Entrevista a Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud de España

Ayer supimos que el Gobierno de España planea cerrar el Consejo de la Juventud de España, un órgano de participación juvenil con 30 años a sus espaldas. Para conocer mejor el CEJ y saber cual es su importancia para la sociedad española nos hemos traído a su presidente, Ricardo Ibarra. Para que nos cuente de primera mano lo que está ocurriendo.

Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud de España

Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud de España

¿Cuál es el papel que juega hoy el CJE en la realidad diaria de los jóvenes en España?

El CJE es una plataforma de asociaciones juveniles, entidades en las que cualquier joven puede involucrarse y participar. El CJE facilita, coordina y capacita a estas asociaciones que hacen un gran trabajo en el día a día para mejorar nuestra sociedad, como por ejemplo las guías y scouts. Además el CJE como órgano participativo vela por unas mejores políticas que afectan a la juventud, trabaja para mejorarlas e incidir en las mismas, como ejemplo más reciente hemos sido grandes impulsores de la #garantiajuvenil en España, una medida que por ahora ya tiene una dotación de 2000millones de Euros para nuestro país, pero han sido muchas las medidas que el CJE como sus entidades han conseguido impulsar.

Supone realmente un gasto importante en los presupuestos generales del Estado

El presupuesto del CJE supone menos de un 0,08% del gasto que supone en comparación con el gasto del ministerio al que pertenece, una parte importante de este gasto es el personal funcionario que por tanto no se ahorraría. Las actividades que realizamos la hacemos como cualquier entidad juvenil, tratando de ahorrar al máximo, utilizando alberges o instalaciones juveniles y trabajamos con gente voluntaria que dedica su tiempo libre a participar. Ese ejemplo de eficacia lo demostramos por ejemplo el año pasado siendo el organismo de la administración general del estado que a pesar del recorte que sufrió devolvió casi el 40% de su presupuesto por su austeridad y eficiencia.

Pero este gasto es en realidad una inversión. ¿Cuanta gente, cuánto dinero, ya que quieren que hablemos del dinero, mueve el asociacionismo juvenil en España?

La verdad que hablamos de una inversión tan grande que es incalculable, sólo las horas que mueve el voluntariado suponen un 5% del PIB. Pero hablamos de un valor económico incalculable en ahorro a la administración de todo el servicio público voluntario que hace este asociacionismo juvenil  en educación, intervención, asistencia etc. Y aún más incalculable es el impacto social que tiene tener una sociedad donde sus jóvenes se implican en asociaciones juveniles y participan en democracia.

No es el primer tijeretazo que recibe el asociacionismo español, ¿En cuánto se ha reducido la inversión del estado en los últimos años?

La reducción ha sido más que notable, más de 60% en ayudas al asociacionismo estatal, así como desaparición de gran parte de las partidas que existían para organizaciones en proyectos concretos. EN cuanto al CJE concretamente sólo en los últimos años la reducción ha sido del 54%.

Reducir las partidas presupuestarias dedicadas al asociacionismo imagino que habrá dañado bastante la capacidad de actuación de las asociaciones. ¿Acaso esto no fragiliza aún más la sociedad?

Tiene un efecto inmediato, reducir esa inversión implica la desaparición directa de multitud de proyectos que tenían financiación propia o privada pero que requerían de un mínimo de financiación pública. El mayor efecto está teniendo a nivel local donde muchas organizaciones han disminuido su presencia o han desaparecido totalmente. Esto hace aún más difícil que la gente se implique. Tener menos voluntariado es debilitar nuestra sociedad socialmente y democráticamente

Para los jóvenes, ¿que representa la desaparición del CJE?

Representa la desaparición del artículo 48 de la Constitución en la práctica, no habrá ningún órgano independiente que pueda defender sus intereses desde un punto de vista plural y autónomo, un órgano en el que pueda incidir directamente y que beneficie las políticas que les afectan. Dejaremos de tener esa voz no sólo en España sino también internacionalmente ya que seremos el único país de Europa que no tenga un consejo de juventud independiente.

¿Y para las asociaciones?

Dejar de tener un órgano coordinador y representativo, perderán su interlocutor con la administración y a nivel internacional. Pero también dejaran de tener una herramienta de capacitación que les aportaba formación e información. Dejaran de poder incidir y en las políticas públicas que afectan a los jóvenes y perderan espacios comunes donde tomar decisiones conjuntas.

“un organismo consultivo integrado en el Instituto de la Juventud ” ¿Qué quiere decir eso? ¿Vamos a pasar de tener un órgano de participación democrática, de abajo hacia arriba a tener un organismo director, de arriba hacia abajo?

Implica que se creara un órgano que controlara el Gobierno, convocara el Gobierno y tratara lo que considere el Gobierno. En la práctica se reunirá 2 o 3 veces al año a una serie de entidades (las que el Gobierno decida) y se les permitirá opinar sobre lo que el Gobierno considere. Vamos a pasar de tener un órgano democrático a no tenerlo, convirtiéndose en un “buzón de sugerencias”.

La excusa es la crisis ¿no será que el CJE, que las asociaciones, molestan?

Molesta que haya órganos independientes que opinen, propongan y reivindiquen, en una crisis que está afectando principalmente a los jóvenes,  molesta que haya gente que critique unas malas políticas, molesta que haya gente con voz que no se controle, molesta incluso a algunos que gente voluntaria haga mejor y más trabajo que altos cargos gubernamentales.

#salvemoselCJE

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Entrevista a Ricardo Ibarra, presidente del Consejo de la Juventud de España”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario