Las bicicletas de montaña y el cuidado del medio

cyclist_scout_training_02 Durante los primeros días del escultismo la imagen de los chicos en bicicleta era muy corriente, pero con el paso del tiempo y el aumento de vehículos a motor fue quedando más y más relegada.

No obstante, desde hace unos años, el uso de la bicicleta de montaña es cada vez más frecuente, y no es inusual ver a grupos en actividades de este tipo, especialmente los Rovers. Sin embargo, su uso indiscriminado en espacios naturales puede ocasionar daños medioambientales, por lo que los scouts norteamericanos (BSA) incluyeron un capítulo entero en su último “Scout Fieldbook” dedicado a este tipo de actividades.

Como me pareció interesante me he permitido traer un extracto a este espacio.

En el capítulo se hace referencia a muchos aspectos, como el de la elección de la propia bicicleta, las reparaciones o los elementos de seguridad, pero me limito a exponer aquellos más relacionados con el civismo y la conservación de los espacios naturales.

La Normativa sobre pistas de la Asociación Internacional de Bicicletas de Montaña (IMBA):

1- Circular sólo por pistas abiertas.
2- No dejar rastros.
3- Controlar tu bicicleta en todo momento.
4- Ceder el paso a los otros circulantes.
5- Nunca asustar a los animales.
6- Planear la ruta de antemano.

Utilizada con sabiduría, la bici de montaña puede ser un vehículo estupendo para explorar caminos rurales y sendas específicas para ellas. Sin embargo, la circulación descuidada tiene el potencial de producir un grave daño medioambiental y arruinar las experiencias de otros usuarios de dichos caminos.

Tomar las decisiones correctas en cuanto a dónde, cuando y cómo circular nos ayudará a asegurarnos de que los caminos y senderos establecidos permanecerán abiertos para que tú y otros corredores podáis disfrutarlos en el futuro.

Cuando y Dónde circular con bicicletas de montaña

Las rutas para las bicis de montaña vienen definidas por dos palabras: delimitadas y resistentes.

Rutas delimitadas son aquellas que las autoridades que gestionan el territorio han acordado como apropiadas para el uso de los ciclistas de montaña.

Averigua qué rutas están delimitadas comprobándolo en las oficinas o en la web de los organismos pertinentes, o preguntando en tiendas de bicicletas locales. Las oficinas facilitan a menudo mapas con las rutas para MTB resaltadas. Las señales del camino también pueden dar una indicación clara de las rutas por las que puedes circular.cycling-cover

Más importante incluso que encontrar rutas delimitadas para nosotros, es conocer aquellos senderos que están fuera de dichos límites y evitarlos. Los caminos pueden estar cerrados a las bicicletas por muchas razones: superficies frágiles, uso extremo de los entusiastas, temporales climáticos, u otros aspectos relacionados con la flora y fauna salvajes.

Respetad dichos cierres permaneciendo fuera de aquellos senderos no diseñados específicamente para el uso de MTB.

La otra característica que debe reunir un sendero para su uso por bicicleta de montaña es resistente. Las rutas de MTB son sendas en las que la superficie es dura, seca y capaz de soportar el impacto de muchas bicicletas sobre ella. Cuando te sales de un sendero diseñado para MTB eres responsable del impacto medioambiental a cada golpe de pedal.

No dejes rastro al realizar tu deporte de MTB.

Evita sendas con barro. El trazo de los neumáticos de las MTB puede remover la superficie mojada, excavando surcos que pueden conducir a la erosión y degradación del sendero. Deja tu bici de montaña en casa cuando el tiempo está lluvioso.

Si una senda seca te lleva hasta un tramo del camino con barro, puede ser mejor desmontar y caminar con tu bici a través del mismo. No te desvíes y circules por los bordes del sendero ya que puede deteriorar el suelo y la vegetación adyacentes y causar el innecesario ensanchamiento de la senda.

Permanece en el sendero. Resístete a la tentación de tomar atajos colina abajo. Ello supone una segura invitación a la erosión y a que se cierre el área en futuro para las MTB. Sigue por los zig-zags del camino, tomando las curvas de manera controlada para evitar que las ruedas derrapen y causen daños a la superficie de circulación.bike-713503

Es evidente que en la mayoría de lugares no existe señalización ni delimitación alguna con respecto al uso de bicicletas de montaña. En algunos ni siquiera existe normativa reguladora, pero independientemente de ello debemos tomar conciencia de los problemas que podemos generar y no esperar a que nadie nos diga lo que conviene hacer.

Evitemos terrenos fácilmente erosionables y salir en grupos muy numerosos, circulemos a una velocidad adecuada y utilicemos las medidas de seguridad precisas.

Usemos nuestro sentido común y sigamos unas normas básicas que nos permitirán disfrutar, a nosotros y al resto de usuarios, de muchos años de diversión y sano entretenimiento en armonía con el medio natural.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Las bicicletas de montaña y el cuidado del medio”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario