La Iglesia deja fuera de su sede a un Grupo Scout tras 45 años de labor educativa

manifestación del 17 de septiembre en la puerta del local

manifestación del 17 de septiembre en la puerta del local


Como os adelantamos por twitter hace tres dias, el Grupo Scout Inti-Raymi ha sido expulsado de su local. ¿La excusa? No hacen Iglesia.

Doscientas personas llenan las calles de San José Obrero en apoyo al Grupo Scout tras su salida de la parroquia

Casi doscientas personas se han concentrado esta tarde en la Parroquia de San José Obrero para apoyar al Grupo Scout Inti Raymi tras tener que abandonar su local. Niños, padres, vecinos y amigos han querido acompañar a la asociación juvenil por su paseo informativo por las diferentes calles de la zona. Un acto muy emotivo al que no han querido faltar aquellos que han pasado parte de su vida en este local desde niños hasta responsables.

La concentración comenzaba a las siete de la tarde en la calle Iriarte, donde está situado el local parroquial hasta ahora cedido al Grupo Scout Inti-Raymi. Niños y niñas comenzaban a llegar junto a sus familiares con los pañuelos en sus cuellos, un símbolo que representa a los scouts a nivel mundial. Al inicio del acto, casi doscientas personas entre niños, familiares, antiguos miembros de la asociación, vecinos y allegados se han reunido para escuchar la lectura emotiva que ha realizado un actual componente del grupo en la puerta del que es ya su antiguo local. 

Una vez finalizada la lectura, ha comenzado el paseo informativo por las calles cercanas a la Parroquia. A la cabeza de la concentración, niños y niñas exponían su cartel con el lema ‘Lo sentimos barrio, pero nos tenemos que ir’, además de otros muchos carteles con freses como: ‘Inti-Raymi seguirá educando’, ‘Nos vamos, pero volveremos’ o ‘Inti-Raymi es del barrio’. Al sonido de cantos, silbidos y gritos, una cola de más de doscientos metros paseaba por la acera de las calles.

A modo informativo, los participantes han ido repartiendo papeles informativos y hojas de firmas de apoyo a todos los vecinos que se iban encontrando a lo largo del paseo. Han sido muchos los vecinos que se han acercado a dar su apoyo y su reconocimiento a la labor que lleva a cabo la asociación. Algunos han mostrado su desconcierto al enterarse de la noticia, ya que conocían al grupo scout desde hace muchos años y no le encuentran explicación a la decisión por parte de la parroquia. 

Antiguos miembros de la asociación, también con su insignia scout, han querido formar parte de este acto ya que para ellos es igual o más doloroso el tener que despedirse del local donde han vivido tantas experiencias. Algunos de ellos formaron parte de sus inicios hace ya más de cuarenta años y ahora les toca vivir desde fuera uno de los cambios más duros que ha vivido el Grupo Scout en su historia. 

El acto ha finalizado a las nueve de la noche con una emotiva ceremonia de despedida en la que han participado todos los asistentes ocupando toda la calzada. Varios jóvenes de la parroquia han salido a ver esta ceremonia que coincidía con la celebración de las Jornadas Populares de Nuestra Señora de los Dolores en el recinto parroquial que organiza la Hermandad Sacramental de San José Obrero. Sin embargo, ni en este momento, ni a lo largo de la tarde, ha existido ningún tipo de interacción entre los miembros de la parroquia y los del Grupo Scout.

El origen de la polémica.

La Parroquia de San José Obrero obliga a un grupo scout a abandonar el local parroquial cedido desde hace más de cuarenta años para desarrollar su actividad por no considerarlo parroquia. Desde la entidad eclesiástica, argumentan que hace falta espacio para otros grupos y asociaciones que sí promueven el catolicismo. Por este motivo, y por la limitación económica de la asociación y de las familias que participan en ella, se ven obligados a dejar de realizar su labor educativa en el barrio al no poder asumir los costes de un alquiler.

Después de varias reuniones a lo largo del año, el Grupo Scout Inti-Raymi no ha logrado llegar a un acuerdo con la Parroquia del barrio sevillano de San José Obrero para mantener el espacio donde realizaban su actividad. Los representantes parroquiales apelan a la necesidad que tienen de utilizar ese espacio para diferentes usos, que nunca han llegado a concretar, relacionados con entidades como la hermandad de san José Obrero, Cáritas o la propia eucaristía. A pesar de las soluciones planteadas desde la asociación juvenil, y del descontento de muchos vecinos por la decisión, la postura del Padre Abilio, al frente de la parroquia desde hace un año, ha sido firme e irrevocable.

El espacio que ocupa la asociación, de treinta metros cuadrados aproximadamente, está cedido al grupo scout desde hace cuarenta y cinco años. Desde entonces, todos los párrocos han aceptado y valorado la labor que se realiza desde este pequeño espacio de cara al barrio, sobre todo hacia niños y jóvenes. Además, aunque esta asociación scout nunca se ha identificado como un grupo católico, siempre ha desarrollado una educación en valores escultistas que están muy relacionados con los promulgados por la fe cristiana. Sin embargo, la asociación da cabida y respeta la libertad religiosa de todos los niños y niñas que quieran formar parte del grupo, sin poner limitaciones confesionales.

Al no conseguir llegar a un acuerdo, y al no poder participar en la decisión por no formar parte del Consejo Parroquial, la asociación juvenil se ha visto obligada a abandonar su local a principios del mes de septiembre. La Parroquia ha presionado para que la salida se haga lo antes posible y así poder realizar obras en el recinto parroquial en el próximo mes. Esta salida coincide con el comienzo de las actividades del curso scout en las que participan más de cien miembros, de entre ocho y treinta años, y que este año ya no se realizarán en el local de siempre.

La única posibilidad de quedarse en el barrio pasa por pagar un alquiler que la asociación no puede costear, ni puede permitir que costeen las familias de sus miembros. Los principios de la entidad juvenil van en contra de exigir una cuota a sus participantes, ya que supondría un filtro económico. Hasta ahora, la única opción factible con la que cuenta la asociación es un local que pertenece al distrito San Pablo-Santa Justa puesto a disposición del grupo scout para desarrollar un taller juvenil permanente. El problema es que este espacio está situado en el barrio de San Pablo, y por lo tanto al otro lado de las vías del tren, suponiendo esta ubicación una gran limitación espacial para los miembros actuales del grupo, cuyos padres y madres ya han expresado su descontento. A esto hay que sumarle la gran trascendencia del cambio cultural que supone cambiar de emplazamiento después de más de cuarenta años arraigados a un barrio y a su gente.

Desde que la noticia ha salido a la luz, han sido muchas las personas que se han acercado a la Parroquia a mostrar su descontento. Después de cuarenta y cinco años de labor en el barrio, existen muchos vecinos, antiguos miembros del grupo y allegados que han querido mostrar su apoyo y que no se explican cómo pueden permitir que salga una de las entidades más antiguas y más activa de la Parroquia. El Grupo Scout realizará un acto simbólico informativo en los alrededores del barrio de San José Obrero el próximo jueves 19 de septiembre por la tarde.

Informacion proporcionada por el propio Grupo Scout. Puedes seguir las novedades en twitter con el hashtag #intiraymienlacalle

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

5 Respuestas a “La Iglesia deja fuera de su sede a un Grupo Scout tras 45 años de labor educativa”


  • Da mucha pena leer cosas así. Es lamentable que algunas personas tengan una visión tan miope del mundo.

  • La iglesia sigue haciendo amigos, no? Yo he pasado momentos estupendos en ese local con gente increíble y con un corazón que no les cabe en él pecho.Inti-Raymi es una referencia en el barrio y es injusto que se tengan que ir de lo que ha sido su casa durante tantos años y donde han hecho una gran labor con la juventud del barrio.

  • La Iglesia está “metiendo” mano en sitios donde no debería… No hace mucho, en una ciudad de Extremadura “recomendaron” cerrar un grupo scout en un barrio muy conflictivo, donde el grupo llevaba más de 25 años trabajando, y abrir otro en una zona más céntrica y con más “glamour”…. Lógicamente, el kraal se negó, ya que muchas de las familias no tienen ni para llegar a fin de mes, menos para deslplazarse a otros barrios.
    Además, lo importante es hacer escultimo en su barrio, no en otro “mas guay”…

  • Muchísimas gracias por la difusión y el apoyo. Desde el Clan Himalaya del Grupo Scout Inti-Raymi os queremos agradecer el trato que nos habéis dado.
    Un fuerte abrazo.
    Buena caza y Larga Luna.

  • @Akela, la divulgación es nuestra pasión. Ojala podamos pronto publicar que el Inti-Raymi tiene nuevo local. No desesperéis, cuando una puerta se cierra, otras se abren.

Añade un Comentario