La historia de San Jorge… según BP

San Jorge y el dragón

San Jorge y el dragón

Aprovechando la celebración de San Jorge, he pensado que sería una buena ocasión para escuchar su leyenda…tal y como la contaba Baden-Powell en su libro “Historias para Boy Scouts”, de 1909. El fundador quiso que los muchachos tomasen los principios de justicia y defensa de los más débiles de los caballeros medievales y los usó a menudo como ejemplo y como base para la Ley Scout.

El relato de BP dice así:

TODOS los scouts deberían conocer a San Jorge.
San Jorge es el Santo Patrón de Inglaterra. También es el Santo Patrón de la caballería en todos los países y por lo tanto el Patrón de los scouts.

Existe cierta confusión sobre su historia, ya que varios países le reclaman como propio, pero la historia que parece más probable es ésta:

San Jorge nació en Capadocia pasado el año 303 D.C.

Llegó a ser un soldado de caballería con diecisiete años, y pronto fue renombrado por su valor. En una ocasión llegó a una ciudad llamada Selem, cerca de la cual vivía un dragón que debía ser alimentado diariamente con uno de sus ciudadanos, quien era escogido por sorteo cada día para servirle de desayuno.
El día que San Jorge llegó allí el sorteo había recaído en la hija del Rey, Cleolinda. San Jorge estaba resuelto a que ella no muriera, y de este modo salió y se enfrentó al dragón, que vivía en una ciénaga cercana, y lo mató.

Algún tiempo después volvió a su ciudad natal, y allí se encontró un edicto contra los cristianos emitido por Diocleciano y que estaba expuesto en un lugar público. San Jorge lo hizo pedazos y lo pisoteó. Por ello fue arrestado y procesado, y fue condenado y ejecutado en nombre de la cristiandad. Fue nombrado santo.

Cuatrocientos años más tarde, otro buen cristiano llamado Jorge fue enviado a Inglaterra por el Papa de Roma para reavivar la religión cristiana, lo cual no era demasiado floreciente por aquí en esa época. Desembarcó donde ahora se encuentra Bristol, que se llamaba Cealtide en aquellos días, y trabajó entre las gentes del valle del Severn, que en aquellos tiempos se llamaba la Sabrina.

Hizo un buen trabajo allí y convirtió a todos los habitantes de aquella parte del país en buenos cristianos. Por las historias que siempre se contaban sobre su buen trabajo al rescatar a las gentes de Sabrina de esta manera, llegó a ser comparado con su homónimo, San Jorge, quien rescató a Cleolinda del dragón, y de este modo la gente los mezcló a los dos, y creyó que San Jorge fue un santo inglés, que rescató a una dama llamada Sabrina del Demonio en forma de dragón.

El San Jorge original fue uno de los pocos santos que era jinete, y el San Jorge inglés era aficionado a los caballos, ya que emitió una orden contra la gente que les recortaba las orejas y les agujereaba las fosas nasales, lo que aparentemente era práctica habitual en aquellos días, y también les dijo que no debían comer carne de caballo como solían.

(Me temo que muchos buenos scouts han tenido que romper esa regla desde entonces, estando en servicio activo cuando la carne escaseaba).

La razón por la que San Jorge es el Santo Patrón de la caballería es ésta:

Sobre 1.000 años después de Cristo, los caballeros cristianos de Europa fueron a Asia menor a luchar contra los sarracenos, quienes eran paganos. Se llamaron a si mismo cruzados o “Defensores de la Cruz”. Entre los muchas batallas que libraron, la más terrible fue quizás la del 1.097, en la cual 70.000 caballeros fueron atacados por 250.000 sarracenos a caballo, y, a pesar de su heroica lucha eran claramente superados por cuestión de número. Al final consiguieron ganar debido a una carga desesperada a pesar de que todo estaba en contra, y dos historiadores relatan que aquella carga fue liderada por San Jorge y San Demetrio, quienes aparecieron de repente al frente de los caballeros montados sobre blancos corceles, y vestidos con reluciente armadura. Estos cargaron al frente, y penetraron a través del enemigo sarraceno y de este modo los puso en fuga.

Lo mismo ocurrió de nuevo al año siguiente en la batalla de Antioquia, y no sólo los cristianos creyeron en el hecho, sino también sus enemigos los sarracenos relataron que “vieron a estos Dioses montados en sus blancos corceles liderando la carga”.

Incluso cien años después, en 1.187, cuando se disputaba otra feroz batalla, un caballero, montado en un caballo blanco, luchó con tal heroísmo, y dio tales muestras de valor, que cuando al fin cayó, los sarracenos creyeron que habían matado a San Jorge mismo, y trataron al cuerpo con todo respeto, y se repartieron sus ropas y equipo entre ellos como si fueran posesiones sagradas.

LA IMAGEN DE SAN JORGE

distintivo San Jorge de la Baden Powell Association

distintivo San Jorge de la Baden Powell Association

Él es el Santo Patrón de Inglaterra y de todos los Scouts.

La bandera de San Jorge era una cruz roja sobre un fondo blanco, y esta enseña fue llevada por los caballeros y los hombres de armas ingleses a modo de una camisa blanca con una cruz roja, sobre su armadura. Esta camisa era llamada “jacque”, de la cual deriva la actual palabra “jacket” (chaqueta- N.d.T) , y finalmente la bandera de Inglaterra, la cual era la cruz de San Jorge sobre fondo blanco, vino también a llamarse “jack”, de la cual viene el nombre de Union Jack ( así es como se conoce a la bandera británica- N.d.T.).

Del hecho de que San Jorge apareció para guiarles en los momentos más extremos de la batalla, los caballeros solían llamar a San Jorge cuando quiera que fuesen a luchar, y su grito de guerra llegó a ser: “ Ho, por San Jorge e Inglaterra”.

Los colores de San Jorge, como ya he dicho, son el rojo y el blanco, y es por este motivo que todos los buenos ingleses y buenos scouts llevan rosas blancas y rojas el día de San Jorge, que es el 23 de abril.
San Jorge fue el prototipo de lo que debería ser un scout. Es decir, que cuando se enfrentaba a una gran dificultad o peligro, sin importar lo grande que pareciese éste, incluso en la forma de un dragón, no lo evitaba ni lo temía, sino que lo afrontaba con toda la fuerza que podía tanto él como su caballo, y aunque fuese inadecuadamente armado para tal encuentro con tan solo una espada, el lo acometía, haciéndolo lo mejor que podía, y finalmente conseguía vencer la dificultad que nadie anteriormente había osado abordar. Este es exactamente el modo en que un scout debe afrontar un peligro o dificultad, sin importar lo grande o terrible que pueda parecerle, o lo malamente equipado que pueda estar para la lucha. Debería ir a ello sin titubear y con fe, usando toda su capacidad para intentar superarlo, y lo más probable es que lo consiga.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “La historia de San Jorge… según BP”


Añade un Comentario