Escultismo y aventura (Cuarta parte)

escultismo y aventura 3
“No planificar la aventura es planificar la tragedia”
Planificando la aventura

En los puntos que abordamos anteriormente desarrollamos brevemente distintos tópicos que si bien hacen a la aventura en general, apuntan a que podamos encuadrarla y re-pensarla en el marco de las actividades que se realizan en el movimiento Scout, en especial en las ramas intermedias (adolescencia) y juveniles: Caminantes – Raiders- Pioneros y Rovers. A título de repaso señalaremos los distintos elementos de la fenomenología de la aventura asumiendo que la perspectiva con la que conviene leerlas es la del dirigente como responsable, aquel que debe responder… y a partir de allí la cadena de responsables para que el escultismo no ponga en riesgo la vida de los niños y jóvenes.

Caracterizábamos a la aventura de la siguiente manera:

  • Ruptura con lo cotidiano. Esto implica la introducción de lo novedoso para lo que generalmente no se está preparado, por lo que se produce extrañeza, lo que implica una cierta sensación de irrealidad que impacta sobre la posibilidad de rápida respuesta
  • Seguridad sonámbula: la vivencia de la aventura se asemeja a un sueño por lo que las posibilidades de evaluación de riesgos se encuentra seriamente disminuida, tendiendo a realizarse maniobras sumamente riesgosas que en un estado habitual no se harían. Seguramente si las asociaciones scouts realizaran talleres del “análisis de accidentes reales” que han producido daños a la salud irreversibles o la muerte de los beneficiarios, se pondría en clara evidencia los errores y las responsabilidades que competen a las distintas partes, porque no es lo mismo que un adolescente se escape y por ello tenga un accidente,  a que una rama de eucaliptus caiga arriba de una carpa de los caminantes en una  actividad scout que se supone cuenta con su evaluaciòn de riesgos, ya que es esperable que en una planificación adecuada se reduzca el  riesgo a lo imprevisible.
  • Alteración temporo-espacial y vivencia de “pleno sentido” (En algunos casos provoca pérdida de sentido, aumentando el riesgo)
  • El aventurero (profesional, aquel con conocimiento preciso y experiencia respecto de la actividad que va a realizar) dispone de modelos identificatorios con los que responder ante una contingencia o la irrupción de lo no-programado que ponga en riesgo su vida. Los beneficiarios no disponen de recursos para responder ante la contingencia o irrupción de lo no-programado que ponga en riesgo sus vidas.
  • La aventura es una vivencia de borde interior – exterior donde se inscribe la experiencia
  • La tragedia no es aventura. No planificar la aventura es planificar la tragedia
  • La aventura se encuentra entre el juego y lo serio.
  • La aventura y aquello que la enmarca, puede ser entendida como una forma de vida y una forma de experiencia donde los protagonistas se sienten llenos de vida en una vivencia que deja huellas profundas
  • La aventura es un arte: En la articulación ética y estética las imágenes pueden simbolizarse y las palabras pueden imaginarizarse en el guión de la aventura y en cada una de las expresiones que conformarán su vivencia.

Al momento de la planificación debemos tener en cuenta tres directrices fundamentales.

  1. El dirigente es el responsable de que las actividades que se realicen no pongan en riesgo la seguridad y la vida de los chicos, y esta responsabilidad –amen de lo jurídico- es MORALMENTE INDELEGABLE
  2. El seguro de accidentes, de vida, o de responsabilidad civil; no libera al dirigente de la responsabilidad ética, moral y de conciencia de que por su negligencia o falta de planificación termine con la vida de un niño o joven, o resulte con daños permanentes
  3. Quienes se acerquen al movimiento scout porque les gusta colaborar con la educación de los niños y jóvenes y consideran que el escultismo no es una actividad de riesgo, que a ellos nada puede pasarles porque “la tienen clara” o que Dios hará que nada les ocurra a los niños, lo mejor que pueden hacer es dedicarse a trabajar con niños y jóvenes en lugares donde las actividades sean de menor riesgo que las que se realizan en el movimiento scout. Es preferible un niño que no se divierta tanto pero que esté vivo, a un niño que se divirtió mucho y terminó muerto o con un daño permanente que marcará trágicamente y de forma indeleble su porvenir.

Cuestiones de método

La planificación de las actividades que se realizan en el escultismo responde a un ordenamiento que permite la participación en el proceso de elección, selección y desarrollo de un proyecto en el que participan los distintos niños y jóvenes. En el proceso de toma de decisiones la participación de los niños y jóvenes es cada vez mayor, pero aún con adultos (mayores de 18 años) que se encuentran encuadrados en la categoría de beneficiarios, la responsabilidad de las actividades es en primer lugar del dirigente que se encuentra a cargo, del jefe de grupo que lo avala y de la institución de la que se es parte.< Si un dirigente realiza una actividad que pone en riesgo la vida de los chicos, no puede excusarse en decir que en el curso de capacitación no le dijeron tal o cual cosa. Realizar una actividad o avalarla sin los requerimientos mínimos de seguridad es una responsabilidad indelegable, más allá de los niveles de formación institucional que se tengan. Si el dirigente no está capacitado para realizar una actividad y no consigue quien lo esté para que lo acompañe como experto, la actividad no debe realizarse. No hay cursos que eximan de la negligencia, de hecho es muy probable que gran parte de los accidentes disminuirían si no existiese connivencia entre los responsables de los chicos con las autoridades que tendrían idoneidad y capacitación adecuada, pero que al no estar a la altura de la función, luego que lo trágico ocurre unos y otros responderían corporativamente en función a identificarse con el dirigente responsable, y no con los chicos perjudicados y sus familias, confundiendo lo que es una actividad que se realiza desde el voluntariado con una especie de certificado de impunidad donde todo vale porque se hace con el corazón. No es pertinente el debate de si el dirigente tiene derecho a veto o no. Dicha discusión es falaz en tanto y en cuanto las actividades que se decidan realizar puedan poner en riesgo la salud y la integridad de los niños y jóvenes; en estos casos la función mínima del dirigente es hacer uso del NO, y si no está en condiciones de hacerlo, es preferible que no esté a cargo de niños y jóvenes. Gestando la aventura:

A veces sirve pensar el momento de la Gestación del Proyecto como si se estuviese escribiendo un libro.. En “Viaje al centro de la tierra” de Julio Verne nos encontramos con lo siguiente:

  1. Título: Viaje al centro de la tierra.
  2. Introducción: A partir del encuentro de un pergamino antiguo, el Profesor Lidenbrock y su sobrino Axel descubrieron los pasos a seguir para llegar al centro de la tierra. Planearon la marcha, se prepararon para la misma y buscaron un experto que los acompañara: Hans.
  3. Nudo: comienza la aventura donde ponen en juego sus distintos conocimientos, exploran lugares increíbles, descubren animales y pasan por distintos momentos de aliento y desaliento
  4. Desenlace: Se concluye el viaje y con él, las dudas que se plantearon durante el desarrollo del cuento.

Entonces, gestar un proyecto de aventura implica mucho trabajo, ya que debemos encontrar una idea general que sea el motor de lo que queremos hacer, por ejemplo un Triatlón por equipos donde se realizará una competencia de mountain – bike , ascenso a la montaña y carrera de 10 K. Veamos
Titulo
El triatlón de las tres lunas

Introducción.

Consiste en una actividad distrital a realizarse por equipos el último feriado del año. El triatlón esta organizado por “lunas” en las que se ordenan la actividad de cada día. Los equipos están divididos en dos grandes grupos: Los vampiros y los licántropos, el resultado final de la competencia se obtendrá de la suma de puntos obtenida por cada grupo. El nombre de las lunas se corresponden con los de la saga Crepúsculo, y bajo la misma se realiza la actividad deportiva central más otras actividades en los distintos lugares.

Nudo.

– Primer día. Crepúsculo: Competencia 10 K entre Sierra de la Ventana y Saldungaray. Actividades por grupo (vampiros – licántropos) en el campamento volante

– Segundo día. Luna Nueva: Competencia mountain – bike entre Saldungaray y el puesto de la estancia Funke, que se encuentra en la base del Tres Picos. Actividades por grupos (vampiros – licántropos) en el campamento volante

– Tercer día. Eclipse: Escalada por equipos al cerro Tres Picos. Actividades por grupos (vampiros – licántropos) en el campamento volante

Desenclace

– Cuarto día. Amanecer. Amanecer en el cerro, bajada al puesto de la Estancia y actividad general inter grupos. Festejo y reconocimientos

Junto con la elaboración del Proyecto, la patrulla realiza el informe de factibilidad correspondiente, lo publicita y lo presenta en la Asamblea

Consejo de marcha:

El consejo de marcha, del cual los dirigentes son parte, analizará el proyecto que se presenta teniendo en cuenta:

– El informe de factibilidad en general

– Las actividades previas de capacitación y preparación necesarias, para lo que es recomendable consultar expertos.

– Los requerimientos de seguridad necesarios para el desarrollo de la empresa y las penalizaciones que impliquen ponerse en riesgo o poner en riesgo a sus compañeros

– Teniendo en cuenta el carácter de desgaste físico que implica el Triatlón, dos cuestiones complementarias serán muy importantes: el menú (requerimientos alimentarios) y que las actividades en los campamentos volantes de cada grupo no impliquen mucho desgaste físico, sino que apunten al encuentro, la diversión operando ayudando a regular el desgaste corporal.

– Para evitar que el sobresfuerzo se imponga a la racionalidad (“Apurémonos que nos pasaron!!!”) se sugerirá que los distintos equipos salgan en tiempos distintos(por ejemplo cada media hora)

– Se pueden establecer paradas obligatorias de dos minutos cada cierta distancia definida previamente por expertos, de manera que de ser necesario se puedan realizar controles clínicos, en especial a los chicos que puedan tener factores de riesgo pero que estén habilitados para realizar la actividad.

– Se puede establecer que si alguien del equipo debe abandonar la actividad por recomendación clínica, esto no perjudique al equipo.

– Se definirá la necesariedad de expertos en distintas áreas para acompañar la actividad (guías de montaña, enfermería, servicio médico, ambulancia)

Una vez que el proyecto es analizado, se lo devuelve a la Patrulla con las sugerencias realizadas.

Organización y preparación:

Supongamos que el proyecto ganador fue “El triatlón de las tres lunas”

Consejo de marcha: Es esperable que los dirigentes organicen actividades de capacitación junto con los Guías de Equipo y que los guías de equipo realicen lo mismo con sus equipos. Algunas de las actividades de capacitación pueden ser compartidas por toda la Unidad, como por ejemplo las relativas a todo lo referente a mantenimiento, preparación y reparación de las bicicletas, haciendo especial hincapié en la seguridad.

Del análisis de la actividad sería esperable que el Consejo de marcha establezca unanormativa de cumplimiento obligatorio para los participantes del “Triatlon de las tres lunas”, máxime teniendo en cuenta que el evento sería con invitación a los caminantes del distrito.

Los dirigentes acompañaran el proceso de pedido de autorizaciones, búsqueda de expertos, y todo aquello que hace a lo que compete a los adultos para el buen desarrollo de la actividad.

Ejecución:

El momento de ejecución es el más esperado, y si antes los dirigentes fueron colaborando en la seguridad y prevención de la salud para que la empresa fuese adquiriendo solidez, en este momento prestarán especial atención al desarrollo como responsables finales de la actividad, esto implica que cada “luna” implica determinados riesgos a tener en cuenta, por lo que en las actividades fuertes conviene acompañar y realizar controles de los participantes, en especial de aquellos que presentan factores de riesgo.

Festejo:

Si llegamos a este momento es porque planificamos la aventura y no la tragedia. Téngase en cuenta que lo expuesto como actividad sólo es a titulo de ejemplo, y que restaría analizar con detenimiento un proyecto real de estas características con cosas que seguramente se pasaron de largo. Igualmente creo que queda mas o menos claro lo expresado sobre la aventura en los escritos anteriores; teniendo en cuenta el “todo” quizás sería bueno generar un debate sobre este tema en el sector de comentarios del blog.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Escultismo y aventura (Cuarta parte)”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario