La primera reunión

jugando en la calle

jugando en la calle

Uno de los errores, involuntarios sin duda, que solemos cometer los scouters es no darle la justa importancia a la primera reunión. Y no me refiero a las actividades que hagamos sino a la actitud y la atención que prestamos a las y los chicos nuevos.

Puede que sea la segunda, tercera o decimocuarta reunión de la Ronda pero para el educando que acaba de llegar es su primera reunión. Su primera oportunidad de decidir si eso de los scouts es tan fantástico como lo pintan.

Dicen los psicólogos que los primeros treinta segundos de una entrevista son los más importantes.

¿Cuanto has tardado tú en darte cuenta que hay un chico nuevo en la reunión?


A ver, no es que seas un cafre, todo lo contrario. Has llegado a la reunión y te has detenido a hablar con todos esos padres que te tienden la mano y te preguntan como te va. Están muy contentos de que seas el educador de sus hijos y se alegran sinceramente de verte, comenzáis a hablar… Y si acabamos de volver de las vacaciones de verano hay mucho que contar, claro.
Pero ahí está, quizás no lo has visto pero él está balanceándose sobre un pie y sobre el otro, esperando, sin saber como introducirse en este círculo de gente que parecen conocerse todos y él es el único que no conoce a nadie. Y nadie parece haberse fijado en él.

Recuerdo un chavalín que conoció a mi Unidad Esculta a través de nuestra web. Me mandó un correo electrónico preguntando que había que hacer para apuntarse. Había visto nuestras fotos: que si una ruta, que si una gran construcción, que si una pose desde lo alto de una montaña, una fiesta de disfraces, un campamento interunidades… Pero llegó a una reunión de programación, con la mala pata de que ese día estábamos todos de capa caida. La semana siguiente no trajo los papeles de la inscripción y a la otra me mandó un escueto sms para decirme que no se iba a apuntar a los scouts.

Le vendimos aventura y encontró pasividad.

Tenía unas expectativas, esperaba encontrarse lo que había visto en la web pero en su lugar se encontró con una tarde encerrado en un viejo local con olor a humedad y cajas por todas partes (seamos francos, muchos de nuestros locales parecen almacenes).
En aquel momento pensé, y lo sigo pensando, que mi error había sido decirle que viniera el próximo sábado, que en realidad hubiera tenido que programarlo y hablarlo con los Escultas antes. Pensar cual era el mejor momento para recibir a chico nuevo y una reunión dónde lo único que vamos a hacer es debatir por enesima vez posibles actividades futuras no era el momento.

dos escultas caminan hacia su norte para encontrarse con el Clan

dos escultas caminan hacia el norte para encontrarse con el Clan

Ahora estamos empezando la Ronda Solar y los y las chicas nuevas no sólo son “de la calle” sino que también tendremos a los que vienen de otra sección y ahí también la integración desde el primer momento es fundamental. Salieron de una Colonia amorosa para integrarse en una bulliciosa Manada, dejaron la Familia Feliz para entrar en la alegre pandilla que es una Patrulla o la han dejado atrás para integrarse en una Unidad de Pioneros/Escultas.
Mi primer jefe de grupo decía siempre que los cuidáramos mucho porque aunque no le demos importancia para ellos el salto es grande: “pasan de ser cabeza de ratón a cola de león”, decía.

Seiseneros que ahora son últimos patrulleros, Guías que ahora son un esculta más o escultas que se sienten críos en un Clan dónde todos parecen adultos.

Pues todos ellos, tanto los que vienen por primera vez a un local scout como los que han pasado de rama, representan nuestro futuro. El futuro del Escultismo y no podemos dejar que un mal momento desluzca una experiencia de vida maravillosa y desgraciadamente el número de Scouts que dejan el movimiento tras su paso de rama o tras la primera o segunda reunión es altísimo. Recuerdo que una vez pregunté a un responsable asociativo si tenían estadísticas de esto y él me miró, torció el gesto y con un poco de humor macabro me contestó que ese es el tipo de números que prefería no ver nunca.

Pero lo cierto es que perdemos asociados. Lo siento, sé que las asociaciones scouts defienden que somos muchos millones (y eso es cierto) pero el tema de hoy trata justamente de los que se quedaron en el camino y muchas veces simplemente por una mala impresión momentánea o por marcarles unas expectativas y darles tedio.
No importa si es uno o si son veinte, para él o ella es un cierre en muchas ocasiones definitivo.

Para terminar os contaré una experiencia propia. Como bien saben los que me conocen, yo me inicié en los Scouts de Francia y cuando llegué a España lo primero que hice fue decirles a mis padres que quería seguir en los Scouts. Entonces mi padre me llevó al local de un grupo scout dónde unos amigos tenían a sus hijos y que esos días estaban de fiesta. Estábamos en el patio del local esperando cuando de pronto sonó un silbato y a continuación el scouter que había pitado gritó y gritó hasta que los scouts que acudían corriendo formaron en columnas. Yo miré horrorizado aquello y le dije a mi padre que por favor no dijera nada, que ya no quería ser scout. Mi padre no insistió y nos marchamos sin más.

No fue hasta cinco años más tarde cuando una amiga de mi hermana me animó a conocer a su grupo pero esa es otra historia.

Llegado ya a la edad adulta soy perfectamente consciente de que aquel scouter no era un pequeño dictador ni aquel grupo scout un reducto de paramilitares. Simplemente fue una mala impresión que hundió las grandes expectativas de un impresionable scout de doce años de edad.

¿Y tú? ¿Te has planteado alguna vez la importancia que tiene ese primer contacto? ¿Como lo llevas?

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “La primera reunión”


  • Ayer mismo mi unidad de Manada tubimos la reunión de programación de inico de ronda que englobo: El campa de Inaguración, El 1º trimestre de Reuniones y El analisis de la realidad y Objetivos Anuales; con esto queria decir que estubimos tratando este tema y muchos otros como el que anteriormente fue debatido “la importancia del totem de manada” dado que es la 1º vez que formando yo parte del equipo de manada tenemos una rover de servicio “H.G” y ella es novata-lobata en estas tierras de la selva jejeje.

    Yo creo que en un grupo cual sea, en este caso los scouts, debe siempre aparecer la ilusión, el interes, las ganas de más y una especie de situación que tenga a los chicos en vilo para ver y saber esperar los maravillosos momentos que pueden vivir en un grupo. Cierto es que yo acabo de llegar y como dice fito: http://open.spotify.com/track/5LlXYUfSei584BdUJ05Lo3

    Un apreton de mano izquierda hermanos lobos XD

Añade un Comentario