La fábrica del carácter

characterfactory2Así es como denominaban al escultismo en sus albores.

Cuando BP meditaba acerca de las carencias de la juventud en la época del Imperio Británico, pronto se percató de que una de ellas era la falta de carácter. Los chicos se dejaban llevar por el desánimo de su entorno y se dedicaban a haraganear por los barrios con el cigarrillo en la boca. Al fundador le parecían “flojos”, sin fuerza para enfrentarse al presente y cambiarlo por un buen futuro, y decidió apostar por un camino que les llevara a ello.

Decimos que alguien es una persona de carácter cuando ésta muestra fuerza y ánimo de manera natural. Incluso decimos de los bebés que tienen carácter cuando se quejan o lloran con energía pidiendo algo.

La persona de carácter sabe ejercer su voluntad. Le hace estar dispuesto de modo natural a luchar por todas aquellas cosas y situaciones que considera como correctas, que para él tienen cualidades valiosas, esto es, por los valores de esa persona.

Por lo tanto, BP pensó que dotando a los muchachos de valores y trabajando su carácter conseguiría darles una igualdad de oportunidades frente a la vida. Sería bueno para ellos y para el país.

Para  ello desarrolló un sistema en el que fuesen los mismos chicos quienes desearan recibir la educación necesaria mediante un programa de actividades atractivas, el escultismo, frente a aquellos métodos de “instrucción” o educación impositiva donde se trata de inculcar los conocimientos poco menos que a la fuerza.

Un método en el que los chicos se habituasen a realizar las cosas por sí mismos, en el que ejercitasen su voluntad y su responsabilidad, la constancia, el respeto, el liderazgo o  la auto-estima.imposible

BP contaba con su propia experiencia, unas vivencias personales que le habían enseñado mucho al respecto. No era ningún santo, ni ningún héroe (aunque sus compatriotas lo viesen así tras la liberación de Mafeking), pero sí un hombre de mente abierta, dispuesto siempre a mejorar, y con el carácter suficiente como para triunfar en la vida sin tener demasiadas facilidades. No en vano llegó a ser Teniente General con 50 años y sin haber pasado por las grandes Academias Militares.

Se dio cuenta de que si él pudo hacerlo, cualquiera con carácter también podría.

Y puso su enfoque en ello. En educar a los muchachos para que fuesen fuertes de ánimo, enérgicos y tuviesen confianza en ellos mismos, además de otras cualidades que les llevará a ser personas de provecho para el bienestar del conjunto de la sociedad.

images (2)Al método scout se le denominó “la fábrica del carácter” (aunque algunos, como el autor del libro que aparece en la primera imagen, lo vean de una forma negativa), porque trataba de imprimir en los chicos el necesario para afrontar las dificultades. El desenvolverse en el campo a la manera tradicional es siempre un reto, y exige conocimiento, destreza y buen ánimo. Fomenta el espíritu de camaradería y colaboración mediante el trabajo en equipo de las patrullas, o el de ayuda al prójimo más débil o en dificultades (apelando a la imaginación de los chicos, haciéndoles los herederos de los antiguos caballeros o de los héroes).

También el amor por el trabajo bien hecho, el trabajar duro y el tesón, como claves para conseguir lo uno se propone. Hasta que acaba convirtiéndose en un hábito, en algo que forma parte nuestro comportamiento. La frase “cuanto menos haces menos quieres” responde a una gran verdad. La verdad de la rutina. Cuando una persona se acostumbra a trabajar, a leer, o a realizar cualquier actividad, la acaba integrando en su rutina y acaba haciéndola sin esfuerzo.    Por eso es importante acostumbrar a los chicos a formarse el hábito de trabajo, aunque sea de un modo lúdico en principio.302958_GDCWDCCSNSMSHOU

Y por ello me parece importante que los chicos no lo tengan todo fácil. Cuando uno aprende a que comprando tal artefacto en tal tienda (y hoy en día existe la tendencia a comprar cien mil que nos proporcionan una comodidad infinita en el campo) ya lo tiene todo hecho, acaba de dar un paso en el sentido contrario. Aprende a depender de la estructura comercial y social para todo. Y en el futuro esperará que haya alguien, persona o ente, que le ayude a solucionar sus problemas.

Sin embargo al dotarlos de los recursos necesarios para que con su esfuerzo y su imaginación consigan lo que desean en un medio “hostil” como la naturaleza, les proporcionamos un arma de incalculable valor para el futuro y mejoramos su capacidad de afrontar la adversidad y su confianza.

Educar el carácter de las personas no es sencillo (el mismo BP se daría cuenta con su propio hijo Peter, que salió un tanto…díscolo), pero los pequeños retos que el programa escultista les ofrece suponen un buen paso en dicho sentido.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “La fábrica del carácter”


  • ¿comodidad en el campo? He conocido grupos scouts que tenían mástiles desmontables. Si eso no es el colmo de la comodidad…

Añade un Comentario