Escultismo, ¿una cuestión de marca?

Hace unos años tuve una charla con un miembro de la Región Scout Europea sobre el uso de la flor de lis y el término “scout”. Me hablaba acerca de convertir la imagen de la Lis mundial y la palabra scout en una cuestión de marca para impedir que sea usada para otros fines. El tema salió porque paseando por la ciudad vimos unos carteles de una empresa de ocio que anunciaba una oferta de colonias de verano bajo el rótulo “campamento scout” y usaba una flor de lis como reclamo.

Por aquel entonces yo no era muy conocedor de la realidad scout en el mundo, con tanta diversidad de asociaciones y federaciones y me pareció lo más correcto que la OMMS tratara de acotar este tema porque yo consideraba que “nosotros” éramos los únicos en seguir la estela de BP.

Esta conversación volvió a mi este pasado fin de semana por otra conversación completamente distinta pero emparentada: Un amigo, antiguo scout, me pedía ayuda para la organización de la que es miembro ahora, una asociación juvenil de corte neofascista (aunque según él, reconvertida a la democracia).
Como yo me negué, haciéndole saber lo que pensaba de esa gente me contestó que tenían “unos fines muy próximos a los scouts” y “muy buenas relaciones con los scouts de su ciudad”.

todos scouts

todos scouts

¿Cuantas asociaciones en el mundo se presentan así? ¿Qué es scout y qué no lo es?

La primera pregunta es difícil de contestar, la segunda parece sencilla en principio: Scout es quien sigue el Método y la Ley dictada por Baden-Powell… Y a partir de ahí podemos meter todos los “peros” que queramos.

La persona que nombro en la primera conversación creía en la importancia de “crear marca” de forma que ni empresas ni otras organizaciones scouts no federadas a la OMMS pudieran usar los términos scout, explorador, escultismo, scoutismo ni la flor de lis en cualquiera de sus formas. Esta persona seguramente consideraba no scout a organizaciones como la WFIS.

Por otro lado nos encontramos por ahí con el término “Escultismo revisionista”, con fuertes connotaciones despectivas, que usan algunas asociaciones scouts, que se autodefinen como “tradicionales” para explicar sus diferencias con la OMMS. Así, creo que muchos scouts de dichas asociaciones nunca señalarían a la OMMS si se les pregunta ¿Qué es ser scout?

Pero es que dentro de la OMMS también nos encontramos con grandes diferencias que hacen que unos miren a otros “por encima del hombro”.
Hace un tiempo se produjo un fuerte debate en un foro scout francófono hoy desaparecido, Scoutitude, en él que scouts católicos y no católicos se enfrentaban sobre que escultismo era el auténtico, confesional o laico. Los scouts católicos involucrados en aquel debate defendían la idea de que para ser un scout “completo” es imprescindible creer en Dios mientras que otros les acusaban de ser “una catequesis encubierta”.

La WFIS no se libra tampoco de discusiones internas y yo imagino que hasta de Grupo en Grupo pasa lo mismo…

Y luego están esa miriada de asociaciones juveniles, con fines más o menos loables, con unas estructuras más o menos construidas a imagen y semejanza del movimiento scout, que pululan por la tierra. Y es que el Método Scout se puede ver como un conjunto de herramientas muy atractivas si lo que se quiere es moldear y orientar a la juventud. Sólo es necesario “adaptar” los medios para que apunten a otros fines.

En el colegio de mi hija, un colegio católico, están los “pioneros del Divino Maestro”. Una asociación dónde los jóvenes hacen actividades portando pañuelos al cuello y realizan un “compromiso con la comunidad”.
El Escultismo como medio para dinamizar la catequesis supongo y que conste que no me parece mal. Ellos, que no se llaman scouts ni creo que sepan lo que es el Escultismo, hacen un servicio espléndido a la comunidad educativa.

En el otro extremo de la baraja, pero muy, muy lejos del párrafo anterior, la organización neofascista de mi amigo (que seguirá siendo mi amigo pese a sus dudosos gustos para elegir dónde emplear su tiempo libre). Una asociación juvenil que usa la animación en el tiempo libre para inculcar unos valores políticos, y una moral que no comparto, en las tiernas mentes de sus infantes.

Entre medias nos encontramos miles de organizaciones. Mis “favoritos” dentro de los que se llaman “scouts” abiertamente son sin duda los Scouts de Europa. Una organización que sólo acepta personal católico (aunque te aceptarán si te comprometes a bautizarte en breve) y que ejerce un férreo control sobre sus miembros (no os quiero contar la de veces que han vetado enlaces de La Roca en sus foros y webs porque somos un sitio “no aceptado previamente por la dirección de la FSE”).

Es decir, no todos los que copian, y adaptan a su manera, el método scout, son organizaciones sospechosas. Tampoco estoy a favor de que la OMMS emplee recursos en defender el copyright del escultismo. Y no sólo porque conozco, y aprecio, a scouts de asociaciones que no son la OMMS (eso de llamarles “independientes” se queda corto en muchos casos) sino porque creo que hay temas más importantes a los que dedicar recursos que una guerra fratricida para ver quien es el heredero supremo del pensamiento scout.

Entonces, ¿como defender el método scout? ¿Como distinguirnos de lo que no es scout?

Venga, premio a quien conteste estas preguntas, jeje. Supongo que existirán tantas respuestas como scouts hay sobre la tierra. Yo os dejo las mías y espero las vuestras en los comentarios.

Mi opinión es que no necesitamos luchar contra lo que no es scout sino demostrar que nosotros mismos sí lo somos. A lo largo de los años he conocido a scouts de muy diversas asociaciones y he encontrado el espíritu de BP en casi todos ellos.

Lo triste es que aún siendo scouts son muchos los que consideran que el hermanos de al lado no lo es.
Como “momentos memorables” recuerdo al presidente de una organización scout que se negó a ser entrevistado para La Roca pues daba por hecho (y así me lo hizo saber) que al ser yo miembro de la OMMS probablemente tergiversaría sus palabras. O las explicaciones de un “auténtico scout” durante un curso de formación explicándonos a los demás las supuestas razones por las que la otra asociación mayoritaria en la región no era scout…

Yo no creo que el Escultismo lo hagan las organizaciones. No lo hace el presidente de tu asociación ni el Secretario de la OMMS o de la WFIS (aunque no dudo que ellos mismos sean Scouts).
El Escultismo parte desde abajo hacia arriba (y llega arriba, repito que no lo dudo). Lo hacemos todos los que creemos en el Método y en la Ley como unos medios para conseguir un mundo mejor y la única forma de destacar sobre los que usen el Método Scout para fines particulares es, en mi opinión, haciendo mejor nuestro trabajo y destacando por la calidad de nuestras actividades, la eficiencia de nuestra gestión y los valores humanos de las personas que integramos el Movimiento.

Nunca podremos evitar que otros, con mejor o peor intención, se definan como scouts. No digo que lo aceptemos con naturalidad pero si sabemos quienes somos nosotros y lo que nos define seremos capaces de distinguirnos del resto.

En ese sentido me parece admirable que los Scouts uruguayos se dieran la mano abiertamente firmando la Declaración de Fraternidad Scout y me parece triste que el resto de los Scouts del mundo no seamos capaces, salvo honrosas excepciones, de hacer lo mismo.

Para quien no lo sepa, la Declaración de Fraternidad Scout es un documento que 7 asociaciones y grupos scouts independientes del Uruguay firmaron el 28 de septiembre de 2007, en el marco del Centenario del Movimiento Scout, un mutuo reconocimiento conocido como la ”Declaración de Fraternidad Scout”.

”Las Asociaciones y Grupos independientes firmantes nos reconocemos como parte de la Hermandad Scout, unidos por una Ley, una Promesa Scout y un origen en Baden Powell.
Somos jóvenes, niños y adultos, comprometidos libre y voluntariamente en la transformación de nosotros mismos y la sociedad mediante la acción educativa.”

Promovemos este espacio de Fraternidad Scout abierto para compartir los valores del Escultismo, que no genera compromiso de otro tipo para ninguna de las partes, pues mantienen cada una su identidad, normas y características propias”.

Fue firmada por la Asociación de Guías Scout del Uruguay, Scouts de Uruguay, Movimiento Scout del Uruguay, Grupo Scout 18 de Julio, Grupo Scout “Erevan 50” (Unión General Armenia de Beneficencia), Grupo Scout “Niño Chasque” (Asociación Uruguaya de Escultismo), Grupo Scout Marino “Monte VI” (Unión de Scouts Tradicionalistas de América)-

nos reconocemos como parte de la Hermandad Scout, unidos por una Ley, una Promesa Scout y un origen en Baden Powell.

¿Acaso esa frase no es mejor que gastar energías en demostrar que yo soy mejor scout que tú o que tu asociación es mejor que la mía?

Comparte con otros... Share on Facebook29Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

12 Respuestas a “Escultismo, ¿una cuestión de marca?”


  • Francisco Ruiz Blanco (Pañoletas Blancas) SPAIN

    Magnifica reflexion.
    Deberia ser obligatoria su lectura para todos aquellos que decions ser “Scouts”
    Gracias
    Paco Ruiz
    Epsero que no te importe que la pase al Fecebook de “Be Prepared” antiguo “Pañoletas Blancas”

  • En La Roca nos chifla compartir!
    Toma lo que quieras!!

  • A mi en principio me parece bien que haya una regulación y unas normas a cumplir. Es como federarse en un deporte. Que no estés federado en judo no significa que no puedas practicar ese deporte a las mil maravillas, pero si lo estás, esos cinturones de grado estarán homologados y entre judokas se sabe cual es tu nivel y que te atienes a unas normas. Eso no quita que unos lo hagan mejor y otros peor aun siendo miembros de la federación, pero al menos hay un criterio común y consensuado.

    Con el escultismo pienso que ocurre lo mismo. La constitución de la OMMS no dice nada raro, es lo que tú dices de asumir la Promesa y la Ley como base que se pone en práctica a través de un Método, el Método Scout. Quien está dentro, es de suponer que lo hace, al menos así lo entiendo yo. El que está fuera, puede hacerlo igual de bien, lo desconozco, pero yo soy partidaria de aglutinarse bajo unas mismas bases y de las organizaciones internacionales.

    Lo de la flor de lis como “logo registrado” ya es hilar más fino, pero si tengo que decantarme por algo yo prefiero que haya cierto control y que si veo a un scout con esa flor de lis sepa que efectivamente es scout como entendemos que debe serlo en la base. Si una organizacion neofascista se la pone, pues va a ser que no me hace gracia.

  • Hola a todos.
    Primero que todo Tenemos que tener en cuenta algunas cosas.
    1: tanto la flor de lis como la palabras Escultismo, Scouts, Lobato, Rover y muchas otras, son Patrimonio de la humanidad. por lo tanto ninguna institución puede hacerce dueña de ellos (por lo tanto no puede existir una marca registrada).

    2: toda institución tiene un cumulo de elementos visuales los cuales forman parte de la identidad gráfica de esta. AQUI SI tenemos que generar una marca para asegurar que en esta instituciones donde hacen vida tantas personas no se le desfigure la imagen.

    y por ultimo POR FAVOR de una ves por todas llevemos a la practica la LEY SCOUT que tanto mencionamos y al parecer no la conocemos. (recuerdan el articulo 4)

    un abrazo a todos mis hermanos scout y felicitaciones a la roca por tan buena reflexión.

  • Desde hace tiempo, cuando en mi grupo evaluamos las actividades tenemos la tendencia a preguntarnos ¿Han sido scouts? ¿Han tenido caracter scout?… al final acabamos cayendo siempre en el error de preguntarnos ¿Cuanto de scout ha sido la actividad o nuestra actitud?… ultimamente es mi hermano, compañero de kraal, el que recuerda entre risas ¿¿Es que el ser scout se puede medir??

    Scout es quien asume la promesa y la ley como forma de vida y la lleva a la práctica. Estoy totalmente de acuerdo contigo Darzee. Increible (y sorprendente que a la vez parezca increible) la declaración de fraternidad scout… un gran ejemplo de cóomo vivir el escultismo.

  • Teo Gonzalez ARGENTINA

    Excelente reflexión, mi mas sentido abrazo a la distancia y admiración a quien lo escribió. somos parte de un movimiento que educa para la paz que defiende con acciones algunas banderas como la de la hermandad con todos y la tolerancia; por lo mismo, cada vez que he escuchado opiniones sobre este tema o peores quizás, como las de “patentar el método” es inevitable que hagan eco mi como claras muestras de intolerancia, falta de empatia, incapacidad de trabajo en equipo y de buscar metas en común.
    Estoy de acuerdo con que existen casos que salen del margen de tolerancia pues ejercen practicas que nada tienen que ver con nuestro amado movimiento, pero el ejemplo de los hermanos uruguayos debería dejar mucho para pensar, pues es un claro ejemplo de que un scout es realmente, un hermano de todos. Abrazos!

  • En efecto, como se mide ser scout? Y quién lo mide?

  • Debe haber unas normas, y por supuesto la Promesa y la Ley deben estar presentes.

    Estoy de acuerdo contigo que si estoy en una asociación debo cumplir sus normas. Pero que pasa si estoy en una asociación ‘scout’ en la que mi voz no cuenta?
    Que pasa si mi asociación ‘scout’ me admite a mi pero no a mi amigo porque es diferente?

  • Gracias Julio por tu comentario.
    Comparto contigo que las asociaciones scouts deben cuidar su imagen.

  • Buscar metas en común, buena ruta sin duda!!

  • Coincido, mis compañeros y yo formamos el primer grupo independiente afiliado a WFIS en nuestra localidad, únicamente por razones económicas (aquí en México ya era muy costoso ser scout) no pasó mucho tiempo para que comenzaran las reacciones, hubo quienes nos extendieron la mano a pesar de que está EXPRESAMENTE PROHIBIDA en cualquier actividad la participación a los no registrados en la ASMAC (reconocida por la OMMS), pero por otro lado hubo quienes sin siquiera molestarse en preguntar nada comenzaron a tacharnos de “scouts piratas”, como si nuestra ley fuera diferente.

    En la práctica me he dado cuenta sin embargo que los muchachos se comportan muy bien y cumplen la ley scout, incluso ante la duda de algunos citan el artículo 4.

    El problema, (como casi siempre ocurre) está en los adultos, particularmente las altas jerarquías, no en los muchachos.

  • Gustavo Solivellas ARGENTINA

    Esto ilustra a la perfección cómo grupos totalitarios modifican el Método Scout a su conveniencia! http://www.youtube.com/watch?v=I8NWBN63eQk

Añade un Comentario