Escultismo y discapacidad (II)

por medio del Escultismo, numerosos muchachos inválidos, sordomudos y ciegos adquieren mayor salud, felicidad y esperanzas de las que nunca antes tuvieron. La mayoría de ellos no pueden pasar por todas las pruebas reglamentarias del Scout y se les preparan pruebas especiales o alternativas… El Escultismo los ayuda asociándolos a una Hermandad mundial, proporcionándoles algo que hacer y hacia lo cual puedan aspirar, dándoles una oportunidad de probarse a sí mismos y probar a los demás que pueden realizar cosas, y cosas difíciles, también por ellos mismos. Baden Powell en 1925.

down

(Foto   mscaragon.org)

En el escrito anterior  definíamos que:

1) El Programa Scout clásico se basa en su generalidad en actividades y conocimientos concretos, funcionando bien tanto con chicos que están por encima de la media de inteligencia, como de aquellos por debajo (fronterizos, retrasos mentales leves). Este último punto es importante porque permite la inclusión social en especial de aquellos chicos que han crecido en ambientes donde la alimentación ha sido escasa, dada la situación de pobreza, traduciéndose en efectos sobre la inteligencia.

2) El MACPRO – o programa OSI – plantea sus objetivos educativos en función de la “normalidad” estadística por lo que su diseño responde a chicos que se encuentran de la inteligencia media para arriba (Normal – Normal Superior – Superior); a partir de determinada edad (ultimo año de la rama scout, comienzo de caminantes) puede considerarse un programa que produciría la autodiscriminación ya que los chicos no pueden cumplir los objetivos y los dirigentes no están capacitados para manejarse de otra forma. Muchos chicos aptos para formar familia, trabajar, ejercer un oficio, votar, tener una vida como los demás; quedan ante una sobre exigencia a la cual estructuralmente no pueden responder.

3) En el caso de chicos debajo de la media, veíamos dentro del Programa que un buen trabajo con la carta de marcha (o equivalente), la patrulla (como sistema) y la progresión personal (contenidos mínimos y especialidades); se convierten en puntales para que un chico pueda no solo integrarse sino beneficiarse con el Escultismo.

La dignidad “Malgré Tout”:

En estas últimas décadas, se ha denostado por parte de algunas asociaciones lo que conocíamos con el nombre de “escultismo de extensión” (que BP terminó denominando “Malgré Tout” que en francés significa “a pesar de todo”); esto se produce por considerarlo una práctica no igualitaria ni integradora. Encontramos una confusión entre igualdad y homogeneidad, siendo este un grosero error conceptual. La igualdad de derechos y ante la Ley no implica una homogeneidad que niegue la diferencia.

En escultismo existen asociaciones que poseen políticas de discapacidad, pero que incluyen una serie de criterios de admisión que hacen que muchos chicos queden excluidos… por lo tanto lo diverso que no puede absorberse queda fuera en función de criterios de admisión, que generalmente tienen que ver con incorporar a la actividad las discapacidades de chicos no tan distintos ni tan complicados. El problema es que en dichas asociaciones se elimina de cuajo la posibilidad de que se forme una sección scout especial con quienes comparten una discapacidad y puedan beneficiarse siendo parte de la Hermandad Scout Mundial, con dirigentes entrenados especialmente para tal fin.

Baden Powell en 1925 dijo que “por medio del Escultismo, numerosos muchachos inválidos, sordomudos y ciegos adquieren mayor salud, felicidad y esperanzas de las que nunca antes tuvieron. La mayoría de ellos no pueden pasar por todas las pruebas reglamentarias del Scout y se les preparan pruebas especiales o alternativas… El Escultismo los ayuda asociándolos a una Hermandad mundial, proporcionándoles algo que hacer y hacia lo cual puedan aspirar, dándoles una oportunidad de probarse a sí mismos y probar a los demás que pueden realizar cosas, y cosas difíciles, también por ellos mismos”.

Es indiscutible el beneficio de la integración al movimiento scout, sea que su discapacidad les permita integrarse a un grupo común, o que se haga necesario armar una sección especial con dirigentes scouts capacitados, para poder practicar escultismo con los beneficiarios. Un ejemplo de esto último es la respuesta creativa de los Scouts de Aragón , que tienen todas las secciones de un grupo común y corriente pero agregaron una de disminuídos psíquicos, una interesante forma de posibilitar la integración para algunos casos particulares, sino nos quedamos en que para el escultismo cada uno de los chicos tiene necesidades especiales y en su autoprogresión adelantan en función de sus posibilidades; con ello logramos una hermosa frase (característica de la negación de algunas realidades) pero no solucionamos nada…

La capacitación del dirigente que trabaja con chicos especiales.

Pareciera que al momento de pensar en trabajar con chicos especiales se pensara en que los dirigentes deben tener una capacidad especial también, o un título terciario / universitario. Si bien es cierto que es bueno que al menos un profesional terciario o universitario formado dirija o asesore el trabajo, no es tan cierto que se precisa saber cuestiones profundísimas para trabajar con los chicos especiales, sino preguntémosle a las familias que viven con ellos si hicieron un curso especial, o simplemente si su deseo como padres no fue los que los movió a trabajar y aprender… esto es lo mismo, el deseo de un dirigente es esencial, los conocimientos no serán tan distintos… y veremos por qué.

Michel Foucault en varios de sus libros (“Historia de la locura en la época clásica”, “los anormales”, “la verdad y las formas jurídicas” ”el poder psiquiátrico” etc.) va a hacer referencia a que en los primeros hospitales psiquiátricos se encontraban pobres, degenerados, prostitutas, enfermos mentales, retrasos mentales. En Francia Pinel – según cuenta la historia- liberó a los pacientes de sus cadenas (no es una metáfora) para comenzar a atenderlos, originándose lo que conocemos como “Tratamiento moral” de la enfermedad mental. En Inglaterra Tuke (cuáquero) crea una institución llamada “el retiro” donde los pacientes realizaban las tareas cotidianas de una casa de campo, con un disciplina férrea basado en lo religioso. Estos dos hombres con sus diferencias inician el Tratamiento Terapéutico, con características diferenciales pero en su base no tan distinto de lo que en la actualidad se realiza.

¿Qué perdura en nuestra época del “tratamiento moral” en la versiones de Pinel o Tuke? La idea de un orden donde se puede establecer un cronograma de horarios a cumplir, hábitos a desarrollar, obligaciones, diversión y por sobre todas las cosas el trabajo. El orden es encarnado en la figura del médico y sus colaboradores, los enfermeros y vigilantes; y se tiene en cuenta la particularidad de cada caso a la hora de intervenir terapéuticamente con un sujeto determinado[1]. El trabajo es mucho más claro en “El retiro” (el campo de Tuke) ya que incluía todo tipo de tareas rurales. Con el tiempo en los psiquiátricos se incorporan como actividades tareas artísticas y artesanales en función de las posibilidades, siendo el movimiento art & craft de gran importancia en el desarrollo de actividades terapéuticas; antecedente cercano de lo que se denominaría laborterapia.

Pensemos esto mismo en los scouts… existe un orden establecido, responsabilidad de los dirigentes, actividades programadas, la idea de hábitos a desarrollar, la diversión de los juegos y el trabajo. En un escrito anterior establecíamos la relación de hermandad entre el art & craft y el escultismo [2], a partir de uno de los maestros de BP que fue Ruskin quien habría influido enormemente sobre William Morris fundador del movimiento art & craft, poniendo en práctica las ideas de Ruskin. La concepción Badenpoweliana que toma a los hombres de los bosques, el aprendizaje de distintas técnicas, el desarrollo del trabajo artesanal, el desarrollo de las habilidades personales en las especialidades; no se aleja de la estetitización del hogar llevando el arte a la propia casa propuesta por Morris.

Nuevamente nos encontramos con el problema de la “pedagogización” del movimiento en el sentido de la educación cognitivo-comportamental, o la opción de utilizar otros modelos de comprensión del escultismo desde perspectivas más amplias; que incluyan más personas (es altamente probable que los chicos de los barrios bajos de Liverpool no llegaran a la media estadística). Pensemos que si el MACPRO tiene sus objetivos diseñados a partir de la “normalidad” (o sea la supuesta media), la grilla de donde parte todo el programa deja por fuera a todo aquello que está por debajo de la media… desde el inicio no admitiendo chicos con problemáticas de retraso mental moderado, hasta los 12 -13 años donde decanta un retraso mental leve; sin contar con chicos que padecen distintas enfermedades… muchos aun teniendo la media quedan afuera de la posibilidad de lograr los objetivos del programa. Tengamos en cuenta que una parte importante de la exclusión tiene que ver con la ELIMINACION DEL ESCULTISMO DE EXTENSION, en grupos para poblaciones especiales, o en una rama más con chicos de población especial con dirigentes capacitados para ello (con ganas y asesoramiento)

Distinto es si nos corremos de la perspectiva pedagógica cognitivo-comportamental del Programa, y en vez de preocuparnos por tantos objetivos (como orientación está la Ley Scout, y las cartas en las ramas adolescentes y jóvenes) nos ocupamos por los contenidos de la actividad que quieren hacer los chicos, que generalmente son concretos (nudos, artesanías, diversión, etc.)… esto automáticamente incluye a una franja muy importante de la población, como los chicos de barrios marginados, los chicos con inteligencia límite o retrasos leves por mala alimentación, chicos con enfermedades mentales, etc. La amplia gama de contenidos y actividades que el escultismo permite, también permite seleccionar cuales si y cuáles no de acuerdo a las características de las poblaciones o personales de cada chico. Personalmente hace poco tiempo atrás dirigí una experiencia de trabajo en hospital de día, bajo la línea de lo que sería art&craft, en la que participaron pacientes de salud mental y personas que no tenían problemas de salud mental[3]. Dentro de los talleristas participaron en distintos momentos dirigentes scouts del grupo al que asiste mi hijo; en la primer y segunda fase Panda Feliz (Gloria) como tallerista de Cocina y repostería; en la primer fase Valeria (dirigente de manada) como ayudante en cocina, y en la segunda fase María Emilia (dirigente de unidad) como ayudante de cocina. En el caso de Panda tiende mucha experiencia como dirigente scout, pero las chicas son edad promedio de los dirigentes de cualquier grupo scout (entre 21 y 25 años), y la forma de trabajo con los pacientes superó todas las expectativas, en especial por la capacidad de estimular, mantener cierto orden, hacer participar… todo esto que aprendieron en los scouts siendo scouts y que no lo brinda ningún titulo universitario.

En la experiencia concreta pudo verse que en realidad, un dirigente scout con deseo puede llevar adelante una actividad de 4 horas con momentos de recreación con pacientes psicóticos, prácticamente sin la presencia durante de la actividad del profesional pero con el asesoramiento del mismo (no sin el asesoramiento). Esto es más que sencillo, si lo comparamos con lo que se trabaja en salud, los talleres de laborterapìa, juegos, asambleas y demás; no son para nada ajenos a lo que hacemos históricamente los scouts como actividades concretas, buscando “el 5%” de cada uno de los chicos para que pueda desarrollarse. No es que veamos al escultismo desde la perspectiva de la salud, solo decimos que tiene efectos sobre ella y permite adaptarse a distintas situaciones; tampoco la vemos desde la pedagogía formal, aunque tiene efectos educativos porque es un movimiento educativo. Lo que es seguro es que no lo vemos desde la sobrepedagogización del movimiento producida en los últimos años. Ranciere es muy claro cuando trabajando las conferencias de Jacotot en “El maestro ignorante” opina que tanto la educación progresista como la conservadora parten del mismo error: que igualdad no es lo mismo que homogeneidad, y que el axioma igualitario no tiene efectos en la realidad (sino veamos la realidad). La paradoja de Jacotot sería que ”la distancia que escuela y sociedad pedagogizada intentan reducir es aquella de la cual viven y no cesan de reproducir”. Si partimos de un programa realizado para la media, quienes están de la media para abajo no pueden participar del programa; si el programa presupone determinada cantidad de materiales y movilidad excluye a los más pobres[4]; si incluimos solo a los que están más cerca de la media con la media, o a quienes tienen alguna discapacidad física con (en determinadas condiciones); excluimos a los que siempre quedan excluidos, máxime cuando no consideramos scouts al escultismo de extensión, o no tenemos en cuenta la posibilidad de una rama con chicos “especiales” dentro de las ramas del grupo scout.

En lo concreto ¿cuáles serían las opciones para realizar escultismo malgré tout (o sea, a pesar de todo): La primera es la inclusión de chicos con alguna problemática dentro de un grupo scout común, lo que es una práctica también común… es importante el asesoramiento que los dirigentes reciban por parte de los profesionales de la asociación con relación a las problemáticas con las que se trabaje. Hay cuestiones que son fundamentales, ya que en algunos casos se puede integrar un chico pero necesita acompañamiento terapéutico que el grupo muchas veces no está en condiciones de prestarle, dada la disponibilidad de dirigentes, por lo que la familia en ese caso debiera hacerse cargo de dicho acompañamiento.

El programa que se realiza es para ese chico en particular y los profesionales tratantes deben remitirse a decir si es de riesgo o no, si la puede hacer o no, bajo qué condiciones realiza la actividad… este punto es importante, porque nosotros hacemos escultismo y el programa va a ser scout. Si los profesionales tratantes consideran que sería bueno que haga otro tipo de actividad nuestra posición debiera ser decir que si no existe un lugar para ese tipo de actividad los scouts no nos podemos hacer cargo de ello. Claramente podemos hacer bien escultismo y no es conveniente arriesgar a los chicos a otro tipo de actividad en la cual no estamos capacitados.

[1] Psiquiatía y Psicoanálisis, Laurent – Furman y otros… Ed Grama 2007

[2] El movimiento scout ¿cercano al art & craft o al escolanovismo? Buho Terco. http://ar.geocities.com/apuntad_alto/

[3] En Apuntad Alto: “Salud mental: con los brazos abiertos”, en la seccion Proyectos “Brazos abiertos: declaracion de interes municipal”,”Primer foro de experiencias de capacitación”, “Brazos abiertos en el primer foro nacional de experiencias de capacitacion organizado por el Minisgterio de Desarrollo Social de la Nación”, “Proyecto de capacitación laboral e integracion comunitaria Brazos Abiertos”

[4] En Apuntad Alto! “Pedagogía nueva y renovación pedagógica: una lectura critica”

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

11 Respuestas a “Escultismo y discapacidad (II)”


  • Miguel Angel Rojas Lagos CHILE

    Yo forme un Grupo de Guias y Scout con niños con Síndrome de Down y la verdad fue una experiencia magnifica, lo mas bello que he vivido en mi trayectoria como Dirigente. Hacíamos actividades muy entretenidas y muy parecidas a las que hacemos con chicos sin necesidades educativas especiales. Lamentablemente muchos Dirigentes por ignorancia creían que el Escultismo no era para ellos, esto destrozaba mi corazón ya ni siquiera se atrevían a dar el primer paso. Hoy estoy por la inclusión y tratar de hacer una Política de Inclusión en mi Asociación. Buho Terco tus notas me sirvieron mucho, ya lo habias conversado en mas de una oportunidad. Un abrazo hermano.

  • Estimado Miguel.
    A veces las asociaciones no son claras con las políticas inclusivas, lo que genera cierta parálisis en los grupos ya que no se brindan herramientas ni formación para el trabajo con discapacidad y a los dirigentes a veces los paraliza la idea por algún tipo de prejuicio (como si con los chicos “normales”. Y a veces algunos cambios pedagógicos perjudican las posiblidades de integración. Cuando Montessori señalaba a los scouts como buen ejemplo pedagógico, ella trabajaba con chicos discapacitados y los scouts hacias actividades concretas sin que los dirigentes se mareen en mallas de objetivos que poco efecto tienen en la realidad.

  • me encanta que aparezcan estos artículos , el movimiento scout es una gran oportunidad para desarrollar muchas habilidades e independencia en las personas en situación de discapacidad , pero aun hay muchas dudas o miedo de como tratar poder trabajar con estos chicos , ojala haya grupos que se animen. desde la experiencia puedo decirles que uno es quien aprende de las personas en situación de discapacidad
    lo vivo día a día como estudiante terapia ocupacional y cada sábado como guiadora del grupo guía scout huilliche que trabaja con pacientes de teletón hace ya 31 años
    buena caza , buen remar , largas lunas ………………

  • por favor tengo una duda que no me deja dormir,el otro dia me entere que un compañero de mi grupo de scout que ya tiene la edad de digirente o ayuante de rama pero tiene descapacidad motriz,aunque sinceramente el muchacho lo lleva muy bien y tiene una gran capacidad con muchos años en el grupo scout,me entere que lo tiene que echar literalmente supuestamente porq no puede ser parte de la directive,(dirigente o ayudante de rama por su discapacidad),mi pregunta es ¿pueden echarlo y no dejarlo aunque sea como ayudante de pama,ya que el muchacho demuestra una gran capacidad de aprender y llevar todo acorde a lo que se le pide,tan solo por su discapacidad?,si me pueden responder o ayudar a encontrar una respuesta a esta solucion que estoy buscando se los voy a agadecer con el corazon.

    muchas gracias y “siempre listo”

    adrian martin poma.

  • Hola Adrian,

    No sé si tu asociacion tiene una normativa al respecto pero hoy en dia no veo porqué una discapacidad deberia impedir a una persona ser dirigente. A que asociacion perteneces? A ver si conseguimos averiguar algo entre todos.

  • Una discapacidad motriz no debería ser motivo para que alguien no pueda ser dirigente, en más, desde mi punto de vista es DISCRIMINATORIO en el sentido negativo del término.Si se lo objeta porque algunas actividades se le complican (escalada por ejemplo) siempre hay quienes puedan dar una mano (de hecho que no estuviera implica un dirigente menos en el grupo… y creo que en ningun lado sobran) Si la persona puede ser un riesgo para sí mismo o para terceros, o el tipo discapacidad (retraso mental) no le permite estar en condiciones de hacerse cargo de un grupo es otra cuestión; pero aun así gran parte de ellos pueden seguir formando parte del grupo acorde a sus posibilidades, en tareas de apoyo… y eso es algo que al menos en mi país, en muchos algunos grupos ocurre y nadie lo objeta.

  • Adrián,

    Comparto la opinión de Búho Terco. El Escultismo es un sistema integrador, no discriminatorio.

    En su momento, se creó el Escultismo de Extensión (también conocido como Escultismo lagarto) http://wiki.larocadelconsejo.net/index.php?title=Escultismo_de_extensi%C3%B3n con el fin de integrar a personas con discapacidad en la sociedad a través del Movimiento Scout.
    Como bien dice Búho Terco, si la persona con discapacidad desea ser scouter (jefe, educador, dirigente….) y puede poner en peligro su propia integridad o la de los demás, habría que ver la forma en que esta persona puede seguir realizando servicio a la comunidad, sin que tenga que ser a través de ser responsable de una rama. Al fin y al cabo, el fin del escultismo no es “crear nuevos jefes”, sino personas útiles a los demás, dentro de sus capacidades y posibilidades.
    Si esta persona simplemente tiene una discapacidad motora, y sus facultades psíquicas no están afectadas, yo no veo problemas para que realice servicio en una rama.

  • yo siento que ellos pueden y necesitan tener un espacio e incluirlos a los niños “normales” o personas “normales” porque todos incluyendolos somos normales !!!
    Falta que la gente se informe sobre ello .
    y ayudar para que la comunidad sea de igualdad !! sin juzgar o discriminar a nadie.

    Ese es mi pensamiento !!! todos los seres humanos somos iguales !!
    Saludos !!
    Ojala algun dia los demas vean lo que pocos vemos!! o valoramos !!

    Saludos !!

  • Hola me gustaría saber quien es el responsable y administrador de esta pagina, por que muchas de estas ideas son del Centro de Día Hermandad de Coronel Pringles, y nadie pidió autorización para publicarlas. GRACIAS.

  • hola esas manos son de nuestros chicos igual que la sala multisensorial con la luz negra, incluso también hay manos del personal que sin lugar a dudas son del centro de dia de coronel pringles. si existiera una autorización para publicar estas fotos bien pero aca nadie pidió permiso para usar NUESTRAS fotografías, NUESTRAS ideas y NUESTROS trabajos, a la persona encargada de la pagina pedimos se comunique con nosotros para minimamente pedir permiso para publicas NUESTRAS cosas, gracias.

  • Como ya le indiqué a su compañera Estefanía la semana pasada, el autor del artículo es Horacio Wild, a quien usted debe conocer si trabaja en el Centro de Día. Los artículos publicados aquí por el señor Wild se basan en conceptos de su libro “El sujeto en los dispositivos artísticos artesanales” con número de ISBN 978-987-3630-18-7.

    Es decir, el Señor Horacio Wild conserva sus derechos de autor sobre sus textos y publicación donde le plazca y estamos encantados de que haya elegido La Roca del Consejo para compartir sus conocimientos públicamente.

    Si usted tiene algún inconveniente en la publicación de estos artículos le sugiero que se ponga en contacto con el autor y lo discuta con él porque hasta la fecha la única persona que ha demostrado tener derechos sobre lo publicado en La Roca del Consejo es él mismo.

    Atentamente,
    Carlos Ferreras, darzee
    Equipo de La Roca del Consejo

Añade un Comentario