Un año como una VIDA

Malena un año

Me acaba de despertar mi madre, es sábado 28 de abril y estoy madrugando, mi cara es un poema. Desayunamos con prisas, mis padres me dicen que vamos a Madrid, pero, ¿a dónde? Tengo un poco de miedo y estoy nerviosa, pero confío en ellos, no será nada malo, están haciendo lo mejor para mí y mis hermanas.

Nos bajamos del coche y entramos en una especie de sótano, viejo y pequeño. Son las 11. Hay muchos niños, de todas las edades. No paro de preguntarme qué hago allí. Finalmente mis padres me dejan con unos monitores y ellos se van, a pesar de que allí dentro se respire ilusión y alegría, me dejan haciendo pucheros, como cuando tenía tres años…

Hace ya un año de esto. He tenido un año para conocerlo y aprender de ello, y espero seguir haciéndolo. Este tiempo que llevo en el Matterhorn he aprendido a valorar más lo que tengo, a ver las cosas de otra manera y a tener otra forma de vida, reparar en cosas en las que antes no hubieses pensado.

Ya no me puedo imaginar un sábado sin ir a una reunión, sin actividades ni dinámicas. No me imagino unas vacaciones sin llevar la pañoleta y las botas junto a la sudadera de grupo. No me imagino sin hacer acampadas, sin dormir con el frío. Sin hacer rutas a pesar de la lluvia. No me imagino sin caerme cuarenta veces en una ruta o acabar con barro hasta en el pelo. No me imagino sin volver a cantar todos juntos en una formación…

Tengo muchos recuerdos, muchos buenos recuerdos. Recuerdos de mi primera ruta con el macuto a cuestas, mi primera noche durmiendo al aire libre. Tengo recuerdos de Italia, del Delta y de Pimiango, de las rutas en bici a Portugal. Recuerdos de las actividades los sábados por la mañana, en el Retiro, en el paif, en Atocha o en el local. Y sobre todo tengo el recuerdo de mi Promesa Scout.

Sensaciones como alegría, ilusión, compañerismo, hermandad, aprendizaje, respeto, comprensión, Unidad, escultismo y mil cosas más es lo que me ha transmitido el grupo desde que llegué hasta hoy. Me ha transmitido valores que o bien mucha gente nunca ha tenido o valores que, desgraciadamente, se están perdiendo.

Es difícil entender desde fuera lo que significa ser Scout, personalmente creo que si no lo vives tú mismo nunca lo entenderás, o mejor dicho no lo sentirás. Siempre he dicho que un Scout está hecho de una pasta especial, somos personas diferentes, personas dispuestas a seguir la huella.

Muchas gracias.
Malena
Unidad Esculta McKinley
Grupo Scout 217 Matterhorn

Seguimos acampando,
Seguimos Avanzando…
DESDE 1961

Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

3 Respuestas a “Un año como una VIDA”


Añade un Comentario