Entrevista a Ángel Dominguez, ilustrador del Libro de La Selva

angeldominguez_ojotigreQué mejor forma de terminar el año en La Roca que entrevistando a Ángel Dominguez, ilustrador de cuentos, quien ha publicado este año El Libro de La Selva.

Me enteré de la publicación a través del Blog de Kireei y me puse en contacto con Ángel quien accedió gustoso a hablar para La Roca. Al final de la entrevista os dejo una pequeña biografía y también datos del libro por si os falta algún regalo para Reyes 😉

Mi primera pregunta tiene un fondo de verdad y un tono final de humor (los scouts mantenemos cierta alegría infantil): Todos los que trabajamos en la educación en el tiempo libre hemos soñado alguna vez con dedicarnos profesionalmente a algo tan ensoñador como ser ilustrador de cuentos, ¿Eso dónde se estudia?

En mi caso soy autodidacta, por suerte o por desgracia. Supongo que habrá algún lugar donde se impartan clases, sería interesante, es todo un arte, especial, muy gratificante. Pero solo se necesita dedicarse al arte… yo empecé dibujando cómix, gané algunos premios incluso… podría ser pintor, escultor, director de cine, actor, fotógrafo… pero acabé como ilustrador de libros. Nunca me atrajo el ser pintor de grandes cuadros al óleo. Me encantó la idea de Enric Sió, el pobre fallecido ya, que decía que prefería que su obra (cómix), se imprimiese y la viese mucha gente, antes que solo un rico particular colgase sus cuadros en su casa para verlos él solo.

Cuando leemos un libro nuestra imaginación se pone en marcha, recuerdo un pequeño que decía que cuando le leíamos un cuento él cerraba los ojos para “ver la película”. Imagino que un ilustrador ve “mil imágenes” que dibujar. Eso sería eterno, ¿Como seleccionas (si se puede decir así) las imágenes que tu mano hará realidad?

angeldominguez_mowgli2Curiosamente, debe ser algo mecánico, distribuyendo los dibujos a lo largo del libro, intentando que no haya lagunas, es decir, evitar que no pasen muchas páginas solo de texto. Y en este caso, la colección marca de 6 a 8 dibujos en color, así que los distribuyo a uno por capítulo más o menos. El tema, -salvo casos raros- siempre lo elijo yo, así como el diseño del libro, que es labor del ilustrador completo.

Tienes razón al decir que vemos mil imágenes leyendo un libro y es difícil elegir la adecuada. Por supuesto que al final surge la mejor idea y la escena clave, o la más divertida, interesante o simplemente bella. Creo que es un trabajo muy particular, en el que el ilustrador muestra todo el arte y la cultura que tiene en ese preciso momento. Por ejemplo, si hubiese hecho este libro con 18 años o con 40, sería muy diferente a este que he hecho con 56. Diferente no solo en la técnica sino en los elementos que aparecen en cada dibujo. Quizás con 18 años hubiese utilizado una pitón cualquiera para Kaa, pero ahora he utilizado la auténtica pitón india. Lo que no hubiese hecho, ni con 14 años, es introducir orangutanes o elefantes africanos y otros animales impropios de la India y que veo en algunos trabajos. La licencia que se tomó Disney para el gran King Louie el orangután quedó muy bien, pero yo prefiero ser muy preciso cuando ilustro, aunque sea un libro de ficción. La fantasía desbordante la dejo para creaciones nuevas; los clásicos, es mejor respetarlos.

Solamente para la elección de los animales me he leído cantidad de libros y de estudios hechos por los admiradores de Kipling, sobre todo los ingleses, que le veneran. Me he leído incluso la primera historia de Mowgli, “IN THE RUKH”, poco conocida, aunque no tuviese que ilustrarla… lo haré algún día.

Eso que dices del niño que cerraba los ojos “para ver la película” me recuerda que una vez, en una entrevista en la radio, con un amigo escritor, un niño invitado también, decía que “no le gustaban los libros ilustrados”, que prefería elegir él con su imaginación cada escena que leía… así que le pregunté si le gustaban las películas… “sí, mucho” me contestó… “entonces estás aceptando las imágenes que un director de cine ha elegido.

Ya en 1999 ilustraste un cuento de Kipling, PRECISAMENTE ASÍ. Ahora nos traes la historia de Mowgli. Muchos la han dibujado y versionado y cuando alguien dice “Mowgli” a todos nos vienen imágenes de cuentos, películas, dinujos animados… ¿Como encara uno este reto de hacer una nueva visión?

Es verdad, en este caso, la historia la conocía, la amaba, recordaba sobre todo el personaje de Disney, quien, con el cine, nos inculcó sus creaciones en nuestra niñez. Nadie puede pensar que haya otro Peter Pan más auténtico que el de Disney y todos se asombran si se les muestra al auténtico, un niño de mantas de 7 días en el original.
Claro que hay muchas formas de ver a Mowgli, son bastante parecidos en cada versión, pero cada artista puede hacer el suyo, como sucede con Alicia y su País de Maravillas.

Cada libro, cada película, es un mundo diferente, que coincide con el mundo de cada artista, su arte, cultura y su forma de pensar. En el caso de los libros siempre que puedo, pienso en el diseño como parte esencial, es más, creo que es en lo primero que pienso… qué color tendrá la cubierta, las orlas, los bitonos… tan importante es, que en el primer libro que hice para Juventud, PRECISAMENTE ASÍ, de Kipling también, el diseño fue valorado para recibir un premio. Y eso que en la fase del arte final, algunos detalles como la reducción de las orlas, que perdieron los detalles originales que creé, no importó mucho… o la elección del color de la cubierta, que tampoco la elegí yo, tengo manía al naranja, no sé porqué. En ese primer libro fui desbordante, los editores se asombraron de la cantidad de dibujos que hice y algunos no pudieron publicarse… pero no importa, porque he vendido muchos originales, y suelen valer más los no utilizados, sobre todo en Inglaterra. El premio de PRECISAMENTE ASÍ, otorgado por la Generalitat como el mejor libro en aquel momento, prueba que lo bien hecho bien parece y que no importan las ediciones que puedan existir de cada libro, cada nueva visión puede asombrar.

Un libro es una obra de arte, por lo que su diseño, el de cada milímetro cuadrado, es esencial. Primero está el tamaño del libro, luego los dibujos en color, las láminas a pluma, las viñetas de todo tipo, las cabeceras, los diseños del final de capítulo, las orlas, el frontispicio, las guardas, la cubierta de papel, el estampado en oro sobre la tapa dura… la elección del papel, el material de la encuadernación, el tipo de letra para el texto, para la cubierta, para el lomo… es un arte tan lleno de posibilidades que por una cosa o por otra, aún no he tenido la oportunidad de dirigir un libro al 100%, pero me voy acercando. Todo esto hace que un libro se diferencie de otro solamente por su estética, así que, creando después los personajes, el reto de una nueva visión está superado.

Para Mowgli pensé en mí, yo soy Mowgli, lo que a Mowgli le pasa lo veo reflejado en mí, de niños todos queríamos ser el héroe de la película. Un ilustrador debe ser más que artista, tiene que actuar también, elegir escenarios, vestuario, dirigir a los actores… es como un director de cine de imágenes congeladas.

La historia de Mowgli es todo un clásico en el movimiento scout ya que da forma al proyecto educativo de los chicos y chicas de 8 a 11 años. Aún así hay mucha gente que piensa que no es una historia que puedan entender nuestros pequeños. Tú que has ilustrado esta historia, ¿Como lo has enfocado? ¿Para mayores, para niños, para jóvenes…?

angeldominguez_mowgliSiempre pienso en todas las edades, pero especialmente en los niños y los jóvenes, que son el futuro y quienes más desamparados están, en las garras de una gran mayoría de adultos amargados que los olvidan e incluso los maltratan. Los niños son muchas veces más listos que nosotros, y los mayores que se pasan de listos y dejan de ser niños, allá ellos, no dibujo para ellos. De todos modos, mis hijos, de pequeños, cuando les leía algún cuento de los hermanos Grimm, y salían palabras raras como “maravedíes”, les decía que el cuento no lo iban a entender y me pedían que se lo contase de todos modos. Yo siempre dibujo lo que me gusta a mí, así sé que va a gustar a mucha gente, creo que soy buen crítico, muy exigente.

Tengo que decir que me ha encantado ver al fin a un Mowgli verdaderamente “niño salvaje” (sin peluquero de la selva ni llevando ese calzoncillo extraño) que más se acerca a lo que, creo, Kipling imaginó. ¿Como ves tú a Mowgli?

Creo que Mowgli es como lo he dibujado tras mucho pensar… primero tuve en cuenta que debía ser indio, pero si era un niño abandonado, podría ser producto de una relación entre inglés-india o indio-inglesa, de unión prohibida incluso, por eso no lo he hecho indio al 100%, incluída la “novia” que aparece al final. Creo que es más una historia de la incursión de los ingleses en la India que auténticamente india. El mismo Kipling, muy inglés, nació en la India, en Bombay por casualidad y a los 6 años lo enviaron a Inglaterra para su educación… pero él vislumbró la educación de lo salvaje y lo reflejó en su gran Libro de la Selva. Tampoco hay que olvidar que es una historia de ficción y no he querido traspasar ninguna de las 2 fronteras: ni he querido tener en cuenta al 100% a los auténticos niños abandonados que suelen caminar a cuatro patas, ni a uno “de taparrabos” a lo Tarzán. Pero sí tenía claro que SALVAJE a tope, de ahí la enmarañada melena y su desnudez. Como bien dices, no he llevado a Mowgli al peluquero. Mowgli es como una metáfora, es nuestro sueño de querer vivir en la selva, en contacto con la Naturaleza. Sí le he puesto un taparrabos, pero solo cuando visita una población humana, cuando “se lo ponen”… pero luego se lo quita, le estorba.

Vamos por último con su antagonista: Shere Khan (vale, parece que te hago la pelota pero la imagen de Mowgli reflejado en el ojo del tigre, impresionante!!) ¿Como ves a Shere Khan?

angeldominguez_sherekhançMe duele que se ponga al pobre tigre como el malo, (quedan tan pocos… y siguen matándolos y vendiendo sus cuerpos disecados a gentes de pésimo gusto) pero es lo habitual, tiene que existir la “bruja mala” para que haya protagonista bueno. También hay que tener en cuenta los tiempos de Kipling, con la moda de cazar tigres, y el “ankus”, horrible herramienta torturadora de elefantes que en el libro se le da mucha importancia, llevando hasta título de capítulo, pero creo que el mensaje de Kipling fue claro y pone a este instrumento como maldito, con fatídicos resultados. Kipling vería a Shere Khan como un gran protagonista, aunque fuese el malo y en el fondo estaría fascinado por este animal, como el mismo Henry Miller lo estaba por América, a la que solía despreciar en sus escritos.
Sí estuvo más acertado Kipling escogiendo los lobos como padres adoptivos, porque son unos animales dulces y capaces de dar amor a sus semejantes, incluído algún niño abandonado… como pudiera ser Mowgli.

¿Me dejo algo en el tintero?

Podríamos aprovechar para hablar del cambio climático y demás barbaridades del “homo sapiens”… ya que el mundo de Mowgli está en gran peligro… no vaya a ser que pase como con el tilacino o lobo marsupial, aquel magnífico animal australiano que quisieron proteger EL MISMO DÍA EN QUE SE EXTINGUIÓ. Por mi parte, quisiera hacer hincapié en dar a conocer la labor de esa gente maravillosa que protege la naturaleza como Sangduen Chailert, a quien dedico El Libro de la Selva, una gran mujer que ama a los elefantes indefensos y maltratados por gente indeseable y a quienes les ha regalado el ELEPHANT NATURE PARK. Un abrazo muy fuerte para ella.

Muchas gracias Ángel, no sólo por contestar a mis preguntas sino también por ilustrar los sueños de los niños y de los niños que todos los adultos llevamos dentro como decía Saint Exupéry.

Breve biografía

Angel.DominguezÁngel Domínguez (Vizcaya, 1953) terminó los estudios en 1973. De formación autodidacta, se estableció como ilustrador independiente. En la actualidad vive en Laredo, dedicado a la ilustración de libros, tanto para adultos como para niños. Editorial Juventud ha publicado en esta misma colección Cuentos Clásicos de Animales (1995), Precisamente así (1999), que obtuvo el premio de la Generalitat de Catalunya al mejor libro infantil ilustrado; Dioses y héroes de la Grecia antigua (2000) y su continuación, Heracles, Teseo, Edipo (2002), Buscadores de tesoros. Cuentos de piratas (2004) y Las mil y una noches (2006). También ha ilustrado para esta editorial el álbum infantil El turbante del sultán (2008). Cabe destacar su trabajo The King’s Gift (2000) para la reina Rania de Jordania, y diversas exposiciones en Londres, Estados Unidos y Japón.

Más información sobre el libro en la web de la Editorial Juventud: www.editorialjuventud.es/
También podeis leer la entrevista que le hicieron a Ángel Dominguez en Narrador.es el año pasado:
http://www.narrador.es/blog/2008/02/04/angel-dominguez-cita-con-un-gran-ilustrador/

Comparte con otros... Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “Entrevista a Ángel Dominguez, ilustrador del Libro de La Selva”


  • maria jesus ezcurra SPAIN

    ¡¡¡Enhorabuena por un premio tan importate y merecido¡¡
    He comprado tu libro para mi nieto ,pero me lo voy a guardar un tiempo
    para disfrutarlo.
    Interesantisimo todo el proceso de la ilustración de tus libros
    Un abrazo de Maria Jesus Ezcurra

Añade un Comentario