Siete temas para disfrutar con salud nuestros campamentos de verano

Mientras que nuestros hermanos Scouts del hemisferio sur se preparan para sus Campamentos de Invierno, aquí en España lo que se nos viene es un verano de mucho, pero que mucho calor. Así que aquí os paso una serie de consejos para disfrutar de nuestros Campamentos sin sobresaltos, he combinado información que encontré en la red con mi pequeña experiencia en Campamentos de Verano y para dejarlo todo un poco más organizado lo he dividido en siete temas: Cuidados de la piel, higiene, hidratación, alimentación, descanso, planificación de actividades y rutas. Este último apartado, “rutas”, finalmente lo he sacado de aquí y aparecerá mañana en una nueva entrada ya que es bastante extenso.

Amanece en el campamento

Amanece en el campamento

Os animo a todos a completar este listado aportando vuestras sugerencias en los comentarios, así colaboramos todos a pasar unos buenos campamentos.

Cuidados de la piel

Quemarse la piel en verano es algo habitual, doloroso y poco más si eres un adulto pero en el caso de los niños puede tener graves consecuencias a corto plazo, deshidratación, fiebre, quemaduras de segundo grado e incluso ampollas, y lo que es peor, a largo plazo puede suponer que el niño desarrolle cancer de piel cuando sea adulto.
Así pues el primer consejo es poner en la lista de “cosas que el niño debe llevar en la mochila” un buen protector solar. Los pediatras españoles recomiendan protectores de factor 15 por lo menos hasta los 18 años. También es fundamental el uso de cremas hidratantes para después de la ducha.

En el caso de las secciones pequeñas lo recomendable es que los Scouters os hagais una nota en el horario para echarles la crema a los niños vosotros mismos. Un buen truco para no ir cargados de botes es usar cada día la crema de un niño, si sois varios Scouters usad un bote cada uno. El gasto de crema será el mismo pero os ahorrareis tiempo y viajes. Por último recordaros que las cremas solares deben aplicarse como mínimo media hora antes de la exposición al sol y renovar la aplicación por lo menos cada cuatro horas en el caso de exposición continuada.

También es aconsejable que los niños usen gorras y gafas de sol. Ojo, cualquier gafa de sol no sirve, decidselo a los padres que está en juego la visión de sus hijos. Aunque los niños no estén expuestos directamente al sol, la luz solar nos sigue afectando a la vista.

higiene

La higiene es básica, eso lo tenemos todos claro, pero los chavales no tanto. Repetir calcetines o ropa interior, no enjuagar bien la colada o ponerse ropa que ha estado tirada en la tierra o en una mochila sucia puede acarrear problemas de salud.
La ducha diaria, con jabón, que el baño en la piscina no cuenta, es imprescindible. Recordad que los niños pequeños estarán probablemente acostumbrados a que sus padres les bañen así que meterlo en una ducha y decirle que se lave no suele dar buenos resultados.

Vigilar que se cambian de ropa también, y ojo, que nuestros Scouts de entre 12 y 19 años son los más proclives a tener rozaduras, infecciones en los zonas de pliegue de la piel. En cambio los más pequeños se arriesgan más a diarreas por no lavar bien sus cubiertos o no enjuagar la cantimplora cada día.

Eso respecto a la higiene personal, la higiene del campamento también es algo por lo que debemos velar, pero todos. Podemos tener un equipo de cocina maravilloso (como siempre), pero si los Scouters no ponemos de nuestra parte estaremos doblando su trabajo: además de cocinar y cuidar por la salud de los alimentos deberán corregir nuestras “visitas”. Así pues cuidar que las mesas del comedor estén limpias antes de cada comida, que ninguna sección entre corriendo al comedor o que no se produzcan carreras junto a la cocina (entre todos levantamos una polvareda) y evitar al máximo el trasiego de personas por la cocina (cuantas broncas me habré llevado yo por ir a por un café… Me fastidiaba más saber que tenían razón).

Una buena idea es construir un platero en el comedor y así evitar que platos y cubiertos recorran el campamento ensuciándose. Un platero sencillo consiste en una red horizontal sobre el que ponemos los enseres recién lavados y no se vuelve a tocar hasta la siguiente comida. Eso sí, recordad ponerlo en un lugar que no sea de paso y que esté a una altura suficiente como para no coger suciedad del suelo. Las “bolsas de platos” están muy bien siempre y cuando entren en la colada de vez en cuando pues se ensucian y acaban ensuciando los enseres.

Lo mismo podeis hacer para las bolsas de aseo, tener un sitio dónde colgarlas para que no anden por el suelo. Y sobre todo, conviene que de vez en cuando se laven. Que no se vea la suciedad no significa que no esté ahí.

hidratación

Lo dicen en todos los noticiarios cada verano:

no esperes a tener sed para beber agua

Nada más scout que construirse una fresquera en la parcela y tener siempre agua fresca a mano. En las actividades más relajadas, como los talleres, es buena idea que nuestros Scouts lleven sus potes (o vasos, o cazos, que tienen mil denominaciones) y poner a su alcance una jarra de agua recien sacada de la fuente de agua del campamento.
En las actividades movidas es dónde más notaremos la necesidad de hidratarnos. Pues una visita a la fuente todos juntos y a seguir jugando.
Eso si, decidles a los padres que no le llenen la cantimplora en casa. Es un error muy frecuente y lo único que conseguimos es que el niño acabe bebiendo ese agua a su llegada al campamento, cuando ya esté a temperatura de caldo de pollo, y se ponga malo. O peor, que se olvide de su cantimplora hasta varios días después y tome un agua que lo puede hacer enfermar. Así pues, recién llegados al campamento, revisión de mochilas y renovación del agua de las cantimploras. ¡Agua fresca para todos!
Recordad que las cantimploras también necesitan limpiarse de vez en cuando y que conviene cambiar el agua que contienen por lo menos cada dos días.

alimentación

Hace unos años el dueño de una zona de campamento condicionaba alquilarnos el terreno a contratar su restaurante como catering. Al preguntarle por los menus nos tranquilizó: “Aquí no preparamos demasiadas ensaladas que sabemos que no les gusta a los niños, sobre todo pasta, macarrones con chorizo, por ejemplo”. Tan tranquilos nos quedamos que nos despedimos con el consabido “Muchas gracias, ya le llamaremos“.

La hidratación no sólo se consigue bebiendo agua. Es fundamental que en los Campamentos se consuma frutas y verduras a diario y como dice el Dr Alejandro Domingo, Endocrinólogo del Hospital USP San Camilo de Madrid, en el vídeo que precede estas líneas, no abusemos de los embutidos, las carnes grasas, que no son tan necesarias en verano.

¿Que tal si una fruta sustituye el bocadillo en una de cada dos meriendas?

El artículo completo del doctor lo teneis aquí, es muy interesante y da buenos consejos sobre alimentos que tomar en verano.

descanso

Los Lobatos arreglando el cubil en su campamento de verano


Los animalitos del campo tales como arañas, chinches o garrapatas tienen la simpática costumbre de venirse a dormir con nosotros en las tiendas y hacernos pupa de paso. Airear y limpiar las tiendas y los sacos de dormir a diario es una buena prevención.

planificación de actividades

Otro tema a tener en cuenta es la planificación de actividades. Las horas de más calor, entre las once de la mañana y las cinco de la tarde, deberemos dedicarlas a actividades sosegadas para evitar una deshidratación mayor por sudoración y tampoco es buena idea poner el baño en esa franja si la piscina, río o la zona de baño que tengamos está expuesta al sol.
Hace un par de meses os hablaba de crear una biblioteca de grupo. Os resumo el tema:

El tiempo-biblioteca, por supuesto, no podía implicar la obligatoriedad de leer un libro. Así pues nuestra biblioteca de manada se complementaba con lápices, rotuladores, tijeras, papel, cartulinas.

En hora de biblioteca los lobatos podían elegir libremente:

  • Coger un libro y leerlo. A solas o en grupo.
  • Dibujar, pintar, hacer recortables.
  • Escribir cartas para el correo de campamento o para envíar a sus familias.
  • Es una buena manera de alargar la quietud hasta que pasen las horas de más calor, amén de una actividad cultural muy nutritiva para todos.

    15 días pueden resultar agotadores, reserva los últimos días para actividades más relajadas o menos complejas pues te arriesgas a que se queden sin realizar o con resultados más pobres de los esperados.

    Mañana más…

    Mañana publicaré el segundo artículo, también sobre la salud en verano pero orientado 100% a las rutas.

    Para profundizar en los temas, seguid los enlaces que he colocado en el texto, hay ideas muy provechosas.
    Las fotografías que ilustran este artículo proceden de nuestro Album de La Roca y corresponden a la plaza de campamento del Campamento de Verano 2004 del GS 247 San Juan Bosco de Jaén, en La Toba y del Campamento de Verano 2002 del GS Proel 334.
    El Albúm de La Roca está abierto a todos, alli puedes subir las fotos scouts que quieras compartir con la comunidad.

    Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

    0 Respuesta a “Siete temas para disfrutar con salud nuestros campamentos de verano”


    • Ningún Comentario

    Añade un Comentario