar  los desfiles de Boy Scouts con el fin de mostrar su propia magnificencia, incluso en relación con celebraciones patrióticas, tales como el “Día de los caídos” o el Cuatro de Julio (Día de la Independencia).

Puede ser de mayor utilidad el organizar a las tropas de scouts para que presten un servicio público facilitando bebida a los que desfilan o ayudando con la prestación de primeros auxilios, en vez de participar ellos mismos en el desfile. Los antiguos exploradores raras veces se prestaban al espectáculo.

Si deseáis participar, intentadlo con algún plan en relación con la celebración local del “Día de los Caídos” de este año, y descubriréis que causará mucho mejor impresión a la comunidad”

“Scouting”, 15 de  mayo 1913

¡Ni el día de su Independencia!

Todos tenemos la idea de que los norteamericanos siempre han sido muy conservadores y tradicionalistas, y podríamos imaginar que desde luego los desfiles con banderas y trompetas les irían como anillo al dedo ¿verdad?

Boy-Scouts-Grand-Centennial-Parade-Facebook

Y es cierto que siempre se ha desfilado, pero desde la organización se ha tratado de que se hiciese sólo en eventos propios de los scouts (me parece lógico que quieran desfilar con motivo de su centenario, como en la fotografía de arriba, y más sabiendo que estos norteamericanos desfilan por cualquier motivo). Si luego se ha hecho de otra forma no es culpa del escultismo original  sino de los que lo desarrollaron en cada momento.

A veces cuando uno indaga un poco se encuentra con que no todo es lo que nos cuentan.

¿No os parece?

 

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “Los desfiles”


  • Hola. Hace algún tiempo lei en un documento escrito por BP un texto que decía mas o menos esto: “los desfiles solo sirven para que los dirigentes exaserven su propio ego” ma parece que fue dicho por BP pero no puedo encontrar la fuente. Podrían ayudarme a confirmarlo.

    Gracias

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Hola Juan Carlos.
    Todo el que lee al viejo Jefe puede percatarse de que no despreciaba los desfiles. Le gustaba ver a una Tropa bien uniformada y ordenada, marchando con elegancia y compás. Lo veía como una forma de trabajar el espíritu de grupo y de que los chicos se sintiesen especiales y orgullosos. Eso sí, siempre que se realizasen en momentos muy determinados, no como algo habitual.
    Siempre contempló los ejercicios de “instrucción” como algo que permitía mantener a los chicos organizados en ciertos momentos, ayudando a la coordinación en ciertas actividades, tanto en el campo como en la ciudad.
    Pero tenía claro que el escultismo debía tratar de potenciar la personalidad y las capacidades individuales, no diluirlo en una masa.
    Desfilar por desfilar no tiene sentido. Sólo demuestra la incapacidad del Scouter a la hora de sugerir actividades y estimular el verdadero funcionamiento del Sistema de Patrullas.
    Puedes intuirlo en frases sacadas de algunos de sus textos como las siguientes:

    “Así que me gustaría urgir a los Scouters a que sean conscientes de que la cuestión más importante para 1931 es animar el alegre espíritu del escultismo mediante acampadas y excursiones, no como algo ocasional entre periodos de escultismo de salón o de desfiles, sino como la manera habitual de educar a sus muchachos, y de paso a sí mismos.”
    “El simple sistema de la disciplina propuesta para los Boy Scouts, solamente se sugiere para permitir a los Scouters el mover a sus tropas y patrullas en buen
    orden, en los desfiles; y no como un ejercicio que se practica frecuentemente con los muchachos, cuando son posibles otras ocupaciones. Cuando veo una tropa que
    desfila bien, pero que falla al seguir una pista o en cocinar su propia comida, me doy cuenta que el jefe de tropa no es tan bueno como debía de ser.
    Un oficial indiferente o sin imaginación, siempre cae en la disciplina como su propio recurso.”
    Un apretón de zurda

Añade un Comentario