El Escultismo ante la crisis mundial

plantando un compromiso

plantando un compromiso

Como todos sabemos el escultismo es una escuela de valores y uno de los valores más característicos de nuestro movimiento ha sido siempre la austeridad.

Debemos de entender la austeridad scout no como tacañería ni falta de generosidad, sino como reajuste entre las necesidades y las pertenencias, ser una persona que necesite lo justo sin derroches, comprometida socialmente con la ecología y el desarrollo sostenible.

Los estudios sociales más recientes están poniendo de manifiesto que en la juventud actual están emergiendo una serie de valores positivos relacionados con los sentimientos de pertenencia y seguridad que les proporciona el núcleo familiar y el grupo de amigos, sin embargo existe un valor negativo en alza, que se están desarrollando en ellos fruto de la sociedad del bienestar en la que vivimos: el consumismo.

Estos cambios sociales también afectan al movimiento scout: cuando éramos pequeños los scouts de mi generación para salir de excursión siempre llenábamos la mochila con lo más viejo que teníamos en la casa: Botas, jerseys, chaquetones, calcetines, etc. Nuestros padres nunca nos hubieran dejado, ni a nosotros se nos hubiera ocurrido, llevarnos a una acampada ropa o equipaciones caras y costosas. En primero lugar, porque casi ninguna familia tenía un poder adquisitivo tan alto que lo permitiera y en segundo lugar, porque para nosotros era un valor añadido utilizar la ropa de nuestro hermanos mayores, el anorak de nuestro abuelo o la camisa scout de un amigo más grande. En definitiva, reciclábamos sin saber nada de ecologismo ni desarrollo sostenible, simplemente porque la austeridad era uno de los valores que se nos transmitía dentro del grupo scout.

Evidentemente las circunstancias sociales han cambiado y las familias de hoy disponen por lo general de más recursos económicos, y esto evidentemente también se refleja en lo que los niños y las niñas se llevan al campo cuando salen de excursión.

No hay más que echar una ojeada a las mochilas y la indumentaria de nuestro hijos y sus amigos scouts cuando los acompañamos al autobús (por cierto, a mí nunca me llevaron a los scouts en coche, las excursiones empezaban en el portal de mi casa). Verdaderamente las mochilas, los sacos (de solo 1 kg. de peso), las botas y la ropa en general son de bastante mejor calidad y más adecuadas a la actividades que realizan en el campo, a veces incluso por encima de las necesidades de la actividad programada.

Pero esto que en realidad es un avance y que a los padres nos da seguridad cuando los vemos salir de excursión, en ocasiones, si no estamos alerta también se puede volver en nuestra contra. Nuestros scouts también están atrapados en la espiral consumista que afecta a la juventud y esto se traslada a sus actividades, aunque ello vaya en contra de uno de sus valores fundamentales.

Ya no les gusta ponerse la ropa usada de sus hermanos, no queda bien llevarse al campo la ropa más vieja.

A pesar de todo, el escultismo sigue manteniendo a contra corriente ese principio de austeridad y compromiso social y ecológico con el planeta que le ha caracterizado siempre. Todavía por suerte los scouts se van al campo sin juegos electrónicos, sin chuches y sin auriculares que les aíslen de los demás. Salen de acampada con un buen programa de actividades basado en unos objetivos de grupo que contrarestan el mundo consumista que los rodea.

Esperemos que con la crisis mundial el escultismo ayude a recuperar en la sociedad actitudes tan importantes como acomodarse y valorar lo que se tiene, huir del “usar y tirar” aprendiendo a reciclar y reutilizar las cosas, respetar la naturaleza cuando se sale al campo y saber adaptarse a una vida con menos recursos y menos comodidades.

En otras partes del mundo menos civilizado los jóvenes son más maduros y consecuentes con el orden social y natural de las cosas: es la moneda que hemos tenido que pagar ante tanto progreso y el escultismo, tanto adulto como juvenil, debe ayudar a reconducir los valores que nos orientan a todos y a todas.

Antonio Jesús Lillo Fernández
Comunicaciones AISG-España

Artículo publicado originalmente en la revista Trebolis, fotografía del Album de La Roca.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “El Escultismo ante la crisis mundial”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario