Un Scout Extremeño en Marruecos

Recién empezado el nuevo año universitario, me cuesta creer que la rutina diaria, esa que todos conocemos, sea mi vida real.  Sufro de una grave afección, conocida por muchos de los que leen este foro. Es el síndrome de depresión post-campamentoscout.

Sin embargo el campamento de este año ha sido especial. Muy diferente de todos los otros en los que  he estado. Este año mi campamento scout ha sido en Marruecos.

DSC00682

Pero como todo, mejor empezar desde el principio…

En plena semana de exámenes y en medio de un tema que no quería entrar me distraje por trigésima vez en la tarde ojeando el Facebook. No me acuerdo quien fue pero alguien compartió una foto de un campo de trabajo scout en Marruecos. Mi primera reacción fue la de guardarlo para más tarde y seguir estudiando, pero visto que ya había perdido el hilo cerré los libros y me puse a enviar mi inscripción y a buscar vuelos a Marrakech.

DSC00321
DSC00101

Así fue como conocí a la Asociación Felicidad Sin Fronteras y así fue como participé en este campo scout internacional, dirigido a scouts de España, Portugal y Marruecos en la segunda quincena de Agosto.

DSC00599
DSC00359

Fueron 15 días de aventura, rutas, risas, juegos y un  poco de trabajo (vamos lo que es una experiencia scout). Por unos motivos u otros la información no llegó a la Federación Española de Escultismo, siendo yo el único participante Español en todo el campo… Pero no hubo problema alguno. Más que nunca fui testigo de cómo la hermandad scout nos une, de todo lo que tenemos en común los unos con los otros aun viniendo de sitios tan diferentes.  El idioma no era problema, un poco de Portuñol, un poco de Espanglish, 4 o 5 palabras en árabe y muchos gestos. En poco tiempo éramos una pequeña gran familia.

DSC00430
DSC00742
DSC00202
DSC00331

El día a día allí era muy sencillo, nos levantábamos temprano y después del desayuno pasábamos la mañana con actividades como gymkanas con los niños, limpieza de la zona, decoración de los edificios cercanos… las tardes eran una oportunidad para descubrir más a fondo Marruecos. Escuchamos sus canciones, bebimos su te, caminamos por su desierto, jugamos a sus juegos, aprendimos (al menos lo intentamos) parte de su idioma…

DSC00138
DSC00927
DSC00228
DSC00945

Estuvimos en una zona muy conservadora, por lo que pudimos experimentar un poco de Marruecos en estado puro. Bodas de tres días, bereberes del desierto, tatuajes de henna, hammam (baños de vapor), comer todos de un mismo plato… eran todo cosas tan diferentes a lo que estoy acostumbrado que mentiría si dijese que no me sentí un poco extrañado al principio. Supongo que es un error común el comparar todo lo que ves con lo que conoces y estás acostumbrado. Pronto comprendía que no era así. Allí todo funcionaba de otra manera, seguía otro esquema… solo tenía que encontrar ese esquema, y en poco tiempo desarrollé un cariño por ese lugar, al que por un tiempo consideré mi hogar.

DSC00770
DSC00189

Los días pasaban y las actividades se sucedían. La actitud de los scouts Marroquies era genial, nos trataban como si fuésemos sus invitados y nos invitaron mas de una vez a comer en sus casas. Eso si, en el transporte típico, todos apiñados en la parte de atrás de la furgo. Nuestros vecinos Portugueses también me enseñaron muchísimo. Sus grandes eventos, la cantidad de miembros y el apoyo general que reciben en su país eran motivo de mi más sana envidia. Me hizo replantearme el por qué no hacemos más actividades con ellos, estando “al lado” como quien dice.

DSC00380
DSC00152

La idea de todo el campo surgió de la Asociación Felicidad Sin Fronteras, a la cual ya he nombrado antes. Fundada hace ya casi 3 años esta ONG realiza numerosas actividades de cooperación con voluntarios en Marruecos, sobre todo en la zona de Errachidia. La idea de formar un campo de trabajo scout surge de su presidente, Abderrahim El Jirari, quien es scouter en un grupo scout de Errachidia (la ciudad donde estuve). Convencido de que con los scouts podía hacer un gran proyecto crea esta actividad, destinada a ser el principio de una serie de proyectos en Marruecos con la presencia de más scouts y de más nacionalidades. Desde luego es una opción interesante. Mucha gente busca hacer un voluntariado en verano, y que mejor forma que hacerlo rodeado de scouts.

Para terminar os diré que aparte de la gran experiencia que supone el convivir en un ambiente internacional y el conocer a tantas y tantas grandes personas tuve la suerte de cumplir un sueño que tenía desde hace tiempo. Una ruta por el desierto en dromedario. Las fotos no hacen justicia a este sitio, supongo que la expresión “mar de arena” le sonará a cualquiera que lea un poco… pues es exactamente eso. Montañas y montañas de arena de un color dorado espectacular. Es impresionante la calma que hay en ese sitio, nada de vida, nada que interrumpa el silencio. Si te alejas un poco tienes la sensación de que aunque gritases nadie sería capaz de oírte. Y cuando crees que lo has visto todo, se hace de noche y el mismo paisaje parece nuevo e incluso más mágico. Acampar en el desierto es una experiencia 100% scout que recomiendo a todo el mundo.

DSC01151
DSC01351

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

4 Respuestas a “Un Scout Extremeño en Marruecos”


  • Gracias Jesús por compartir esa pedazo de experiencia con nosotros!!

  • La experiencia tuvo que ser fantástica, creo que dormir en el desierto es de las cosas que tengo apuntadas para hacer en algún momento.
    Entre las fotos y el texto, parece que he estado contigo, al menos por un momento. Felicidades por este primer post, que espero sea el primero de michos más.

  • Muito bom! Grande experiência 🙂
    Muitos amigos

  • ¡¡Qué envidia!! Estupenda experiencia, y estupendo que la compartas 🙂

Añade un Comentario